26 de abril de 2005

Velocidad, accidentes... confusión

Ya he dicho alguna otra vez que el tema de los accidentes de tráfico se cuenta fatal en los medios. Ayer El País nos aportó una nueva dosis de barullo envuelto en números (gracias a Íñigo Sáenz de Ugarte), en una noticia titulada "La velocidad media es excesiva en la mitad de las vías más peligrosas".

Ya el titular se las trae, y marea un poco. Pero es ilustrativo del tono general de la noticia: mala redacción y estudio de datos sobre las vías más peligrosas, sin compararlas con las menos peligrosas.

Porque eso parece que es lo que ha hecho el RACE, y eso es lo que cuenta, oblicuamente, la noticia. Utilizando como base un estudio europeo (EuroRAP) que clasifica los tramos de carretera según su "peligrosidad" (número de accidentes graves y mortales, dividido por la intensidad de tráfico), el RACE ha tomado los tramos más peligrosos (dos categorías más altas del estudio europeo, que son "riesgo alto" y "riesgo medio-alto") y ha estudiado cuál es la velocidad media de los vehículos en esos tramos. Y así ha llegado a conclusiones como la del titular: en algo más de la mitad de los tramos estudiados la velocidad media de los vehículos que pasan por ellos es superior a la legalmente permitida. Pero ¿Y si la velocidad media fuera excesiva también en la mitad de las vías menos peligrosas? Entonces podríamos decir que no hay asociación estadística entre la velocidad y la peligrosidad. Pero no lo podemos saber, porque el RACE sólo ha estudiado los tramos más peligrosos.

Todo esto se cuenta además de una manera bastante confusa. Por ejemplo, el subtítulo de la noticia dice: "La A-5 es la autovía con más accidentes y mayores infracciones de los límites legales." Lo que quiere decir en realidad es esto, que viene más abajo en la noticia:
La A-5, que une Madrid y Extremadura, es, 'sin duda', la autovía en la que se combina 'de forma más clara el binomio riesgo y exceso de velocidad', afirma el RACE en un comunicado. En el cien por cien de los tramos analizados se registra una velocidad por encima del máximo legal.
Es decir, nada sabemos sobre si la A-5 es o no la autovía de España con más accidentes. Tampoco sabemos si las infracciones de velocidad son más frecuentes en esa autovía o en otras. Ni siquiera sabemos si en esa autovía la asociación entre velocidad y accidentes es mayor o menor que en otras. Porque no se nos dice nada de los tramos donde no hay accidentes. Lo único que sabemos es que en el 100% de los tramos con muchos accidentes hay también exceso de velocidad.

Una vez tras otra la noticia repite la idea de que velocidad y siniestralidad están unidas, pero sin dar ni un sólo dato que confirme la asociación, porque el propio diseño del estudio impide hacerlo. Pero la periodista no se ha enterado, y mezcla continuamente el hecho de que las dos cosas aparezcan juntas (más o menos, según los casos) con la idea de que, por tanto, hay relaciones causales entre ellas. Veamos:

Las autopistas son las carreteras que con un porcentaje más alto de tramos con riesgo elevado y de tráfico a velocidades excesivas, con medias hasta de 152,3 kilómetros por hora.
Debe querer decir que, de los tramos con alta siniestralidad estudiados, el porcentaje mayor de ellos en los que se superan los límites de velocidad están en las autopistas. El lenguaje es tan enrevesado que cuesta entenderlo. Más bien se queda uno con la idea de que las autopistas fueran las que tienen más tramos peligrosos. Pero no es así:
EuroRAP también revela que las carreteras con calzada única son más peligrosas que las de doble calzada. De hecho, en la red secundaria es donde se producen más accidentes, fundamentalmente por salidas de la vía y colisiones frontales.
Otro dato inútil: "
La velocidad media, según este mapa [el facilitado por la DGT], supera los límites en 111 tramos de riesgo medio-alto y en 33 de riesgo alto." Muy bien, pero como no se nos dice cuantos tramos hay de riesgo medio-alto y de riesgo alto, ni siquiera podemos saber qué porcentaje es mayor (y por supuesto, nada sabemos de las velocidades en los tramos de riesgo menor).

Más chapuzas: "
En la A-4, entre Madrid y Andalucía, los conductores (un 58,3%) acostumbran a pisar demasiado el acelerador en siete de los 12 trayectos con riesgo elevado". ¡¡Qué casualidad!!! El porcentaje de conductores es el mismo que el de tramos peligrosos en los que se supera la velocidad legal (7/12). ¿O será tal vez que la periodista se ha vuelto a liar?

Y más:
Entre las carreteras convencionales se encuentra el tramo más peligroso de los analizados, del kilómetro 200 al 224 de la N-3, en la provincia de Cuenca. En este punto, los coches suelen circular a toda mecha, dado que la media es de 124,7 y el límite está en 100 kilómetros por hora.
¿Es más peligroso porque tiene la tasa más alta de accidentes? ¿O porque, de los que la tienen alta, es donde más se apartan los conductores de la velocidad legal? Sospecho que más bien lo segundo, aunque no es posible saberlo.

Un despropósito, que se observa también en esta precisión sobre como se mide la siniestralidad: "
El estudio se basa en medir el número de accidentes mortales y graves ocurridos por cada 1.000 millones de vehículos que pasan por un kilómetro". ¿Lo de los mil millones de coches parece una unidad de medida un poco exagerada, no? Sólo carreteras por las que pasen 2,7 millones de coches por día (unos 950 coches por minuto en cada dirección, las 24 horas del día) pueden llegar a mil millones en un año. Solución: se trata de accidentes mortales y graves por cada 1.000 millones de kilómetros/vehículo. Es decir, que el número de coches que pasan por cada tramo se multiplica por el número de kilómetros del tramo estudiado para estimar la siniestralidad relativa, lo que es lógico, porque si no los tramos más largos serían siempre aparentemente más "peligrosos".

En fin, periodismo de alta calidad, no como el que se encuentra en los gratuitos y en la bazofia de Internet. En descargo de la periodista, hay que decir que no he podido encontrar el informe en la página del RACE. Lo mismo todos los disparates vienen de su texto. Pero aún así la excusa es relativa:
si no lo entiende ella, no nos debe pasar el muerto a los lectores.

Comentarios hasta el 27-12-09

Realmente esclarecedor de la rapidez y el sensacionalismo con que se redacta la información en los periódicos. Una vez más gracias por reseñarla

"kilómetros/vehículo" es incorrecto en este caso, debería ponerse "kilómetros x vehículo" o, en todo caso, "kilómetros-vehículo"

Aprovecho para recordar que la unidad de energía NO es el kW/h sino el kWh (kilovatio-hora) Este error está muy extendido entre periodistas y no periodistas.

Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.