25 de marzo de 2019

¿Va España hacia una sociedad de castas? No, ni mucho menos

El viernes El País publicó un artículo con título alarmante: España camina hacia una sociedad de castas. El periódico lo ha promocionado mucho: el domingo por la tarde encabezaba la sección de Economía, y era la segunda noticia más destacada en la portada de la web del periódico, después de los resultados del informe Mueller. El lunes por la mañana tenía más de 1.400 comentarios, y cientos de personas lo han difundido en Twitter.

La tesis principal del artículo se resume en las frases que aparecen en forma de subtítulo:
La igualdad de oportunidades se queda en papel mojado. La crisis rompió el ascensor social y el origen familiar condiciona cada vez más el nivel de ingresos.
Realmente terrible, si fuera cierto. Afortunadamente, no lo es. El artículo está lleno de imprecisiones, omisiones y medias verdades que transmiten una impresión catastrófica sobre la movilidad social en España cuando lo que sabemos por las mismas fuentes citadas por el propio artículo es que la movilidad social en España es más bien mediocre: mejor en algunas cosas y peor en otras que en la media de los países de la OCDE. No parece que ni ellos ni nosotros nos estemos convirtiendo en "sociedades de castas". Y tampoco hay clara evidencia de que la movilidad intergeneracional esté empeorando (aunque sí lo ha hecho, algo, la intrageneracional).

Lo más gracioso de todo es que el punto de arranque de la noticia es un breve folleto de dos páginas publicado por la OCDE (vinculado a un amplio estudio sobre la movilidad social en los países ricos), en el que se resumen algunas informaciones esenciales sobre la movilidad social en España, en comparación con los demás países y que en sus primeros párrafos dice esto:
En España, existe una percepción generalizada de que el patrimonio y las ventajas de los padres juegan un papel fundamental en la vida de las personas... Esta percepción es mucho más pronunciada que  en la mayoría de los países y la segunda más alta entre los países miembros de la OECD ... Sin embargo, la situación económica de los españoles está menos correlacionada con la de sus padres que la de otros países. [Énfasis añadido]
Parece que El País, con este artículo, se hubiera propuesto justamente mantener y perpetuar ese malentendido, recogiendo todo lo malo, y casi nada de lo menos malo que dice el informe. Vamos a verlo con algún detalle.

120 años para  pasar de la renta más baja a la renta media

La primera afirmación fáctica, extraida del informe, que contiene el artículo es esta:
Cualquier español que nazca en una familia con bajos ingresos tarda cuatro generaciones (120 años) en conseguir un nivel de renta medio.
Es también una de las afirmaciones usadas por El País y El País Economía en Twitter para promocionar la noticia. Pero es una afirmación muy problemática. Primero, ¿que significa lo de "cualquier español"? ¿Todos ellos? ¿La mayoría de ellos? En realidad, lo que dice el folleto de la OCDE es que si se mantuvieran la distribución de renta actual y la movilidad actual, los españoles que nacen en una familia de ingresos bajos (el 10% más pobre), tardarían en promedio 4 generaciones en llegar a tener los ingresos medios de la sociedad española.

Segundo, ese número parece enorme, pero es de los más bajos de la OCDE. Sólo cuatro países nórdicos (Dinamarca, Noruega, Finlandia y Suecia) tienen un dato mejor. Lo dice explícitamente el folleto, y lo ilustra claramente en un gráfico. La noticia de El País lo recoge también en el texto, aunque enseguida lo matiza con una afirmación que no proviene del folleto ("El lapso de tiempo en ascender de clase social en España es inferior a la media de países de esta organización —el ascensor social solo va más rápido en los países nórdicos—, pero hay señales evidentes de que la situación ha empeorado en los últimos años".)

Tercero, ese cálculo es puramente teórico, como el propio informe de la OCDE (en su versión larga) señala al presentarlo, y es difícil de interpretar. Por eso probablemente no es una buena idea usarlo tan prominentemente en el folleto, pero en ese caso la crítica es más para sus autores que para los medios que lo recogen.

La mayoría de los trabajadores con bajos ingresos nunca dejarán de serlo

La cosa empeora con la siguiente afirmación aparentemente extraída del folleto sobre la movilidad intrageneracional (lo que le sucede a las personas a lo largo de su carrera laboral). Dice El País que:
En España, la movilidad dentro de una misma generación es un ascensor parado. Un trabajador puede desarrollar toda su vida laboral sin saltar al siguiente peldaño. El 66% de los españoles —indica la OCDE— dentro del quintil más bajo (el 20% más pobre) de la escala de ingresos se quedará, ahí, estancado. Un abismo. Pues la media en los países más ricos es del 57%.
Comparemos  con el texto del folleto, a ver si encuentran ustedes las diferencias:
Aquellos en el quintil inferior de ingresos (la quinta parte más pobre de la población) tienen pocas posibilidades de mejorar su posición durante un periodo de cuatro años. Un 64% permanece estancado mientras el promedio de la OCDE es 57%.
Resulta que no es el 66%, sino el 64% el que seguirá en ese nivel de ingresos (siete puntos de diferencia con la media de la OCDE). Pero, sobre todo: ¡no es "toda su vida laboral" sino en un periodo de cuatro años! La diferencia es drástica.

Los hijos de padres con educación superior ganan un 48% más que los de padres sin estudios

Esta afirmación aparece en un gráfico, no en el texto de la noticia. No la he encontrado en el folleto ni en el informe de la OCDE, a quien se cita como fuente. Es posible que venga de otra publicación de la misma organización. En el gráfico se ve que el dato español está en la banda alta, aunque es mucho más bajo que el de Portugal o Reino Unido (ambos por encima del 60%) y es similar al de Italia u Holanda.


Hasta aquí los datos provenientes de la OCDE que aparecen en el artículo. Junto a ellos aparecen algunos datos de otras fuentes, referidos más bien a desigualdad que a movilidad, y sobre todo múltiples observaciones y comentarios de expertos, y muchas frases del autor del texto, en tono muy negativo. Algunos ejemplos:
El ascensor social —los mecanismos económicos y sociales que permiten a las nuevas generaciones progresar respecto a las anteriores— resulta lento y efectúa eternas paradas.
El azar del nacimiento sentencia a millones de españoles de clase trabajadora a empleos precarios, peor pagados y con menos prestaciones sociales.
En España, los más débiles se adhieren a la precariedad, los ricos se adhieren a la abundancia... España es una tierra fracturada y estanca.
Son solo tres frases entresacadas de un largo texto que insiste una vez tras otra en todo lo que va mal en la movilidad en España, tratando de justificar el titular. Recuerden: "una sociedad de castas".

Pero en el folleto de la OCDE se dicen también otras cosas que, curiosamente, no aparecen en el texto de El País. La más importante, esta:
En España, el porcentaje de hijos de padres con bajos ingresos que terminan teniendo, a su vez, bajos ingresos es 28%, algo menos que el promedio en la OCDE (31%). Mientras tanto, el 19% de ellos llegan al grupo de ingresos más alto... En el extremo opuesto, el 34% de los niños cuyos padres tienen altos ingresos también llegan a percibir altos ingresos a lo largo de su vida, en contraste con el promedio de la OCDE (42%).
Información acompañada de este gráfico:


Sí, sí, han leído bien. Tanto por la extremo bajo como por el alto, la movilidad intergeneracional de ingresos es mayor en España. En comparación con la media de la OCDE (16 países con datos) los hijos de padres en el cuartil inferior de ingresos (el 25% más pobre) tienen en España menos probabilidades de seguir en el cuartil inferior y más probabilidades de llegar al cuartil superior; y los hijos de padres en el cuartil superior tienen más probabilidades de acabar en el cuartil inferior y menos probabilidades de seguir en el cuartil superior.

¿Una situación ideal? No, por supuesto. En una hipotética sociedad plenamente igualitaria tantos los hijos de padres en el cuartil superior como los del cuartil inferior tendrían las mismas probabilidades (el 25%) de acabar en en cualquiera de los cuartiles. Pero nuestra situación es algo más igualitaria que la media de la OCDE.

Y dista mucho, claramente, de ser una sociedad de castas, en la que "el azar del nacimiento sentencia a millones de españoles". Si tienes una probabilidad del 28% de acabar en el grupo con menos ingresos y una probabilidad del 19% de acabar en el grupo con más ingresos, el sistema juega en tu contra, pero no estás condenado por él irremisiblemente, como una vez tras otra afirma el texto de El País.

En el informe largo de la OCDE hay otros muchos datos en la misma dirección, que muestran que en términos de movilidad intergeneracional de ingresos, estamos comparativamente mejor que otros países. Por ejemplo, se muestra que la elasticidad entre los ingresos de los padres y los hijos (0 si no hay ninguna relación, 1 si la relación es total) es en España la quinta más baja de los 26 países de la OCDE con datos  (figura 4.8 en la página 195).

Y además, la elasticidad ha bajado mucho (es decir, hay menos relación entre ingresos de padres e hijos) desde las generaciones nacidas en los años 50 a los nacidos en los años 70 (figura 4.12, página 201). ¿Pero no iba todo a peor? ¿No seguimos casi como en el franquismo, con las mismas familia dominándolo todo como dice El País en sus últimos párrafos? Pues tal vez sea así en las escalas altísimas (el famoso 1%). Pero si es cierto, no lo sabemos desde luego por el estudio de la OCDE.

Todas estas cosas se le ha pasado contarlas al autor del texto de El País, que ha hecho un cherry-picking de libro. En realidad, si hubiera querido resumir correctamente el mensaje del folleto de la OCDE sobre movilidad intergeneracional lo tenía bastante fácil. Podría usar una frase como esta, extraída del mismo:
En general, en comparación con otros países, España tiene un desempeño comparativamente bajo en térninos de educación, pero muestra mejores resultados en términos de movilidad de ingresos.

La misma idea se presenta en este gráfico (que aparece también en El País en este anexo con gráficos, no en la noticia principal, y además con las etiquetas alteradas, ya que llama "Ascenso social" a la movilidad de ingresos y "Desigualdad de educación" a la movilidad educativa).:



Es decir, simplemente: una situación ambigua. Bastante mejor en movilidad de ingresos, mucho peor en movilidad de educación, algo peor en movilidad de ocupación. Ni hay apocalipsis, no hay castas. No va todo a peor. Todo un poco aburrido, claro. Pero eso imagino que no da clicks.

Fe de errores: Una versión anterior contenía una errata en la escritura de la palabra "promocionado", que ha sido corregida.

7 comentarios:

  1. Gracias por revertir las mentiras de la prensa. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. [Juan]
    Esta escrito "...El periódico lo ha propomocionando mucho..." Error de tecleo ?
    "...El periódico lo ha promocionado mucho..."
    Excelente blog,
    Cordialemente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, qué disparate. Mira lo que he leído veces y no lo he visto. Gracias. Corregido.

      Eliminar
  3. Otra noticia hoy en El País donde la estadística del titular dice casi lo contrario que algunas de las fuentes citadas en el cuerpo: https://elpais.com/elpais/2019/03/22/mamas_papas/1553267012_129944.html
    Nota: Hoy me ha salido en la portada, veo que es de hace 3 días. Aparece como si fuera de una sección tipo blog (con contribuciones personales), pero esta tiene formato de reportaje, así que no debería ser subjetivo.

    ResponderEliminar
  4. Todavía recuerdo aquel informe que decía que había menos pobres en el mundo y el titular de El País fue "Aumenta la desilgualdad entre pobres y ricos" lo cual no era mentira pero si muy tendencioso y manipulador.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Que grande eres, Josu!!!.

    ¿Ya no colaboras en ninguna cadena de radio? ¿Algún podcast?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cubalídrico.
      No, de momento no hay más radio, ni otras colaboraciones regulares.
      Casi no tengo tiempo ni para el blog, así que quizá no esté mal así.
      Un saludo,
      Josu Mezo

      Eliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.