15 de abril de 2010

¿"Homosexuales" o "gays y lesbianas"?

Cada vez doy alguna sesión en un curso sobre encuestas, pongo mucho énfasis en que la redacción de las preguntas es muy importante, e influye mucho en las respuestas, por lo que siempre, siempre, cualquier lector de los resultados de una encuesta debería pedir que le dejen ver las preguntas (y las respuestas) ofrecidas a los encuestados. Por supuesto, deberían también hacerlo los periodistas antes de informar sobre la tal encuesta.

Pero cuando digo este tipo de cosas mucha gente tiende a pensar que estoy hablando de las encuestas "manipuladas", es decir, de encuestas en las que la empresa o el investigador responsable han intentado, deliberadamente, formular las preguntas y las respuestas para empujar en la dirección de una respuesta favorable a sus puntos de vista, o sus propuestas políticas. Y obviamente, este tipo de encuestas existen y con un poco de diligencia, no son difíciles de detectar (pronto les contaré un caso curioso que apareció ayer en los medios).

Pero la cosa es mucho más complicada. Es que incluso queriendo hacer una encuesta correcta y neutral, la elección de unas palabras u otras al preguntar puede dar lugar a resultados muy diferentes. Hoy he encontrado en un artículo de George Lakoff en el Huffington Post un ejemplo fantástico, de libro, que apareció en febrero en el NYTimes. El periódico hizo una encuesta para saber la opinión de los americanos sobre el tema de los gays en el ejército, pero decidió hacer un pequeño experimento con las palabras. A la mitad de la muestra les preguntaron si estaban a favor de que "los homosexuales" pudieran servir en el ejército; y a la otra mitad les preguntaron si estaban a favor de que "los gays y lesbianas" pudieran hacerlo (redacción exacta de las preguntas y los resultados).

Resultado: el 70% está a favor de permitir que sirvan en el ejército los gays y lesbianas, pero sólo el 59% está a favor de que lo hagan los homosexuales. Es más, preguntados por su reacción en caso de que hagan pública su orientación sexual, seguía estando a favor de su reclutamiento un 58% de los preguntados por gays y lesbianas, pero sólo un 44% de los preguntados por los homosexuales (según cuenta Lakoff, la diferencia en este último punto es particularmente alta entre los demócratas, que responden a favor, en el primer caso, el 79% de las veces, pero sólo el 43% en el segundo caso).

Ya ven: diferencias de 11, 14 puntos, ó de o de 36 puntos (para los demócratas) según se pregunte, en distintas preguntas, por "gays y lesbianas" o por "homosexuales". Cualquiera de las dos formulaciones podría haber sido escogida por un investigador perfectamente neutral y deseoso de hacer un estudio serio y objetivo, sin agendas oscuras ni planes turbios. Pero los resultados difieren, a veces espectacularmente.

¿Cuál de las dos preguntas representa la "verdadera" opinión de los norteamericanos? Ninguna en particular. Cada una, si la encuesta está bien hecha, representa la respuesta de los americanos a una pregunta distinta. Lo que nos recuerda una vez más lo exquisitos que hay que ser al tomar siempre con la debida moderación los datos de las encuestas, como un procedimiento imperfecto de conocimiento, que va aportando pequeños fragmentos de verdad, y (casi) nunca la verdad definitiva. Imperfecto, pero no inútil, claro. Como muestra: el mismo estudio de NYTimes/CBS revela que la misma pregunta sobre "los homosexuales", que hoy obtiene un 59% a favor, obtuvo en un estudio suyo de 1993 un 44% de respuestas favorables. Parece fuera de duda que la opinión sobre el asunto ha cambiado claramente en estos veinte años.

Si eso sucede intercambiando sinónimos en una pregunta, piensen en lo que puede pasar cuando uno trata, con su mejor intención, de hacer una pregunta breve y clara sobre discusiones en marcha, sobre temas complejos, como pensiones, reforma laboral, autonomías, impuestos, cambio climático... (Actualización 16/4: precisamente el artículo de Lakoff da un buen ejemplo de esto; pero no es lectura rápida). Es muy complicado y no existe "la" pregunta perfecta. Sólo por acumulación de múltiples intentos podemos llegar a tener una imagen poliédrica e imprecisa de "la opinión pública sobre xxx".

27 comentarios:

  1. Moraleja: las encuestas en los periódicos deberían ir pequeñitas pequeñitas, porque los propios sociólogos dicen que las verdades que aportan son pequeñitas. Mejor rellenar con las declaraciones intrascendentes de Cristiano. Uy, vaya, justo eso es lo que hacen, pero luego la gente se queja de que los periódicos son banales. No hay quien entienda a los lectores.

    Muy interesante post, en todo caso.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante post, ¿pero qué aporta respecto al original en inglés? Pues dos cosas: la traducción, y más importante todavía, que a mi me ha permitido enterarme del asunto.

    Justo para eso sirve el copiaypega y el traducetraduce de los periódicos, para que la gente se entere de las cosas, y si se quiere enterar mejor, vaya al original. Pero a los lectores el copiaypega o el traducetraduce les parece banal. No hay quien entienda a los lectores.

    ResponderEliminar
  3. Varios errores a corregir: 1, el plural de gay es gais; 2, tienes una conjunción "o" con tilde cuando no va entre cifras. Por lo demás, buena reflexión.

    ResponderEliminar
  4. Muy agudo. Pero que las palabras no nos cambien la realidad. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Corregido lo de la "ó".
    En cambio lo de "gais" por "gays", aunque sea lo correcto según la academia, no parece ser aceptado por los usuarios.
    Google, en español:
    "gays" 1.720.000
    "gais" 119.000 (y las primeras que salen están en catalán).
    Incluso, en usuarios "cultos" como los de Google News:
    "gays y lesbianas" gana a "gais y lesbianas" por 87 a 6 en este momento.

    ResponderEliminar
  6. El plural es gayers, hombre, lo sabe todo el mundo.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante, tal vez lo único inadecuado es el título, que no refleja el contenido, claro que por deformación profesional soy algo purista en temas de SEO.

    ResponderEliminar
  8. En ese caso la tilde estaba perfectamente puesta para evitar la confusión con el número cero. No se usa sólo cuando va entre cifras.
    "o de 36" puede confundirse con "0 (cero) de 36".

    ResponderEliminar
  9. Lo que ha demostrado el NYT ya lo sabía la sabiduría popular de este país. O es que no sabíais este chiste?:

    - Papá, tengo que confesarte que soy gay.
    - Pero, hijo, tú sales en las revistas del corazón, eres decorador o relaciones públicas?
    - Pues ,... no.
    - Hijo, entonces tú no eres gay, ¡eres un maricón!

    Perdonad, no pretendo ser ofensivo, sino todo lo contrario (tengo grandes amigos y amigas tanto heteros como homos): solo creo que el chiste, en su crudeza, refleja una percepción social en línea con la que se desprende del experimento del NYT.

    ResponderEliminar
  10. Es que en realidad no es lo mismo: es cómo si preguntas por "minusválidos" y "personas con discapacidad". Lo que cada palabra elicita en la mente es diferente. El lenguaje refleja estructuras de pensamiento, de ahí su importancia.

    En cualquier libro sobre "orientación sexual" o "historia del movimiento LGBT" se puede encontrar que el término "homosexual" nace desde el ámbito médico/patológico, desde la "desviación". Mientras que los "Gays y Lesbianas" se construyen asumiendo su identidad desde el orgullo de su diferencia. Obviamente los encuestados no saben todo eso, pero sin tanta parafernalia, perciben cosas diferentes y perciben la "homosexualidad" como algo más negativo... porque efectivamente el término en origen nace con connotación negativa.

    Enhorabuena por la entrada. Muy interesante.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Josu. El Diccionario Panhispánico de Dudas (http://buscon.rae.es/dpdI/) dice literalmente sobre la palabra gay: "Su plural debe ser gais".

    Así que el anónimo tenía razón. Y es que no siempre hay que fiarse de aquéllo que devuelve más resultados en google.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Pues con lo de gays estoy de acuerdo con Malaprensa. El lenguaje no es como las matemáticas, admite más libertad. Mientras se entienda, vale.

    Aunque Malaprensa podría aplicar ese criterio a muchas noticias, que él analiza con el mismo exceso de rigor que muestra ACB. Así que está bien que reciba de su propia medicina.

    ResponderEliminar
  13. En concreto, el ejemplo de la "glucosa que habla" entra en ese uso libre del lenguaje. Se entiende perfectamente que la glucosa no es la que habla.

    ResponderEliminar
  14. "
    Google, en español:
    "gays" 1.720.000
    "gais" 119.000 (y las primeras que salen están en catalán).
    Incluso, en usuarios "cultos" como los de Google News:
    "gays y lesbianas" gana a "gais y lesbianas" por 87 a 6 en este momento".

    Me permito recordarle la frase de Orwell de las moscas y la mierda (con perdón).k

    ResponderEliminar
  15. Si no fuera porque en este caso son las moscas las que deciden lo que es mierda y lo que no.

    De todos modos Malaprensa se habría ahorrado problemas si hubiera dicho que lo escribe así porque le da la gana. No hay que dar muchas explicaciones a los lectores, que son muy pijoteros.

    ResponderEliminar
  16. Opino lo mismo que Ud.AB. Sobra justificar con frecuencias absolutas lo que depende de la santa voluntad.k

    ResponderEliminar
  17. Malaprensa no lo escribe así porque le da la gana sino porque es un anglicismo y su plural en inglés es gays.

    Y se le sigue tratando muy mayoritariamente como a un anglicismo por mucho que la Academia haya querido incorporar la voz inglesa en singular pero no en plural.

    ResponderEliminar
  18. ACB, gracias, ya había visto que el Diccionario Panhispánico de Dudas decía eso. Pero no me convenció así que esta es una de esas ocasiones en las que uno decide ir contra lo que dice el diccionario.

    Y para hacerlo el "uso común" es un buen argumento, frente a lo que dice anónimo. La lengua la crean los hablantes. De hecho a menudo la academia rectifica cuando ve que los hablantes no le hacen ni caso (ej. güisqui).

    Respecto a las moscas y la mierda.
    1. Dudo que la frase sea de Orwell (tienes alguna referencia?)
    2. Suele utilizarse más bien sobre temas estéticos o culturales, para rechazar que la mera popularidad de algo (película, libro, cantante, programa de TV, personaje) certifique su valor o calidad. Pero en temas lingüísticos, en última instancia, aunque siempre existe una tensión, y hay usos "cultos" y otros "vulgares", los hablantes mandan.

    ResponderEliminar
  19. mi último párrafo, claro, no contesta a ACB, sino a anónimo

    ResponderEliminar
  20. En el futuro hasta la RAE admitirá que "billón" significa mil millones. Se inventaron eso de "millardo" que no lo usa ni el tato. Es obvio que hace falta una palabra para definir "mil millones", y el uso "culto" (que por lo que veo es el de los periódicos) de billón es mil millones.

    ResponderEliminar
  21. No. El uso culto (que resulta obvio no es el de los periódicos) de billón es millón de millones. No resulta evidente la necesidad de una palabra para "mil millones" cuando se puede expresar ese mismo concepto mediante la expresión "mil millones". Que lo necesiten los periódicos no es un argumento, debemos ser los hablantes los que lo necesitemos. Y de momento no parece ser el caso, cuando lo sea ya lo arreglaremos.

    ResponderEliminar
  22. Vaya, pues justo Malaprensa ha utilizado un poco más arriba a los periódicos como argumento de autoridad. Aclárense.

    Los hablantes en general no usan la palabra billón ni mil millones. Esas son palabras de gente culta. Economistas, científicos, y, me temo, periodistas. Que también son hablantes, y tienen todo el derecho de elegir las palabras que mejor les vengan. Billón es más corto y más directo que mil millones, por tanto es mejor. Además se usa más que un millón de millones. Es evidente que el sistema americano es mejor.

    Los científicos que usen la palabra que les apetezca, total, solo se entienden entre ellos.

    ResponderEliminar
  23. No, los periodistas no pueden elegir la palabra que "mejor les venga". Tienen la obligación de usar las palabras correctas. Y en español "billón" equivale a "un millón de millones". Así que no tuerzas las cosas con tus argumentos torticeros.

    Lo que yo comenté sobre "gais" era simplemente lo que dice la RAE como recomendación, pero entiendo perfectamente que en casos de anglicismos como éste se puedan entender tanto "gais" como "gays" como correctas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Lo que pienso es que el periodista debe explicar a qué se refiere con "billón", porque en un mundo global como este hay muchas dudas. Si conscientemente lo usa como "mil millones", y lo deja claro, me parece bien. Pero si lo usa como "millón de millones" también debe explicitarlo, por si acaso.

    Por lo demás, estoy de acuerdo con vosotros en que Malaprensa no debería haber definido a Google News como usuarios "cultos". Los periodistas somos igual de cultos o incultos que todo el mundo, científicos incluidos.

    ResponderEliminar
  25. Y por cierto ACB, no tires la piedra y escondas la mano. Habías dicho claramente que Anónimo "tenía razón", no que fuera lo "recomendable". Me parece bien que cambies de idea, pero no niegues lo evidente.

    ResponderEliminar
  26. Para mí, lo que significa es que el 10% de la gente no sabe de lo que habla pero opina igual.

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.