28 de octubre de 2005

Un ministro analfabeto numérico

¿Se acuerdan de la cancioncilla de los anuncios de hace algunos años? ¡Todos contra el fuego, todos contra el fuego! Pues en ella he pensado, cambiando fuego por piratas, al ver la asombrosa y férrea disciplina con la que todos los medios tratan hoy el asunto de la redada de ayer contra la piratería de CDs y DVDs.

Elmundo.es, ABC, La Razón, El País, Telecinco... y otros muchos repiten sin rechistar la cantinela, atribuida según algunos a la policía, de que la red, al vender 1,1 millones de discos y películas copiados sin licencia, habría causado un perjuicio patrimonial a los legítimos propietarios de los derechos de autor, de unos 17 millones de euros (se entiende que también al mes).

Naturalmente, ningún periodista ha preguntado a las fuentes ¿cómo ha calculado usted esa cifra? Ni tampoco, al parecer, se lo ha preguntado él mismo. Porque el hecho es que esos cálculos, que estiman pérdidas de 15,45€ por unidad vendida, son del todo fantasiosos, porque parten de una premisa falsa.

Al igual que sucede con la música o las películas bajadas de Internet, como no se cansa de repetir, entre otros, mi estimado Javier Cuchí, de El Incordio (a quien debo una disculpa porque le incité a iniciar un debate que luego abandoné), no se puede suponer que todos los compradores de discos piratas, si estos no hubieran estado a la venta, hubieran comprado los discos legales correspondientes. Hay mucha gente que está dispuesta a pagar 3€ por un disco, pero no 18€ ó 24€ de la copia legal. Como ha dicho recientemente incluso una sentencia judicial, la teoría económica más elemental dice que la cantidad demandada varía según el precio.

Quizá, como mucho, podría suponerse (y es mucho suponer, porque muchas son compras impulsivas, y la gente no hace un presupuesto mensual para discos y películas, que gasta en todo caso de una u otra manera) que los compradores de música y discos en los top-manta dedicarían aproximadamente la misma cantidad de dinero que gastan en ellos a comprar películas y videos legales (que serían menos unidades, y de otros títulos). Así, suponiendo, a bulto, un precio medio por unidad vendida de 3€ (entre música y películas), la reducción de ventas para el sector audiovisual sería, como mucho, de 3 millones de euros. Estos tres millones habría que repartirlos entre Hacienda (que se llevaría unos 400.000€), el sector de distribución comercial (que entre tiendas, transporte, mayoristas... supongo que no se llevaría menos de un tercio del precio sin impuestos, o sea, unos 780.000€) y las productoras, que se quedarían los 1,8 millones restantes.

La octava parte, más o menos, de lo que dicen hoy todos los periódicos. Qué fino análisis.

Eso sí, para bruto e ignorante, el ministro del Interior, que según todos los medios, se ha descolgado con esta perla: "Hoy día, un kilo de discos piratas sale a los traficantes cinco veces más rentable que un kilo de hachís". Esta payasada es aún más disparatada que todo lo anterior. Ya el año pasado vimos en Malaprensa que esto es una estupidez supina. En un kilo de discos piratas entran unos 80 discos (redondeando al alza), que se venderán en el mercado por unos 240 ó 320 euros. El precio de mercado en España (no sé si minorista o al por mayor) de un kilo de hachis "corriente" es de unos 1.500€, según esta noticia de 20 minutos de junio pasado, también basada en fuentes policiales.

Aún suponiendo que todo el precio de los CDs fuera beneficio para el "traficante" (lo que es obviamente falso, porque hay que comprar los CDs, las tostadoras, alquilar pisos, pagar al que maneja las tostadoras, y al del topmanta), según el ministro, el kilo de hachís tendría unos beneficios de unos 50-60€ por kilo. Menos del 5%. Es decir, menos que cualquier negocio legal. Va a ser como en la canción de los Luthiers, aquella en la que había una gente que tenía un negocio ilegal (no recuerdo si vendían armas o drogas o qué), pero era una tapadera... de un supermercado.

Actualización (lunes 31): Nacho Escolar cuenta, no en su página, sino en la de Informativos Telecinco, de dónde viene el bulo de que los CDs y DVDs piratas son más rentables que el hachís. Es una historia muy divertida, que ha dado lugar a una auténtica estadística mutante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.