23 de julio de 2014

La reforma electoral de Castilla-La Mancha: ¿pucherazo o regeneración democrática?

La reforma aprobada el lunes por las Cortes de Castilla-La Mancha es, según Ignacio Escolar, director de Eldiario.es, un "pucherazo", "brutal", "un escándalo que tendría que indignar a cualquier ciudadano con el más mínimo respeto por la democracia". Sin embargo, para quien sea que escribe los editoriales de El Mundo, "es un camino que debería marcar la dirección a otras comunidades autónomas", aunque, dice, "debería ir acompañado de otras medidas de regeneración".

¿Cómo es posible tal discrepancia? ¿Realmente se pueden defender ambas posiciones? Yo lo veo difícil, la verdad, y estoy más cerca de Escolar que del editorialista de El Mundo, como explicaré a continuación, aunque aquél también se equivoca en varias de sus apreciaciones.

En realidad la ley aprobada ahora sólo detalla cómo se van a distribuir los diputados por provincias. La reforma importante se dio ya cuando se cambió el Estatuto de Autonomía (sólo con los votos del PP, tanto en Toledo, como en Madrid, cosa creo que insólita en la democracia actual) y se redujeron los diputados, que según la redacción anterior del Estatuto debían ser entre 47 y 59, a un mínimo de 25 y un máximo de 35.

Esto al editorialista de El Mundo le parece completamente inocente e inocuo: "Ni los intereses de los ciudadanos están mejor representados con más diputados ni por su reducción se resiente la democracia." Pero lo cierto es que la reducción del número de diputados sí afecta, mucho, a la representación de los intereses de los ciudadanos, especialmente si estos se expresan a través de la votación a partidos "pequeños". En el contexto actual, en el que las encuestas, y las elecciones europeas anuncian una creciente fragmentación del sistema de partidos, con menos gente votando a los dos grandes, y más personas votando a los pequeños partidos, la reforma iniciada en el Estatuto y culminada ahora implica que los partidos pequeños tendrán muchas más dificultades para entrar en las Cortes de Castilla-La Mancha. Es una reforma para proteger el bipartidismo, y al menos en el corto plazo, para favorecer al PP.

Como prueba de ello se puede hacer una simple simulación: ¿qué pasaría si en unas elecciones autonómicas se dieran resultados como las de las europeas pasadas en las cinco provincias de Castilla-La Mancha? Con la ley vigente hasta ahora (aprobada en 2012, también por el PP, y nunca aplicada, otro fenómeno peculiar), y si mis cuentas no fallan (simplemente aplico el sistema d'Hondt a los resultados, provincia por provincia, con el número de diputados de la ley de 2012), el resultado sería el siguiente (distinto al de Eldiario.es, que no sé por qué excluye a Podemos):

  Porcentaje votos a candidaturas Escaños % Difer. %
    escaños esc-votos
PP 38,6% 24 45,3% 6,7%
PSOE 29,4% 18 34,0% 4,5%
IU 8,9% 4 7,5% -1,3%
UPyD 7,4% 4 7,5% 0,2%
Podemos 6,5% 3 5,7% -0,8%
Otros 9,2%     -9,2%
Total 100,0% 53 100,0% 0,0%

Tanto el PSOE como el PP obtienen más escaños que los que les corresponderían en plena proporcionalidad (entre los dos,  un 11% más). Pero los tres partidos "pequeños" tienen un resultado bastante cercano al proporcional (la explicación a la paradoja es que hay un 9% del voto repartido entre partidos aún más pequeños, que no obtienen ningún diputado). A pesar de ese premium de representación, de casi el 7% del voto, el PP no llegaría a la mayoría absoluta de los diputados. En las Cortes de Castilla-La Mancha habría cinco partidos representados, y los votos sin representación serían el 9,2% del total.

¿Y si aplicamos a esos resultados de las europeas la ley recién aprobada? Sucedería lo siguiente (de nuevo, simplemente, aplico el sistema D'Hondt a los resultados con los diputados por provincia de la nueva ley):

  Porcentaje votos a candidaturas Escaños % Difer. %
    escaños esc-votos
PP 38,6% 18 54,5% 15,9%
PSOE 29,4% 13 39,4% 10,0%
IU 8,9% 2 6,1% -2,8%
UPyD 7,4% 0 0,0% -7,4%
Podemos 6,5% 0 0,0% -6,5%
Otros 9,2%   0,0% -9,2%
Total 100,0% 33 100,0%  

De nuevo el PP y el PSOE se llevarían una "sobrerrepresentación", pero esta sería ahora de más del 26% del total de escaños. IU conseguiría dos escaños, quedando algo infrarrepresentada, y tanto UPyD como Podemos, a pesar de rondar el 7% del voto cada una, quedarían fuera de la cámara. El total de votos sin representación sería del entorno del 23% de los emitidos. El PP se llevaría un 15,9% de sobrerrepresentación, pudiendo gobernar, con cómoda mayoría absoluta, a pesar de tener un 38,6% del voto.

Naturalmente, esto es solo un juego de política-ficción. Lo más seguro es que en unas elecciones "de verdad" el voto de los grandes partidos se recupere (algo) y la dispersión sea menor. Con todo, es una prueba clarísima de que una reforma así no es neutral: favorece a los grandes y perjudica a los pequeños de manera muy rotunda.

¿Es esto un "pucherazo", como dice Escolar? No. Pucherazo es meter la mano en la urna para cambiar los votos, o falsificar los resultados. Esto es hacer una reforma favorable a los grandes partidos, pero que sigue permitiendo unas elecciones democráticas, como lo son también las de los países con sistemas mayoritarios, como Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, o Australia, donde un partido puede obtener la mayoría absoluta con menos del 35% del voto (en España en 1989, por cierto, el PSOE obtuvo la mitad de los escaños con el 39,6% del voto válido). No es tampoco, como he leído por ahí, "cambiar las reglas a mitad del partido", ya que falta casi un año para las elecciones en las que se aplicará, y por tanto los partidos tienen tiempo de sobra para preparar sus estrategias conociendo la legislación (por ejemplo, imaginemos, formando una coalición o alianza entre IU y Podemos).

Pero desde luego, tampoco es una reforma ejemplar, como asegura El Mundo, un modelo a seguir, ni una medida de regeneración. Es todo lo contrario. Es un intento de dificultar extraordinariamente que el pluralismo político se refleje en las Cortes de Castilla-La Mancha y de facilitar la perpetuación en el poder de los dos grandes partidos, y en particular, en las circunstancias actuales, del Partido Popular, a pesar de la pérdida de apoyo electoral.

Siendo la señora Cospedal secretaria general del Partido Popular, miedo me da que esta sea una muestra de las ideas que el partido anda cavilando para presentar en septiembre como medidas de regeneración democrática, según anunció su jefe. 

22 de julio de 2014

Cómo calcular bien la pérdida salarial de los funcionarios

No sé si se acordarán de mis entradas, hace meses, en el blog (1,2, 3) y mis programas en La Brújula, sobre la pérdida salarial de los funcionarios (1,2)

Básicamente yo discutía las cifras "oficiales" de los sindicatos sobre pérdida de poder adquisitivo de los empleados públicos (decían que era un 30% desde el comienzo de los recortes).

La razón fundamental por la que la pérdida es menor de la que le sale a los sindicatos es que ellos solo cuentan la subida anual de los salarios aprobada cada año en los presupuestos, sin tener en cuenta otras muchas circunstancias por las que los sueldos de la mayoría de las categorías profesionales han subido más (cambios en composición de pagas extras, nuevos complementos, subidas en complementos distintas de la subida marcada para el sueldo base, entre otras cosas).

También decía, en un comentario a una de las entradas, que hacer una media de todos los funcionarios es casi imposible, pero
 hay mucho campo en el que podríamos avanzar. "Cada caso es distinto", sí, pero hay grandes categorías que cubren a muchas personas con las que podríamos hacernos ideas aproximadas mejor que lo que tenemos ahora.
Como decía yo en el programa: podría saber la trayectoria de "empleados tipo", nada más empezar, y tal vez con, pongamos, 20 años de experiencia, en diferentes categorías profesionales. Y con eso ya sabríamos mucho más que ahora.
También escribí entonces que
son precisamente los sindicatos los que si quisieran podrían contarnos esto mejor, porque ellos se saben todas esas ganancias que se han ido obteniendo, porque muchas veces las han ido negociando ellos con los gobiernos respectivos. Pero incluso ellos no podrían dar una respuesta global, sino una por grandes grupos: policías nacionales, maestros de la comunidad autónoma de Aragón, enfermeras del Galicia, y cosas así.
Pues bien, en el blog Vamos a contar verdades han hecho justamente un cálculo de ese tipo, con los sueldos de maestros y profesores de secundaria de la Comunidad Valenciana, teniendo en cuenta los sueldos y los complementos efectivamente pagados entre 2003 y 2014, que incluyen cambios basados en acuerdos entre la Generalitat y sindicatos en diferentes momentos (también enlazados en el texto).

El resultado se resume en esta tabla (en el blog hay enlaces a los datos primarios):



PRIMARIA
Mínimo
Máximo
MEDIA
2014-2003
-1,27
-5,87
-3,16
2014-2009
-13,06
-15,32
-13,81
2014-2013
-0,20
4,41
2,08




SECUNDARIA
Mínimo
Máximo
MEDIA
2014-2003
-6,40
-10,43
-8,07
2014-2009
-14,79
-16,79
-15,46
2014-2013
-0,20
3,91
1,83



Se trata de pérdidas porcentuales de poder adquisitivo, combinando la subida salarial nominal con el IPC, y comparando situaciones iguales dentro de cada categoría respecto a los complementos (0,1,2... trienios, combinados con 0,1,2 sexenios). Es decir se comparan sueldos con el mismo número de trienios y sexenios en cada fecha. La media es simplemente una media aritmética de todas las situaciones, sin ponderar por el número de personas en cada situación (dato variable y que imagino difícil de encontrar).

La pérdida salarial media entre 2009 y 2014 sería para los maestros del 13,8% y para los profesores de secundaria del 15,5%. La máxima pérdida la tendrían algunos profesores de Secundaria (profesores con 10 trienios y 5 sexenios).

Es interesante que si se ve la pérdida desde 2003, es mucho menor (porque entre 2003 y 2009 habían ganado poder adquisitivo, como se ve en algún gráfico enlazado en la entrada), y es como media del 3,2% en primaria y del 8,1% en secundaria. Siempre comparando personas con la misma situación de antigüedad al principio y al final.

[Actualización: no me había dado cuenta de que las tablas enlazadas en el texto llegan hasta 2000. Comparando las subidas de sueldos con la inflación (junio a junio) me sale que desde 2000 a 2014 la pérdida media para un maestro de primaria es del 1,1% y para un profesor de secundaria del 4,9%].

Casualmente, estos datos coinciden con mis cálculos, aproximados, de que la pérdida desde 2009 está más cerca del 15% que del 30% que decía el CSIF. Pero, claro, sólo se aplican a los docentes de la Comunidad Valenciana (no estoy seguro si sólo para funcionarios o también para interinos u otros). Sería excelente que más personas con acceso a datos similares hicieran y publicaran las correspondientes tablas, para otras CCAA o en otras grandes categorías profesionales (en sanidad, policías, guardias civiles). Así sí podríamos discutir en serio sobre los sueldos de los empleados públicos.

13 de junio de 2014

¿Se acuerdan de la participación de las elecciones europeas, que había subido un poquito...?

Sí, hombre, fue lo que dijeron prácticamente todos los medios la noche electoral. Naturalmente, era falso, como ya sabíamos aquella misma noche, pero ellos se empeñaron, como hacen cada vez que hay elecciones, en dar un dato erróneo.

Me explico (con disculpas para los lectores asiduos): como he contado ya alguna vez en el blog (aquí, aquí) y repetí también en El Purgatorio de La Brújula, en Onda Cero, los programas de radio y televisión de las noches electorales* (y los periódicos del día siguiente) suelen armarse un bonito lío con los datos de la participación (y la abstención), al compararlos con los de elecciones anteriores, porque comparan datos incomparables.

La razón es que en la noche electoral sólo se cuentan los votos de los residentes en España (hayan votado en persona o por correo). La participación publicada se basa en la ratio entre votantes y censados dentro de ese grupo. En cambio en los resultados finales oficiales, aparte de corregir pequeños errores en los datos provisionales, se añaden los votos (y las abstenciones) de los españoles residentes en el extranjero, que, por razones obvias votan en mucha menos proporción que los españoles.

Por eso, los resultados de participación oficiales, publicados unos días después de las elecciones, son, todos los años, y en todas las elecciones, más bajos que los publicados en la noche electoral. Y por esto también es inapropiado comparar los datos de la noche electoral con los datos oficiales de la elección anterior. Hay que compararlos con los de la noche electoral correspondiente.

¿Qué pasó este año? En la noche electoral, con los resultados provisionales, la participación fue del 45,84%, casi igual, o en todo caso, ligeramente inferior a la de los resultados provisionales de la noche electoral de 2009, cuando la participación fue del 46%. Por lo tanto, comparando peras con peras, había que decir que la participación era prácticamente igual, o ligeramente inferior a la de 2009.

Pero no fue eso lo que dijeron los medios. Varios de ellos (como la cadena SER, Antena3, El Mundo, entre otros) comentaron que la participación había aumentado ligeramente respecto a 2009, porque compararon, erróneamente, con los datos oficiales de 2009, en los que la participación había sido del 44,90 %.

¿Y qué ha sucedido ahora que se han publicado los resultados definitivos? Pues que la participación, una vez incluidos los votos de los residentes en el extranjero, de los cuales ha votado solo un 2%, debido a un cambio legal, ha sido del 43,81%, más de un punto por debajo de la de 2009 (el porcentaje no aparece en la publicación oficial del BOE, pero se calcula dividiendo votantes entre censados).

Dado precisamente ese cambio legal que ha hecho más difícil votar a los residentes fuera, no creo tampoco que sea buena idea decir que lo que "realmente" ha pasado es que ha bajado la participación un punto. Sería también un mal resumen, porque estamos ante dos conjuntos heterogéneos que se han comportado de formas distintas. El resumen válido sigue siendo el de la noche electoral, que se refiere a los españoles residentes en España (la inmensa mayoría), y que no se ve afectado por los cambios legales: la participación es prácticamente la misma, o ligeramente inferior.

Pero en las hemerotecas (qué antiguo queda eso) quedará que ha subido.

Actualización (16 de junio): Me advierte Antonio (gracias) de que en el El País lo contaron bien la noche electoral, como se ve en este texto de Carlos E. Cué. Queda recogido, con mis felicitaciones.

* He corregido un error de redacción en esta frase.

10 de junio de 2014

¿800 niños en una fosa común en Irlanda? No lo sabemos, en realidad

(Gracias a @Maestro_Cosmico por la pista)

Hace unos días los medios españoles recogieron la noticia de que Irlanda estaba conmocionada por el hallazgo de los cuerpos de 800 niños enterrados, sin ataúdes ni identificación, en una fosa cercana a lo que había sido una residencia para madres solteras y sus hijos, regentada por unas monjas católicas en Tuam, en el condado de Galway (cinco ejemplos).

Curiosamente, los medios españoles, probablemente por un fallo de traducción, no contaban "bien" lo que estaban reflejando los medios angloparlantes, que era que los restos de los 800 niños habían sido encontrados en una fosa séptica (por ejemplo, aquí el Washington Post). Vaya por Dios, qué oportunidad perdida para escandalizarse y rasgarse las vestiduras.

Por error o por prudencia, lo cierto es que lo que cuentan los medios españoles está más cerca de la realidad, seguramente, que lo que contaban los medios angloparlantes, en los que se entremezclaban dos partes de la historia. Porque lo que se sabe hasta ahora, gracias al tesón de una investigadora aficionada del pueblo, Catherine Corless, es que en la residencia murieron entre 1925 y 1961 796 niños, que no están enterrados en los cementerios locales, pero de los que hay constancia por haber registros de defunción. Eso es ya de por sí escandaloso, al representar una altísima mortalidad (unos 22 niños al año) en una residencia donde, al parecer, no solían vivir más de 200 niños.

Por otra parte, desde hace décadas en el pueblo se contaba con que al menos algunos niños habían sido enterrados en una parcela que había pertenecido a la residencia, y que se mantiene cuidada por los vecinos como un "cementerio no oficial", en el que hay una hornacina con una virgen y algunos otros símbolos religiosos. Precisamente el deseo de recordar a esos niños y de poner una placa con sus nombres fue lo que llevó a esta mujer del pueblo a indagar en el registro sobre quiénes y cuántos eran. Y es por eso que ahora se cree que la mayoría de esos 796 cadáveres fueron enterrados en ese terreno. Pero no se ha hecho excavación alguna, ni se ha encontrado ni un solo resto humano, por tanto, aunque es bien probable que, en efecto, la mayoría de los niños se enterraran allí, en fosas comunes (tratamiento que probablemente recibían también otras personas sin recursos en los cementerios ordinarios).

Finalmente, también se sabía en el pueblo, y Corless lo había contado en alguno de sus artículos que en los años setenta unos niños que jugaban habían encontrado un recinto subterráneo que podría ser una fosa séptica abandonada, en la que habían visto los esqueletos de varios niños (unos veinte). Este recinto estaba en la misma parte de la finca, y se cree que tal vez se usó también como parte de la fosa común, probablemente después de haber dejado de usarse como fosa séptica (en el año 1937 el alcantarillado llegó a Tuam).

Ambos relatos se han entrelazado en la prensa angloparlante, convirtiéndose en la historia de los 800 cadáveres "tirados a una fosa séptica", como decía la Abc News de Australia y otras similares.

En definitiva, no, nadie ha encontrado 800 cuerpos (aún). Es posible que con el revuelo que ahora se ha armado se acabe excavando el terreno y comprobando si hay o no 800 cuerpos, y en qué condiciones fueron enterrados. Y también, de rebote, se ha abierto en Irlanda una investigación mucho más amplia, no solo sobre cómo se enterraba a los niños muertos en estas peculiares casas de acogida, sino también sobre la alta mortalidad en las mismas, las adopciones irregulares, y las historias que también han aparecido sobre el uso de los internos como "voluntarios" en ensayos clínicos de vacunas u otros medicamentos.

Así que ya ven, también en el mundo anglosajón hay malaprensa. Y como sucede por estos lares las rectificaciones y aclaraciones, como esta en el Irish Times, con entrevista a la propia historiadora local incluida (no se pierdan el fantástico acento), o esta de Spiked, no tienen ni mucho menos el mismo eco que la escandalosa noticia original. Eso sí, con bastante mayor agilidad, asombrosamente, en la Wikipedia hay ya una página bastante completa sobre la historia. Curioso que los amateurs tengan más reflejos que los profesionales.

28 de mayo de 2014

Se pierden más votos... ¡donde se tienen más votos!

Hoy El País (pág. 12, ed. Madrid) incluía, en su análisis de los resultados electorales, este mapa sobre la pérdida de votos del PSOE (luego hay otro similar sobre el PP):




Afortunadamente, las áreas de los círculos son proporcionales al número de votos (no como otras veces), pero el gráfico sigue siendo, aún así, defectuoso, claro, porque se pierden más votos donde hay más votos que perder, que a su vez es, en líneas generales, donde hay más población. Los sitios donde más votos pierde el PSOE son Madrid, Cataluña, Andalucía, la Comunidad Valenciana... Son las comunidades más pobladas, y en las que más votos tenía. Y claro, en La Rioja se pierden pocos, y en Ceuta y Melilla, muchos menos. Qué contentos deben estar los socialistas de esos territorios. No, claro, con este mapa no podemos saber si los socialistas más contentos (o más bien, probablemente, menos tristes) son los de La Rioja, o los de Canarias, los de Madrid o los de Andalucía...

Es una vez más la falacia de las comparaciones en números absolutos. Esta comparación es inútil porque no nos dice nada sobre la pérdida relativa de votos, que es la importante. De hecho, dos páginas más adelante se nos informa de que los resultados de Andalucía se consideran muy buenos. Pero quien vea este mapa y no se sepa de memoria el tamaño de los electorados del PSOE en las grandes comunidades no tiene ninguna forma de saber que lo de Andalucía es, relativamente, bueno (pérdida del 26% de los votos), y lo de Cataluña (-50,6%) o Madrid (-51,4%) catastrófico.

En fina, una pérdida de espacio, muy poco informativa. Hubiera sido mucho mejor un mapa con colores distintos según el porcentaje de pérdida, o incluso uno como este, pero con círculos proporcionales a la proporción de la sangría de votos.

23 de mayo de 2014

Dice el PP que 7.000 empleos al día ¡pero a mí me salen 8.000!

Me llegó ayer por Twitter un enlace patrocinado del PP con este cartelito:


El texto del tuit simplemente repetía el mensaje: "7.000 personas encuentran empleo cada día en España". 

Una cuenta rápida hace sonar el crap detector: eso serían unas 200.000 al mes, y por tanto, ¡¡2,4 millones al año!! Desgraciadamente, las cosas no están mejorando a ese ritmo (ni lo han hecho jamás, ni siquiera en los años del boom).

Luego he sabido que la frase la lanzó González Pons en el debate a seis del lunes pasado en TVE, y que ya había sido criticada, por ejemplo, en Eldiario.es y en este divertido vídeo de Cuatro.

Pero claro, surge la duda. ¿Se habrán inventado un dato así, por las bravas, sin ningún apoyo estadístico, o habría alguna manera, aunque sea marrullera y traída por los pelos de justificar semejante afirmación? Gracias a Joaquín Ortega, que me ha dado la pista, creo que se puede imaginar de dónde sale el engendro.

La cuenta sería la siguiente. En abril pasado hubo unos excelentes datos de empleo: se crearon en España unos 134.000 empleos netos (133.765 para ser precisos), según la afiliación media mensual a la Seguridad Social. El PP podría haber dicho, sin faltar a la verdad: "en abril se crearon 4.5000 4.500 empleos al día en España". Naturalmente es una estadística muy sesgada para representar lo que pasa ahora en España, porque está la Semana Santa de por medio. Basta con extender el periodo considerado a dos o tres meses para que la cosa cambie por completo. Desde enero la creación de empleo sería de 2.900 empleos diarios, y desde diciembre, solo 600. Pero bueno, siempre se podría defender que es el último mes disponible.

Pero 4.500 empleos diarios, en el mes más favorable, les debieron parecer pocos. Así que pensaron lo siguiente: ¿cuándo se firman los contratos de trabajo? ¡En días laborables! Así como en abril ha habido dos festivos en todas las comunidades (en algunas hasta tres), sumados a los domingos, tenemos seis días festivos y solo 24 días laborables. Por lo tanto: 134.000 empleos en 24 días salen a unos 5.600 "al día". 

Vamos bien, vamos bien. Pero bueno, en realidad, las oficinas de la Seguridad Social, donde se registran los empleos, no están abiertas los sábados. Así que los días en los que se han registrado esos trabajos han sido realmente solo veinte. 134.000 empleos entre 20 días son 6.700 empleos diarios. Redondeando: ¡7.000!

En realidad González Pons & Cía se han quedado cortos, ya que en lugar de usar la afiliación media mensual podrían haber utilizado la afiliación al último día del mes, que es un dato que también publica la Seguridad Social, y que se podría decir que representa mejor los empleos creados "a lo largo del mes de abril".  La diferencia entre el 30 de abril (16.420.853 afiliados) y el 31 de marzo (16.269.721) fue de 151.132 afiliados. Si los dividimos en los 20 días que están abiertas las oficinas de la Seguridad Social serían 7.556... ¡Qué coño, redondeando podían haber dicho 8.000! ¡Serán pringaos!

Lista de programas de El Purgatorio

Llevamos ya 32 ediciones de El Purgatorio, y debería haber hecho esto hace tiempo, pero en fin, aquí está la lista de los programas realizados hasta ahora. La pueden encontrar mucho más bonita, y con pequeñas explicaciones del contenido de cada programa, en la página web de Onda Cero.

22 de mayo
Elecciones europeas: las encuestas y las comparaciones sobre la abstención

15 de mayo
Los sobrecostes de las obras del Adif y otras

8 de mayo
Los hurtos en las tiendas y la falacia del medallero

1 de mayo
La revisión del censo y la revisión de la EPA

24 de abril
Las autopistas y los "espejismos estadísticos"

10 de abril
¿Es España el segundo país de la UE con más pobreza infantil?

3 de abril
A vueltas con el número de manifestantes

20 de marzo
"En lo que va de año"

13 de marzo
La inspección de Hacienda y los cobros pendientes

6 de marzo
El consumo de vino en el Vaticano

27 de febrero
Los precios de los deportistas y la inflación

20 de febrero
Los sueldos de hombres y mujeres

13 de febrero
Los funcionarios en las regiones de Europa

6 de febrero
Informe sobre corrupción de la Unión Europea

30 de enero
Los conductores ecológicos

23 de enero
Intermon-Oxfam y la desigualdad

16 de enero
La cocina de las encuestas

9 de enero
Pérdidas de más del 100 por cien

12 de diciembre
Accidentes de coches viejos y de conductores maduros

5 de diciembre
El informe PISA

28 de noviembre
¿Nos faltan enfermeras?

21 de noviembre
La distribución de los sueldos por deciles

14 de noviembre
Los "colocados" por los partidos

7 de noviembre
La edad de inicio en el consumo de alcohol

31 de octubre
Los millonarios en España

24 de octubre
La EPA y su margen de error

17 de octubre
Anecatos: aumento de muertes por accidentes de tráfico

10 de octubre
Los sueldos de los funcionarios (2ª parte)

3 de octubre
Los sueldos de los funcionarios (1ª parte)

26 de septiembre
Errores y confusiones sobre sistemas electorales

19 de septiembre
Niños que van a la cama con hambre

12 de septiembre
El coste de la vuelta al cole

9 de mayo de 2014

Cuidado con las extrañas elecciones mutantes de 2009

Llevamos ya unas semanas leyendo encuestas sobre las próximas elecciones europeas. Ayer el CIS publicó la suya y aún hasta el día 18 o 19 los medios publicarán unas cuantas más.

Los resultados de cada partido suelen publicarse con la estimación del porcentaje de votos y de escaños, y la comparación de ambas variables con la última elección similar (en este caso, las europeas de 2009). La comparación se complica un poco cuando, como suele pasar en las europeas especialmente, los partidos de ámbito autonómico reconfiguran sus alianzas y coaliciones, haciendo que la comparación directa sea imposible (pasa este año con ERC, el BNG, y Bildu, por ejemplo). 

Así lo hacen hoy, usando la encuesta del CIS, por ejemplo, El Mundo:


Y El País:


Un momento: según El Mundo, en 2009 el PP obtuvo 24 escaños, el PSOE 23, y CEU (la coalición de CiU, PNV, CC y otros) 3, mientras que según El País, los eurodiputados fueron respectivamente 23, 21 y 2. Y el total elegido en 2009 es en el gráfico de El Mundo de 54 diputados, y 50 en El País, según ellos mismos subrayan con una nota. ¿Qué está pasando?

Pues sucede lo siguiente: en 2009, en aplicación del Tratado de Niza, España eligió 50 diputados para el Parlamento Europeo, que se distribuyeron como aparece en el gráfico de El País. Pero el Tratado de Lisboa, que entró en vigor en diciembre de 2009, preveía un aumento del tamaño del Parlamento Europeo, que en el caso concreto de España pasaría a tener 54 diputados. Y un protocolo anexo del Tratado de Lisboa, establecía que ya durante la legislatura 2009-2014 aquellos países que iban a tener en el nuevo PE más escaños, pudieran nombrar eurodiputados adicionales, basándose en los resultados de 2009, en elecciones especiales, o designándolos por sus propios parlamentos. España hizo lo primero, y se nombraron cuatro nuevos eurodiputados, que tomaron posesión en diciembre de 2011, como hubieran correspondido en caso de aplicar los resultados de junio de 2009 a una distribución de 54 diputados, en lugar de 50. La distribución de diputados quedó como aparece en el gráfico de El Mundo, con un diputado más para el PP, dos para el PSOE y uno para la coalición Europa de los Pueblos, y con 54 en total, los mismos que ahora elegiremos. 

Parece claro que en este caso es El Mundo el que lo ha hecho mejor, al comparar los resultados previstos el día 25 con los 54 diputados que se eligieron a partir de los resultados de 2009, aunque se hiciera en dos fases. Poniéndonos puntillosos, podría advertirse, con una nota al pie, de que la distribución de escaños de 2009 se modificó en 2011.

En definitiva, un caso realmente peculiar de elecciones con resultados mutantes, donde es fácil tropezar. En general los medios están haciendo la comparación que a mí me parece más correcta, con los resultados de 2009 "corregidos" en 2011. Pero no es descartable que alguno más caiga en el disculpable "error" de hoy en El País, que en cambio al divulgar su propia encuesta preelectoral, hace unos días, usó la distribución de 54 diputados. Si uno consulta los archivos y bases de datos, incluso oficiales, de 2009, puede encontrar la distribución original de 50 escaños. Así sucede en la web del Ministerio del Interior para aquellas elecciones, que aún, milagrosamente, sobrevive, o en las páginas especiales de los periódicos dedicadas entonces a los resultados, como esta del propio El País. En cambio, la distribución de 54 escaños aparece en otra página web del Ministerio del Interior, que da los resultados de 2009 "corregidos" en 2011, pero sin advertir del cambio, como creo que debería hacerse. No es de extrañar que de vez en cuando alguien se confunda.

28 de abril de 2014

¿800.000 peregrinos en la canonización? Lo dudo

Nos han dicho todos los medios que ayer en Roma había unos 800.000 peregrinos asistiendo a la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II. Más concretamente, según Europa Press, la estimación venía de fuentes vaticanas, que decían que habría unas 500.000 personas en la Plaza de San Pedro, la Vía de la Conciliazione y alrededores, y otras 300.000 en varios puntos de Roma donde se habían instalado pantallas gigantes [Actualización: según este mapa esas pantallas no eran tantas, y estaban básicamente alrededor del Castel de Sant Angelo, al final de la vía de la Conciliazione, y en Piazza Navona. Son espacios pequeños.].

Sobre la segunda cifra es difícil formarse un juicio sin información más detallada. Pero sobre la primera, es muy fácil saber que es una exageración. Las imágenes de ayer permitían ver que la multitud de la Plaza de San Pedro y la Vía de la Conciliazione no se desbordaba a las calles adyacentes (lógicamente, si desde ellas no se veían los actos, ni había pantallas instaladas). Como ejemplo valga esta imagen tomada del TD1 de TVE



La superficie de la Plaza y la Vía de la Conciliazione es de aproximadamente 6,5 Ha, es decir, 65.000 metros cuadrados, según el Planimeter.



Las imágenes de televisión permitían ver que la multitud estaba organizada por sectores, dejando vías de tránsito abiertas, y que al menos en algunas partes (las de la propia plaza) la densidad no era excesivamente alta. Por lo tanto, una estimación de la densidad razonable, y seguramente equivocada por lo alto, sería de tres personas por metro cuadrado. Lo que daría lugar a una multitud de unas 200.000 personas, menos de la mitad de lo estimado por el Vaticano. Si el error de estimación es el mismo para las 300.000 personas que dicen que el Vaticano imaginaba dispersas en otros lugares de Roma, nos encontraríamos con que la verdadera cifra de asistentes estaría más bien en torno a 320.000.

Está claro que en comparación con los organizadores de manifestaciones en España, la exageración de las fuentes vaticanas es "menor", ya que solo han multiplicado por algo más de dos la cifra real. Pero se supone que los cristianos no deben mentir, ¿no?

25 de abril de 2014

Espejismos estadísticos: el tráfico en las autopistas

Como anunciaba en mi entrada anterior, ayer hablé en El Purgatorio de Onda Cero de las noticias sobre el tráfico en las autopistas de peaje, que según noticias divulgadas en muchos medios, habría sido en el primer trimestre de este año el más bajo desde 1996.

Estas noticias son erróneas por que caen en dos "espejismos estadísticos", término que propongo usar para datos estadísticos que son absolutamente correctos en su cálculo, que no tienen errores metodológicos, ni definiciones problemáticas, que están elaborados siguiendo protocolos intachables, y que sin embargo producen impresiones erróneas.

Por ejemplo, a primeros de 2013, El Confidencial usaba el término en su titular, en este sentido, para referirse al aumento de la compraventa de viviendas que había aparecido en enero y febrero de aquel año en las estadísticas del INE, respecto a los mismos meses de 2012. El truco estaba en que el año 2012 fue el último en el que la compra de una vivienda daba derecho a una desgravación fiscal. Por eso, la gente que estaba pensando en comprar un piso en un plazo breve intentó hacerlo antes de que acabara el año. Y así, a finales de año hubo un aumento importante de ventas, que simplemente adelantó las que se hubieran producido unos meses más tarde. Pero la estadística del INE se basa en los datos de lo registradores de la propiedad, que van con uno o dos meses de retraso respecto al momento de la escritura ante notario. Por eso, el aumento de ventas de finales de 2012 aparece en la estadística del INE a comienzos de 2013.

En todo caso, son movimientos artificiales, causados por el cambio en la legislación fiscal, que no nos dicen nada sobre cómo va el fenómeno de fondo. Y son movimientos cuyo eco aún se siente: este años los meses de enero y febrero han sido aparentemente muy malos, mucho peores que los precedentes, con caídas superiores al 20% en las ventas respecto a los mismos meses del año anterior... que como hemos visto estaban anormalmente hinchadas por la gente que se había apresurado a escriturar su compra, a finales de 2012, para tener desgravación fiscal.

Pero volvamos a los datos de las autopistas. ¿Por qué digo que son un espejismo estadístico? Hay dos razones combinadas, en este caso.

El primer espejismo es el más específico, y el más que me parece más obvio, y está causado por la movilidad de la Semana Santa. Como la Semana Santa algunos años cae en marzo y otros en abril, TODAS las comparaciones en temas económicos, de consumo, laborales, entre años en los que la Semana Santa cae en meses distintos se ven alteradas. En la mayoría de las estadísticas, el mes en el que cae la Semana Santa es "peor" que el mes similar sin ella, porque al haber menos días laborables se produce menos o se vende menos. Pero en algunas actividades económicas, vinculadas al ocio y el turismo, el mes con Semana Santa es "mejor" que el mes equivalente sin ella. Pensemos en las pernoctaciones hoteleras, el consumo de bares y restaurantes, los viajeros en transporte público de larga distancia... o las autopistas de peaje.

Y esto es justamente lo que pasa al comparar el primer trimestre de este año con los años anteriores y decir que es "el peor desde 1996": se está incluyendo en la comparación primeros trimestres con y sin Semana Santa. Y concretamente, se está diciendo (implícitamente) que el primer trimestre de este año ha sido peor que el del año pasado, sin tener en cuenta que el año pasado la Semana Santa cayó en marzo, y este año ha caído en abril.

Y así, resulta que las propias noticias que daban este dato alarmante comentaban que era curioso que el trimestre de enero a marzo de este año fuera peor que el del año pasado, a pesar de que en enero y febrero el tráfico había subido en comparación con 2013. Es decir, que toda la bajada del trimestre se debe a la caída de marzo. Es más, si vamos a la web del ministerio de Fomento (xls) podemos ver que ya en noviembre y diciembre los tráficos en autopista habían subido respecto al año anterior. La caída de marzo, que arrastra al trimestre entero, es solo, por tanto, un espejismo. Me atrevo a asegurar que cuando tengamos los datos de enero a abril (el famoso “en lo que va de año”) y los comparemos con los del año pasado veremos claramente que el tráfico en las autopistas está aumentando y que el peor periodo de enero a abril desde 1996 habrá sido el de 2013, no el de 2014.

Hay otro problema adicional, menos obvio, pero que también es una dificultad a tener en cuenta cuando comparamos a lo largo del tiempo cualquier estadística. Es el problema de la heterogeneidad, es decir, de los cambios en la composición del grupo que estamos estudiando. En este caso, estamos comparando el tráfico en las autopistas españolas en 2014 con las de 1996. Pero no son las mismas autopistas.

Volviendo a la web del ministerio, tenemos en ella los datos de tráfico, mes a mes, desde 1990, de todas las actuales autopistas estatales de peaje (no se incluyen, por tanto, las autopistas autonómicas de peaje, aunque algunas de ellas sí eran autopistas estatales en los años noventa). Las que ya existían en 1996 eran ocho.  Son las ahora denominadas AP-1, de Burgos a Armiñón; AP-2,  de Zaragoza al Mediterráneo; AP-4, Sevilla-Cádiz; AP-6, Villaba-Adanero; los tramos de la AP-7, de La Junquera a Alicante; AP-9, Ferrol-Portugal (no estaba completa aún en 1996); AP-66, León- Campomanes; y AP-68 Bilbao-Zaragoza.

Sumando sus kilometrajes en 1996 se obtienen 1.628 kilómetros, aunque la estadística agregada del ministerio dice que había entonces 1.733,7 kilómetros. Tal vez se esté incluyendo en aquel dato alguna de las autopistas que luego se transfirió a las comunidades autónomas.

Desde 1996 se han ampliado algunas de las autopistas existentes y se han inaugurado varias otras, añadiendo 932 kilómetros al dato de 1996 (825 según la suma del ministerio, que como he dicho en 1996 cuenta 105 kilómetros más de los que me salen a mí).

Los ampliaciones son fundamentalmente en la AP-9 Ferrol-Portugal (que ha añadido 62 kilómetros), y en la AP-7, con la circunvalación de Alicante, y los tramos Alicante-Cartagena, Cartagena-Vera, y Málaga-Guadiaro. Las nuevas autopistas son, por orden de apertura, la AP-51, Ávila-Villacastín; la AP-71, León-Astorga; AP-53, Santiago de Compostela-Alto de Santo Domingo; AP-61, Segovia-San Rafael; las radiales de Madrid, alternativas a las autovías nacionales (R-2, R-3, R-4, R-5); la M-12, eje Aeropuerto de Madrid; AP-36, Ocaña-La Roda; AP-41, Madrid-Toledo; AP-46, Alto de las Pedrizas-Málaga.

Muchas de estas nuevas autopistas son famosas, precisamente, y desgraciadamente, porque tienen un tráfico bajísimo, han resultado ruinosas, y nos vamos a gastar mucho dinero en rescatarlas. Al presentar juntos los datos de tráfico de todas las autopistas, las viejas y las nuevas, y compararlos con los de 1996, estamos mezclando dos conjuntos que en este caso sabemos que son muy heterogéneos. En jerga de estadística diríamos que son dos poblaciones que es mejor analizar por separado.

A partir de los datos del ministerio de cada una de las autopistas es posible comparar la evolución del tráfico en las "viejas" (las que ya existían en 1996) y las "nuevas" (las inauguradas después), con la excepción de los nuevos tramos de la AP-9, que no se pueden analizar por separado, e incluiré junto a los "viejos". Los datos individuales de cada autopista (o tramo con concesión separada) solo están en la web del Ministerio hasta enero de este año. Así que la comparación hasta marzo no es posible, pero se puede hacer una aproximación con los datos anuales, porque además, como ya he comentado, a finales del año pasado empezaron a mejorar, de manera que podemos dar por hecho que 2013 será en conjunto peor que 2014.

El resultado es que el tráfico medio en 2013 en las autopistas “viejas” fue todavía un 36% superior al tráfico de 1996, con una intensidad media diaria de 20.000 vehículos al día, frente a 14.700 en 1996. Es de todos modos un dato que está un 30% por debajo del máximo, que se alcanzó en 2007, y es el peor desde 1999.

En las autopistas nuevas, por definición, no podemos comparar su tráfico con el de 1996, pero sí podemos compararlas con las viejas: su tráfico medio en 2013 fue de solo 8.000 vehículos al día, frente a las 20.000 de las viejas. Es incluso poco más de la mitad del tráfico que las autopistas “viejas” tenían ya en 1996. Si las incluimos en la media de 2013 y las comparamos con los datos de 1996, tiran de la media hacia abajo, pero en realidad estamos comparando cosas incomparables. En este gráfico, que ya publiqué ayer, podemos ver la evolución del tráfico en las autopistas viejas y nuevas, desde 1990:




Puede verse cómo la mezcla de los dos conjuntos heterogéneos produjo ya resultados extraños desde primeros de los años 2000. A pesar de estar en época de gran crecimiento económico la estadística global muestra un tráfico aparentemente estancado entre 2001 y 2007. En realidad lo que pasaba es que el tráfico seguía creciendo, a buen ritmo, tanto en las autopistas viejas como en las nuevas, pero las que se iban abriendo tenían menos tráfico que las anteriores, haciendo que la media de las nuevas bajase, y la media total se mantuviera estable.

A partir de 2008, en cambio, el tráfico sí empieza a bajar en todas las autopistas. Tanto las viejas como las nuevas pierden aproximadamente un 30% del tráfico máximo, alcanzado en 2007. Con ello, las viejas caen en 2013 hasta un nivel intermedio entre el de 1999 y 2000. Las nuevas, que terminaron de inaugurarse precisamente en 2007 (excepto los 28 km de la AP-46, que se añadieron en 2011) bajan al mismo ritmo, y se mantienen desde aquel año en un tráfico que es solo el 40% de la media de las viejas.

Estamos ante un ejemplo de la falacia de composición, el error que se produce al comparar la evolución de datos de un grupo que experimenta un importante cambio interno en el periodo estudiado, que afecta al tema estudiado. Xavier Sala-i-Martin lo explica aquí aplicado a los sueldos.

Por poner otro ejemplo, es como si alguien comparara la renta per cápita en la República Federal de Alemania en 1985 y en 1995, y observara un gran descenso, sin tener en cuenta que por medio esa entidad a la que llamábamos RFA, de 60 millones de habitantes, había absorbido a los 16 millones de habitantes de la RDA, mucho más pobres. Sí, la entidad de la que hablamos se sigue llamando RFA, pero no es realmente la misma cosa, y por tanto, no podemos extraer conclusiones de comparar los datos de la Alemania unificada con los de la antigua Alemania occidental.

En nuestro caso, "la cosa" a la que llamamos "autopistas estatales de peaje" ha cambiado enormemente al añadirle un montón de autopistas mal pensadas, de muy bajo tráfico. La comparación entre el tráfico de hoy y el de 1996 está irremediablemente viciada por ese cambio de composición. Puede que esté correctamente calculada, pero es un espejismo.