25 de agosto de 2015

La web de Renfe sigue haciendo el ridículo

Hace ya ¡nueve años! denuncié la incompetencia de la web de Renfe, que cuando uno busca viajes en fechas cuyos trenes no están aún programados, le dice que ese día no hay trenes, en lugar de decir que habrá trenes, pero sus asientos no están a la venta. Otras veces le manda a uno de Barcelona a Madrid vía París, porque los horarios de trenes internacionales sí se aprueban con antelación.

Esto es especialmente grave en las ocasiones en las que Renfe no planea sus horarios con mucha antelación. Y esto suele suceder cada vez que se introducen nuevos servicios. Por razones que se me escapan Renfe no sabe hacer los horarios para nuevos servicios con meses de anticipación, como hacen otras empresas de ferrocarril o de aviación. Tiene que esperar a anunciar los nuevos horarios hasta apenas días antes de la inauguración (con once, en el caso reciente de Alicante).

Ahora se espera que el próximo septiembre Renfe ponga en servicio nuevos trenes de alta velocidad entre Madrid y León, pasando por Valladolid y Palencia. Los horarios no están publicados, pero como por esas vías pasan otros trenes (todos los que unen Madrid con Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, y muchos de los que van a otras ciudades de Castilla y León), que tienen que coordinarse con los nuevos, el resultado es que ahora mismo no hay a la venta billetes para ninguna de esas rutas para una fecha posterior al jueves 17 de septiembre. Porque claro, planificar viajes con 25 días de antelación es un lujo que en España no nos podemos permitir.

Y, como viene haciendo desde (al menos) 2006, Renfe en su web no dice "los trenes de esas fechas y rutas no están aún programados, vuelva a intentar comprar su billete dentro de unos días". Lo que dice es: no hay trenes directos en esa ruta en esos días. En otras ocasiones, como en el Madrid-Bilbao, ofrece, sin más explicaciones, dos únicos trenes, vía Zaragoza, con trasbordo, que son más caros y más largos que los trenes que finalmente sí circularán (se supone) el día 18 de septiembre, entre Madrid y Bilbao:



La víspera hay trenes Alvia, directos, que tardan alrededor de 5 horas, con precios (rebajados) desde 19,90. El día 18 también los habrá, pero a Renfe, parece claro, le importa una mierda que su página web informe tan desastrosamente mal a sus clientes, año tras año, desde hace al menos nueve. Lo que se dice un servicio público de calidad.

17 de agosto de 2015

La Sexta repite un bulo viejísimo: la violencia de género como principal causa de muerte

En La Sexta dijeron el sábado (gracias a Israel por la pista), que
La violencia de género es la principal causa de muerte entre las mujeres de entre 15 y 44 años en todo el mundo. Lo dice un informe de la ONU, que sitúa esta causa por delante de las muertes provocadas por el cáncer, los accidentes de tráfico o las guerras.
Es agosto, y no lo he mirado, pero me atrevo a decir que ese informe de la ONU no existe.

Porque el dato es absurdo, para empezar. Y porque el mismo bulo ya circuló ¡en 2006! como conté en Malaprensa. Y casualmente, el dato se atribuía entonces a la OMS, un organismo de la ONU. Lo más que encontré entonces en informes de ese organismo, que pudiera parecerse a ese dato loco es que, entre las mujeres que mueren violentamente, la mayoría (o cerca de la mayoría), lo son por sus maridos, parejas, o ex-parejas. Pero claro, las mujeres que mueren violentamente son una ínfima minoría del total de las que mueren en el mundo. [Ya en marzo de 2006 La Vanguardia dijo que la violencia de género era la primera causa de muerte, entre los 15 y los 40 años, en Europa]

En la web de la OMS, en la página explícitamente dedicada a este tema, sigue por aparecer por ningún lado, ni de lejos, una alusión a esa estadística disparatada. Parecería raro que no se hubieran enterado de un dato tan trágico.

Más bien los que no se han enterado, claro, son los de La Sexta.

3 de julio de 2015

¿Un 40% más de ricos desde la crisis? Lo dudo

Ayer en El Purgatorio de La Brújula, en Onda Cero, me preguntaba en alto si puede ser verdad, como nos contaron tantos medios hace unos días, eso de que en España hay ahora un 40% más de "ricos" (en concreto: personas con más de un millón de dólares en bienes de inversión, que no incluyen vivienda propia, coleccionables ni bienes de consumo valiosos) que antes de la crisis.

Eso es lo que dice un informe de CapGemini y RBC Wealth Management, que ha estimado el número de ricos en España en 2014 en 178.000, mientras que en estudios anteriores de la misma serie había calculado que en 2008 eran 127.000.

A mí me resulta un dato cuando menos chocante, teniendo en cuenta lo que sabemos sobre la evolución de los precios de los grandes activos en los que suelen estar invertidos los capitales. Según, por ejemplo, la estadística de la Agencia Tributaria sobre el Impuesto del Patrimonio, un 75% de los bienes de los declarantes está invertido en capital mobiliario. Distribuyéndose (en porcentajes del total) en un 16% en depósitos, deuda pública, bonos y obligaciones (bienes que no ganan valor directamente), un 19% en acciones y participaciones en entidades negociadas (que cotizan en mercados públicos y cuyo valor puede ir variando) y un 40% en participaciones en sociedades y entidades no negociadas (es decir, que no cotizan en bolsa), la mayoría, hay que suponer, españolas. El otro gran capítulo es el de las inversiones inmobiliarias, que capturan un 19% de las inversiones.

Los valores de esos bienes radicados en España han perdido bastante valor, en dólares, desde el año 2008. Por ejemplo, entre 2008 y 2014 (30 de junio a 30 de junio) el IBEX35 bajó un 9% (subió aproximadamente un 10% de 31 de diciembre a 31 de diciembre). Teniendo en cuenta la variación en la cotización del euro, el valor en dólares de una inversión indiciada al IBEX35 habría bajado un 21% de junio de 2008 a junio de 2014 y un 4% de diciembre a diciembre. Las inversiones en activos financieros en el extranjero (minoritarias, suponemos) pueden haber tenido resultados más variados. Por ejemplo, en dólares, una inversión indiciada al Euro Stoxx50 habría perdido un 17% de su valor de junio de 2008 a junio de 2014, y habría ganado un 12% de diciembre a diciembre.

En cuanto a las inversiones inmobiliarias, podemos tomar como aproximación el índice del precio de la vivienda del INE, que ha bajado, de media, un 34% de 2008 a 2014 (en dólares la pérdida sería más bien del 44%, aproximadamente).

Es decir, en conjunto, la mayoría de los bienes en los que sabemos que están invertidos los capitales de los españoles han perdido valor, a veces sustancialmente, en dólares, desde 2008 a 2014. Mientras tanto, según este informe, los 127.000 españoles con inversiones con valor de más de un millón de dólares han pasado a ser 178.000. Es decir que muchos de los que estaban ligeramente por encima del umbral del millón, o no muy por debajo, han conseguido, o bien "batir al mercado" haciendo que sus inversiones ganen valor cuando el resto lo pierden, o bien han ahorrado tanto dinero que han compensado, y rebasado, en seis años, descensos de su patrimonio muy importantes.

Podría ser, pero es una afirmación bastante extraordinaria, que requeriría algún tipo de evidencia mayor de la que nos aporta el informe. Porque el método del estudio, del que no se dan muchos detalles, consiste en dos pasos principales. El primero es estimar la riqueza acumulada en el país, a partir de datos de contabilidad nacional sobre la parte del PIB que va al ahorro, que se acumula de año en año. Como una parte del ahorro se destina a activos financieros de valor variable, se recalcula su valor cada año según los movimientos de las bolsas. No se especifica si también se tiene en cuenta la variación de los precios del suelo y la vivienda.

Eso permite estimar el valor de la “riqueza total” del país. Luego hay que ver su distribución. Para ello parten de datos estadísticos de cada país sobre la distribución de los ingresos, y a través de unas fórmulas propias que relacionan la distribución de los ingresos con la de la riqueza llegan a una estimación de la curva de distribución de la riqueza en cada país. También tienen que calcular la parte de esa riqueza que está en bienes de inversión,  excluyendo la vivienda principal, los coleccionables, bienes de consumo etc... Y después hay que hacer la conversión en dólares, que a pesar de las oscilaciones del tipo de cambio en los últimos años dicen que no afectan mucho a la validez de sus cálculos.

En definitiva, son métodos bastante indirectos, que probablemente son los únicos posibles para hacer estimaciones globales, y que aproximadamente, a escala global, pueden ser razonables. Ahora bien, cuando alguien que ha hecho un estudio global como este, basado en datos macroeconómicos y estimaciones indirectas de la distribución de la riqueza, nos da datos de nuestro propio país que contradicen otras informaciones que tenemos por otras vías, como las citadas más arriba, me parece mala práctica informar de ellos, tal cual, como si fueran informaciones verificadas y firmes. Puede ser una idea estupenda partir de ellos para una investigación, para un reportaje. Pero reproducirlos sin matices me parece contribuir a memes muy indignados, pero muy probablemente erróneos.

25 de junio de 2015

¿Podemos decir que una empresa ha perdido el 800% de sus beneficios?

Llevo unos días debatiendo amigablemente con la cuenta de FEDEA en Twitter sobre la crítica que les hice la semana pasada en el Purgatorio de La Brújula, de Onda Cero (audio, a partir del min 5:55).

Me han hecho ver que parte de la crítica que les hice es errónea (el IRPF sí puede ser negativo en España), pero sobrevive nuestra discrepancia sobre mi crítica principal, que se resume en esto: en mi opinión, los porcentajes no son un instrumento útil y no se deben usar para comparar cifras positivas y negativas.

Me explico: cuando queremos expresar en porcentaje cómo ha cambiado en el tiempo una cierta magnitud (la población de una ciudad, el número de discos vendidos en un país, el precio de la gasolina) calculamos la diferencia entre el primer y el segundo valor (V2-V1), y dividimos esa diferencia entre el primer valor (V1). Luego multiplicamos por 100 para hablar en porcentajes en lugar de proporciones. 

La fórmula completa, entonces es esta:

[(V2-V1)/V1]*100

Un ejemplo simple es este: la población de España ha pasado, de enero de 2000 a enero de 2014, de 40,47 a 46,51 millones de personas. La variación en porcentaje se calcularía así:

[(46,51-40,47)/40,47]*100=14,9

Diríamos entonces que el aumento de la población española es del 14,9%.

Mientras tanto V1 como Vsean valores positivos, la cuenta es fácil de entender. Podemos obtener resultados como que la población de un país ha bajado un 31%, que un precio ha subido un 16%, que todo el mundo entiende. Cuando la diferencia entre V1 Vsea mayor que Vdiremos que el aumento es positivo, y mayor del 100%, y también lo entendemos. Si una persona ganaba 10.000 euros en el año 2000 y gana 25.000 en el año 2015, la diferencia (15.000) es mayor que la cantidad inicial, y por eso decimos que su sueldo ha aumentado un 150%. 

Pero ¿qué sucede si  VVtiene un valor negativo? ¿Puede seguir usándose la misma fórmula? El ejemplo concreto que yo critiqué a FEDEA, (adaptado de la Tabla 3 del anexo a su informe sobre el impacto de la reforma reciente del IRPF) decía que si una persona pagaba en 2014 4,57 euros por el IRPF y en 2016 su impuesto tenía un valor de -34,4 euros (es decir, cobraba 34,4 euros por el IRPF), su impuesto de la renta habría disminuido un 853%, que es el resultado de la fórmula vista antes:


[(-34,4-4,57)/4,57]*100=-853

En mi opinión, este porcentaje no se debe calcular ni usar. Porque el resultado es poco comprensible. Puede debatirse si la palabra adecuada para describir ese uso es "incorrecto", "absurdo" o "un disparate" (como he dicho en Twitter). Pero en todo caso, es inadecuado.

Sin embargo, al buscar en Internet fuentes de información solventes que discutan este problema, y que apoyen mi punto de vista, o el de FEDEA, no he sido capaz de encontrar casi nada. Sí que comparte mi punto de vista, como conté en la radio, el Wall Street Journal, que en las tablas en las que resume los resultados de las empresas, y compara en porcentaje la variación de los beneficios de un año a otro, omite ese dato cuando al menos uno de los resultados es negativo. Es decir, que tanto si una empresa pasa de pérdidas a ganancias, como de ganancias a pérdidas, o incluso si reduce sus pérdidas, el WSJ no cree que tenga sentido dar la variación de sus resultados en términos porcentuales.

No he encontrado apenas nada más. Algún debate en algún foro, pero nadie "con autoridad". Así que pido ayuda a los lectores, especialmente los formados en matemáticas, sobre este debate. ¿Si una empresa pasa de ganar 10 millones a perder 70 millones, puede decirse que sus beneficios han disminuido el 800%? ¿Y si pasa de perder 10 millones a ganar 70 millones se puede decir que sus beneficios han aumentado el 800%?* ¿Es un uso "correcto", pero poco convencional? ¿Es aconsejable? ¿Es un uso "incorrecto"? ¿Tal vez un uso es correcto y el otro no?

Les agradezco todos sus argumentos, tanto si están conmigo como si están con FEDEA. Y también, especialmente, agradezco referencias o enlaces a fuentes "reputadas" que traten el tema.

Las respuestas, por favor, en los comentarios.

* [Addenda] Como me dice fmormor en su comentario, aplicando tal cual la fórmula de arriba el resultado de este cálculo sería negativo

[(70-(-10))/(-10)]*100= [80/(-10)]*100 = -8*100 = -800

Es decir, que los beneficios disminuirían, lo que ya sería un absurdo total. Para evitar esa discusión he utilizado la fórmula modificada, que sí que he visto propuesta en manuales, en la que el denominador es el absoluto del primer valor, es decir, expresado siempre en positivo. Es lo  que hace también FEDEA en las dos primera filas de la tabla, en las que el impuesto pasa, por ejemplo, de -14 a -26 euros. Con la fórmula no corregida eso resulta en un aumento del impuesto del 86%. Con el denominador en valores absolutos en cambio sale un resultado con (relativamente) más sentido, que es que el impuesto baja un 86%.

15 de junio de 2015

¡Que gobierne el más votado! ¿Pero en dónde?

El año pasado el PP lanzó el globo sonda sobre un posible cambio legal que haría que en los ayuntamientos fuera elegido alcalde automáticamente el cabeza de la lista más votada. Nunca hubo una propuesta formal, pero se circuló la idea de que la regla no se aplicaría a un escenario muy fragmentado en el que el primer partido tuviera pocos votos y/o su distancia con el segundo fuera pequeña. Se trataría de dar la alcaldía, sin posibilidad de pactos en contra, sólo a lo que serían ganadores claros. Y para determinar ese umbral se habló de partidos que tuvieran al menos el 40% del voto válido y que tuvieran una distancia de al menos el 5% respecto a la segunda lista. A esa situación la llamé yo "mayoría Rajoy" en una serie de entradas que escribí en el blog (uno, dos, tres) el verano pasado, en las que comprobé que en realidad los municipios en los que se ha dado ese tipo de mayorías son más bien pocos. Copio del tercer texto:
Resumo: en términos de población sólo alrededor del 17% de los españoles ha vivido en municipios en los que se daba esa doble condición (sin que el partido ganador obtuviera por la mecánica normal del sistema la mayoría absoluta de los concejales). Y de hecho, probablemente, en la mayoría de esos lugares, el alcalde habrá sido el cabeza de la lista más votada. En las elecciones de 2011, como mostré en la segunda entrada, fue exactamente así: el 64% de los aproximadamente seis millones de españoles que viven en municipios donde en 2011 se dio la "mayoría Rajoy" tienen un alcalde que pertenece a la lista más votada. Sólo 2,1 millones de personas (el 4,6% del censo de 2011) viven en municipios donde una reforma como la propuesta por el PP habría cambiado la filiación política del alcalde.
También pronosticaba entonces que el PP podía estar calculando que si en 2015 el PP y el PSOE bajaban, pero no mucho, tal vez la "mayoría Rajoy" se diese en más sitios, y afectase a más población, incluyendo algunas de las ciudades más importantes, y por eso estaban haciendo su propuesta. Lo cierto es que la propuesta se archivó, pero ahora tenemos ya los resultados (provisionales) de las elecciones municipales, como sabemos el PP ha sido desalojado de muchas alcaldías siendo el partido más votado, y revive, al parecer, la propuesta de reformar la ley electoral para que "gobierne el más votado" (aunque parece que ahora se da más peso a la opción de que, en lugar de ese automatismo, se haga una segunda vuelta donde no haya mayorías absolutas).

Pues bien, con los resultados provisionales en la mano, y con los alcaldes elegidos, me he preguntado en cuantos municipios, y en particular, en cuántos municipios grandes, tendría impacto ahora la reforma legal propuesta el año pasado, es decir, en cuantos municipios hay una "mayoría Rajoy", con un primer partido con más del 40% del voto, y más del 5% de diferencia con el segundo partido, y en el que no haya sido elegido alcalde el cabeza de la lista más votada.

Se van a reír cuando lo lean.

Dado que el ministerio no facilita los datos en un archivo unificado, he utilizado la base de datos que amablemente han creado los amigos de El Confidencial. He calculado, en cada municipio, si el primer partido tiene mayoría absoluta (más del 50% del voto válido), mayoría manufacturada (menos del 50% del voto válido, pero más del 50% de los concejales) o mayoría relativa (sin mayoría de votos ni de concejales). Y en este último caso, he seleccionado los que tienen una "mayoría Rajoy" (recuerdo: primer partido con más del 40% del voto, y más de 5 puntos de diferencia con el segundo). Son algo más de 500.

De esos, he seleccionado los "grandes". Como en la base de datos de El Confidencial no está el dato de población, he usado un cálculo aproximado: tomo como "grandes" aquellos donde el primer partido (que, recordemos, tiene al menos el 40% del voto) tiene al menos 5.000 votos. Eso viene a equivaler, según cuál sea la participación, y la estructura por edad del pueblo, a unos 20-25.000 habitantes. Me salen 25 municipios. He comprobado uno a uno, a qué partido pertenece el alcalde elegido el sábado. Resulta que en 20 de ellos el alcalde elegido ha sido el de la lista más votada. Esto incluye algunos importantes como Almería, Fuenlabrada, Mérida, Pontevedra o Segovia. Otro es la ciudad autónoma de Melilla, donde aún no se ha elegido alcalde-presidente, por estar los resultados electorales pendientes de una impugnación.

Así que, amigos, les presento la lista de los "grandes" municipios de España con "mayoría Rajoy", donde el alcalde o alcaldesa electo el sábado no es el cabeza de la lista más votada, y por tanto, donde la importantísima reforma electoral sugerida por el PP el año pasado habría tenido algún efecto:

MunicipioProvinciaPoblaciónMás votadoAlcalde
MarbellaMálaga138.679PPPSOE
CamargoCantabria31.007PPPSOE
VillarrobledoAlbacete26.419PPPSOE
LalínPontevedra20.158PPCompromiso por Lalín

Lo que les decía, de risa. Resulta que no hay casi ningún sitio "grande" donde un partido, con mayoría "clara" (la mayoría que el PP proponía el año pasado como tal) haya sido apartado de la alcaldía.

Si el PP va a revivir la propuesta, más vale que repiense lo que quiere hacer, porque se corre el riesgo de hacer una gran discusión sobre algo que al final no tendría grandes efectos. Con resultados como los recientes, la reforma sólo tendría un efecto importante si redefinimos como mayoría "clara" algo que es discutible que lo sea (que baste tener más del 40% del voto, sin importar la diferencia con el segundo; o que baste un 35% si la diferencia es de más de 5 puntos). La propuesta de la segunda vuelta tendría mucho más recorrido, claro. En las elecciones recientes se hubiera celebrado esa segunda vuelta en prácticamente todos los grandes municipios. Y desde un punto de vista democrático parece mucho más defendible que la concesión automática de la alcaldía a quien tiene una mayoría muy discutible.

14 de junio de 2015

Recursos con datos de elecciones autonómicas

Hace unas semanas, mientras preparaba la noche electoral, me encontré con un problema de acceso a los resultados históricos de las autonomías. Los resultados de las otras elecciones (generales, europeas, municipales) están disponibles, para consulta directa online o para descarga en varios formatos, y con gran nivel de detalle (hasta de mesa electoral), en la página web del Ministerio del Interior. Pero, imagino que por una cuestión competencial (mal entendida, a mi juicio), el ministerio del Interior no ha incorporado en esa web la información de los resultados de las elecciones autonómicas, que son administradas por los respectivos gobiernos autonómicos.

Así que ante la perspectiva de peregrinar por la página web de cada gobierno autonómico, y toparme probablemente con muchas dificultades para poner todos los datos juntos en una base de datos, pedí ayuda a través de Twitter para ver si alguien conocía recursos online donde estuvieran ya compilados. Gracias a unos cuantos seguidores que me contestaron descubrí que sí, que hay varios sitios online con compilaciones de resultados electorales autonómicos, que no conocía, y que me fueron muy útiles. Desde entonces he estado pensando en escribir esta entrada para poner un poco de orden en aquella información, que me llegó por diferentes vías, y que puede ser de utilidad también en el futuro a periodistas, investigadores, o en general, cualquiera que esté interesado.

Así que aquí va la compilación, con observaciones rápidas basadas en mi uso en aquellos días, y mi revisión ahora. Animo a cualquier lector que vea errores o carencias a que me escriba para mejorar la entrada, y que al final pueda quedar un texto útil y más o menos completo que pueda servir de referencia.

Història Electoral
Es una asombrosa web que por una iniciativa totalmente personal mantiene Carles Lozano, compilando información de la Segunda República, de la democracia actual (elecciones de todos los niveles) e incluso de otros países.

La información se presenta sólo en páginas web, en formato html, y no está preparada en otros formatos para la descarga directa. Es por tanto más cómoda para la consulta directa de datos concretos que para la recolección masiva de datos. A cambio, tiene la ventaja de contar con extras como la composición de los gobiernos, grupos parlamentarios, o incluso las simulaciones de resultados con sistemas electorales alternativos para algunas autonomías. Contiene también muchas aclaraciones en formato texto, sobre, por ejemplo, la composición de coaliciones y listas conjuntas de diversos partidos.

Para las autonómicas tiene básicamente una página por cada comunidad, y luego unas compilaciones muy interesantes, e inusuales, de los resultados de todas las autonomías acumuladas, en diputados y en votos. Los resultados por autonomías se dan en votos y porcentajes, para todos los partidos, para el conjunto de la autonomía, y sólo en porcentajes para cada una de las circunscripciones.

Congreso de los Diputados
Tienen una página con todos los resultados, visibles online y también descargables en formato XLS, con un archivo único para cada autonomía y año, con los datos globales y por circunscripciones. Como limitación, sólo se dan los datos de los partidos que consiguen representación en el parlamento autonómicos. Los datos además están en números absolutos, no se ofrecen porcentajes, que tiene que calcular uno mismo. Se citan las fuentes, que son oficiales.

Archivo Histórico Electoral- Generalitat Valenciana
Curiosamente, la Generalitat Valenciana tiene también una compilación de resultados electorales, no solo de su comunidad, sino de otras autonomías. Los datos se ofrecen solo en html, con dos tablas para cada comunidad autónoma o para cada provincia, en las que se presentan, en orden cronológico, e intercalados, los resultados resumidos de todas las elecciones (generales, europeas, locales, autonómicas).

La primera tabla incluye datos absolutos, y la segunda porcentajes, pero desgraciadamente son sobre votos a candidaturas, y no sobre votos válidos. Este segundo porcentaje no se puede recalcular, porque el dato del voto válido no aparece en el resumen.

Otro problema es que, imagino que por limitaciones del formato (una línea por elección) sólo se dan los resultados de las "principales" candidaturas, con resultados peculiares, como que por ejemplo en el País Vasco y Cataluña no aparezcan los resultados de UCD en los ochenta (integrados en "resto"), o que en Euskadi no estén tampoco Herri Batasuna o Amaiur. También en Galicia y Canarias hay elecciones en las que el voto del "resto" supera el 20% del voto.

Son bastante informativos los gráficos sobre de la evolución del voto de los distintos partidos.

Es llamativo que ya se incluyan los resultados de 2015. Según la página de Fuentes, los resultados son en algunos casos ya los definitivos, extraídos de los respectivos Boletines Oficiales, y en otros casos los provisionales.

Europa Press
En los días previos a las elecciones este enlace incluía los resultados históricos, pero ahora parece que han desparecido.

Conclusión
De momento, no hay por lo que veo ningún recurso online que reúna los datos con todas estas características:
- completos a nivel de circunscripción electoral
- descargables en formato fácilmente legible

Si buscan datos completos, yo me iría a Història Electoral. Si les valen los datos de los partidos con representación, el Congreso es más "limpio" y tiene archivos descargables. Si quieren ver juntos datos de todo tipo de elecciones, la Generalitat es su página. Finalmente, claro, si les interesa solo una comunidad autónoma, lo suyo es ir a la página de cada una de ellas, aunque la facilidad de búsqueda, la posibilidad de descarga, y el nivel de detalle que encontrarán puede ser muy variado.

Y si quieren comparar estos datos con los de las elecciones recientes, mientras no se vayan actualizando las páginas citadas, pueden recurrir a esta colección de datos creada por El Confidencial que incluye, en formato csv, los datos provisionales de la noche electoral de las elecciones autonómicas, tanto a nivel de circunscripción como a nivel municipal.

13 de junio de 2015

Los males del pre-riodismo en una sola captura de pantalla

Ayer critiqué en Twitter un caso de pre-riodismo en elmundo.es, que titulaba así, en presente de indicativo, sobre el pacto para elegir alcalde del PNV en Vitoria:

El PNV arrebata con los votos de EH Bildu la alcaldía de Vitoria a Maroto

Pero el PNV aún no había "arrebatado" nada a nadie, claro, porque la votación para elegir alcalde se va a celebrar hoy (dentro de pocos minutos, al parecer). Es un caso claro de pre-riodismo, que, como decía @CardenalXiminez, después del Tamayazo, uno esperaría que los medios evitaran.

También en la portada de elpais.com, ahora mismo, puede leerse un titular parecido (al acceder a la noticia el titular cambia):

El PNV arrebata la alcaldía de Vitoria al PP


Pues bien, resulta que esta mañana dos concejales del PNV de Andoain no han seguido la consigna del partido, y al no votar al candidato del PSE han permitido que en este ayuntamiento sea proclamado alcalde el candidato de Bildu. No se sabe muy bien si en respuesta a ese incumplimiento, el PSE, que era uno de los que iba a votar al candidato del PNV a la alcaldía de Vitoria, ha decidido votar en blanco. Y por ello, a esta hora, no se sabe si el candidato del PP, Maroto, será proclamado alcalde, o no. Para que no sea así hace falta que voten al candidato del PNV el concejal de Irabazi (IU y Equo) y los dos de Sumando-Hemen Gaude, la lista apoyada por Podemos.

Todo lo cual ha generado esta deliciosa captura de pantalla de Elmundo.es, hace pocos minutos:



Vemos en la misma pantalla, en la noticia principal, que un hecho ya se ha producido, y luego, en la noticia de Última Hora, que a lo mejor no se produce. ¿Fantástico, no?

[Actualización: Irabazi es una alianza entre IU-Ezker Anitza y Equo ]

Inercias administrativas en la información electoral

Hoy se constituyen los más de 8.000 ayuntamientos elegidos el 24 de mayo pasado y los medios se preparan para contarnos cómo queda finalmente el panorama del poder municipal.

Resumir esa información, para toda España, o por comunidades o provincias, es complicado, porque al ser los municipios de muy distinto tamaño, y la mayoría muy pequeños (sólo unos 1.300 tienen más de 5.000 habitantes), no tiene sentido simplemente contar cuántos alcaldes tiene tal partido o tal otro (aparte de que la información completa sobre eso probablemente no estará disponible hasta dentro de unos días).

La apuesta habitual, por tanto, suele ser contar cuáles son los alcaldes de los ayuntamientos "importantes". Pero aquí es donde vienen mis dudas: ¿cuáles deberían ser esos ayuntamientos? Por lo que veo en los medios, pesa mucho la inercia administrativo-burocrática que convierte en municipios reseñables a todas las capitales de provincia.

Así, por ejemplo, en esta infografía del Huffington Post, se anuncia el alcalde de las 50 capitales de provincia, añadiendo solo dos ciudades más (Vigo y Gijón), que son, en efecto, entre las ciudades no capitales, las dos más grandes.

En esta otra de Eldiario.es directamente se incluyen solo las capitales de provincia, más Ceuta y Melilla, coloreando además toda la provincia con el color de la capital. Es lo mismo que hace El País aquí.

El problema de este enfoque es que pesa más la geografía y la burocracia que la realidad social. Las 52 ciudades capitales de provincia (incluyendo Ceuta y Melilla), tenían en 2011 (los datos electorales que me ha sido más fácil recuperar) 15,2 millones de habitantes. La más pequeña, Teruel, tenía algo más de 35.000 habitantes. Pero había entonces en España otros 153 municipios con más población que Teruel, que no eran capitales de provincia, y que sumaban 11,8 millones de habitantes. Más habitantes que todas las capitales de provincia sumadas, si se excluyen a Madrid y Barcelona. 27 de esos municipios no capitalinos tenían más de 100.000 habitantes, y acumulaban 4,7 millones de residentes. Por el contrario, había 17 capitales menores de 100.000 habitantes, en las que vivían 1,2 millones de personas.

Por lo tanto, para resumir la realidad política del país, a nivel municipal, parece que el enfoque de las capitales de provincia no es el más lógico. Lo suyo sería tomar las X (50, 100, 200) mayores ciudades, sean o no capitales, o todos los municipios mayores de una cierta población (100.000, 50.000, 40.000), independientemente, de nuevo, de cuál sea su estatus burocrático.

Por ejemplo, las 50 mayores (hasta Cádiz, 126.000 habitantes), cubrían en 2011 17,4 millones de habitantes, y habría entre ellas 18 que no eran capitales, mientras que se quedarían fuera 19 capitales. Las 100 más grandes (55 no capitales, y todas las capitales menos siete) llegarían hasta Fuengirola (72.000 habitantes) e incluirían ya a 21,9 millones de personas. Las mayores de 50.000 serían 145 (95 no capitales) e incluirían a 24,6 millones de habitantes.

Cualquiera de esas formas de seleccionar las ciudades "importantes" parece más sensata que "las capitales" o "las capitales más Vigo y Oviedo Gijón". Aunque eso sí, es más difícil de representar en un mapa. Pero no imposible. Se pueden colocar, sobre el mapa en blanco, cuadrados o círculos proporcionales al tamaño de los municipios, coloreados por el partido ganador. Eso, por cierto, tendría otra ventaja: que la presencia de cada color reflejaría el número de ciudadanos gobernados por cada partido, frente a los mapas usados en varios de los ejemplos anteriores, que dan visualmente mayor peso a las provincias más extensas, no a las más pobladas. Es decir, en palabras de Carlos Gil Bellosta, estaríamos más cerca de los cartogramas que de los huertogramas.

2 de junio de 2015

El peor gráfico para el peor resultado

Me escribe José (mil gracias) sobre una noticia de hoy en Abc, que bajo el descriptivo título El peor resultado del PSOE desde 1979: desastre récord local y en once autonomías, explica lo malos que ha sido los resultados del PSOE. 

Tanto el titular como el texto posterior dan a entender que los resultados del día 24 serían los segundos peores de la democracia para el PSOE en elecciones municipales, mejorando solo a los del año 79. Eso es también lo que sugiere este gráfico que acompaña a la noticia: 




Pero en el gráfico se ve perfectamente que, en porcentaje de votos, los datos de 2015 no son los peores "desde 1979". Son los peores de todas las elecciones celebradas (lo que ya habían sido, a su vez, también, los de 2011). Sin embargo, en el gráfico, el dato de 1979 (28,15%) está dibujado a un nivel inferior a los datos de 2011 y 2015, que son peores. ¿Por qué? Pues porque en una decisión claramente errónea, el gráfico se ha trazado utilizando los datos en número absoluto de votantes, ignorando, por un lado, que el censo electoral ha crecido mucho (de 26,6 millones en 1979 a 35 millones en 2015), y por otro que la participación ha variado también bastante entre unas elecciones municipales y otras (entre el 62,5% y el 70%). De manera que sí, en votantes, ha habido más en 2015 que en 1979. Pero en porcentaje de los votantes, ha habido bastantes menos.

Eso explica también cosas como que el 34,83% del año 2003 aparezca en el gráfico ligeramente por encima del triunfo más contundente del PSOE, en el año 83, cuando cosechó nada menos que el 41,87% del voto. De hecho hay otros tres resultados mejores que los de 2003, en porcentaje del voto válido (1987, 1991 y 2007), que aparecen en el gráfico como si fueran peores.

Teniendo el porcentaje de voto válido usar los números absolutos es absurdo, como se puede ver. Además, el gráfico está truncado, partiendo de un valor de aproximadamente 4 millones, produciendo el clásico efecto de magnificar todos los cambios, tanto hacia arriba como hacia abajo. En cinco minutos, como me indica José, se puede hacer  un gráfico alternativo que ilustra mucho mejor de manera gráfica lo que le ha pasado al PSOE en estos años (uso los mismos datos de la gráfica del Abc, que no coinciden exactamente con los de otras fuentes):


Lo gracioso es que el error lleva a que los resultados del PSOE parezcan, en la versión del Abc, mejores de lo que realmente han sido. Y eso encaja una vez más con la suposición de que son muchos más los errores atribuibles a la torpeza que a la mala fe.

26 de mayo de 2015

La web electoral del Ministerio: ¿por qué empeorar lo que funciona?

No sé si alguien ha comentado ya esto, pero la noche electoral me encontré (nos encontramos todos los que la hacíamos) con una dificultad para analizar los resultados. En la web oficial del ministerio sólo se informaba, en la pantalla principal de cada municipio, de los resultados de este año. Para ver los de 2011 había que cambiar de pantalla.

Por ejemplo, así aparece ahora mismo el municipio de Albacete:


Para ver los resultados de 2011 había que hacer click en el enlace de arriba a la derecha. Esto era incómodo y muy poco manejable, (sobre todo si uno está haciendo un programa de radio en directo, claro). A mí me parecía recordar que otras veces no había sido así, y que en la misma pantalla se veían los resultados de la elección actual y la anterior, pero hasta ahora no lo había podido verificar. En efecto, la web de la noche electoral de 2011 sigue viva y visitable, y así aparecía entonces el resultado de Albacete:


No se me puede ocurrir razón alguna para que alguien haya pensado en el Ministerio que es mejor repartir en dos pantallas la información que cabía muy claramente en una [actualización: lea los comentarios, donde un lector ha dado una buena hipótesis]. Después de muchos años de elecciones con otro formato, es una innovación absurda, y difícil de entender. Alguien debería haber parado los pies al lumbrera que pensó que que esto era una buena idea. A menos, claro, que esto no sea torpeza sino que alguien pensó que si había un batacazo mejor que no se viera muy claramente, o que costara más contarlo. Ya saben que yo soy siempre más partidario de las explicaciones basadas en la torpeza o la negligencia que en la mala intención. Pero a veces entran dudas.

De hecho, la mayor parte de las páginas web de las comunidades autónomas (muchas con similar aspecto, las ha debido hacer la misma empresa), permitían ver los resultados, municipio por municipio, comparando el de este año con el de 2011. Por ejemplo, en Madrid, aquí están los interesantes resultados de Pozuelo de Alarcón, el municipio que a veces aparece como el más rico de España:



Curiosamente, no es el caso de la web autonómica de Castilla-La Mancha, especialmente floja, donde no solo no era posible ver en una misma pantalla los datos comparados con elecciones anteriores, sino que directamente los datos municipio a municipio no están disponibles (pero sí, curiosamente, por municipios, los datos de todas las anteriores, que en otras webs no suelen estar).

En fin, sea por razones inconfesables, sea por torpeza, muy mala idea la del Ministerio del Interior. Esperemos que en futuras elecciones (como las generales próximas) vuelvan al formato tradicional.