14 de diciembre de 2004

¿Será porque son católicos?

La Vanguardia nos sorprende el lunes 13 de diciembre con este titular que parece sacado de La Razón: "Las urbes más seguras de EE.UU. hablan español". Subtítulo: "La inmigración masiva de hispanos no ha agravado la inseguridad en las grandes ciudades estadounidenses". Pero el artículo comienza así:
La inmigración masiva no ha agravado la inseguridad ciudadana en Estados Unidos, sino que ha coincidido con un descenso de la delincuencia urbana.
Fíjense que título, subtítulo y primera frase dicen cosas distintas. El primero parece indicar que la presencia de hispanos va asociada a más seguridad, el segundo, que la presencia hispana al menos no está asociada con un aumento de la delincuencia (¿por qué iba a estarlo?) y la tercera, que la inmigración, en general, ha coincidido con descensos de la delincuencia urbana.

¿Qué de todo eso es verdad? Pues parece que sobre todo lo tercero. Lo que sucede es que más de la mitad de los inmigrantes son hispanos, con lo cual, donde hay muchos inmigrantes hay también muchos hispanos.

Pero el artículo sigue amagando un rato con la relación seguridad-hispanos:
Ocho de las diez ciudades grandes más seguras -entre ellas, Nueva York, San José, San Francisco y El Paso- cuentan con poblaciones hispanas superiores a la media nacional, del 12,6%, y con porcentajes de inmigrantes de primera generación mayores que la media, del 11,7%.

Detroit, Washington, Baltimore o Memphis, las cuatro grandes ciudades de mayor inseguridad ciudadana, según el ranking, tienen en cambio poblaciones hispanas muy pequeñas. Las comunidades hispanas son inferiores al 7% y -con la excepción de Washington- los inmigrantes equivalen a menos del 5% de la población. En estas ciudades, la población afroamericana, que sigue siendo la más pobre de EE.UU., es muy elevada.
Aunque más adelante el propio artículo da la clave para entender todo esto: las ciudades con más hispanos son las que tienen más inmigrantes en general, son también las más dinámicas económicamente, las que tienen menos pobres y menos delincuencia.
Mientras el crecimiento demográfico durante los últimos diez años en las ciudades seguras rebasa en muchos casos el 10%, ciudades peligrosas como Detroit y Baltimore sufren una fuerte despoblación con una pérdida de más del 7% de sus habitantes.

La explicación más obvia de estas tendencias es que la inmigración hispana se dirige principalmente a las zonas de mayor crecimiento económico, donde hay más generación de empleo, principalmente en el sur y sudoeste.

Estamos entonces ante otra divertida correlación espuria. Tanto la delincuencia como la inmigración correlacionan (en sentido opuestos) con el desarrollo económico reciente. Quizá incluso haya cierta relación causal entre delincuencia e inmigración, pero en el sentido contrario al que parece sugerir el título (la gente se siente más atraída por ciudades que sabe seguras que por ciudades conflictivas como Baltimore o Detroit). La relación entre hispanos y seguridad es solamente una variante de la relación entre inmigración y seguridad, que a su vez es una relación indirecta, al estar ambas relacionadas con el desarrollo económico.

No hay nada especial en los hispanos que justifique un titular ni un texto así. Simplemente son la mayoría de los inmigrantes, que van donde hay trabajo y oportunidades, y esos lugares tienen menos delincuencia. Lo cual por cierto puede ser una información interesante para el debate español sobre inmigración. Pero casi se pierde en el barullo de la noticia de La Vanguardia. ¿Preferirán hacer "hispanismo" antes que "inmigrantismo"? Más bien sospecho que la torpeza del redactor le impide pensar con claridad.

Comentarios hasta el 27-12-09

Sólo un apunte. El titular debería ser: "¿Será porque son católicos?" ya que "porque" está actuando como conjunción causal, no con "qué" como pronombre interrogativo.

Gracias, Montse. Un error imperdonable. Y corregido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.