2 de junio de 2004

Bienaventurados los pobres

El País publica, con motivo de las elecciones europeas, una serie de informaciones sobre los países de "La nueva Europa". El martes 1 de junio (pag. 27), se publicaba una pequeña nota titulada 37 millones de personas, por debajo del umbral de la pobreza. La noticia iba acompañada por una tabla con porcentajes de pobres por países (no todos). El texto, aunque explicaba que, según como se defina, la cifra de pobres puede estar entre 33 y 55 millones de personas, se quedaba con la cifra de 37,5 millones, el 8,5% de la población de la UE-25.
El porcentaje más alto se daba en Italia (14,2), seguido por el Reino Unido (12,5) y Estonia (12,3). España tendría un porcentaje del 10,1. Por si usted no lo sabía, el porcentaje de pobres en España es menor que en Austria (10,6), poco superior al de Dinamarca (9,2) y claramente superior al de Polonia (8,6), Hungría (6,7), o la República Checa (4,9).

Pues nada, que ya estoy viendo a masas de italianos, británicos, españoles, y austriacos emigrando hacia Polonia, Hungría y la República Checa. No me extraña que estos países, antes de entrar en la Unión Europea negociaran duramente cláusulas de aplazamiento para la libertad de movimientos de los trabajadores.

¿Cómo? ¿Que no se cree usted estas cifras? Pero hombre, si vienen en el periódico...
La verdad es que la definición de lo que es un pobre es un problema que lleva dando mucha guerra a los sociólogos desde hace muchos años. Y sin duda es una cuestión muy complicada. Pero en algún momento que desconozco (porque no soy un experto en la materia), se popularizó un indicador, que es el que utiliza Eurostat y cita El País, y es el siguiente: son pobres las personas que viven en familias cuyos ingresos están por debajo del 50% de los ingresos medios de los hogares de su país.

Sin entrar en detalles (no estoy seguro de que el dato de referencia sea la media o la mediana; y tampoco conozco los detalles de cómo se pondera el número de personas en las familias para comparar los ingresos), lo crucial es que este tipo de medidas son relativas, en dos sentidos: que en cada país son distintas, y que se calculan en relación a la renta media del país, y no a una definición "objetiva" de lo que es ser pobre. En sentido estricto, no se está midiendo pobreza, sino desigualdad (e incluso eso con matices). Y por ello, cualquier uso de esos indicadores comparando diferentes países, o para un mismo país a través del tiempo, puede ser seriamente engañoso. El pobre de un país y un año puede ser alguien que no tiene para comer, y el pobre de otro país, o del mismo país 30 años más tarde, puede ser alguien que no puede cambiar de coche cada 5 años, o pagarse unas vacaciones en la playa.

Así, por ejemplo, suponiendo que la desigualdad no hubiera cambiado en España entre 1950 y hoy, aunque la renta per cápita haya crecido muchísimo, el porcentaje de pobres sería el mismo. Incluso es posible que la desigualdad haya aumentado, y entonces podría alguien venir a contarnos, con este tipo de datos, que hoy hay en España una mayor proporción de pobres que en 1950. ¿Un despropósito, no? Pues no muy distinto al de las cifras de Eurostat (y de tantos otros organismos que usan estos indicadores).

Pobreza y desigualdad simplemente no son la misma cosa. Aunque puede haber una parte de lo que define la pobreza que sea la percepción relativa de privación, y que sin duda, puede variar de unas sociedades a otras, equiparar sin más pobreza con distancia de la media (o la mediana) es incorrecto, lo diga Eurostat o el porquero.

Comentarios hasta el 26-12-09

Josu, no te enteras, el hecho de que la gente no emigre a esos países tan bienaventurados (R. Checa, Hungría, Polonia o Dinamarca) se debe a que tienen lenguas muy difíciles de aprender, hombre de Dios. Si no, ¿por qué me iba a quedar yo en este país de "muertos de hambre"?

Todos a Chequia. Cheques para todos.

Perdón por el mal chiste, pero es que indicadores como la tasa de pobreza me hacen sacar de lo peor que hay en mí.

Josu, tus artículos son muy buenos y aprendo montón, hacía tiempo que percibía en la prensa este tipo de manipulaciones o simple ignorancia, y desde mi punto de vista, siempre orientada en la tendencia de justificar el intervencionismo de los políticos y de recortar las libertades y propiedades de los ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.