24 de marzo de 2020

Coronavirus en UE vs USA

En medio de las noticias que nos abruman estos días, los más aficionados a darles vueltas a los datos andamos "ocupados" viendo gráficos y tablas de muchas fuentes, que nos ayuden a entender un poco más donde estamos y hacia dónde nos dirigimos.

Muchos medios están haciendo un trabajo estupendo de análisis y presentación de datos. Yo sigo a diario lo que publica El País (aquí, y aquí). El Financial Times tiene una página de acceso libre con una información similar. Muchos otros medios están haciendo cosas parecidas.

Y otras iniciativas se esfuerzan por "poner en limpio" los datos disponibles, para que los usuarios podamos hacer cosas con ellos. Por ejemplo, en Datadista lo hacen con los datos españoles, que nuestras autoridades no han tenido a bien hacer públicos en un formato sencillo y accesible (como debería ser, a estas alturas, rutinario, sí, también en circunstancias adversas, porque cuesta casi el mismo trabajo hacerlo bien que hacerlo mal). Por el contrario, en Italia sí hay una web pública con todos los datos fácilmente descargables.

Otras fuentes internacionales publican datos de todo el mundo, como la web del European Centre for Disease Prevention and Control, y la del Humanitarian Data Exchange, de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, mantenida por la Johns Hopkins University.

Les cuento todo esto, además de por ayudar con enlaces a quien también quiera curiosear, porque al revisar esas y otras fuentes, echaba en falta una comparación que a mí me parece relevante: la de Estados Unidos y la Unión Europea en su conjunto (ya sin UK). Por su tamaño y heterogeneidad interna, que se ha reflejado también en diferentes políticas respecto a la crisis en distintas partes de ambos agregados, me parecía una comparación que podía ser ilustrativa, tanto o más que la que se hace entre Estados Unidos, en bloque, y países concretos de la UE.

Total que, basándome en los datos extraídos del European Centre for Disease Prevention and Control, he elaborado dos gráficos, con el número de casos confirmados acumulados (desde que se llegó a 100 conocidos) y el número de fallecimientos acumulados (desde el día en que se llegó a 20 víctimas mortales). Estos son los resultados:




Fuente: European Centre for Disease Prevention and Control


Fuente: European Centre for Disease Prevention and Control


Curiosamente, las dos gráficas cuentan historias bastante diferentes. En la primera, las dos trayectorias son muy similares, mientras que en la segunda, la trayectoria de los Estados Unidos parecería mucho más favorable que la europea.

Naturalmente, las dos gráficas, y sobre todo, probablemente, la primera, hay que tomarlas con muchísima precaución porque sabemos que el proceso de realización de tests ha sido muy irregular tanto dentro de Estados Unidos como de la UE. Así que no estamos para nada seguros de que realmente estemos midiendo lo mismo. Casi seguro, en realidad, que no sea así. Pero lo cierto es que las noticias que llegaban de EE.UU. nos hacían pensar que allí se estaban realizando menos tests que en Europa, y que por tanto, sabiendo que en ambos lugares los casos confirmados solo son una pequeña fracción de los realmente existentes, la cuenta sería algo más completa aquí, y por tanto, para un número de casos confirmados similar, el número de casos reales allí sería mayor.

Pero entonces uno esperaría que el recuento de víctimas mortales, seguramente mucho más exhaustivo  y próximo a la cifra real en ambos lugares, sería peor en Estados Unidos. Y sucede justo lo contrario: quince días después de la vigésima muerte, en la UE íbamos por 1.700 muertos, mientras que en Estados Unidos van por unos 600. Eso se ve también en las tasas de letalidad: en la misma fase de la epidemia (quince días después del fallecido número 20), en la UE era del 4,5%, mientras que en EE.UU. era del 1,3% (un tercio).

Justamente esos eran los números que yo no había podido encontrar en los medios, y que les dejo aquí, por lo que puedan valer, junto con algunas hipótesis explicativas de las diferencias. Tal vez la ratio casos confirmados/casos reales no es, como sospechamos, más baja en Estados Unidos, y tienen muchos menos casos que nosotros. Tal vez sucede que la distribución geográfica es mucho más heterogénea en Europa, con casos más concentrados en ciertos lugares, y por tanto más dificultades del sistema sanitario, en esos sitios, para responder. Tal vez es un tema de estructura de edades de los infectados (más ancianos en Europa, más jóvenes en USA).Tal vez hay otros factores que se me escapan. Si tienen otras ideas, les agradezco que las mencionen en los comentarios.

Actualización (26 de marzo): la hoja de cálculo con los datos que he utilizado, incluidos los gráficos, está colgada aquí. La iré actualizando regularmente.

19 de febrero de 2020

¿Por qué lo llaman tasa si quieren decir impuesto?

A sabiendas de que es un caso perdido, no puedo dejar de escribir una entrada sobre el mal uso por los medios de la palabra "tasa" para referirse a los nuevos impuestos propuestos a las Cortes ayer por el Consejo de Ministros.

Como habrán oído y leído por ahí sienes y sienes de veces, los medios usan el término "tasa Tobin" para el "impuesto sobre transacciones financieras" (que gravaría la compra de acciones de grandes empresas que coticen en la bolsa española), y "tasa Google" para el "impuesto sobre determinados servicios digitales" (que gravará, si se aprueba, la prestación de servicios de publicidad en línea, los servicios de intermediación en línea, y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario).

Pero ninguno de ellos es una tasa. Una tasa es un tipo especial de impuesto tributo que se cobra a un particular a cambio de recibir un servicio público, o de utilizar el espacio público. Por ejemplo, es una tasa lo que pagamos al solicitar la emisión del DNI o el Pasaporte; lo que se paga por tener un vado que prohíbe el aparcamiento delante de la entrada a un garaje; lo que se paga por presentarse a una oposición; lo que pagan los bares y restaurantes por colocar terrazas en las aceras; lo que pagamos cuando hacemos la ITV de un vehículo; o lo que pagamos en un parquímetro para aparcar en las zonas de estacionamiento limitado en las ciudades. En todos esos casos la administración o bien nos presta un servicio (directamente o a través de empresas autorizadas) o bien nos permite ocupar o tener un acceso especial a partes del espacio público.

Aunque las tasas se consideran un tipo de impuestos son tributos, son fundamentalmente diferentes de los impuestos ordinarios, puesto que estos no se pagan a cambio de obtener ningún servicio ni prestación, sino que simplemente se pagan con motivo de realizar una actividad o estar en una situación que refleja capacidad económica de pago. Así, se paga el IRPF por ganar dinero, se paga el IBI por ser propietario de un inmueble, se paga el IVA por hacer una compra, o se paga el Impuesto de Sucesiones por recibir bienes por herencia. Ninguno de esos pagos da derecho a obtener de la administración ningún servicio específico. Simplemente, con ellos se contribuye a la financiación genérica de los servicios públicos, que luego se disfrutan o no dependiendo de las circunstancias de cada caso. Así, si llamo a la policía porque ha habido un robo en mi casa, no me cobran una tasa por ese servicio, pero tampoco me preguntan si estoy al corriente del pago del IRPF o de otros impuestos. Ambas cosas son completamente independientes, aunque obviamente la financiación de la policía venga de una caja a la que contribuyen el IRPF, el IVA, y los demás impuestos. Tampoco, por cierto, contra lo que se piensa a veces en la cultura popular, el conocido como impuesto de circulación da más o menos derecho a circular por las calles y carreteras (para ello tendría que ser nacional, y no municipal). De hecho, su nombre oficial es Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica, y es un impuesto por tener un vehículo, como el IBI lo es por tener una casa, y no da ninguna ventaja particular a los que lo pagan en cada ciudad para circular por sus calles, en comparación con los que lo pagan en otros lugares.

Los dos impuestos que promueve ahora el gobierno se cobrarán, como el IRPF o el IVA, a quienes realicen ciertas actividades, sin obtener a cambio ninguna contraprestación ni servicio particular. Simplemente, como con los demás impuestos ordinarios, lo recaudado contribuirá a pagar el conjunto de los servicios públicos.

Llamarlos tasas es confuso e incorrecto, y solo puede entenderse por una perezosa o chapucera copia del término inglés tax, o el francés taxe. Sí, "tasa" es más corto que "impuesto", pero no son términos sinónimos, y por tanto no se pueden intercambiar alegremente.

Para mostrar aún más su indolencia, los medios están reciclando ahora, para el nuevo impuesto sobre servicios digitales, el nombre de "tasa Google", que ya usaron hace años para referirse a una cosa totalmente diferente: el canon incluido en la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual de 2014, por el cual los agregadores de noticias que reprodujeran pequeños fragmentos de periódicos y revistas online tendrían que pagarles una compensación económica (que fue lo que llevó al cierre de Google News España, y que luego al parecer no se ha aplicado realmente). La confusión es tan grande que la propia Fundeu, siempre tan cuidadosa, se ha visto arrastrada por ella, y en una nota divulgada ayer sobre el término "tasa Google", confunde el canon del año 2014 con el impuesto cuyo proyecto aprobó ayer el gobierno, que no tiene nada que ver.

En fin, todo indica que a la mayoría de los medios les parece bien llamar tasas a impuestos que no lo son; y en particular llamar "tasa Google" a dos cosas distintas. Evidentemente, los nombres oficiales son largos y enredosos. Pero no es tan difícil pensar alternativas que no sean erróneas ni confusas. Por ejemplo, qué sé yo, "impuesto bursátil" podría valer perfectamente para el impuesto sobre transacciones financieras e "impuesto digital" para el impuesto sobre determinados servicios digitales. Como he dicho al principio, temo que esta sea ya una causa perdida. Pero a veces hay que perseverar en ellas.

Actualización (9 de marzo): gracias al comentario de MH, he corregido el texto para aclarar que no es que las tasas sean un "tipo especial" de impuestos, sino que partenecen, junto a los impuestos, y las contribuciones especiales, a la categoría más amplia de los tributos. Véase el artículo 2 de la Ley General Tributaria.

21 de enero de 2020

Ciudad Real, un pueblecito a las afueras de Madrid

En una entrevista hoy en El País al escritor británico Max Porter se puede leer esto:
Se mudó hace un año a Bath, un pueblecito a las afueras de Londres...
Es una definición muy lata de "afueras" (184 km):



Por otro lado, Bath tiene unos 95.000 habitantes, según el censo de 2011. Restos de termas romanas (en el origen de su nombre), un gran centro histórico de estilo georgiano (Patrimonio de la Humanidad reconocido por la Unesco), y dos universidades.

Siguiendo estos criterios, supongo que podríamos designar a Ciudad Real (74.000 habitantes), a 190 km de Madrid, como "pueblecito a las afueras de Madrid". O ya puestos, a Toledo, Ávila, Segovia o Cuenca, que están a similar o menor distancia y tienen menos población. Obviamente no.

Puede uno preguntarse si es esperable que un periodista (de la sección de cultura) de un medio como El País sepa de antemano dónde está Bath, su tamaño, su historia. Pongamos que no. Pero si no sabe nada sobre Bath no es lógico que lo describa, ni en términos erróneos, ni acertados. ¿De dónde ha sacado que es "un pueblecito a las afueras de Londres"? ¿De su imaginación? ¿Ha interpretado mal unas palabras coloquiales del propio autor? Es difícil saberlo. En todo caso, la comprobación es tan sencilla hoy día que sorprende que se pueda caer en un error así. Y ya de que haya un jefe de sección que lo detecte... me temo que ni hablamos.

17 de enero de 2020

Cómo mentir con una cita literal

Veo en Twitter que Manuel Jabois denuncia que un periodista listillo (o tonto perdido, todo puede ser) de El Mundo ha titulado una entrevista a la cantante Cristina Rosenvinge de esta manera:

Christina Rosenvinge: "Si has elegido
tener hijos, te jodes"

Para hacerse idea de la canallada basta con ver el párrafo de donde viene el entrecomillado, que Jabois reproduce en su Tweet. Se lo copio también aquí, con un poco más de contexto: 
.... Siempre me he movido en los márgenes de la industria, intentando trazar una carrera por un camino que está sin asfaltar. Hay muy pocos casos como el mío.
¿Por qué lo dices?
Porque no hay muchas mujeres que lleven tanto tiempo en la música. Debería preocuparnos qué pasa con las artistas después de la maternidad. Cuando tienen hijos suelen interrumpir sus carreras, nos perdemos en el camino. La conciliación es difícil en cualquier profesión, pero especialmente en la música, porque conlleva muchísimos viajes. Resulta difícil justificar ante tu entorno esas continuas ausencias.
¿Y por qué con los hombres no sucede lo mismo?
Ése es el problema, a las mujeres se nos exige un papel distinto. En la industria de la música si te bajas del carro es difícil volver a subir. La crianza interrumpe todas las carreras. Si has elegido tener hijos, te jodes. Ése es el razonamiento de la gente. 
Hay que ser muy sinvergüenza o muy estúpido para entresacar la frase en rojo como titular de la entrevista. De hecho, dado el contenido de la frase siguiente, la frase en rojo debería estar, en la propia entrevista, entrecomillada, porque es lo que Rosenvinge pone en la boca, o en la mente, de otros. Por tanto, claramente, el titular le atribuye a ella justamente el pensamiento que rechaza.

Es algo parecido a lo que le pasó hace años al portavoz del PP en Leganés al que censuraron por un artículo que contenía la frase "habría que desposeer a los padres comunistas de la tutela de sus hijos" cuando en realidad estaba rechazando esa idea.

¡Y luego nos preocupamos por los videos editados y los deep fakes! No hace falta nada de eso. Un periodista cazurro o sin escrúpulos te puede hacer casi el mismo daño con un entrecomillado a traición.

Al pie de la página web aparece este logo


Que se refiere a que El Mundo se ha adherido a un código de buenas prácticas, que incluye esto:
Política de correcciones
El derecho a la rectificación es un derecho regulado por ley en España. En EL MUNDO puede ejercitar este derecho cualquier lector por una información que considere inexacta y que le causa un perjuicio. Se puede pedir la rectificación de informaciones, no de opiniones o juicios de valor. La petición debe hacerse llegar al medio dentro de los siete días naturales tras la publicación. El periódico debe insertar el escrito en el plazo de tres días. 
A mi juicio, a ese párrafo le sobran estas palabras: "y que le causa un perjuicio". La rectificación de un información falsa es un deber de todos los medios de comunicación que quieran ser tomados en serio. Es un deber con sus lectores/oyentes/espectadores, que es independiente de que haya nadie específicamente "perjudicado". En realidad, todos ellos lo son por haber recibido una mercancía averiada.

Imagino que Rosenvinge, o sus representantes, ya se habrán dirigido a El Mundo para protestar. No tendría que hacer falta. Debería bastar con el tweet de Jabois o con esta modesta entrada, para que El Mundo rectificara. Porque lo que han hecho es inaceptable.

Actualización:  Ya han cambiado el titular, por este otro:
Christina Rosenvinge: "En la industria de la música, si has elegido tener hijos, te jodes"
No he podido ver la versión en papel de Metropoli, y si en ella estaba la entrevista con el titular engañoso. En ese caso, claro, la rectificación es más complicada.

8 de enero de 2020

¿Miles de víctimas de Fukushima? Primera noticia (pero no será la última)

Me avisa por Twitter @AI_von_Loeches (gracias) de un desastroso Tweet de El País, denunciado, a su vez, por @OperadorNuclear:

La noticia a la que enlaza El País tiene un primer párrafo tan confuso que es imposible saber si las víctimas fueron causadas por el tsunami o por el accidente nuclear. Vean:
Casi nueve años después del terremoto de mayor magnitud y del tsunami posterior registrados nunca en la historia de Japón y que acabaron provocando el accidente de la central nuclear de Fukushima, las consecuencias aún se dejan sentir en esta prefectura situada al norte de Tokio. Los últimos datos oficiales arrojan la escalofriante cifra de 2.563 personas que permanecen oficialmente desaparecidas a los que se suman 19.689 fallecidos. Y pese al tiempo que ha pasado desde el accidente, 49.619 personas aún se mantienen evacuadas, fuera de sus casas, en alojamientos temporales y habitáculos públicos. Muchos difícilmente volverán alguna vez a sus viviendas.
Dos frases seguidas sobre muertos y desaparecidos (que lo fueron por el tsunami, en varias regiones de Japón) y sobre desplazados de sus viviendas (la mayoría seguramente ya solo por el accidente) crean un batiburrillo que no sabemos si estaba también en la mente del periodista, y si es (mal)intencionado o accidental, pero que claramente ha sido interpretado erróneamente por quien quiera que haya redactado el tweet.


Parece que hay cosas que no cambian: solo unas semanas después del accidente, en marzo de 2011, El País ilustraba una noticia sobre centrales nucleares con fotos de Hiroshima y del rescate de víctimas del tsunami. Una mezcolanza impropia de un periódico serio.

Actualización: según Wikipedia, entre las "víctimas indirectas" del tsunami se cuentan aquellas que tiempo después murieron por la fatiga mental y física derivada de las evacuaciones y los alojamientos temporales, o por falta de acceso a tratamiento hospitalario adecuado, etc... Entre esos desplazados algunos lo fueron por el accidente nuclear, por lo que una parte de las víctimas mortales sí puede atribuirse indirectamente al accidente. Concretamente, según esta noticia publicada en 2013 por un periódico japonés, serían ya entonces más de 1.500 las personas fallecidas por ese tipo de causas. Por tanto, para precisar: no hubo ningún muerto por radiactividad, como correctamente dice @OperadorNuclear, pero sí muchas muertes prematuras (probablemente entre personas mayores y/o con salud frágil) por las malas condiciones de vida causadas por el accidente.

3 de enero de 2020

¿Se desplegará la Ertzaintza en Navarra?

Estamos asistiendo en los últimos días a un festival de pre-riodismo, no solo en artículos de opinión, sino también en supuestas noticias, que interpretan de manera extensiva los acuerdos entre el PSOE y los partidos nacionalistas, dando por hecho que sucederán cosas que están solo ambiguamente incluidas entre los posibles resultados de futuras negociaciones.

Así, por ejemplo, en El Confidencial, el acuerdo entre el PNV y el PSOE se presenta con este titular:
Los logros del PNV por 6 escaños: Navarra, selecciones vascas, estatuto soberanista...
El párrafo que desarrolla el titular es este:
Son doce puntos recogidos en apenas folio y medio de extensión que ponen la alfombra roja a la agenda soberanista que demanda el PNV, que logra 'meter mano' en Navarra -donde el PSN gobierna con el aval de EH Bildu a la investidura de María Chivite- para prácticamente vaciar de competencias a la Guardia Civil, consigue que por primera vez un Gobierno de España se preste a la oficialidad de las selecciones vascas y se asegura un viraje de los socialistas en la polémica reforma del Estatuto de Gernika de corte soberanista por el que trabaja en el Parlamento Vasco, con el reconocimiento del derecho a decidir en su articulado.

Es ilustrativo comparar el texto del acuerdo publicado con la noticia que pretende explicarlo:



Texto del acuerdo
Traducción en la noticia
Comprometiéndose, a su vez, el candidato y el Gobierno que se forme a:...
El PNV...
se procederá en el plazo de seis meses al traspaso de las competencias de tráfico a la Comunidad Foral de Navarra, con el mismo contenido y extensión que las realizadas en su momento a la CAV.
logra 'meter mano' en Navarra ... para prácticamente vaciar de competencias a la Guardia Civil,
Abrir cauces para promover la representación internacional de Euskadi en el ámbito deportivo y cultural.
consigue que por primera vez un Gobierno de España se preste a la oficialidad de las selecciones vascas
Impulsar, a través del diálogo entre partidos e instituciones, las reformas necesarias para adecuar la estructura del Estado al reconocimiento de las identidades territoriales, acordando, en su caso, las modificaciones legales necesarias, a fin de encontrar una solución tanto al contencioso en Cataluña como en la negociación y acuerdo del nuevo Estatuto de la CAV, atendiendo a los sentimientos nacionales de pertenencia.
se asegura un viraje de los socialistas en la polémica reforma del Estatuto de Gernika de corte soberanista por el que trabaja en el Parlamento Vasco, con el reconocimiento del derecho a decidir en su articulado.


La columna de la derecha es en los tres casos una interpretación maximalista de lo que potencialmente podría derivarse de los textos de la columna de la izquierda, que cualquiera puede ver que son, especialmente en los dos últimos casos, deliberadamente abiertos y ambiguos.

El último párrafo es también la fuente para este titular de Abc:
Y para este otro de La Razón:
Gran capacidad de síntesis... y de distorsión, diría yo.

Pero aún queda lo mejor: en el texto de La Razón (el día 30 de diciembre) se ha colado esta perla, que sigue ahí, cuatro días después (gracias a Alberto por la pista):
Ayer el Congreso funcionaba a pleno rendimiento, Pedro Sánchez trabajaba a contrareloj con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, para oficializar las primeras cesiones de la actual legislatura, el coste del apoyo del partido jeltzale al sí al PSOE: junto a la identidad territorial propia para País Vasco y Cataluña, también, acometer en un plazo de seis meses, la práctica desnudez de competencias que acumulaba hasta ahora la Guardia Civil en Navarra. Ahora, las competencias de tráfico pasarán a manos de la policía autonómica vasca, la Ertzaintza. [énfasis añadido]
Me estoy imaginando a las furgonetas de la Ertzaintza apostadas en el límite entre las comunidades esperando la señal de salida para la invasión de Navarra... que solo forma parte de la imaginación o la ignorancia del periodista de La Razón, porque, como dice literalmente el texto del acuerdo, las competencias pasarían a la Comunidad Foral de Navarra, que las ejercería lógicamente a través de la Policía Foral, que realiza ya tareas de ese tipo, en coordinación con la Guardia Civil, y ahora pasaría a hacerlo en solitario.

En fin, ni la más extensiva de las interpretaciones permite escribir este disparate. Que alguien lo haga, que se publique, y que varios días después no se haya corregido, en una noticia que trata sobre los acontecimientos políticos principales de estos días, da una idea de los bajos estándares con los que trabajan algunos de nuestros medios, que pretenden ser respetables. No lo serán mientras sigan haciendo estas cosas.

27 de noviembre de 2019

Reciclando noticias de 2010

No sé sabe muy bien cómo (gracias a José Luis por la pista)  parece que Facebook y Twitter se han llenado de enlaces a una noticia de El Periódico, reproducida en otros medios del grupo Zeta, que se titula así:

Aznar, uno de los cinco peores expresidentes del mundo según 'Foreign Policy'

Lo "gracioso" es que si entran en la noticia, verán que apareció en El Periódico de Cataluña en 2010. Ahora bien, algo raro ha pasado hoy con ella porque:

a) hay un enlace a la noticia que funciona y que lleva la fecha de hoy en la URL
Es este
https://www.elperiodico.com/es/politica/20191127/aznar-uno-de-los-cinco-peores-expresidentes-del-mundo-segun-foreign-policy-7752754 

b) Han puesto en la propia noticia, debajo de la foto,  un recuadro con este texto

Esta información se publicó el día 02/10/2010. El contenido hace referencia a esa fecha.

c) Otros medios del grupo Z que publican la noticia la sacan con la fecha de hoy. Por ejemplo, en El Periódico de Aragón:



Así que tiene pinta de que alguien esta mañana se ha hecho un lío en El Periódico, ha dado a una tecla equivocada y ha republicado como si fuera nueva una noticia con más de nueve años. Y a partir de ahí, otros medios del grupo, y otros ajenos, como El Correo de Burgos, y por supuesto las redes "ardiendo". En fin, todo tirando bastante a chapucero.

Actualización (27 de enero): Me escribe de nuevo José Luis para contarme que El Plural se ha sumado a la fiesta, y el 11 de enero, mes y medio después del desastre de los otros medios, repite la publicación de la noticia sobre Aznar como si fuera mercancía fresca. Sin complejos. 

24 de noviembre de 2019

La Razón le hace un feo al Rey Juan Carlos

Parece mentira que un periódico como La Razón le haga de menos de esta manera al Rey Juan Carlos I (gracias a Fernando por el chivatazo).

En una noticia de su sección de Cultura, bajo el título Franco vende, cuentan que hace unos días se vendió a buen precio, en una subasta en Madrid, uno de los cinco partes del final de la Guerra Civil originales, que se produjeron en el mismo día de su emisión, y están firmados personalmente por el propio Franco (copias posteriores llevaban la firma impresa).

Más allá del interés del asunto, lo sorprendente es que La Razón habla así de Franco en la entradilla de la noticia:
Todo lo relacionado con el anterior jefe del Estado sigue generando expectación. La madrileña Sala Durán subasta por 25.000 euros el último parte del final de la guerra civil que quedaba en manos particulares [negritas añadidas].
"El anterior jefe del Estado" fue una perífrasis muy socorrida para hablar de Franco sin nombrarle... que dejó de ser válida cuando en junio de 2014 Juan Carlos I abdicó y, por lo tanto, podríamos decir que heredó el título de "anterior jefe del Estado". Que en La Razón sigan utilizando la frasecilla para referirse al anterior al anterior, además de ser erróneo, parece un claro síntoma de descuido, pereza, y abuso de frases hechas. Imagino que tras usar su apellido en el titular, buscaban evitar la repetición en la entradilla y cayeron en la manida (y ahora inválida) perífrasis. Podrían haber dicho simplemente "el dictador", que es una descripción certera, breve e imperecedera. Por alguna razón no se les ocurrió. Una lástima, porque acabaron haciendo un feo al rey emérito.

27 de septiembre de 2019

No te creerás dónde hay más gente que sigue viendo la tele convencional

Perdonen la burda imitación de los titulares-anzuelo de la prensa online más cutre. Es que ya no sabe uno cómo hacer para llamar la atención sobre el disparate que significa contar en números absolutos dónde hay más gente que hace tal o cual cosa.

El ejemplo de hoy está en una noticia de El País, "Los millones de personas que aún ven la tele", que subraya el hecho de que, a pesar de la popularidad en redes, y en los propios medios, de los contenidos de las plataformas de pago, que podría parecer que son consumidos por toda la población, y habrían convertido en marginales los de la televisión en abierto, en realidad esta todavía goza de muy buena salud, y sigue siendo, con gran diferencia, el medio más consumido.

Hasta ahí, todo bien. Pero llegamos a estas frases, donde encontramos, una vez más, la falacia de los números absolutos:
Estos espectadores se reparten por territorios clave: Andalucía es donde más se respeta el prime time, que cada noche de septiembre hasta la fecha ha atraído una media de 2.216.000 personas. Le sigue Cataluña (1.891.000), Madrid (1.543.000) y Valencia (1.393.000). Donde menos televisión generalista se consume en prime time es Murcia (374.000), Aragón (356.000) y Asturias (260.000).
Naturalmente, hay más gente viendo el prime time en Andalucía (8,4 millones de habitantes), que en Asturias  (Un millón). Lo asombroso sería lo contrario. Esa comparación es totalmente irrelevante para saber "donde más se respeta el prime time". Lo interesante, en todo caso, sería saber qué porcentaje de la población de cada autonomía sigue consumiendo ese tipo de programas. Y de hecho, en un cálculo a vuela pluma (sin tener en cuenta estructura de edad), resulta que el porcentaje en Andalucía (2,2/8,4) sería un 26%, básicamente idéntico al de Asturias (0,26/1). O sea que vaya usted a saber.

30 de agosto de 2019

Sobre bulos, prejuicios y tentaciones de tuiteros y blogueros

La historia de hoy es muy ilustrativa de lo difícil que es resistirse a los propios prejuicios, y a las tentaciones de las conclusiones fáciles y la publicación en caliente. Creo que les va a divertir.

En ella aparecen varias instituciones que redifunden, con descuido, un dato mal citado; un tuitero "anti-feminista" (Bou, @elsacodelcoco), que descubre ese error (gracias a @yodsamuel por la pista), y lo denuncia en un hilo como un bulo (uno más) de esa ideología; y yo mismo, que, aunque no comparto las posturas del tuitero, creía que este había encontrado, en efecto, lo que parece un bulo, con un origen cómico, y me aprestaba a difundir su denuncia, que confirma mi propio prejuicio de que "todo el mundo miente", y de que la gente difunde con poco cuidado datos alarmantes que favorecen sus causas, aunque sean falsos o disparatados.

Inciso, antes de meterme en más harina: es sin duda cierto que, en promedio, las mujeres que participan en discusiones públicas online sufren más ataques personales que los hombres; y que muchos de esos ataques se dirigen precisamente a su condición de mujeres, con insultos, amenazas o insinuaciones relacionadas con cuestiones de género o sexuales ("mujer tenías que ser", "ponte a fregar", "puta", "ojalá te violen"). Los hombres, simplemente, no recibimos ese tipo de ataques (con la excepción, probablemente, de hombres abiertamente gays). Por lo tanto, la campaña de la Comisión Europea (#DigitalRespect4Her) sobre el respeto a las mujeres online, que se inició en abril de este año (luego veremos que las fechas son importantes), se refiere a un problema real y serio.

En el folleto divulgativo de esa campaña se dice que "la posibilidad de que las mujeres sufran acoso por internet es 27 veces mayor que la de los hombres". La afirmación ha sido repetida recientemente por muchas instituciones públicas españolas. En el hilo se mencionan: La Moncloa, la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, la Secretaría de Estado para el Avance Digital, la Secretaria de Estado de la España Global), la Generalitat de Catalunya.

Aquí entra en la historia el tuitero Bou. En el folleto se cita como fuente del dato de las "27 veces más" un informe de las Naciones Unidas en 2015 sobre violencia online contra las mujeres. Sin embargo, Bou busca la afirmación en el informe de las Naciones Unidas, y no la encuentra (ni yo lo hago cuando repito la búsqueda). Parece que en el texto no hay ningún intento de cuantificar esa diferencia entre hombres y mujeres. Sólo se dice lo siguiente:
Compared to men, women who are active on social media and in the blogosphere receive more threats or comments that directly attack their gender, their safety, and their very right to express opinion in male-dominated spaces. [En comparación con los hombres, las mujeres que están activas en las redes sociales y en la blogósfera reciben más amenazas o comentarios que atacan directamente su género, su seguridad y su derecho a expresar opiniones en espacios dominados por hombres.]
La fuente citada por Naciones Unidas, a su vez, de esa afirmación tan genérica, es un estudio titulado "Don't Let it Stand", de Anja Kovacs et al. Sin embargo, como Bou ha comprobado, ese texto no cuantifica, ni poco ni mucho, cuánto mayor es el riesgo de violencia online contra las mujeres. Es un estudio cualitativo de esa violencia, basado en entrevistas, y referido solo a la India. Así que el informe de la ONU no debería haberlo citado para justificar la afirmación de que las mujeres sufren "más violencia".

¿Entonces, lo de las 27 veces de donde viene? Pues Bou desarrolla una hipótesis cómica, que yo me he creído durante un buen rato: que alguien se había hecho un lío en la Comisión Europea, porque en el informe de la ONU el número de la nota que envía a la referencia del texto de Kovacs es precisamente el 27, como se ve en esta imagen del hilo (el texto de la nota 27, con la referencia a Kovcas está tomada de la lista de notas, al final del informe):


Parecería que la única conexión, en el texto citado de la ONU, entre el número 27 y la cuestión de que las mujeres sufren más violencia oline es ese punto del texto señalado. La hipótesis "lógica" (en realidad, no tanto) parece ser que alguien en la Comisión se ha hecho un lío morrocotudo, y de alguna manera, la nota 27, sobre que las mujeres sufren más violencia... se transformó en que las mujeres sufren "27 veces más violencia".

Y ahí, piensa Bou, habría empezado a rodar el bulo repetido luego por tantas instituciones españolas, y también por medios de comunicación de todo el mundo, y la propia ONU en otros documentos, como se muestran en el hilo.

Yo les iba a contar a ustedes todo esto muy divertido cuando me he dado cuenta de que varios de los ejemplos que cita Bou como difusores del error son anteriores a la campaña de la Comisión. Concretamente, la página del Consejo de Derechos Humanos de la ONU es de abril de 2018, la noticia de la BBC es de 2016,  y la de Time es de septiembre de 2015. Las dos últimas refieren como fuente, directa o indirectamente, el mismo informe de 2015 que cita la Comisión. Así que el hipotético salto de la nota 27 a "27 veces más" se produjo en 2015, y no fue en la Comisión Europea sino en algún otro lugar.

Así, mi segunda versión de esta entrada les contaba el hilo de Bou ligeramente corregido, manteniendo su hipótesis del error (nota 27 pasa a 27 veces más) pero pensando que este venía de otra fuente más antigua.

Para averiguar cuál podría ser, me he puesto a buscar en Google la combinación ["27 times" online violence women] acotándola solo a publicaciones de 2015 (el año del informe de la ONU) y he dado con un texto del Huffington Post que decía esto:
According to a University of Maryland study, women experience sexually explicit messages and online violence at a rate 27 times higher than men. [Según un estudio de la Universidad de Maryland, las mujeres experimentan mensajes sexualmente explícitos y violencia online a una tasa 27 veces mayor que los hombres.]
El prometedor enlace no lleva al propio estudio de la Universidad de Maryland, sino a un texto de la revista Pacific Standard donde aparece esto:
In 2006, researchers from the University of Maryland set up a bunch of fake online accounts and then dispatched them into chat rooms. Accounts with feminine usernames incurred an average of 100 sexually explicit or threatening messages a day. Masculine names received 3.7. [En 2006, investigadores de la Universidad de Maryland crearon un puñado de cuentas falsas online y luego las enviaron a las salas de chat. Las cuentas con nombres de usuario femeninos recibieron un promedio de 100 mensajes sexualmente explícitos o amenazantes por día. Los nombres masculinos recibieron 3,7.]
Precisamente 100 entre 3,7 da como resultado 27. Es decir, que sí, sí hay al menos un estudio que encontró que las mujeres reciben 27 veces más amenazas y mensajes sexualmente explícitos que los hombres. El trabajo, titulado "Assessing the Attack Threat due to IRC Channels" de los profesores Meyer y Cukier, está disponible online. No es un artículo en una revista académica, sino "sólo" una presentación en una conferencia, que tiene menos filtros. Por tanto, no es "la verdad" sobre el asunto (aparte de que Internet ha evolucionado mucho desde 2006, obviamente). Pero sí es una fuente razonablemente seria que encontró el dato de las "27 veces" (sería interesante ver lo que dicen estudios similares más recientes, pero eso va más allá de mi propósito aquí).

Además, resulta que accidentalmente he descubierto que el informe de Naciones Unidas de 2015, al que la Comisión atribuye lo de las "27 veces" SÍ LO DICE. Pero lo hace dentro de un gráfico, en la página 15, que ni Bou ni yo habíamos encontrado en nuestras búsquedas de texto:



Con estas últimas averiguaciones, parece claro que el bulo denunciado por Bou no es tal. La hipótesis de "la nota 27 se ha transformado por error en 27 veces" se viene abajo. Nadie en la Comisión ni en ningún otro sitio se ha hecho tal lío. El informe de 2015 de la ONU, citado por la comisión, sí contenía esa afirmación. Y la afirmación tiene su sustento en un estudio académico que parece razonablemente serio, aunque el informe de la ONU no lo cite adecuadamente (la fuente que cita la ONU es "Networked Intelligence for Development 2015", y resulta que en la web de esa entidad, la única publicación de 2015 que trata el tema es... el propio informe de la ONU que les cita. Un loop en toda regla).

Y aquí me tienen por tanto terminando esta tercera versión de esta entrada. No hay bulo ni error cómico, ni en la Comisión en antes en ningún otro sitio. Se puede criticar a la ONU, en 2015, por hacer una afirmación categórica demasiado rotunda para basarse en un estudio anticuado y con pocos casos, y citando de manera incompleta la fuente. Y a los que vienen detrás tal vez por repetir ese dato tan "jugoso" sin indagar un poco más sobre su fiabilidad.

Se puede criticar a Bou por lanzarse entusiasmado a divulgar un bulo que cree haber encontrado, coherente con sus ideas, sin fijarse en las inconsistencias temporales, y sin dar un paso más para averiguar de dónde pudo salir, en 2015, el error.  Y dando por hecho que la conexión nota 27-27 veces es "la explicación" del bulo.

Y yo mismo he estado a punto, en dos versiones distintas, de dar por buena la hipótesis locuela de Bou porque el número también me parecía muy alto (¡mis prejuicios!), porque la historia era divertida, casi tronchante, y me venía bien para mi blog, que ha estado parado todo el verano. Por suerte es agosto, no tengo tareas urgentísimas, y una combinación de suerte y tikismikismo me ha hecho darme cuenta en el último momento de que les iba a contar a ustedes una trola muy gorda. ¡Pa habernos matao!

Actualización (17:15): Bou ha leído mi comentario y ha seguido su hilo analizando por qué el estudio de 2006 le parece claramente insuficiente para afirmar lo que dice en 2015 el informe de la ONU sobre violencia online contra las mujeres. Y en efecto, encuentra algunos elementos de "teléfono estropeado" en la serie sucesiva de afirmaciones que van del estudio de 2006 a los textos de 2019. Pero tal vez él también juega al teléfono estropeado haciendo todo lo posible por minimizar el significado del estudio de 2006. Juzguen ustedes mismos.