18 de septiembre de 2004

Sin lugar a dudas

Parece que casi todos los que escriben en los periódicos han estudiado cinco años de carrera de periodismo, porque algún botarate ha pensado que el periodismo es una disciplina académica y no una profesión que se puede aprender en un postgrado, o ejerciéndola, después de haber estudiado algo más sustantivo (por ejemplo economía, o historia, o ciencias políticas, o sociología), como creo que sucede en otros países.
Bien, pues en esos cinco años no debe dar para que alguien explique a los periodistas una nociones mínimas sobre lo que es una encuesta, y cómo se interpreta. Porque de lo contrario no perpetrarían noticias como la del sábado 18 de septiembre en El País, titulada El 71,6% de los niños viajan mal sujetos en los vehículos.
Los errores se acumulan:
1. Por supuesto, resulta cómica la falsa precisión del titular. El 71,6%, nada menos. Que alguien explique a la periodista el concepto de margen de error, por favor. Una encuesta, salvo que sea monstruosamente grande, no puede hablar con esa precisión. Mucho mejor haber usado lo que dice en la primera frase del cuerpo de la noticia: "siete de cada diez niños de 6 a 12 años" van mal sujetos...
2. El titular habla de "niños", pero la encuesta, que fue curiosamente hecha a los propios niños (no había visto ninguna, se me ocurren muchos problemas de ejecución que me hacen dudar de los resultados, pero en fin, supongamos que todo se ha hecho con sumo cuidado), se realizó sólo entre niños de 6 a 12 años (lógico, por la fiabilidad de las respuestas; y aún así los de 6 los tomaría con mucho cuidado).
Pero claro, entonces el titular se va al carajo porque son los niños más pequeños los que hoy ya viajan casi siempre bien asegurados, con sus sillas y accesorios super-seguros, y son los más mayores los que tienden a ir sentados sin elementos especiales de seguridad (entre otras cosas porque, como dice la noticia, sólo desde julio la ley obliga a hacerlo hasta los 12 años).
Por tanto, de una encuesta a niños de 6 a 12 años no se puede extrapolar una afirmación sobre los "niños".
3. La falsa precisión se extiende al intentar diferenciar entre tipos de trayectos. Se dice que en los trayectos urbanos es cuando más niños viajan sin protección (75,9%), frente a los trayectos por carretera (73,5%). Una diferencia tan pequeña en una muestra de 600 entrevistas es simplemente irrelevante: no podemos saber si en la población, a diferencia de la muestra, los valores son distintos.
4. No se menciona que haya otros tipos de trayecto (que tampoco se me ocurren), pero entonces no es posible que una media ponderada de esos dos valores, sea como sea que se haya hecho, sea el 71,6% del titular.
Pues eso, que alguien debería contar estas cositas, bien sencillas, a los periodistas. Por favor.
Actualización:
No dejen de leer el comentario de Wonka sobre quién patrocina este estudio. Alucinante.

Comentarios hasta el 26-12-09

La información del RACC en su página web (www.racc.es) sobre esta encuesta es relativamente rica, pero, en última instancia, no aclara cómo se ha hecho la encuesta. Dice que "las han dirigido pedagogos que han utilizado materiales de apoyo visual para hacer más comprensibles las preguntas a los más pequeños". No sé si los pedagogos son los más adecuados para llevar a cabo encuestas, pero esa es otra historia. Lo que no está claro es si esos materiales visuales se han utilizado con todos los niños. No recoge en ningún sitio la redacción exacta de las preguntas: esto es importante, no es lo mismo preguntar si "alguna vez" se ha ido de tal o cual manera que preguntar si se hace "habitualmente".

Una cosa curiosa es que los periodistas no mencionen el patrocinio de la empresa Jané. Imagino lo que habrían dicho si el estudio fuera sobre la ausencia de efectos en la salud de los no fumadores del humo secundario del tabaco si el estudio lo hubiera patrocinado una empresa tabaquera...

Por si no se entiende bien mi comentario anterior, no quiero decir que el patrocinio de Jané invalide, por contaminación de intereses, los resultados del estudio. Las investigaciones se sostienen por sus fundamentos teóricos, su metodología y su buena evidencia empírica--y, obviamente, por la transparencia en cada uno de esos aspectos. Es relevante conocer si hay posibles "conflictos de intereses", pero sólo como una pista más para pensar preguntas incómodas a un estudio; como criterio de sospecha, vamos.

Efectivamente, el patrocinio de Jané no desacredita el informe, sino que supone un conflicto de interés que el periodista debería haber tenido en cuenta en dos sentidos: para alertar sobre él a los lectores, y para poner especial cuidado en la lectura y transmisión de los resultados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.