21 de junio de 2019

No, las tesis de la UCLM no tendrán un punto más si las dirige una mujer

Una nota de urgencia, ya que es algo que me toca en casa, para comentar una noticia que se está difundiendo en muchos medios, con titulares engañosos como este, de Antena3:

La Universidad de Castilla-La Mancha premiará con un punto a las tesis dirigidas por mujeres

Titulares semejantes han aparecido en otros medios. Y la gente anda por ahí comentando por las redes que qué vergüenza y qué discriminación.

Pero son titulares engañosos ya que sin más contexto el lector entiende que se les da un punto más, sobre 10, en la calificación, cuando la tesis se termina y defiende. Lo cual sería, sí, un cachondeo y una vergüenza. Pero no es así.

El punto del que se habla es uno, de entre 100, con los que se valoran las solicitudes de jóvenes investigadores que quieren hacer su tesis y aspiran a un contrato de investigación predoctoral financiado por la propia universidad. Los 100 puntos se reparten en un máximo de 80 para los méritos del solicitante, un máximo de19 para el curriculum del director y 1 para la relación del trabajo con las prioridades de la  Estrategia de Especialización Inteligente de Castilla-La Mancha. El punto de la discordia es uno de los 19 que valoran los méritos del director (Anexo 2 de la convocatoria).

Que ese punto extra sobre 100 esté más o menos justificado, sea o no una discriminación positiva razonable, o sea una injusticia, se puede, sin duda, debatir. Pero lamentablemente, por culpa de medios de comunicación chapuceros o malintencionados, un montón de gente dedicará energía, tiempo y cabreo a discutir sobre una norma que no existe.

¿Le ha dado el PSN un puesto a Bildu... o se lo ha quitado a Navarra Suma?

Andan por ahí gentes diversas (políticos, claro, pero también periodistas, tertulianos, tuiteros...) muy escandalizados porque el PSN ha pactado con Geroa Bai, Podemos, e Izquierda-Ezquerra de Navarra (coalición de Izquierda Unida, Batzarre, Los Verdes, y la Plataforma Navarra por el Cambio) para elegir la mesa del Parlamento foral, permitiendo además que Bildu entre a formar parte de dicha mesa.

Un titular de ejemplo, el del Abc: El PSN cede ante Geroa Bai y Bildu consigue entrar en la mesa del Parlamento de Navarra.  En La Vanguardia: El PSN acepta la propuesta de Geroa Bai y EH Bildu estará en la Mesa del Parlamento. En El Mundo: El PSOE da a Geroa Bai la Presidencia del Parlamento de Navarra y permite la entrada de Bildu en la Mesa. El propio Diario de Navarra titulaba así: PSN entrega a Geroa la presidencia del Parlamento y da entrada a Bildu. Pueden encontrar otros muchos titulares semejantes, que más o menos directamente vinculan la presencia de Bildu en la mesa con el pacto entre PSN y Geroa Bai, como si el pacto hubiera incluido ambas cosas. Y luego viene ya la retahíla de comentarios, análisis y opiniones, como decía, escandalizados.

Pero resulta que con o sin pacto con el PSN, Bildu tenía asegurado su sitio en la mesa, con los votos de los cuatro partidos que hasta ahora sostenían el gobierno de Navarra, a los que para entendernos podemos llamar el sector vasquista (Geroa Bai, Bildu, Podemos y la coalición Izquierda-Ezkerra), y sumaban 19 votos. Incluso podía permitirse que no le votara Podemos, como realmente pasó. Repasemos los datos. El Parlamento está constituido de la siguiente forma:

Composición Parlamento de Navarra
Navarra Suma (UPN, PP, Cs)20Navarra Suma20
PSN11PSN11
Geroa Bai9
Partidos que apoyaban gobierno saliente ("vasquistas")

19
Bildu7
Podemos2
Izquierda-Ezkerra1
Total50
50

-->
La elección de la mesa se hace en tres fases: en la primera, se vota solo el presidente, que es elegido por mayoría absoluta, en la primera vuelta, o por mayoría simple en la segunda, entre los dos más votados en la primera ronda. En la segunda fase, se eligen los dos vicepresidentes, por mayoría simple: cada diputado escribe un nombre en su papeleta, y los dos con más votos son elegidos. En la tercera fase se eligen los dos secretarios, por el mismo procedimiento.

Dado este procedimiento de elección, suponiendo que los partidos vasquistas votasen juntos, dando una plaza en la mesa a cada uno de los principales partidos de ese sector, y el PSN no hubiera pactado nada con nadie, votando a sus propios candidatos (y en blanco en la segunda vuelta de la presidencia), este sería el resultado esperado:

Escenario 1. Posible composición mesa del Parlamento navarro. PSN no pacta nada con nadie, ni apoya candidatos de otros partidos

PartidoVotos
PresidenteNavarra Suma20
Vicepresidente-1Navarra Suma20
Vicepresidente-2Geroa Bai19
Secretario-1Navarra Suma20
Secretario-2Bildu19


En este escenario Bildu está en la mesa del Parlamento, pero Navarra Suma tiene tres de los cinco votos. Es decir, con 20 escaños de 50 consigue la mayoría absoluta en la mesa, y controlar todas las votaciones. Como hemos visto en el Congreso, tener la mayoría en la mesa de un parlamento es un poder enorme, que permite facilitar o bloquear la tramitación de muchas iniciativas. En este escenario, además, el PSN, que es la segunda fuerza en el Parlamento, se queda fuera de la mesa. Es decir, la mesa guarda muy poca proporción con la composición de la cámara.


Imaginemos ahora un escenario de pacto entre el PSN y Navarra Suma. El primero podría darle al segundo sus votos para elegir al presidente en la primera vuelta por mayoría absoluta. Y podría pedir a cambio que Navarra Suma le apoyase para tener una secretaría o una vicepresidencia, perdiendo uno de los tres puestos que tendría si el PSN no entrara en ese pacto. No es muy claro que a Navarra Suma le interesase este acuerdo, porque perdería su control absoluto de la mesa y dependería de la voluntad del PSN para superar en las votaciones a la suma de Geroa Bai y Bildu. Pero vamos a imaginar que estuviera dispuesto, como muestra de buena voluntad, para evitar que el PSN hiciera otros pactos, y tal vez incluso como primer paso para un posible posterior acuerdo de gobierno. Un pacto así produciría un resultado como este:
Escenario 2. Posible composición mesa del Parlamento navarro. PSN pacta con Navarra Suma

PartidoVotos
PresidenteNavarra Suma31
Vicepresidente-1PSN31
Vicepresidente-2Geroa Bai19
Secretario-1Navarra Suma31
Secretario-2Bildu19


Lo crucial es que la combinación de votos de Navarra Suma y PSN, con 31 votos, no podrían impedir que los 19 votos de los vasquistas, combinados, escogiesen un vicepresidente y un secretario. Y por tanto, aunque el PSN hubiera pactado con Navarra Suma, Bildu seguiría estando en la mesa del Parlamento.


Veamos finalmente el tercer escenario, el que realmente se ha producido: PSN pactó con Geroa Bai, Podemos, e Izquierda-Ezkerra, pero no con Bildu, apoyar a Geroa Bai para la presidencia, y que los otros le votasen para una vicepresidencia. Este ha sido el resultado:

Escenario 3 (realmente producido). Composición mesa del Parlamento de Navarra. PSN pacta con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra

PartidoVotosPartidos que le votan
PresidenteGeroa Bai30PSN, Geroa Bai, Bildu, Podemos, I-E
Vicepresidente-1PSN23PSN, Geroa Bai, Podemos, I-E
Vicepresidente-2Navarra Suma20
Secretario-1Navarra Suma20
Secretario-2Bildu17Geroa Bai, Bildu, I-E


El PSN ha entrado en la mesa, sin los votos de Bildu; y ha votado a la presidencia a Geroa Bai, que ha recibido también los votos de Bildu (aunque no eran necesarios). Bildu ha obtenido un puesto en la mesa, sin el voto del PSN, y con los mismos votos que le habrían bastado para tener ese puesto, también en el escenario 1 y el escenario 2.  

Es decir, Bildu está en la mesa en los tres escenarios. La gran diferencia entre el escenario 3 y el escenario 1 es que Navarra Suma pierde la presidencia y se queda con dos puestos en la mesa, y el PSN gana un puesto que no tenía. Con lo cual, la composición de la mesa refleja mucho mejor la composición del Parlamento. Y, al igual que sucede en el pleno, el PSN queda en una posición arbitral en los previsibles enfrentamientos entre Navarra Suma, por un lado, y los vasquistas, por otro, sin que ninguno de esos dos sectores pueda imponerse por sí solo. 


La composición de la mesa, en número de representantes por partido, es la misma del escenario 2, del posible pacto entre Navarra Suma y PSN: dos de Navarra Suma y uno de cada uno de los otros tres principales partidos. Las posibles alianzas y pactos para tomar decisiones en la mesa son los mismos en el escenario 2 y el escenario 3.

En definitiva, no, el pacto entre PSN y Geroa Bai (más Podemos e I-E) no ha causado la entrada de Bildu en la mesa del Parlamento. Lo que no ha hecho es impedirlo, claro. Podríamos imaginar un escenario 4 en el que PSN pone como condición para su pacto con los vasquistas, salvo Bildu, que excluyan a esta de la mesa, y con sus 23 votos juntos se repartan entre ellos la presidencia, una vicepresidencia y una secretaría. ¿Es realista pensar que Geroa Bai, Podemos e I-E habrían aceptado ese pacto? Probablemente, no. Por lo tanto, los escenarios realistas para el PSN solo eran los tres primeros. Y en los tres, Bildu está en la mesa. No sabemos, de hecho, si en ningún momento Navarra Suma ofreció el escenario 2. Así que tal vez las opciones del PSN se reducían al escenario 1 o el escenario 3.

Es decir: elegir entre no estar en la mesa, y que Navarra Suma tenga en ella mayoría absoluta; o estar en la mesa y ser árbitro entre Navarra Suma y los vasquistas, como lo es en el pleno. La elección era clara. Y las razones por las que la elección les enfadan tanto a algunos, también. 

20 de junio de 2019

Pre-riodismo municipalista

El sábado pasado se eligieron los más de 8.000 alcaldes y alcaldesas de España. Donde un partido o candidatura tuvo mayoría absoluta en las elecciones del 26 de mayo, como en Vigo o en Zamora, el acto era poco menos que un trámite.

Sin embargo, en la mayoría de las ciudades medias y grandes no se daba esa situación, y por tanto la elección dependía de los pactos que se realizaran, quedando elegido como alcalde o alcaldesa el concejal que obtuviera la mayoría absoluta de los votos de la corporación, o bien, si nadie conseguía ese número de votos, el cabeza de lista de la candidatura más votada.


Como es lógico, muchos de los pactos y alianzas que finalmente se produjeron se podían anticipar, por las afinidades políticas e ideológicas entre partidos, su historial de pactos locales y los anuncios en campaña, entre otras cosas. Y así, es normal y aceptable que el propio día de las elecciones, o al día siguiente, los medios anticiparan que probablemente tal o cual persona iba a conseguir la alcaldía, con los apoyos de tales o cuales otros partidos. Así lo hicieron muchísimos medios esos días, dejando claro que se trataba de una especulación razonable sobre algo que aún no había sucedido, pero que era muy probable que pasase.

Pero a algunos medios les puede el afán pre-riodístico, y les gusta titular en presente o en futuro de indicativo, como si fuera un hecho ya acontecido, o un hecho seguro, lo que es una suposición informada sobre un acontecimiento futuro, más o menos probable. Así tenemos titulares como estos, de la misma noche del 26 de mayo o del día 27:

Heraldo de Aragón:

Ribó retiene la alcaldía de Valencia y podrá volver a gobernar con el PSPV

Abc:

El PP arrebata la Alcaldía de Madrid a Carmena, que no logra sumar con el PSOE

20 Minutos:

En Santa Cruz de Tenerife, CC gana la Alcaldía y alcanzaría mayoría con PP y Cs

Cadena Ser:

Aunque Cuenca gana en Granada, Sebastián será alcalde con los votos de Cs y Vox

Óscar Puente garantiza su segundo mandato en Valladolid y podrá elegir socios de Gobierno

Carmena pierde la alcaldía de Madrid y Colau reconoce su derrota frente a Maragall

Y mi favorita, en Eldiario.es:

Maragall gana a Colau y ERC obtiene por primera vez la alcaldía de Barcelona

Estrictamente hablando, todos esos titulares son incorrectos y falsos: el 26 de mayo no se eligió ningún alcalde. Ninguno de los candidatos mencionados ganó ni perdió la alcaldía aquel día. 

Luego ha resultado que unas especulaciones han terminado siendo acertadas (en Madrid, en Valencia, en Valladolid) y otras equivocadas (en Santa Cruz de Tenerife, Granada o Barcelona). Pero ese día todos los medios lo hicieron igual de mal: contaron el futuro como si ya hubiera sucedido o fuera seguro. Y claro, es receta casi segura para meter la pata.

5 de junio de 2019

Titular, imagen, noticia

Veo hoy en la portada de Elpais.com este titular, con esta imagen ilustrándola:

Foto de Alfonso Alonso y titular: El PP ofrece a EH Bildu pactar en la localidad de Labastida

Notición. El PP del País Vasco, cuyo presidente en efecto, es Alfonso Alonso, el señor de la foto, que fue alcalde de Vitoria, portavoz en el Congreso, ministro... ha ofrecido a EH Bildu pactar en un pueblo de Álava (es de suponer que para ganar la alcaldía). Mae mía, mae mía. Con las cosas que dice el PP sobre pactar con Bildu....

Pinchemos en la noticia, a ver qué detalles morbosos nos cuentan:



El titular es casi igual (solo añade el adjetivo alavesa a la localidad).

Pero el subtítulo le da la vuelta como un calcetín a la noticia: el que habría ofrecido pactar a Bildu es "el candidato popular" (a alcalde del pueblo, se supone), al que "el PP de Álava" ha desautorizado.

Concretamente, según la noticia:
El movimiento del joven candidato popular, Daniel García, que se ha conocido este martes después de celebrarse varias reuniones entre sus miembros, ha sido abortado inmediatamente por la dirección del PP de Álava, que ha desautorizado cualquier conversación o negociación entre García y los miembros de la candidatura abertzale.
El presidente del PP de Alava, Iñaki Oyarzabal, ha expresado su "desautorización tajante" de "cualquier contacto con Bildu en ayuntamientos alaveses para la elección de alcaldes y la conformación de gobiernos locales". Oyarzábal ha lanzado esta advertencia a través de un comunicado difundido después de que el candidato del PP a la Alcaldía de Labastida haya confirmado, en sendas entrevistas radiofónicas, que este pasado lunes ofreció un acuerdo a EH Bildu para entrar en el Gobierno municipal de Labastida a cambio de que facilitara su investidura como alcalde.
El nombre de Alfonso Alonso no aparece en parte alguna de la noticia, aparte del pie de foto.

Es decir, titular engañoso, foto engañosa. Por lo demás, todo bien.

4 de junio de 2019

El fantasma de las webs electorales pasadas

(Esta entrada es sobre un asunto relativamente menor. Valiosa solo para los más aficionados a revisar  resultados electorales, o a los que trabajan con ellos.)

Al hilo del mini-escándalo de la semana pasada con las chapuzas de la web contratada por el ministerio para divulgar los resultados de las elecciones municipales, quiero contarles una cosa que he descubierto accidentalmente, sobre la "vida después de la muerte" que tienen las webs creadas por las administraciones para divulgar datos electorales.

Ya se ha contado mil veces que estas webs solo tienen carácter informativo, para la noche electoral, para que los ciudadanos curiosos podamos ver los resultados con todo detalle, pueblo a pueblo, o incluso barrio a barrio. También, y esto es importante para lo que viene luego, las empresas que crean las páginas web permiten a los medios de comunicación el acceso en tiempo real a sus bases de datos con los mismos resultados, para que los medios puedan presentarlos a su gusto, y realizar gráficos e infografías en tiempo real. Por eso en la noche electoral prácticamente se ven al mismo tiempo los datos en las webs oficiales y en los "espejos" de las mismas que organizan las páginas web de los medios de comunicación, y en las teles podemos ver al instante gráficos que cambian automáticamente cada vez que avanza el escrutinio en la página oficial. Todo está automatizado, y al final de proceso los medios de comunicación tienen en sus ordenadores una copia de la base de datos, con los datos desagregados hasta el nivel incluso de la mesa electoral (lo que les permite hacer en los días siguientes esos mapas tan chulos que hemos visto con el voto calle a calle). 

Pero como se ha explicado tantas veces, esos datos provisionales no tienen valor legal. Son solo informativos.  Los resultados legalmente válidos son los que certifican unos días después de las elecciones las juntas electorales, basándose no en lo que dicen las webs, sino en su propia suma de los datos obtenidos de las actas en papel elaboradas en cada mesa electoral. Si en el jaleo de la noche electoral los datos de alguna mesa se transmitieron mal, se dieron en alguna mesa a un partido los votos de otro, se tecleó mal un número, no tiene ninguna importancia porque lo que cuenta de verdad es la revisión de todas las actas en papel emitidas por las mesas electorales, que hace la junta electoral, con presencia de los partidos políticos.

Pero ojo, incluso si no hay error ninguno los resultados oficiales finales, proclamados por las juntas electorales son siempre diferentes a los provisionales, porque ese día se suman los (pocos) votos emitidos desde el extranjero, que no se llevan el día de las elecciones a cada mesa electoral (como los votos por correo emitidos desde España) sino que directamente se cuentan en la junta electoral (la excepción a esto son las elecciones municipales, donde desde hace unos años los españoles residentes en el extranjero no tienen derecho al voto).

Normalmente ni la corrección de errores ni los votos desde el extranjero alteran la adjudicación de cargos electos, y solo cambia, muy ligeramente, el número y el porcentaje de votos de cada partido. Pero en ocasiones, esos pequeños cambios sí producen alguna diferencia en el reparto de cargos electos, como vimos la semana pasada con los errores que hacían cambiar concejalías.


Las webs de resultados creadas para la noche electoral no se modifican cuando se proclaman los resultados oficiales. Por eso, en la web del 28A, sigue constando que en Salamanca y Segovia se eligieron tres senadores del PP y uno del PSOE, cuando el resultado oficial final fue, en ambas provincias, de dos senadores para cada partido. Esto tiene cierta lógica, porque estas webs se han creado precisamente para dar una información no oficial, y provisional, y no tendría además demasiada importancia porque estas webs  suelen deja de estar disponibles al cabo de unas semanas o meses. Si hoy quiere usted ver los resultados de las generales de 2015, por ejemplo, no puede visitar la web que creó entonces el gobierno para la noche electoral. Para ver esos resultados tiene que ir a la web del Ministerio del Interior con los resultados históricos de todas las elecciones, donde están ya solo los datos oficiales, sin errores y con el voto de los residentes en el extranjero.

¿Todo bien, entonces? No del todo, porque estas webs de la noche electoral tienen una vida después de la muerte: al menos en algunos casos los medios de comunicación se quedan las bases de datos obtenidas en la noche electoral, las mantienen en sus páginas web y las reutilizan, para efectos comparativos, en las elecciones futuras. Por ejemplo, en la web de RTVE que informa de los resultados de las elecciones generales de abril, se presentan, para comparar, los datos de las elecciones generales de 2016, que no son iguales a los que tiene el Ministerio del Interior en su página web, sino que corresponden a los que estuvieron disponibles en la web de la noche electoral (coinciden con una captura de pantalla que hice aquella noche). Lo mismo pasa en la web de El País. Y seguramente en algunas otras, aunque también las hay, como la de Abc, que han actualizado sus datos de 2016 con los resultados oficiales.

Esta imprecisión es casi irrelevante cuando la diferencia entre los resultados provisionales y finales no afecta al reparto de escaños. Por ejemplo, la web de RTVE dice que el PP tuvo en 2016 7.906.185 votos, un 33,03% del voto válido, cuando según los resultados oficiales consiguió 7.941.236 votos y un 33,01%. Un diferencia de dos centésimas de punto porcentual no va a ningún sitio.

Ahora bien, como hemos visto, a veces entre los resultados provisionales y finales hay cambios en los escaños. Esto es lo que pasó en 2015 en las elecciones autonómicas de Castilla-La Mancha: según los resultados provisionales Podemos iba a conseguir un diputado por Albacete, pero con el recuento de los votos de los residentes en el extranjero lo perdió, en favor del PSOE. El resultado en el conjunto de la región pasó así, entre los resultados provisionales y los finales, de ser 14-3 para PSOE-Podemos a ser 15-2.

Y aquí es cuando se comprueba que el fantasma de la web de la noche electoral de 2015 sigue rondándonos. Vean cómo presentan en sus páginas web diferentes medios, ahora mismo, los resultados de las elecciones autonómicas de Castilla-La Mancha en 2015:

El País:



El Mundo:


Abc: 


La Vanguardia:


El Periódico:


RTVE:



La Sexta:




Literalmente todas las páginas web que he consultado tienen mal el resultado de 2015 en Castilla-La Mancha, y le dan a Podemos tres diputados, cuando en realidad tuvo dos, y 14 al PSOE, que en realidad tuvo 15. El error se repite, claro, si van a ver los resultados de la provincia de Albacete, donde dan dos diputados al PSOE y uno a Podemos, cuando en realidad fueron tres para el primero y ninguno para el segundo. 

Parece que todos estos medios han guardado la base de datos de la noche electoral de 2015 y la han recuperado ahora como elemento de comparación, tomando solo de la web oficial los resultados de las elecciones actuales, aunque en ella estaban también los resultados de 2015 oficiales y finales, con la asignación correcta de diputados. No sé si habrá alguna complicación técnica que impida o dificulte tomar de la web oficial también los resultados de elecciones pasadas, pero lo cierto es que ninguno de estos medios lo ha hecho.

Tampoco sé en qué medida esto sucede con otras autonomías, u otras elecciones, pero habría que buscar la manera de resolverlo. No vaya a ser que en 2023 aún aparezcan en todos los medios los datos de esta noche electoral, repartiendo mal los concejales en Ibiza, León, o Torrelavega.

Actualización (4-junio): Me avisa Raúl Sánchez, de Eldiario.es, que ellos sí lo han hecho bien, como puede verse en esta captura:

Por lo que le entiendo, ellos hicieron antes de las elecciones una actualización de los datos de 2015, usando repositorios del Ministerio y de las diferentes comunidades autónomas, e incluso avisaron a la empresa que iba a a dar los resultados de CLM de que tenían los datos equivocados (los provisionales). Así que ¡se puede hacer bien!

2 de junio de 2019

Un estudio "tumba" todo lo que sabemos sobre...

Hoy El País publica un ejemplo precioso de uno de los errores típicos en la información científica: creer que lo que dice un solo estudio puede considerarse, inmediatamente, cierto e indiscutible. Y por tanto, si este nuevo estudio científico dice algo incompatible con otros, pues debe de ser que todos los demás estudios previos estaban mal. Pero la ciencia no funciona así.

Veamos el caso. Titular:

No vives en una burbuja informativa

Subtítulo:

Un estudio tumba la teoría de las cámaras de eco y muestra que los españoles consumen medios de todas las ideologías


Subrayo: "un estudio tumba la teoría".

Por si no lo conocen, la teoría de las cámaras de eco es la que dice que en con las redes sociales se produce un fenómeno por el cual mucha gente, en parte voluntariamente (a través de la selección de las páginas que visita, las personas y entidades a las que sigue, los "amigos" de Facebook, etc...) pero también, crucialmente, de manera involuntaria (a través de la información seleccionada por los algoritmos que usan las redes sociales, los buscadores, Youtube, para enseñarnos información que creen que nos interesará, basándose precisamente en las páginas que visitamos, los "likes" que hacemos...) acaba estando expuesta casi exclusivamente a información que confirma sus puntos de vista, con la que está de acuerdo, y deja de ver, o ve en muy poca cantidad, información con puntos de vista distintos a los suyos. Desde una perspectiva normativa, la preocupación es que esto produzca una segmentación de la población en grupos de personas cada vez más encerradas en sus nichos ideológicos, que literalmente no se escuchan unas a otras, y que no comparten una esfera pública común, como la que, se supone, en un tiempo pasado, nos proporcionaban los medios de comunicación que tenían cierta pretensión de neutralidad y diversidad (los grandes periódicos de referencia, en donde los había, las televisiones no partidistas, donde las había). 

El asunto es muy complejo, y lo cierto es que hay decenas, o probablemente ya centenares, de estudios publicados sobre en qué medida realmente las cámara de eco existen, cuánto de distinta es la situación respecto a tiempos pasados en los que la gente también podía consumir medios informativos segmentados ideológicamente, a cuánta gente afecta el cambio, si lo ha habido, en qué grupos de población puede tener más relevancia (por edad, por ideología, por educación...), cómo se manifiesta en diversos países y distintos contextos políticos y qué efectos tiene realmente en el comportamiento de la gente (por ejemplo, claro, en el voto, pero también en otras cuestiones).

Bien, pero tranquilos, porque ahora llega, por lo que parece, un estudio que simplemente "tumba la teoría". No la cuestiona,  relativiza, matiza, debilita, limita... No.  LA TUMBA. La derriba y termina con ella.

Va a ser que no, claro. Y no por nada malo que hayan hecho los investigadores, ni porque su estudio esté mal. Por lo que he visto, tiene aspecto de ser un trabajo excelente. Pero es que, simplemente, la ciencia no funciona así. Un solo estudio "nunca" derriba una teoría. Y menos aún en ciencias sociales, donde apenas hay leyes universales ni patrones regulares que se apliquen en todas las sociedades. Cada estudio, cada artículo, aporta una contribución parcial, limitada, incompleta, al conocimiento, que se va construyendo por acumulación de muchos estudios que van estudiando diferentes aspectos de un mismo asunto, con diferentes métodos, y van construyendo poco a poco, lo que creemos que sabemos sobre un tema. 

En este caso concreto, lo que tenemos es que un estudio, en un contexto particular (España, 2015), con un método determinado (estudio de visita a diferentes webs de medios de comunicación por una muestra de 400 personas) ha encontrado mucha evidencia de que la mayoría de la población, aunque tiende a visitar más páginas web de medios con orientación similar a la suya, visita también, sistemáticamente, las páginas web de periódicos de ideología distinta, aunque una pequeña minoría (14%) sí que parece visitar sólo medios afines. Lo cual, en efecto, no encaja bien con la teoría de las cámaras de eco. Y encaja con otros estudios que han puesto en duda la teoría, como se explica en el texto de El País.

Es una información valiosa, por supuesto, que ha de ser tenida en cuenta, pero de ninguna manera "tumba" la teoría de las cámaras de eco, ni establece una nueva verdad sobre el asunto, porque simplemente eso "no se puede hacer". Los propios autores reconocen ciertos límites de su estudio relacionados con la selección de la muestra (que tal vez haya producido personas particularmente "abiertas"). Hay además muchísimos aspectos de la teoría que este artículo no toca, ni tiene por qué hacerlo. Por ejemplo, no se estudian los contenidos vistos y compartidos a través de redes sociales, ni los efectos del consumo de medios sobre las propias posiciones políticas, o los comportamientos políticos (voto). No sabemos mucho sobre las diferencias entre el 14% que sí parece consumir solo medios afines y los demás, ni si ese 14% es mayor o menor de lo que podía ser hace años (tal vez offline esa gente también solo consume/consumía medios afines, o tal vez, en efecto, algunos o muchos de ellos se han metido en una burbuja en la que antes no estaban).

En fin, múltiples cuestiones no tocadas, que, insisto, no representan una crítica al artículo académico. Porque sería imposible responderlas todas con una sola investigación. Habrá muchas otras, de este equipo, y de otros, en otros lugares del mundo, con otros métodos, que nos permitirán ir perfilando el valor y los límites de la teoría de las cámaras de eco.

Pero lo que sí se puede criticar es el artículo periodístico que cree que un artículo académico establece "la verdad" sobre un asunto tan complicado. Y que "tumba" una teoría. Eso no pasa casi nunca, y aquí, claramente, tampoco. Se podía y se debía haber hablado de esta investigación con otro tono menos rotundo, siguiendo, por cierto, los consejos que da el propio El País: "Un estudio científico demuestra que…". ¿Seguro?

30 de mayo de 2019

Somos lo peor, edición gases de efecto invernadero

Una nota breve, para repetir, por enésima vez, que comparar en valores absolutos fenómenos de lugares con tamaños muy diferentes es completamente absurdo y no aporta ningún valor.

Y no, no lo digo por este "Andalucía encabeza" de libro que me envió ayer Juan de Olid (gracias).


Lo digo por este último ejemplo (¿hasta mañana? ¿hasta esta tarde?), este titular de ahora mismo en El País:

España, el país de la UE en el que más crecen las emisiones de efecto invernadero desde 1990

Tonto de mí, que sé que España flojea mucho en este campo, me lo he creído, y todavía, leyendo el primer párrafo, no me he caído del guindo, a pesar de que ya me lo estaban avisando:
España es el país de la Unión Europea en el que más crecieron las emisiones de gases de efecto invernadero en términos absolutos entre 1990 y 2017. En ese periodo aumentaron en 51,7 millones de toneladas, lo que supone un 17,9%. Este dato contrasta con del conjunto de la UE, que redujo un 23,5% sus emisiones en esos 27 años mientras el PIB crecía un 58%.
Cuando han puesto "en términos absolutos" he sido tan panoli que pensaba que querían decir "también en números absolutos". Porque no podía imaginar que sabiendo la importancia de esa dieferencia, hubieran escrito ese titular.

Qué ingenuo soy. Hay que llegar al tercer párrafo para leer que:
Chipre, con un incremento del 57,8% en este periodo, y Portugal, con un 19,5%, son los países que porcentualmente más aumentaron sus emisiones. Pero ninguno tiene un peso tan grande dentro de la UE como el de la economía española.
En efecto, "ninguno tiene un peso tan grande dentro de la UE como el de la economía española". De hecho, el peso de Chipre es tan pequeño que aunque los gases de efecto invernadero hubieran aumentado en España un 1,4%, ese aumento sería ya mayor, en toneladas, que el 58% de Chipre. Y si hubieran subido un 4,2% el aumento sería también mayor que el de Portugal.

Imaginen: aumento de gases del 4,2% en España, 19,5% en Portugal, y 57,8% en Chipre. Titular de El País: España, el país de la UE donde más han aumentado las emisiones de efecto invernadero desde 1990. ¿Sería de locos, verdad? Pues lo de hoy, también.
G
M
T
Y
Text-to-speech function is limited to 200 characters

17 de mayo de 2019

Iceta y el pre-riodismo

He comentado muchas veces en el blog que los medios españoles tienen la mala costumbre de informar de acontecimientos futuros más o menos probables como si ya hubieran sucedido o como si fueran seguros. Es lo que he llamado pre-riodismo o periodismo precog, que se da típicamente cuando se dan por seguros los resultados de votaciones que aún no se han producido, o por aprobadas leyes que apenas han iniciado su camino como anteproyectos.

El asunto Iceta vuelve a recordar la necesidad de prudencia. Muchos medios dieron por cierto y seguro un acontecimiento futuro, y se equivocaron. Aquí tienen algunos ejemplos, de ediciones online, que siguen publicadas y disponibles, a pesar de que anuncian un acontecimiento futuro que no se va a producir:

Captura de Dario de Sevilla con titular "Miquel Iceta presidirá el Senado"

Captura de La Vanguardia con titular "Iceta presidirá el Senado"

Captura de Levante con titular "Miquel Iceta presidirá el Senado"


Captura de Abc con titular "El líder del PSC, Miquel Iceta, presidirá el Senado"

Fíjense que en la web no suele haber las limitaciones de espacio propias del papel para los titulares. Era muy fácil escribir "Iceta, candidato a presidir el Senado", "Iceta, propuesto para presidir el Senado", "Sánchez propone a Iceta para presidir el Senado". Pero todos estos medios eligieron la versión más breve, y errónea.

Al día siguiente, ya en papel, muchos medios recogían la posibilidad de que la maniobra no saliera exactamente como se esperaba, ya que los independentistas anunciaban dificultades para la elección como senador. Algún medio perseveró, sin embargo, en usar el futuro de indicativo, como si la cosa estuviera hecha:

Captura de portada en papel de El Periódico de Catalunya con titular "Iceta presidirá el Senado y abre la sucesión en el PSC"

Y no, claro, no ha sido así. Queda para las hemerotecas, una vez más, una noticia dando por cierto un acontecimiento futuro que no se produjo. Y que nunca se debió titular así.

30 de abril de 2019

Gráfico del escrutinio del 28-A

Siguiendo una tradición de este blog, el domingo estuve capturando datos de diferentes momentos del escrutinio, que permiten ver que de nuevo se reprodujeron algunos patrones observados en las convocatorias anteriores, respecto a qué partidos resultan beneficiados y perjudicados por el ritmo desigual de llegada de resultados de las mesas electorales.

Como recordatorio, les adjunto los gráficos de las elecciones de 2015 y 2016, y en tercer lugar añado el gráfico de 2019.




Hay que recordar que los resultados se empiezan a hacer públicos, con un bajo porcentaje de escrutinio, a las nueve de la noche, cuando acaban de cerrar los colegios en Canarias, que en ese momento, lógicamente, tienen el 0% escrutado, y sus diputados (15) no se adjudican a ningún partido hasta que empiezan a entrar sus datos, cuando en el resto del país ya va un 30% o 40% escrutado (en los gráficos de 2016 y 2019 ese momento coincide con la "joroba" en los escaños del PSOE). También, por alguna razón, menos explicable, ya que sus colegios cierran a la vez que en la península, el escrutinio de Ceuta y Melilla suele ir más lento. Por eso durante un buen rato (hasta un 20% o 30% del escrutinio), la suma de los diputados repartidos no es 350, sino 334, o 335.

De manera que estos gráficos se podrían "corregir" restando a cada partido, en cada fase del escrutinio, no el total de escaños que tendrán al final de la noche, sino solo los escaños que tendrán en las zonas que en cada momento ya están asignando escaños. Eso haría "subir" todas las líneas en el tramo inicial, hasta que entran los datos de Canarias, de manera que los que tienen "exceso" de diputados, lo tendrían aún mayor, mientras que los que tienen defecto de diputados, lo verían recortado.

Dicho esto, los dos patrones más regulares son que el PSOE siempre tiene al principio unos ocho escaños más que al final, que va perdiendo a lo largo del recuento, y Ciudadanos empieza con doce/quince escaños menos de los que acaba teniendo, y va ganando escaños al avanzar la noche. También Podemos empieza con algunos escaños menos, pero llega rápido a un número similar al final. La trayectoria del PP es algo más errática. Y respecto a Vox, presente solo este año, es curioso que ha sido el partido con menos variación de todos a lo largo de la noche.

Recordemos que el reparto de escaños se hace a nivel provincial, de manera que estas diferencias no se deben a que unas provincias o comunidades vayan más rápido que otras en el recuento y transmisión de datos, sino más bien a que dentro de cada provincia entren más rápido unos lugares que otros. Teniendo en cuenta que las mesas que se cuentan antes, y entran antes, son las de los municipios más pequeños y/o aquellas donde hay más baja participación, mi hipótesis es que al comienzo de la noche el PSOE se beneficia de una sobrerrepresentación de municipios pequeños donde es fuerte, en particular en Andalucía. Por el contrario, Ciudadanos es más fuerte en mesas de zonas urbanas, con un número medio de censados alto, y con participación media o alta, lo que hace que sus mesas más fuertes lleguen al recuento más tarde, y vayan haciendo caer de su lado escaños antes dados a otros partidos.

22 de abril de 2019

Gráficos dadaístas

Un clásico de este blog son los gráficos erróneos. Los hay de muchos tipos: con ejes truncados, con círculos no proporcionales, mapas con valores absolutos, gráficos pareados que pretenden ser comparativos pero usan diferentes escalas...

Pero hay una categoría especialmente intrigante para mí: la de los gráficos que parecen estar hechos al tuntún. Es decir, gráficos que representan mal los números que ilustran, pero sin que se vea ningún patrón explicativo de los errores que cometen. El autor del gráfico no se ha equivocado de manera consistente, por utilizar mal una herramienta siempre de la misma forma, ni tampoco ha sesgado el gráfico deliberadamente, de manera sistemática, para favorecer un cierto punto de vista. Simplemente reparte sus errores alegremente en todas las direcciones, sin criterio, sin importarle favorecer a unos u otros. Podríamos llamarles tal vez gráficos dadaístas (si tienen un nombre mejor, déjenlo en los comentarios).

Un amable lector (gracias, Fran), me alertó de que La Voz de Galicia había publicado hace unos días un ejemplo glorioso de este tipo de gráficos, ilustrando la encuesta electoral sobre los resultados en Galicia de las elecciones generales, que había realizado para el periódico la empresa Sondaxe. La noticia se titulaba En Marea y el BNG buscan su escaño, y tanto en su edición en papel, como en la versión online, venía acompañada de este gráfico:


No hay nada que objetar a los arcos que representan los diputados electos por cada provincia. Pero si se fijan ustedes en las barrras que representan los porcentajes de voto empezarán a ver cosas raras, raras. En pocas palabras: (casi) nada tiene proporción. La diferencia entre PP y PSOE, por ejemplo, se representa como mayor en Ourense, donde la distancia es de 0,7 puntos, o Pontevedra (un punto), que en A Coruña, donde es de 6,6 puntos. En las cuatro provincias hay al menos un partido cuya barra es más corta que la de otro partido con mayor porcentaje de voto. Fíjense por ejemplo, en Ourense, en Cs, Vox y UP: orden decreciente en porcentaje, tamaño creciente de sus barras. Lo mismo pasa con En Marea, Vox y Cs en Pontevedra. Es todo muy loco.

Me he tomado la molestia de dibujar, de manera aproximada, cómo deberían haber sido las barras de las cuatro provincias, para ver si era capaz de encontrar algún patrón. He tomado en los cuatro casos como referencia la longitud de la barra correspondiente al partido mayor, y a partir de ahí he dibujado cuál debería haber sido el tamaño de las demás barras, manteniendo la proporción. Este ha sido el resultado:

A Coruña

Lugo

Ourense

Pontevedra

Tal vez me falte imaginación, pero como decía más arriba, no veo ninguna posible explicación uniforme a todos esos errores. No parece haber un sesgo partidista y voluntario, ya que ningún partido está siempre infra o sobrerrepresentado. Y tampoco se me ocurre qué tipo de error involuntario puede haber generado el desastre. Tal vez haya habido un baile de rótulos entre partidos, o entre provincias, pero es difícil reconstruir el proceso. El resultado es, en todo caso, que en cada provincia solo tres o cuatro de las siete barras guardan correcta proporción entre sí. Las demás, distintas cada vez, van por libre, por exceso o por defecto.

Si son ustedes capaces de encontrar algún método en esta locura, les agradezco que lo cuenten en los comentarios. Mientras tanto, la dejaremos archivada como una contribución extraordinaria de La Voz de Galicia al dadaísmo gráfico.