17 de mayo de 2004

Tres errores en siete palabras

El jueves 13 de mayo El Mundo publicaba una noticia con este titular: "El fenómeno migratorio supone la desintegración del 36% de las familias centroamericanas". Leyendo la noticia se descubre que las últimas siete palabras contienen tres errores.
1. Aunque la noticia habla de centroamérica, el "dato" concreto del que proviene el titular se refiere sólo a Guatemala.
2. Incluso para Guatemala, no hay datos sobre porcentajes de familias. El dato que sustenta (equivocadamente) el titular es éste: en Guatemala, "con una población de poco más de 11 millones de habitantes, hay unos cuatro millones de parientes directos de emigrantes, lo que equivale al 36% de la población."
En ninguna otra parte en la noticia aparece la cifra del 36%, luego debe ser este el origen del titular, sobre 36% de familias afectadas por la emigración (luego veremos lo de "desintegradas"). Pero claro: el 36% de las personas con familiares directos en la inmigración no significa el 36% de las familias. Pueden ser más o menos. Para que ambos porcentajes fueran idénticos haría falta que el tamaño medio de las familias con emigrantes y sin ellos fuera igual (dudoso). Y también habría que ver cómo se cuentan los "familiares directos". Por ejemplo, si un adulto con hijos que vive en Guatemala tiene un hermano en la emigración, ¿se le cuenta entre los familiares directos? Probablemente sí. Pero no parece lógico contar a su familia.
3. Suponiendo que el 36% de las familias fueran "parientes directos" de emigrantes. ¿Estarán todas ellas "desintegradas"? Es de nuevo dudoso. Puede que el adjetivo describa bien la situación en la que el marido está en la emigración, y la mujer con los hijos se han quedado en Guatemala (o al revés). Pero si el que está en la emigración es, por ejemplo, un hermano o hermana soltera, ¿está su familia "desintegrada" por eso?
Lo más que se aproxima la noticia a estimar un porcentaje de las familias afectadas por la emigración que resulta severamente dañada por ello es ésto: " Según la Organización Internacional para la Migración, en más del 47% de los hogares en los que se han producido migraciones, sus miembros experimentan problemas de integración social y bienestar psicológico, provocados por la ruptura familiar." No está claro que la estadística se refiera en particular a Guatemala o a Centroamérica, pero suponiendo que así fuera, y equiparando a bulto "desintegración" con "problemas de integración social y bienestar psicológico", podríamos pensar que más o menos la mitad de las familias afectadas por la emigración están "desintegradas". La mitad de ese supuesto 36% sería el 18%.
Seamos serios. ¿Por qué hacer juegos malabares con números de fuentes diversas que se refieren a conceptos poco definidos, en realidades geográficamente distintas? ¿Por qué no titular, simplemente: "El fenómeno migratorio desintegra a millones de familias centroamericanas"?

Comentarios hasta el 26-12-09

La noticia parece un caso más de ONG (en este caso una tal Intervida) "manejando" las cifras para hacerse propaganda y conseguir financiación, así como de periodista acrítico que acepta casi cualquier cosa que las ONGs ponen en una nota de prensa o dicen en una rueda de prensa. Al menos, en esta ocasión, incluyen un "supratitular" (¿cómo se dice esto?) en el que se distancian algo del titular.

Por supuesto, en la noticia no se habla, en absoluto, de lo que mejoran quienes emigran o quienes se quedan pero reciben las remesas de los emigrantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.