12 de julio de 2004

Malapublicidad

Uno de los temas recurrentes en Malaprensa es la reproducción acrítica por los periódicos de notas de prensa u otros contenidos producidos "a instancia de parte", es decir, por personas o más frecuentemente organizaciones interesadas en el tema en cuestión, que tienden a cargar las tintas o exagerar los datos de acuerdo a su conveniencia.

Lo que creo que no habíamos visto hasta ahora es una situación de este tipo en la que la fuente de la noticia es directamente una empresa que quiere vender un producto, cuyas virtudes exagera de manera palmaria. Suponiendo buena fe e ingenuidad por parte de la periodista, y no cosas más oscuras, estamos ante un obvio caso de malaprensa en la noticia que publica la sección Nueva Economía de El Mundo, el domingo 11 de julio, con el titular "Como [sic ]ahorrar con las facturas". Lo más llamativo es el subtítulo: "El reglamento que desde enero permite deshacerse de las facturas de papel y conservarlas sólo en formato digital podría ahorrar a las empresas hasta 6 euros por documento".

6 euros me parecieron muchos para simplemente cambiar el papel por el archivo informático. Las facturas hay que seguir haciéndolas, y mandándolas (las propias), y verificándolas (las ajenas), hay que seguir comprobando el ajuste entre las facturas y los cobros y pagos... ¿Dónde estaba tanto ahorro?

Pues según el texto el ahorro sería de 2,2 euros por el coste del material de archivo; y unos 4 euros por la productividad del personal.

Lo del material de archivo se justificaba en una tabla adjunta, con el siguiente desglose

Armarios archivadores (4 cajones * 50 carpetas=600 documentos)= 0,50 euros por factura
Fotocopias (4/factura)= 0,14 euros por factura
Carpetas, clips, etiquetas, etc...= 0,09 euros por factura
Metros cuadrados (coste espacio almacén por cinco años de vida)= 1,50 euros por factura.
Total= 2,23 euros por factura

Cada una de las líneas me parece exagerada. Y algunas tienen trampa.
Por ejemplo, los armarios archivadores de 4 cajones, pueden acoger, sin duda, mucho más de 600 facturas. Piense usted en lo que ocupa un bloque de 500 folios y en la profundidad de estos armarios, que habrá visto alguna vez en alguna oficina, y aun contando con carpetas, clips, etc... desde luego en cada cajón deben caber al menos, qué se yo, 1.000 documentos. Serían 4.000 por armario, que a 0,50 euros representaría un coste de 2.000 euros por armario. Coste hinchadísimo, puesto que veo por Internet en tiendas de material de oficina que los armarios de este tipo pueden valer unos cientos de euros.

Pero además, coste tramposo, porque las facturas se van tirando al pasar los años, !!!pero no se tira con ellas el armario!!!

Otro ejemplo evidente es la última línea. Suponiendo de nuevo una estimación muy conservadora de 4.000 documentos por armario, a 1,50 euros por documento, son 6.000 euros por armario. Ese sería el coste estimado del alquiler del espacio que ocupa el armario en cinco años, que es el tiempo legal durante el que hay que guardar las facturas. Pero 6.000 euros entre 60 meses son 100 euros al mes. Aún calculando que un armario de estos ocupe un metro cuadrado, y otro metro cuadrado delante de él que hay que dejar libre para utilizarlo, estaríamos ante un coste de alquiler de 50 euros el metro cuadrado. ¿Habrá alguna ciudad, barrio o calle de España donde el precio medio del alguiler de oficinas sea de 50 euros/metro cuadrado?. Parece que no.

Finalmente, los 4 euros de ahorro por el menor tiempo dedicado a cada factura por los trabajadores parecen también exagerados. Redondeando mucho, suponiendo un personal administrativo que cueste al empleador 1.500 euros al mes (14 pagas), me sale un coste por hora de unos 11 euros, así que 4 euros vendrían a ser 20 minutos de ahorro, por factura, por todas y cada una de las facturas (atención: no en hacer, ni enviar, ni verificar: en archivar). ¿Mucho no?

Para redondear el dislate, los supuestos ahorros no se comparan con los costes de la administración digital, que también los tendrá: software, hardware, aprendizaje, copias de seguridad, y un cierto tiempo de trabajo de un empleado también por cada factura.

En fin, el disparate se entiende fácilmente: todas estas cifras las facilita la empresa EProm, que vende un software para gestionar digitalmente las facturas. Si fuera publicidad pagada y rotulada como tal, casi se podría decir que es publicidad engañosa. Pero aparece como una noticia más. Qué bazofia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.