6 de mayo de 2005

Bulimia, anorexia y libertad de expresión

Cuenta hoy el ABC que "los principales distribuidores de contenidos en Internet" han cerrado 350 páginas web en diez meses por incitar a la bulimia y anorexia. Algo parecido vi anoche en Telecinco. Y aparece hoy en múltiples medios.

Naturalmente, no los he leido todos. Pero en los que he ojeado me asombra la naturalidad con la que se nos informa de un supuesto acto masivo de censura, sin que se nos cuente nada sobre qué criterios se han seguido para esos cierres, qué leyes han incumplido los que mantenían esas páginas, qué cláusulas contractuales de las empresas proveedoras de servicios les han permitido cerrar esas páginas, qué mecanismos de control legal se han aplicado para que esos cierres no sean arbitrarios, qué procedimientos de defensa de sus derechos tienen los autores de las páginas.... nada, absolutamente nada.

Dice el artículo 20 de nuestra Constitución que se reconoce y protege el derecho "a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica" (entre otros). También dice que "estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia," y que "sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial."

¿El cierre de una página web por sus contenidos indeseables se puede realizar arbitrariamente por el proveedor de servicios? O, peor aún, ¿por una decisión administrativa de una autoridad pública sin control judicial alguno? ¿En qué clase de democracia vivimos si nada de esto preocupa a nadie? ¿Y qué clase de medios tenemos que no encienden las luces de alarma ni plantean debate alguno sobre este asunto?

Actualización: no se pierdan lo que Javier Cuchí escribe sobre este asunto. Justamente lo que hubiéramos esperado hoy unos cuantos artículos de nuestra prensa. Mais non.

Comentarios hasta el 27-12-09

Democracia clase B, Josu... y bajando.

Quiero pensar que detrás del cierre de estas páginas hay una decisión judicial, aunque en la noticia no se diga expresamente. De lo contrario estaríamos ante un caso gravísimo de atentado a la libertad de expresión.

Josu, te leo habitualmente y hasta ahora he estado siempre de acuerdo contigo, pero la verdad es que aquí...

Tú mismo has dicho que existe el derecho a "la protección de la juventud". Y eso es precisamente lo que se está defendiendo con estos cierres. Páginas mantenidas por gente con trastornos graves que incitan a otra gente a caer en estos trastornos y, no solo eso, sino que a los que ya lo padecen, lejos de animarles a curarse, les dan argumentos para continuar si es necesario hasta la muerte.

Tal vez en este artículo habría que darte a ti también una collega por "malaprensa" ya que te has salido de tu rigor habitual introduciendo ciertas críticas mal documentadas y producto de la ignorancia sobre el tema que se está tratando.

Un saludo y sigue escribiendo!

*colleja

ColdWind:
Me he debido explicar muy mal.

El "tema que se está tratando" no es la anorexia ni la bulimia, sino la libertad de expresión, sus límites, y las garantías legales para protegerla.

No veo que mis críticas estén "mal documentadas". No hay nada que documentar, porque no hago ninguna afirmación, sino preguntas. O quejas.

Porque lo que hago es precisamente pedir que me documenten: que me expliquen en las noticias quién ha cerrado esas páginas, con qué criterios, con qué leyes, con qué revisión judicial...

Uf, peliagudo asunto.

Parece claro que cerrar las páginas pro-anorexia es "bueno" y que la libertad de expresión es también "buena", y parece claro que ambas "bondades" entran en conflicto, ¿ahora qué hacemos?

Por ejemplo, ¿sostenemos el derecho a la existencia de páginas nazis, o mejor que las cierren?

¿Y el derecho a la libertad de expresión ampara también a pederastras, o no?

De todos modos, para mí el quid de la cuestión está en estas dos preguntas:

¿En qué clase de democracia vivimos si nada de esto preocupa a nadie? ¿Y qué clase de medios tenemos que no encienden las luces de alarma ni plantean debate alguno sobre este asunto?

Otra cosa es que la libertad de expresión sea la excusa para todo tipo de tropelías y actuaciones enfrentadas a cualquier mínima ética. O sea: seamos demócratas, pero no gilipollas.

He estado indagando y resulta verdaderamente difícil saber cómo ha sido lo del cierre de las páginas. La fuente parece ser la organización Protégeles. En su página web se puede informar de páginas de "Pornografía Infantil", "Racismo", "Terrorismo" o "Drogas". Se supone que ellos comprueban la página y, si ven indicio de algo ilegal, lo denuncian a las FF y CC de seguridad.

Han elaborado un informe sobre la anorexia y las páginas "pro-ana" y "pro-mía". Y lo que no se sabe es si han denunciado esas páginas (y se han cerrado por orden judicial) o simplemente han informado a los ISPs.

Casi todos los que alojan contenidos de forma gratuita se reservan el derecho de cerrar las páginas que consideren oportunas. No es sólo una cuestión de libertad de expresión: es razonable que empresas como Microsoft, Google, Yahoo... no quieran alojar páginas donde pueda haber indicios de delito o donde el contenido pueda ser contrario a su "código de conducta". Y los servidores de páginas de crackers,warez y demás no suelen estar al alcance de las comunidades pro-anorexia, que se nutren fundamentalmente de adolescentes.

En cualquier caso, navegar por páginas "pro-ana" / "pro-mía" es una experiencia bastante dura (al menos para mí). Un enlace sobre el asunto (no es fácil ahora encontrar páginas pro-ana en español... y en todo caso, tampoco quiero hacerles publicidad).

h

Mucha miga hay en este asunto, miga de la que no comen las anoréxicas .... y la que no nos deberíamos comer los demás.

El problema de las bases jurídicas para cerrar páginas web.
El problema de los servidores para gestionar su negocio -sus límites éticos (que también pueden tenerlos), sus dilemas empresariales (si alojan temas conflictivos otros pueden no quererles como servidores), la inseguridad jurídica del todavía incipiente mundo virtual. Y ¡claro! no vamos a zanjar el asunto diciendo que la globalización es mala, que cada web en el servidor de su país con el poli de su país que le vigile y sus nacionales que le lean, ni vamos a abogar por un servidor de páginas como servicio público de amplio espectro.

Todo un conjunto de dilemas que se merecen algo más que un artículo tan simple como el que muy bien critica MALAPRENSA.

Por cierto, ¿por qué no cierran todos los medios del país que incluyen semana tras semana propuestas dietéticas y vitales tan absurdas y sin sentido como la dieta Atkins, la de la alcachofa, la de la sopa quemagrasa y tantas otras que son absolutamente perniciosas para el gravísimo y creciente problema que anorexia y bulimia representan en nuestro país en este momento?. (Para muestra basta con que echen un ojo al Mujer Hoy del Grupo Vocendo de esta semana).

El tema de la anorexia es peliagudo. Lo que hacen las páginas pro-ana y pro-mia es explicitar algo que vemos en cualquier web, periódico o programa de televisión.

Sacar en un desfile mujeres de 1.80 que pesan 42 kilos también es fomentar la anorexia. Que uno de los insultos más graves que le puedan decir a uno sea "gordo", también. La plaga de anuncios de Corporación dermoestética, parches adelgazantes, dietas, cremas anticelulíticas y demás, también.

Sin embargo, no es inusual (y yo lo he visto), que en un periódico se publique un artículo sobre los riesgos de la anorexia al lado de un anuncio con modelo anoréxica.

Tienes razón Josu, en los medios no se informa para nada y al final todo se queda en tópicos, en afirmaciones mal documentadas, etc... eso le basta a la gente.

Mi comentario anterior fué un momento de indignación por como se trata el tema. Me jode que, como tu dices, no den explicaciones de como y porqué cierran esas páginas porque luego la gente dice que el cerrar esas páginas es un atentado contra la libertad de expresión. Me ponen muy tenso este tipo de falacias y sobretodo el justificar todo con la "libertad de expresión" (muchos deberian revisar lo que significa eso)...

En fin, un saludo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.