30 de diciembre de 2004

Políticamente incorrecta

Supongo que así se puede calificar mi anotación de hoy. El Mundo dice que "El Comercio Justo aumenta sus ventas un 40% en el 2004," haciéndose eco de la información transmitida por Intermón Oxfam sobre la evolución de las ventas en sus tiendas en 2004.

El disparate es doble. Por un lado se toman los datos ofrecidos por una sola organización como representativos de todas las ventas del autoproclamado "comercio justo", cuando es obvio que hay otras organizaciones que se dedican también a ese tipo de comercio. No parece que sea un error accidental de El Mundo, sino que seguramente viene inspirado por los textos de Intermón, ya que hace unos días una entrevista a su director, Ignasi Carreras, en Canal+, dio lugar a una carta de protesta de A Cova da Terra, otra entidad que dice tener entre sus actividades el "comercio justo", que se quejaba de que, preguntado sobre donde se podían comprar productos de "comercio justo" había dirigido a los espectadores en exclusiva a sus propias tiendas, y no había mencionado que existieran tiendas de otras organizaciones (hay de hecho una Coordinadora Estatal, que incluye, por cierto, alguna que defiende las excelencias del sistema cubano: eso sí que es justicia, y lo demás son tonterías).

Pero hay un segundo disparate. Aún si la noticia recogiera los datos de todas las tiendas de España dedicadas a esa peculiar modalidad del comercio, el titular seguiría siendo del todo inapropiado. Porque una cosa es que con fines propagandistícos todas estas organizaciones hayan decidido llamar al tipo de comercio que practican "comercio justo", acusando implícitamente a todos los demás de cometer alguna clase de injusticia con su comercio, y creando una especie de presunción de culpabilidad sobre todo el comercio realizado por canales comerciales ordinarios y por grandes empresas. Y otra cosa es que un periódico acepte acríticamente esa denominación, sin poner unas comillas o cualificarla, como si el único comercio justo que se practica sea el que hacen estas organizaciones.

Bien al contrario, en principio, hay que presumir, salvo prueba en contrario, que todo comercio es justo, pues se basa en la interacción voluntaria de dos partes, comprador y vendedor. Es obvio que si el poder de negociación de esas dos partes es extremadamente desigual se puede producir una posición de abuso de la más fuerte, que podría dar lugar a situaciones moralmente repugnantes de explotación. Aunque claro, lo que nos parece explotación a los occidentales, puede que no se lo parezca a los habitantes de países más pobres (véase al respecto este artículo de Johan Norberg sobre las fábricas de Nike en Vietnam).

En definitiva, "comercio justo" es una expresión propagandística como la sería, no sé, "coches fiables", usada por un fabricante. Ningún periódico se atrevería a titular "aumenta el 20% la venta de coches fiables" para referirse a la evolución de las ventas de una marca en particular. Pues igualmente tendencioso y engañoso es usar comercio justo, sin comillas ni cualificaciones, para referirse a las ventas de una, o incluso de todas, las organizaciones que usan esa "denominación comercial".

Comentarios hasta el 27-12-09

Perdonad que me autocomente. Es que al ir a cerrar la ventana donde tenía la noticia he caido en que la foto que acompañaba a la noticia (una mujer de aspecto indígena sudamericano, manejando unas telas) llevaba este estupendo pie: "Ana Loja es una de las 40 mujeres que hacen sombreros justos en Panamá."

No sé si son sombreros que se asientan muy bien en la cabeza o sombreros que se comportan muy bien con las demás prendas de vestir (quizá ceden los puestos en los armarios a las prendas más viejas).

En fin.

Propongo que en el próximo Informe PISA se pida a los niños que analicen y comenten los siguientes conceptos:
sombreros justos
sombreros injustos
sombreros ajustados
sombreros desajustados

Realizando un análisis de texto, contexto, semántico y polisémico. A ver qué resultados da la prueba.

Si una empresa cualquiera, me refiero a una empresa capitalista (o cooperativista o sociedad civil o sociedad limitada) de las de toda la vida se autoapropiara de un término genérico se echaría todo el mundo encima (las demás empresas y las autoridades que velan por las reglas del buen comercio, las administraciones que velan por patentes, nombres registrados, etc.) y tutti quanti porque no se puede utilizar en beneficio propio o uso exclusivo una categoría común.

Y no entro, por ahora, en el debate sobre la apropiación moral de valores (justo vs todo los demás, buenos vs malos etc., etc., ) asunto que tiene muchísima enjundia y están, en el fondo, en el debate que aquí apunta JOSU MALAPRENSA.

Josu. Creo que lo del "sombrero justo" deberías ponerlo en el cuerpo del post de hoy. Es una prueba más palmaria todavía de lo acríticos (y panolis) que llegan a ser nuestros periodistas.

Primero, se puede discutir si la terminología "comercio justo" es apropiada o no, de acuerdo, pero no es menos cierto de que cuando se habla de "comercio justo" todo el mundo sabe a lo que nos referimos. Igual que cuando se habla del Partido Popular que de popular tiene poco ahora mismo, el Partido Socialista, que de socialista tampoco tiene mucho, o Izquierda Unida, que de unida tiene poco. Pues lo mismo.

En segundo lugar. Nadie salvo Josu ha pretendido oponer el llamado "comercio justo" a otro tipo de comercio, como es el comercio convencional, ni tampoco nadie ha criticado otro tipo de comercio, porque precisamente se trata de una cuestión puramente nominal . Nadie ha dicho que el comercio convencional sea injusto aunque no se califique nominalmente como tal, pero bueno, quizá el subconsciente traicione a alguno y vea necesaria una sobre-explicación sobre la legitimidad del comercio convencional. Nadie la ha pedido, nadie cree que sea necesario darla, pero ya vemos que hay

(continuación) Es como ´si tengo tres tíos: tío Justo, tío Manolo, tío Pepe, y me pongo a explicar que tío Manolo y tío Pepe también son justos, lo cual no viene a cuento. Pues claro que es obvio que por no llamarse Justo pueden ser justos. Entrar en explicaciones de por qué también lo son no es más que indicio de que precisamente admito una falta de justicia en ellos y es necesaria un sobre-explicación sobre su criterio, carácter etc, justo. Lo mismo ha hecho alguno al pretender justificar, nunca mejor dicho, el comercio convencional como si por no llamarse "justo", una cuestión puramente nominal, necesitase una defensa de su legitimidad. ¿O sí?
Precisamente entrar en esa justificación que nadie pide, del comercio convencional, es sospechosilla.

Inyurfeis,
Es cierto que cuando hablamos de "comercio justo" la mayor parte de la gente sabe a qué nos referimos. Pero también es cierto que es una denominación obviamente interesada y que sí contiene, implícitamente, una sospecha de injusticia del resto del comercio (¿por qué si no habría que crear tiendas especializadas en ese tipo de comercio?).
De manera que aceptar sin más el término por parte de un periódico sí es, en mi opinión, incorrecto. No costaría tanto escribir algo como "Las tiendas del llamado 'comercio justo' han incrementado sus ventas...", y ya quedaría más claro el carácter discutible del término.

Quizás me equivoque, pero creo recordar que estas tiendas antes se autodenominaban de "comercio justo y solidario". Imagino que alguien vió que estos dos términos son contrarios (o se es justo o se es solidario), pero creo que solidario (con quien sea y como sea) sería un nombre más ajustado y que, efectivamente, no significaría una crítica encubierta al comercio tradicional (que no tiene que buscar la solidaridad). Imagino que por ello mismo se prefirió el término justo y cayó el solidario.

Si non e vero e ben trovatto (perdón por mi mala ortografía italiana): me parece muy sugerente la contraposición justo-solidario; y efectivamente, creo que sería más apropiado hablar de "comercio solidario" como rasgo distintivo, que de "comercio justo".

El titular sin duda esta mal redactado y tiende a ser ambiguo e impreciso (si como parece ni siquiera entrecomillaba), pero no parece que sea intención del periodista hacer el juicio de valor que se critica, en todo caso ese juicio de valor lo hace la iniciativa en cuestión al elegir su nombre.
"Comercio Justo" o "Fair Trade" si se prefiere, es efectivamente una marca. Si el periodista lo desconoce es un inepto, y estoy de acuerdo en que "Las tiendas del llamado 'comercio justo' han incrementado sus ventas..." seria un titular mucho mejor.
Tal vez sea discutible la legitimidad de ese nombre, pero estaría fuera de lugar tener que explicar al presentarse que consideran justo "aquel comercio que remunera todo el proceso de fabricación y comercialización de una forma equitativa y con la mínima o nula plusválua". Seguro que hay ideas para todos los gustos respecto a cualquier concepto, y esta también tiene su validez. Si bien dicha organización en su propio nombre hace un juicio de valor, seguramente es su deber hacerlo ya que su función no es otra que la de ofrecer una alternativa a un sistema que muchos consideramos "injusto" (y lo siento pero a un servidor tampoco se le ocurre otra palabra que lo describa mejor).
A mi particularmente no me escandaliza que una ONG haga un juicio de valor (una declaración de intenciones), como sí que precisamente aquél que lo cuestiona haga uno fuera de contexto citando una web de contenido propagandista de un político neoliberalista. Relativizar el concepto "explotación" no viene a cuento y sí que es un intento absurdo y obsceno de justificación de un ideario. Un tic de estas características y carente de sentido invalida cualquier otro juicio de opinión que pretenda ser mínimamente periodístico.

Hola. Soy periodista mexicano y acabo de toparme con esta nota sobre el comercio justo. Con este comentario no pretendo ni mucho menos justificar una nota tan imprecisa como la que reportan, sino aclarar un par de puntos sobre el comercio justo.
Como ustedes bien sabrán, las tiendas o "iniciativas" que venden bajo esta etiqueta son las que sacrifican la plusvalía del vendedor o el excedente del consumidor en favor del salario o ingreso del productor y están certificadas por organizaciones internacionales ad hoc, que hasta ahora han salido airosas de las auditorías que se les han practicado.
El problema con esta nota “políticamente incorrecta” lo veo en que se compara el comercio justo con el comercio regular, cuando no es necesariamente así. Hay instituciones que certifican que los productos de una tienda cualquiera no son producidos en circunstancias inhumanas o de explotación según los estándares de la Organización Internacional del Trabajo.
El “comercio justo”, por el contrario, se contrapone a aquel comercio en torno de bienes producidos por trabajadores en jornadas de más de diez o doce horas diarias (el estándar que Nike exige a sus maquiladoras es de 60 horas a la semana), o por campesinos que venden a precios que no cubren los costos.
No se trata de comparar "comercio justo" con "coches fiables". Creo más bien que se trata de comparar "comercio justo" con "comercio injusto". Si se toman en cuenta las condiciones de producción de buena parte de los productos que se comercian, entonces probablemente el grueso del comercio sí sea injusto.
Por otra parte, y respecto de si los productos maquilados le parecen justos o injustos a los trabajadores, lo que he visto en estos años en México me lleva a pensar que los trabajadores y campesinos sí consideran las condiciones de trabajo en las maquiladoras y la regulación y situación de los mercados agrícolas globales muy, pero muy injustas.
Me encanta lo políticamente incorrecto, pero igual que agradezco que exijan rigor y precisión a los demás diarios, creo que deberían cumplir ustedes estos mismos estándares.

Pues nada, que siga Nestlé pagando hoy en día menos por un kg. de café que hace 30 años a más de 100 millones de familias. De mientras, discutamos nosotros si es legítimo o no llamarlo Comercio Justo.
Por si eres el único que no lo sabe, SÍ hay diferencias entre el Comercio Justo y el comercio tradicional. Para empezar, el precio que se le paga a esos que hacen los sombreros.

>>>>El “comercio justo”, por el contrario, se contrapone a aquel comercio en torno de bienes producidos por trabajadores en jornadas de más de diez o doce horas diarias (el estándar que Nike exige a sus maquiladoras es de 60 horas a la semana),...

Bueno, pues ya que hablamos de la jornada de trabajo, podríamos fijarnos de que en Occidente el límite de 40 horas semanales se queda en agua de borrajas por medio de jornadas mayores a base de pluriempleo y horas extras. En Occidente muchos hacen las 60 horas semanales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.