26 de septiembre de 2005

Su racismo... y el nuestro

Como comenté hace unos días, las informaciones tan divulgadas por todos los medios sobre la supuesta ley de la selva en la que se habían convertido el Superdome y el Centro de Convenciones de Nueva Orleans, con asesinatos, violaciones y balaseras a diestro y siniestro, debían ser puestas en cuarentena.

Hoy informa el NOLA.com (la página web del principal periódico de Nueva Orleans) que la cifra total de muertos en ambos lugares asciende a 10 (incluyendo algunos en las calles adyacentes), de los cuales sólo uno fue víctima de un acto violento (otro se suicidó y otra murió de sobredosis).
Que esos rumores (y otros muchos sobre la supuesta barbarie de los refugiados de Nueva Orleans en otras ciudades) corrieran como la pólvora se explica por la confusión del momento, pero también, seguramente, por los mismos prejuicios racistas de los que acusábamos a los norteamericanos. La imagen de miles de negros desesperados, hambrientos y sedientos casaba demasiado bien, en nuestro inconsciente racista colectivo, con la idea del sálvese quien pueda, el estado de naturaleza, el homo homini lupus, al que no es tan raro que llamemos la "jungla" o la "selva". Nos lo creímos todos. Y era falso.

Traduzco algunos fragmentos del NOLA.com:
A medida que la niebla de las condiciones casi de guerra tras el Huracán Katrina se ha disipado, la inmensa mayoría de los relatos sobre atrocidades cometidas por los evacuados ha resultado ser falsa, o al menos no sostenida por ninguna evidencia, según el personal militar, policial, médico y civil en puestos con información al respecto.

"Creo que el 99% son gilipolleces", dijo el Sargento Jason Lachney, que ocupó una posición esencial en la seguridad y el trabajo humanitario en el Superdom. "No me malinterpreten, pasaron cosas malas, pero no vi ningún asesinato, ni violación ni cuellos cortados ni nada parecido... El noventa y nueve por ciento de las personas en el Dome se comportaron muy bien".
...
El fiscal del distrito del concejo de Orleans Eddie Jordan dijo que las autoridades habían confirmado sólo cuatro asesinatos en Nueva Orleans en los días posteriores al Katrina -- convirtiéndolos en una semana típica en una ciudad que preveía 200 homicidios este año. Jordan expresó su indignación con las informaciones en muchos medios de comunicación nacionales de que las víctimas azotadas por la inundación se habían convertido en turbas de salvajes descontrolados.

"Tenía la impresión de que al menos habían ocurrido 40 ó 50 asesinatos en los dos edificios", dijo. "Es una desgracia que viéramos este tipo de historias que decían que se estaban produciendo gran cantidad de crímenes, cuando ese no era el caso. Y ellos (los medios de comunicación nacionales) no han hecho ningún seguimiento de esas historias, simplemente aceptaron lo que les decía la gente en la calle. No es coherente con los estándares más exigentes del periodismo."
En efecto. Me pregunto (no es retórico) si los medios españoles han rectificado o no sobre el asunto. Agradecería el envío de vínculos o información sobre el seguimiento en medios españoles de estos desmentidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.