11 de abril de 2012

Barras no paritarias

Me alerta Rosie (gracias) de este extraño gráfico de una noticia de ayer en Elpais.com sobre la falta de paridad en el gobierno de Rajoy. Se trata de representar el porcentaje de mujeres entre los titulares de las secretarías de estado.



La altura de las barras (y el eje vertical) representan el número total de personas designadas para las secretarías de estado. Hasta ahí vamos bien.La zona rosada representa, de ellas, cuántas son mujeres, con el porcentaje escrito en rojo. Pero entonces nada cuadra. Veamos:

- En 2002, el 27% de 27 personas está a la altura de unas 3 personas, que serían más bien un 11%. En realidad, no sé cómo pudo haber un 27% de mujeres, ya que 7 sobre 27 serían el 26% y 8 sobre 27 serían el 30%. No hay ningún número entero que, calculado como porcentaje de 27 y redondeado, dé como resultado el 27%.

- En 2006 el 22,5% debe corresponder a 7 personas (en realidad sería el 22,6%). Pero la altura de la zona rosada es menor que en 2007, cuando había un 20% de 25 (es decir, 5 personas). A su vez, en 2008, un 31,2% de 32 personas deben de ser 10 personas, pero de nuevo la altura es similar a las cinco personas de 2007. Y en 2009, sobre un total igual, de 32 personas, el porcentaje baja al 25% (deben de ser ocho personas), pero al altura de la zona rosada es la misma que en 2008.

- En 2006 y 2011 hay el mismo número absoluto, y el mismo porcentaje, pero las zonas rosadas son de diferente altura.

- En 2012 el porcentaje es más bajo que en 2002, sobre un total también menor, y sin embargo la altura de la zona rosada es mayor que en 2002.

En fin, un gráfico absurdo y contraproducente, de esos que hace preguntarse a uno por el software utilizado (y por el criterio del usuario). Si el tema es la paridad, creo que el número absoluto de secretarías de estado es irrelevante. Podría perfectamente haberse eliminado la barra alta y haber representado sólo los porcentajes (el número en rojo, las barras rosas). Eso sí, haciéndolo bien.

5 comentarios:

  1. Dios mío, cada vez peor, estos becarios.

    ResponderEliminar
  2. En cualquier caso, lo importante sería valorar la cualificación, la experiencia profesional, el buen hacer, los logros, etc. de las personas, pienso que el sexo es absolutamente irrelevante en los casos concretos.

    Y por ello, por enfocar el tema mal desde el principio, también es malaprensa.

    Para luchar contra la discriminación, el perseguir la paridad porque sí es absurdo, lo lógico es atacar las causas y no ocultar los efectos.

    La causa más importante de discriminación:
    - No igualar la paternidad a la maternidad, sumando a la paternidad la media de bajas por maternidad durante el embarazo.

    La segunda, no menos importante:
    - La persona que gana menos en la pareja, suele ser la que se encargue de los hijos, llevándolos y trayéndolos del colegio, ayudándole en sus tareas, lo cual hace que no pueda hacer horas extras, méritos extras, y finalmente no sube porque no tiene tantos méritos como el de al lado. Esta discriminación afecta más a las mujeres porque suelen ganar menos por no haber subido por el primer punto. Y afecta a hombres con hijos que los cuidan más que a mujeres solteras sin hijos.

    Pidamos paridad para los que tienen hijos y los cuidan sobre los que no los tienen o pasan de ellos o tienen otros para hacerlo (abuelos, tatas,...)

    Todo lo demás es marear la perdiz y repartirse fondos para amigotes.

    ResponderEliminar
  3. Nisiquiera es correcta la altura de las barras, el 31 de 2006 es más alto que el 31 de 2011.

    ResponderEliminar
  4. Sobre todo hay que fijarse en el criterio del usuario

    ResponderEliminar
  5. No tiene ningún sentido. Se intuye lo que querían represenar pero, poco más. Yo hubiera representado el pocentaje de mujeres directamente. No explican las barras azules.

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.