14 de septiembre de 2020

¿Cuántos decimales tiene π?

Hace ya unas semanas, JoseA me avisó de que 20 Minutos, Abc y La Razón, entre otros medios, habían publicado una noticia sobre un joven gallego que había memorizado 15.469 decimales del número π.

Los tres medios incluían este video:


En que la locutora dice, aproximadamente en el segundo 38, que el número π tiene "13 billones de décimas", para decir poco después (aprox. segundo 53) que es un número "irracional, infinito". Supongo que los autores del vídeo no deben de ver la contradicción entre "tiene 13 billones de décimas" y "es infinito". Ambas cosas son "como, en plan, mazo grandes, ¿no?".

Actualización: En los textos de las noticias citadas se dice que el número de decimales memorizado fue 15.469, que coincide con lo que, un poco borroso, se ve en el certificado que el joven enseña al final del vídeo. Pero la locución dice, dos veces, que memorizó 1.549 cifras, reduciendo a la décima parte la dificultad del récord conseguido. Definitivamente, los números no son el fuerte de los autores de este vídeo.

G
M
T
Text-to-speech function is limited to 200 characters

31 de julio de 2020

¿Por qué cambiar las escalas de colores en los mapas?

Fíjense en estos dos mapas. Los dos proceden de la web de Instituto Carlos III, en la sección llamada "Panel Covid-19". El color de las provincias se refiere a la incidencia acumulada del virus durante la última semana (lunes a domingo) disponible, expresada en número de casos detectados por 100.000 habitantes.

Este era el mapa disponible en la versión de la web actualizada el 3 de julio, con datos de la semana del 22 al 28 de junio:



Y este es el mapa disponible ahora mismo, actualizado ayer 30 de julio, con datos de la semana del 20 al 26 de julio:



Un primer problema con estos mapas es que la graduación de la paleta de colores es tan tenue que es difícil ver diferencias que pueden ser importantes. Por ejemplo, en la versión publicada ayer, es prácticamente imposible ver ninguna diferencia entre, pongamos, Lugo, Asturias y Cantabria, que tenían, en la semana de referencia, 8,50, 2,05 y 7,06 casos por 100.000 habitantes, respectivamente. La diferencia entre Granada (6,89) y Almería (31,95) es ligeramente más observable. Pero la gama de colores parece sugerir que fuera de Aragón y Cataluña casi todas las provincias se movieran en una banda de datos muy estrecha. No es así en realidad, pero la paleta de colores elegida, que me parece muy poco afortunada, impide ver las diferencias que no sean estruendosas.

Por otro lado, comparando los dos mapas, la impresión es que estamos un poco peor ahora que a finales de junio. El virus se ha extendido más por Aragón y Cataluña, algo por Navarra, y en los demás territorios parece que todo está igual que hace un mes. Sin embargo, en la semana acabada el 28 de junio, representada en el primer mapa, estábamos en 4,16 casos por 100.000 habitantes, de media, en España, y en la semana terminada el 26 de julio estamos en 27,28 casos, unas siete veces más.

¿Cómo es que los mapas son tan parecidos? Pues porque la escala de colores de estos mapas, que yo he dejado fuera deliberadamente en los recortes que les he presentado arriba, ha cambiado, y mucho.

A la izquierda, la escala de colores del mapa publicado el 3 de julio, a la derecha la del mapa del 30 de julio:








Lo que el 3 de julio era el valor máximo, azul oscurísimo (Lleida, con 85,99 casos por 100.000 habitantes), está en el mapa del 30 de julio por debajo de la mitad de la escala, (Navarra, con 80,55 casos). De hecho, en el mapa del 30 de julio parecería que Lleida está mejor que en el del 3 de julio, cuando en realidad ha subido de 85,99 casos a 202,56.

Da la impresión de que cada semana se recalculan las escalas, jugando solo con un color (azul) y dejando que el programa haga la distribución lineal de colores entre el máximo de la semana y el valor cero. Como la mayoría de los valores están agrupados en la banda baja, el resultado es un mapa poco legible, como he señalado. Y además, los mapas de cada actualización son incomparables con los publicados anteriormente.

El caso es muy parecido al que se discutía en Twitter hace unos días, sobre los mapas publicados por el estado de Georgia:
El tuit produjo una interesante conversación. Algunas respuestas señalaban simplemente que estos mapas no tenían la intención de mostrar cambios en el tiempo, sino solo diferencias entre lugares en un momento dado, y que por lo tanto no había problema en los cambios de escalas (que al avanzar el mes fueron haciéndose mayores: el color rojo unos días más tarde denotaba lugares con más de 11.000 casos acumulados por 100.000 habitantes).

Lo mismo sucede en el caso del Instituto Carlos III: la web ofrece en cada momento un solo mapa (en realidad, en cada actualización están disponibles el mapa de una semana y la anterior, con la misma escala). Si el lector tiene en la memoria una idea vaga de los mapas de semanas anteriores, que ya no están en la web oficial (como el que yo he recuperado, usando la Internet Wayback Machine), es cosa suya, y no hay una presentación engañosa, uno junto a otro, de mapas con escalas diferentes.

Y en efecto, es casi seguro que no estamos ante un intento deliberado de engañar, sino más bien ante un uso poco meditado de las herramientas informáticas, porque sí, el visitante habitual de esta web tendrá en su memoria los mapas de semanas pasadas, y la constante revisión de las escalas dificulta una buena recepción de la información. Es como si los mapas de colores de las temperaturas en los mapas del tiempo cambiaran a lo largo del año, para adaptarlos a las bandas de temperaturas presentes en cada momento, y así el rojo intenso representara temperaturas de más de 40 ºC en verano, de 25 ºC en otoño y de 15 ºC en invierno. No sería buena idea.

Y creo que lo que hace el Instituto Carlos III tampoco lo es, la verdad.

10 de julio de 2020

No, el coronavirus no avanza esta semana como lo hacía a principios de marzo

No sé muy bien cómo el Abc publicó ayer una noticia con este impactante titular:

El coronavirus avanza en España con una curva similar a la de principios de marzo

Que se ilustra con este no menos impactante gráfico:

La noticia lleva muchas horas siendo la más leída en la página web de Abc, supongo que en gran medida por su difusión en redes sociales, en la que debe de estar corriendo como la pólvora.

Pero resulta que en la noticia, y en el gráfico, está prácticamente todo mal. Así que voy a intentar explicarlo, en tres partes.

1. Los datos no son correctos


Pasando el ratón por encima de la gráfica original de Abc se pueden ver los datos exactos utilizados para crearla, que son estos:

Tabla 1. Datos gráfico Abc

5 al 11 de marzo2 al 8 de julio
Día 1237134
Día 2365308
Día 3

Día 4

Día 59991.966
Día 61.6222.090
Día 72.1282.347


Lo que no se explica claramente en la gráfica es si se está hablando de datos diarios o de datos acumulados. El texto de la noticia (que ha ido modificándose) da a entender que se trata de lo segundo:
El problema radica en que la curva actual es muy similar a la de principios de marzo. Concretamente a la semana del 5 al 11, poco antes de que se decretara el estado de alarma ante la implosión del Covid-19.
En esos siete días de marzo se pasó de 237 a 2.128 positivos y, según el informe de este jueves del Ministerio de Sanidad, en la última semana han dado positivo 2.491 personas.
Pero los números representados en la gráfica no corresponden con los que encontrarán ustedes en la única base de datos que mantiene activa en su web el ministerio, después de las complicadas idas y vueltas con este asunto de la difusión de datos (esa es otra discusión), que está en la web del Instituto Carlos III, y que tienen, para esas fechas, estos datos (solo hasta el 5 de julio porque se actualizan semanalmente):

Tabla 2. Casos detectados por PCR
FechaDiariosAcumuladosFechaDiariosAcumulados
05-mar.1.1681.16802-jul.8888
06-mar.1.4922.66003-jul.61149
07-mar.1.6384.29804-jul.48197
08-mar.1.9786.27605-jul.25222
09-mar.3.0849.360


10-mar.4.23613.596


11-mar.4.33417.930


Fuente: base datos RENAVE disponible en web del Instituto Carlos III

Según la tabla 2, entre el 5 y el 11 de marzo se acumularon casi 18.000 casos de coronarvirus, y 6.000 en los cuatro primeros días de ese periodo, mientras que entre el 2 y el 5 de julio sólo se habrían acumulado unos 200. Algunas personas, al ver estos datos y compararlos con los de la gráfica, han pensado que Abc estaba mintiendo o manipulando los datos y lo han comentado así en redes sociales. Pero no es eso lo que sucede. Es todo algo más sencillo, o más complicado, según como se mire, porque los datos de la tabla 1 y la tabla 2 miden cosas distintas.

Los datos de la tabla 2 son el resultado del famoso trabajo de "depuración" que el ministerio inició el 11 de mayo, y que tuvo paralizada durante un tiempo la publicación de datos, y están asignados a cada día por la fecha del comienzo de síntomas o, si no se tiene ese dato, a la fecha seis días anterior al diagnóstico. Los casi 18.000 casos de aquella semana de marzo son los que se calcula que tuvieron síntomas por primera vez en esos días, aunque la mayoría se diagnosticaran por PCR días después, y se notificaran al ministerio y aparecieran en las estadísticas todavía más tarde. Por otra parte, los datos de la tabla 2 para los días más recientes no son realmente comparables con los de marzo, porque por definición sabemos que entre los síntomas, el diagnóstico, y la notificación pasa un cierto tiempo. Por tanto, los datos de estos días recientes irán cambiando en próximas actualizaciones de la base de datos y solo tal vez dentro de dos o tres semanas podremos comparar, en igualdad de condiciones, los nuevos casos, por fecha de síntomas, de esta última semana, con los de marzo.


Los datos usados por Abc no proceden de esa base de datos, sino de los boletines publicados en pdf por el ministerio diariamente, aunque no han sido capaces de recoger datos exactamante comparables tampoco. Veamos. Para marzo sus datos sí corresponden con precisión con los que el gobierno estaba publicando en aquellos mismos días. Se pueden encontrar en los pdf con las actualizaciones diarias que el ministerio iba publicando, y que ya no son accesibles en su web (!!!), pero que los amigos de Datadista han guardado aquí (actualizaciones de la 37 a al 41; también entonces, como ahora, se dejaban de publicar los fines de semana). En esos primeros días no se distinguía por fecha de síntomas, de diagnóstico, o de notificación. Simplemente cada día se informaba del número de casos "nuevos", que se sumaban a los ya conocidos. Y así la cifra de casos "del día" coincidía exactamente con la diferencia entre los casos totales de ese día y la publicada la víspera.




Los datos de Abc para el mes de julio provienen también de las actualizaciones diarias, pero son un batiburrillo más diíficl de entender. Para los días en los que hay boletín están sumando cada día los "casos diagnosticados el día previo", pero los 1.966 casos acumulados hasta el quinto día (que sería el 6 de julio) no sé, francamente, de donde salen. En todo caso, los "casos diagnosticados el día previo" no son comparables con los datos que se publicaban en los boletines de marzo. Para hacer una comparación entre cosas iguales, habría que tomar, de los boletines de julio, la diferencia entre el número de casos totales conocidos cada día, y el del día anterior al primero de la serie, lo que recoge, como en marzo, simplemente el número de casos notificados acumulados, independientemente de su fecha de diagnóstico. El resultado sería este:

Tabla 3. Casos notificados acumulados

5 al 11 de marzo2 al 8 de julio
Día 1237444
Día 2365886
Día 3

Día 4

Día 59992.130
Día 61.6222.471
Día 72.1282.854
Fuente: elaboración propia con actualizaciones de datos publicadas por el Ministerio de Sanidad. Dados calculados por diferencia entre el número de casos totales conocidos en distintas fechas.

Pero entonces, tomando datos aparentemente iguales, resulta que Abc se estaba quedando corto: los datos son ahora aún peores que en la primera semana de marzo. Entonces se conocieron, en una semana, 2.100 casos y ahora son 2.800. ¡Encendamos todas las alarmas! En realidad no, porque...

 2. Esto viene pasando todas las semanas

Si comparamos los datos que Abc usa para esos primeros días de marzo, que miden la variación del número total de casos conocidos a lo largo de la semana, con datos similares de semanas posteriores resulta que prácticamente todas las semanas han sido iguales o peores que la que escoge Abc como referencia. Incluso cuando claramente la epidemia estaba frenando, como en mayo o junio. Veamos algunos ejemplos:


Tabla 4. Casos notificados acumulados

5 al 11 de marzo2 al 8 abril2 al 8 de mayo2 al 8 de junio2 al 8 de julio
Día 12377.292883294444
Día 236513.9771.337688886
Día 3
19.5282.3651.022
Día 4
23.2013.2361.340
Día 599928.4144.1301.6722.130
Día 61.62233.9935.2901.9122.471
Día 72.12839.7416.0782.0792.854
Fuente: elaboración propia con actualizaciones de datos publicadas por el Ministerio de Sanidad. Dados calculados por diferencia entre el número de casos totales conocidos en cada fecha.



Con la lógica de la noticia de ayer de Abc, en abril o mayo tendríamos que haber estado alarmadísimos, porque cualquiera de las semanas de esos meses eran mucho peores que la semana de primeros de marzo que ellos toman como referencia.


Pero en realidad esa comparación tiene poco o ningún sentido porque si ponemos el contador a cero cada semana, todas las semanas vamos a ver que se van acumulando casos. Y lo relevante no es si una semana se parece mucho o poco a la primera o la segunda semana de la epidemia, sino si se parece a la semana anterior. Porque evidentemente, si el número de casos semanales sube, y luego baja, en la fase descendente habrá semanas que se parecerán a la primera o a la segunda semana, en el número acumulado de casos durante la semana, pero eso no significa, obviamente, que a partir de entonces quepa esperar que pase lo mismo que pasó después de las primeras semanas.

Esto se ve claramente en la tabla. La semana del 2 al 8 de junio es muy parecida a la semana de marzo escogida por Abc. El artículo de ayer se podría haber publicado también el 9 de junio. Si esto fuera un anuncio de que se nos viene encima una repetición de la epidemia, ahora estaríamos como en los primeros días de abril, con 39.000 nuevos casos conocidos en una semana. En su lugar, tenemos 2.800.

No hay, por tanto, ningún motivo para pensar tampoco que lo que ha pasado esta semana, como "se parece" a lo de marzo (más o menos) anuncia que volvemos a las andadas y que en un mes estaremos como en abril. No es así.

Eso se ve simplemente con un gráfico que represente el número de casos nuevos notificados en periodos móviles de siete días, y que tiene este aspecto:


El número de casos notificados en periodos de siete días lleva más de un mes "pareciéndose" al de primeros de marzo. El artículo de ayer se podría haber publicado casi cada día desde hace un mes. Pero eso no anuncia nada particularmente grave. Simplemente estamos en la fase descendente, y los valores se han quedado más o menos estancados en valores similares a los que había en un cierto momento de la fase ascendente. Ninguna razón particular para la alarma.

En todo caso, lo que sí debería preocuparnos (con moderación) es que dentro de ese relativo estancamiento puede estar habiendo un cierto repunte, que se ve si hacemos zoom sobre las últimas semanas de ese gráfico:


A primeros de junio andábamos por los 2.000 nuevos casos conocidos en siete días, y ahora estamos casi en 3.000. Casi un 50% más, en un mes. Esto sí que sería motivo de cierta preocupación, aunque para complicar todo esto hay que añadir un elemento importantísimo que no he mencionado hasta ahora, y que hace que en realidad tampoco podamos decir que las cifras de esta semana se parecen a las de marzo.

3. Ahora hacemos muchos más tests que en marzo

La última complicación, claro, y lo primero en lo que yo pensé ayer cuando vi la famosa gráfica en Twitter, es que los datos de "nuevos casos conocidos" de marzo y julio no son realmente comparables, porque a primeros de marzo sólo se testaba a gente con síntomas muy severos, y ahora se está testando mucho más, a contactos asintomáticos de casos previamente conocidos. Y por eso los "casos confirmados" de hoy son un número con un significado muy distinto a los "casos  confirmados" de primeros de marzo. Por decir algo, a primeros de marzo se estaba diagnosticando tal vez a uno de cada quince casos existentes y ahora tal vez sea uno de cada 4 o uno de cada tres. Por lo tanto, 2.000 casos detectados en una semana en marzo equivaldrían realmente a unos 30.000 casos infectados, mientras que 2.000 casos detectados ahora equivaldrían tal vez a 6.000 u 8.000 infectados (siempre sabiendo que los detectados "hoy" se habrán infectado en torno a 10 días antes).
Solo tenemos datos publicados sobre el número de tests realizados desde finales de abril, pero aún así es suficiente para ver que los datos de casos confirmados no significan lo mismo ahora que en el mes de marzo. Un indicador de cómo ahora nuestra red de búsqueda de casos es mucho más potente la da el porcentaje de casos positivos detectados en relación al número de tests realizados, que ha evolucionado así:


Dicho de otra forma, hacia finales de abril hacíamos cuatro tests por cada caso positivo que encontrábamos, y ahora hacemos más de 60. A primeros de marzo la situación era mucho peor, aunque no tenemos datos precisos. Y por tanto, los 2.800 casos de siete días ahora no significan, de ninguna de las maneras, que la epidemia esté ahora en una situación ni remotamente similar a la de primeros de marzo, cuando los casos conocidos en una semana eran algunos menos.


En fin, esta iba a ser una nota rápida que se ha ido complicando. Espero no haberles cansado demasiado con tanto número y gráfica. Pero creo que la ocasión (desastrosa) lo merecía.

La noticia de Abc es un churro. Algo similar se podría haber publicado cada día, durante el último mes, y no significa, ni mucho menos, lo que Abc sugiere con su título. No estamos de ningún modo como a primeros de marzo, aunque sí estamos algo peor que a primeros de junio. Ahora está por ver si tenemos los nuevos casos suficientemente identificados y rastreados como para volver a la senda de descenso, o si continuamos con un suave crecimiento.

1 de julio de 2020

Confusión general sobre viajes en la UE y el espacio Schengen

Veo en prácticamente todos los medios una pésima información sobre el asunto del levantamiento de restricciones a los viajes a países de la Unión Europea (que para estos temas se puede considerar que hasta diciembre incluye también al Reino Unido) o a los asociados del espacio Schengen (Islandia, Noruega, Suiza y Liechenstein).

Se están contando dos cosas muy mal:
1. Se dice que las fronteras internas de la UE o del espacio Schengen se han abierto, y ya se puede viajar libremente dentro de ese territorio, o al menos por los ciudadanos o residentes en esos países.

Esto es falso: muchos países han abierto solo fronteras a países vecinos, o a algunos que consideran más seguros. Algunos mantienen la cuarentena obligatoria para ciertos países. Se puede ver más información sobre ello en esta página de Politico.eu y en la web Re-open.EU de la Unión Europea.

En concreto, por lo que veo, los españoles no podemos aún viajar libremente al menos a Noruega, Malta, Eslovaquia, ni Finlandia. Posiblemente me deje alguno más.

Este mapa, tomado de Re-open.EU muestra en amarillo los países de la UE y Schengen aque aún mantienen restricciones de algún tipo (por país, o por obligación de cuarentena) para los viajeros de otros países de la UE o de Schengen:



2.  Se informa de que desde el 1 de julio "La Unión Europea abre sus fronteras a 15 países" o cosas similares. Pero esto es también incorrecto, por la misma razón: los países deciden cómo abren sus fronteras y lo que se aprobó ayer es una recomendación que los países pueden aplicar o no. Esto suele aparecer en alguna parte del texto de las noticias, pero el mensaje principal del titular, erróneo, llegará a mucha más gente que la matización, claro.

Es verdad que algunos medios han informado ya de que Italia "se desmarca" de la apertura de fronteras, o que lo ha hecho también Bulgaria, pero lo presentan como si fueran casos claramente excepcionales, cuando en realidad aún está por ver qué van a hacer la mayoría de los países respecto a esos 14 países de la lista blanca (15 con China, sometida a la condición de la reciprocidad, que curiosamente no se ha impuesto a los demás). Cabe suponer que al menos los países que aún mantienen restricciones "internas" hacia países de la UE/Schengen (los tintados en amarillo en el mapa de arriba) serán también bastante estrictos con los visitantes de otros lugares.

En fin, aún no se sabe, aunque los periódicos digan que sí. De hecho, en la misma web de la Unión Europea aún no han actualizado los datos y el mapa sobre posibles viajes desde terceros países, equivalente al de arriba, está teñido de rojo, porque la información disponible de la mayoría de los países dice que no es posible viajar aún. Imagino que en los próximos días varios países pasarán al amarillo, pero aún son solo una minoría los que lo han hecho. Lamentablemente, les tengo que recomendar que vayan a esa web, y no a su periódico favorito, si quieren saber quién puede viajar a dónde.

26 de junio de 2020

¡Visite España! (si le dejamos, que quién sabe)

Llevo días muy confuso, tratando de averiguar cuál es la situación actual exactamente en relación con la entrada de viajeros de otros países en España. Me parece muy desconcertante que esa información no esté fácilmente accesible desde las web gubernamentales.

Se supone que somos un país que da muchísima importancia al turismo... y no somos capaces de informar con claridad sobre quién pueden entrar en España o quién no, y en qué condiciones.

Les cuento mis pesquisas:
En ese pdf, solo en español, se resume la situación que parece ser (no se crean que el texto es demasiado claro) que se puede viajar a España con total libertad desde algunos países europeos. Que no se sabe muy bien cuáles son, porque el texto dice lo siguiente:
¿Qué viajeros pueden llegar a España durante la Nueva Normalidad?:
A. Viajeros  procedentes  de  Europa, Estados  asociados  Schengen,  Reino  Unido  de  Gran Bretaña e Irlanda del Norte 

El  pasado  21  de  junio  de  2020,  la  Unión  Europea  (UE)  abrió  sus  fronteras  interiores terrestres, marítimas y aéreas entre sus Estados Miembros, con el restablecimiento de la libre circulación de sus ciudadanos y el levantamiento de los controles en esas  fronteras interiores,  a excepción  de  Portugal,  que  prorroga  los  controles  restablecidos temporalmente  en  sus  fronteras  interiores,  desde  las  00:00h  del  21  de  junio  hasta  las 24:00h del 30 de junio. 
 Ya ven que en el título habla de una lista de países y en el párrafo habla de otra. Si viene usted de Albania a lo mejor puede jugársela a ver si le dejan pasar, ya que viene de Europa. Y si viene de Noruega (asociado Schengen), tampoco está claro, el título dice que sí, el párrafo habla de Unión Europea.

El párrafo da además información falsa porque la Unión Europea no ha abierto las fronteras interiores. Son los países los que lo han hecho, y no todos, y no con las misma condiciones. Debería decir algo como que "España, siguiendo las recomendaciones de la Unión Europea, ha abierto las fronteras con los países tales y cuales" (los del título o los de la UE, no se sabe).

De hecho hay varios países de la UE o el espacio Schengen que aún no dejan entrar a españoles. No solo Portugal, como se dice en el texto. Tampoco Dinamarca, Noruega, Malta, Eslovaquia, ni Finlandia, según veo aquí. Que no es central para este texto, que se refiere a los viajeros hacia España, pero puede hacer creer a muchos españoles que pueden viajar a sitios donde aún no se puede.

Hay que subrayar que el texto habla de "viajeros procedentes" de esos países, no nacionales o residentes en ellos. Por lo tanto, un canadiense o un brasileño que haya llegado a algún país de la lista que lo permita, y después viaje a España, debería poder entrar.

O no, porque el texto delpdf sigue con una sección B. para "Viajeros procedentes del resto de los países del mundo (terceros países)" que dice esto:
Toda persona nacional de un tercer país será sometida a denegación de entrada, por motivos de orden público o salud pública, salvo que pertenezca a una de las siguientes categorías [son las que se aplicaban en el estado de alarma para todos los países e incluyen ser residente o tener visado de larga duración de un país de la UE o Schengen y dirigirse directamente a su domicilio; ser trabajador transfronterizo; personal sanitario; trabajadores del transporte; personal diplomático; motivos familiares graves... ]
Un momento, ¿viajeros procedentes de terceros países o viajeros nacionales de terceros países? ¿O los que sean las dos cosas? ¡Quién lo sabe! ¡La emoción continua! ¡Argentinos, japoneses, australianos, vengan y jueguen a la ruleta de la frontera española!

Eso siempre que sepan leer en español, y encuentren este pdf... que curiosamente no cita ninguna normal legal. Parece que la norma es esta orden del Ministerio del Interior, que por supuesto no hay quien encuentre en la web de ese ministerio, porque a quién le importa. Y que da idea de que todo esto es bastante improvisado: la orden está fechada el 21 de junio (el domingo pasado), pero entró en vigor, en teoría a las 00:00 horas de ese mismo 21 de junio, y se publicó en el BOE del lunes 22 de junio. Yo no soy juez, como el ministro que la firma, pero a mí me suena que ahí hay algo que no va bien del todo.

Voy terminando. Salvo error mío, que rectificaré encantado, no encuentro en ninguna parte de ninguna web del gobierno de España, un documento en inglés que informe claramente a los potenciales turistas de quiénes pueden entrar y quiénes no, y en qué condiciones. El documento en español está en la web del Ministerio de Sanidad, no el de Turismo, ni Exteriores, ni Interior. Está mal redactado y es confuso.

Para contrastar, visiten esta página de la edición europea de la revista Politico. Se titula "Europe’s country-by-country travel restrictions explained" [Las restricciones de viaje de Europa país por país explicadas] y en ella verán, para cada país, un pequeño resumen de lo más importante. ¿Está abierto o cerrado a viajes desde otros países europeos? ¿Y desde el resto del mundo? ¿Hay que hacer cuarentena? ¿Hay otras condiciones?

La sección de cada país acaba con un enlace a una web del gobierno de turno. He probado ocho o diez. En prácticamente todos el enlace iba directamente a una web en inglés, con información clara, o bien a una web en el idioma local, con una pestaña para cambiar de idioma, que permitía encontrar la información relevante en inglés (o en más idiomas, como en Francia o Italia, que tienen páginas en español). Para España se ve que no han encontrado mejor enlace que este del Ministerio de Turismo, que no tiene la información relevante. No se les puede culpar, la verdad, porque el gobierno lo pone realmente difícil.

Spain is still different.