26 de mayo de 2004

Relajación lingüística

(Gracias a A.M.A. por esta simpática aportación)
La portada de la sección de economía de elmundo.es incluía el lunes 24 de mayo el siguiente titular: "La OPEP lanza un mensaje de unidad tras las divergencias surgidas por la propuesta saudí", seguido de una entradilla que decía: "Los países de la OPEP lanzaron un mensaje de unidad y de tranquilidad al mercado tras las divergencias respecto a la propuesta unilateral de decisión de Arabia Saudí para que se aumenten las cuotas de producción y hacer frente al encarecimiento del crudo. Los analistas coinciden en que el precio podría relajarse."

Pues que bien; quizá el precio se vaya de crucero al Caribe, o se tumbe "a la bartola" por algunos meses, o se distienda en sus usos y costumbres morales. Y es que está tan tenso y cansado que bien merece un poco de relajación, lo que han entendido y previsto perfectamente los analistas.

O quizá el que tenga necesidad de relajarse de la tensión de estos tiras y aflojas de los señores de la Opep sea el redactor/traductor de la noticia, que podía haber escrito perfectamente y de modo más apropiado que el precio podría rebajarse, o reducirse. Bien mirado, dada la similitud entre relajarse y rebajarse hasta puede que sea una errata de quién lo transcribe, que se le ha colado también al corrector.

Comentarios hasta el 26-12-09

A lo mejor ha descubierto el periodista un nuevo y eficacísimo mecanismo de política económica. Se contrata a Chiquito de la Calzada, se le paga bien, claro, se le pone delante de un gráfico con la evolución del IPC en los últimos meses y el dicho Chiquito tan sólo tiene que decir, con concentración y gracia, eso sí: ¡Relajaterr, IPC, relajaterr! Y así, el IPC bajaría de gromenauer a peich e, incluso, a one.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.