27 de enero de 2005

La cultura y el mercado

(Gracias a Alber Vázquez por la pista)
Uno de los tópicos más manidos de las secciones culturales es el de la supuesta contradicción entre el malisísimo y rastrero mercado y la Cultura (con mayúsculas, por favor), noble, elevada, angelical, espiritual, y por tanto, ajena a las bajas pasiones materiales que mueven a los mercaderes. Curiosamente, este discurso suele utilizar para pedir subvenciones para la "cultura", sin que nadie parezca caer en la contradicción latente.

En todo caso, en cuanto se escribe sobre negocios y cultura, podemos anticipar que el papel del malo está adjudicado de antemano: no es el mayordomo, es el mercado, responsable de todo lo malo y nada de lo bueno que pase en el mundo de la cultura. Por ejemplo, elmundolibro.com del 18 de enero publicaba el reportaje "Fuera de catálogo, el limbo de los libros," con este jugoso antetítulo: "El mercado se impone a la literatura". Veamos en que consiste la contraposición.
Los libreros de viejo sufren cuando tienen que desprenderse de los volúmenes que han permanecido en sus librerías durante algún tiempo. No obstante, se ganan la vida con ello. La suya, más que una profesión, es una vocación.
Los libreros de viejo son los héroes de este cuento, amiguitos. Ellos se ganan la vida con algo, pero no es una profesión. Las profesiones deben ser aquellas actividades en las que uno se gana la vida sin disfrutarlo.
Aun contando con el avance del libro electrónico y de las nuevas tecnologías, parece que esta rara especie tiene su supervivencia asegurada: las editoriales -grandes, pequeñas y medianas- cada vez tardan menos tiempo en descatalogar sus libros.

Obras de todo tipo que, una vez extraídas del circuito de mercado, los lectores han de buscar por donde pueden.

Está claro: los libros descatalogados son "extraídos del mercado". Y entonces entran en el mundo mágico de los libreros de viejo. Claro, ellos no forman parte del mercado, porque el mercado es malo, y ellos son buenos. Por eso ellos no regatean precios cuando compran libros de segunda mano, ni intentan vender los que tienen al mayor precio posible, dada su rareza, interés, o fama. Qué va. Ellos no se rigen por las leyes de la demanda y la oferta.
...Ante tanta desaparición uno puede culpar a la lógica de mercado. Las editoriales, como cualquier otra empresa, viven de vender; pero en este juego de libros desaparecidos quizá demasiado rápido entran más factores.

El mercado, cómo no, hace desaparecer los libros. Digo yo que también los hará aparecer. En cuanto a las editoriales, ya se sabe, son empresas, que viven de vender (no como los libreros de viejo, que viven del aire).

José Manuel Quesada es librero de viejo ¿O debemos decir librero de descatalogado? .... Desde su librería, Alejandría (sita en Sevilla), Quesada apostilla: “Los libreros de viejo nos estamos convirtiendo en el fondo de las librerías de nuevo. Antes, si un libro no estaba en el catálogo de novedades, el librero -entonces un conocedor de la literatura y de su oficio y no un mero vendedor- buscaba en el almacén de la librería en cuestión”. Y el caso es que lo encontraba. Pero hoy la cosa es bien distinta: estamos en un país en el que se edita la barbaridad de 78.000 títulos anuales, y es un riesgo para las editoriales imprimir grandes tiradas.


Esta sí que es buena. ¿Pues no van las malvadas editoriales, enemigas de la literatura, y de todo lo bueno, y editan al año la "barbaridad" de 78.000 títulos? ¡¡¡Qué brutas!!! Así no hay librero que se sepa lo que hay o no hay en el almacén, ni almacén que resista, claro. Si es que de verdad, con lo bien que estaríamos si sólo editasen, no sé, 10.000 títulos.
Como me señalaba Alber en su mensaje,
¿Por qué son muchos libros? ¿Por qué se considera que hay que publicar mucho menos? No sé, pero a mí se me ocurre que lo sano sería afirmar lo contrario: Hay que publicar mucho más, caray, todo lo que se pueda.

Olvidamos que la mayor parte de las publicaciones son llevadas adelante por editoriales privadas que lo que pretenden con ello es ganar dinero (o,al menos, no perderlo). Desde ese punto de vista, lo que se edita es exactamente lo que el mercado admite. Parece ser que, para algunos, los editores españoles son unos señores dispuestos a dilapidar (sus) montañas de dinero sólo para inflar las estadísticas anuales del Ministerio de Cultura. Y claro que muchos libros no se venden. ¿Pero a qué viene tanta mojigatería con el sector del libro? En muchos otros sectores también hay productos que no se venden y eso se asume como una dinámica propia del mercado.

En el fondo, la única explicación que se me ocurre para una afirmación tan gratuita como la de que "se publica una barbaridad" es que cada cual la compara con lo que uno está capacitado para leer. Pero claro, hay que entender que la inmensa mayoría de libros que se editan, a uno le importan un carajo: un manual de veterinaria, un libro de autoayuda, un cuento infantil, un libro técnico, un manual de instrucciones, etc.

Ay, amigo Alber, sigues adorando al becerro de oro del mercado, y no comprendes lo malo que es esto para la literatura. Tendrías que leer con más atención al señor Quesada:
“Incluso las pequeñas editoriales que cuentan con el respaldo de grupos potentes se ven obligadas a editar por pedidos. Sacan, por ejemplo, una tirada de 500 ejemplares y no vuelven a reeditar hasta que tienen un número de pedidos considerable”, añade Quesada, quien preside La Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Sevilla.

Está claro. Que las editoriales saquen muchos libros, con tiradas ajustadas, y no impriman más que lo que se vende, es malo. Sería mucho mejor que saquen menos títulos, desde el principio con una gran tirada, se venda o no. Esto sería estupendo para "la literatura", pero claro, la pobre, es víctima del mercado. ¿Por cierto, para qué gremio podría ser bueno que se hicieran grandes tiradas de los libros, sin saber si se van a vender o no?

En fin, les dejo que lean el resto del artículo, donde nos cuentan cosas como que los derechos de autor son también un factor explicativo de la desaparición de libros (pero no, por lo que parece, de su aparición); que las nuevas tecnologías y el libro electrónico también "acechan" (¿?); que la producción poco flexible de las editoriales [¿pero no habíamos quedado en que producían en pequeñas cantidades y bajo demanda?] les lleva a producir muchos más ejemplares de los que se venden, que luego llevan vidas miserables en almacenes, se malvenden, se regalan, o se destruyen [¿pero entonces no se descatalogarán, no?]; y también que las nuevas tecnologías, aunque "parece mentira" [¿?] echarán uno mano al libro.

En última instancia, siempre podremos acudir a los "libreros ‘vocacionales’ dispuestos a subir y bajar escaleras en busca de aquella edición de ‘Los viajes de Gulliver’ que usted leyó en la infancia", porque "si uno no tiene la celeridad del mercado editorial puede quedarse en un abrir y cerrar de ojos sin su objeto de lectura. Viviendo en este mundo de prisas y del sálvese quien pueda, sería un suicidio acogerse a las mismas leyes de las novedades y lo inminente también en la lectura."

Comentarios hasta el 27-12-09

Son ganas de no querer ver la realidad que tienes delante: no hay nada más parecido a un mercado (en el sentido de lugar donde se intercambian cosas) que la Cuesta de Moyano en Madrid (http://www.descubremadrid.com/ zonas_compras_mercadillos.asp). Los que la conozcan, que me digan si no creen que Riudavets (puesto número 15) es o no es un auténtico mercader.

Enlacé ese artículo en mi blog porque creo que toca un tema importante, al margen de que la forma de abordarlo caiga en los consabidos tópicos y amaneramientos periodísticos que son ya casi de rigor. Quiero puntualizar algunas cosas:

1) Los libros descatalogados no son, obviamente y como bien dices, extraídos del mercado (como da a entender la autora del artículo). Pero sí desaparecen de su principal circuito de venta, digamos El Corte Inglés, la FNAC y los hiper, lugares en los que los libros están a veces expuestos de forma ostensible a la vista de todo tipo de clientes y por tanto con más posibilidades de ser vendidos. Fuera de catálogo ya solo se conservan en las escasas librerías con capacidad para tener un amplio fondo (La Casa del Libro y Fuentetaja, en Madrid, por ejemplo), en las librerías de viejo y últimamente en un nuevo tipo de librerías específicamente dedicadas a libros de saldo, sin ser librerías de viejo (p.e. Book Center). En este tipo de tiendas solo entran los compradores específicamente de libros, por lo que sus posibilidades de venta disminuyen. Supongo que esto es lo que quiso decir la autora del artículo y como no profundiza en la cuestión, lo dice mal. (sigo...)

Sigo...

2) Respecto al número excesivo (78.000) de títulos anuales, dice Alber que en otros sectores también hay productos que no se venden y que eso se asume como la dinámica propia del mercado. De acuerdo. Pero precisamente la lógica del mercado dice que la oferta tiende a adaptarse a la demanda y no es eso lo que sucede con los libros, ya que cada año se editan más (y más caros) a pesar de que una gran parte de los ejemplares terminan destruídos al no haberse vendido. Por alguna razón, el libro no parece seguir la lógica del mercado. Y ello afortunadamente, porque si la siguiera, se editarían 10.000 títulos o tal vez menos y no 78.000.

3) Conviene distinguir la Cultura de sus soportes (libros, discos, películas, etc). Mientras los segundos, hoy denominados "productos culturales", están tan sujetos al mercado como cualquier otro, quiero pensar que la primera se rige por otras leyes distintas de las del mercado. De lo contrario, tendríamos que aceptar que El Código da Vinci es una obra maestra de la literatura, ya que su autor se ha hecho rico. Y eso me resulta difícil de tragar. Otra cuestión es que el argumento de la "cultura" se use interesadamente para obtener subvenciones. FIN

Carlos,
Me cuesta creer que los editores privados (mayoritarios en la edición, según se ve en un link en mi texto), editen cada año más libros y más caros, para luego destruirlos.
¿Cómo lo hacen sin arruinarse? ¿Por qué lo hacen? ¿Les gusta perder dinero?

Como dice el post esto todo muy "déjà vu"; se pueden poner como se pongan ahora, pero se van a enterar conforme entren libros en bibliotecas virtuales y se puedan encontrar on-line joyas del pasado.... no tendrán el toque y el olor, pero si tienen el contenido ..... al lector le servirá. Veremos entonces el pérfido mercado entrando en otras lides, en otros "yacimientos" de negocio.

Hay que tener en cuenta que la edición "típica" en españa es de 2.000 ejemplares y que el editor cubre gastos vendiendo... no dispongo de datos, pero tal vez 500-600 y el resto ya es beneficio. Pero para vender esos 500-600 hay que distribuir los 2.000. Si luego se venden 1.000 y los otros 1.000 hay que destruirlos, pues al editor ya no le preocupa mucho. De ahí que en un informe de la Federación de Asociaciones Nacionales de Distribuidores de Ediciones (FANDE), se indica en el punto 1.1 que uno de los puntos débiles es: "Devoluciones crecientes: Por efecto de la desproporción existente entre el número de libros movidos y de libros vendidos se produce esta situación que provoca un alza continuada de los costes logísticos que debe asumir de forma exclusiva el distribuidor."
(http://www.fande.es/f813924c.htm#INFORME%20SOBRE% 20UN%20ANALISIS%20DAFO)

Y Salvatierra: cómo se nota que no eres bibliófilo. Lo importante en un libro es precisamente la textura, el olor, la tipografía. Ninguna edición digital acabará con los libros impresos, eso tenlo por seguro ¿Sabes que en plena época del CD los viejos discos de vinilo -y hasta los vetustos de pizarra- siguen siendo apreciados por los coleccionistas? Pues lo mismo.

A los Cielos y a la Tierra

Pareciome un buen comienzo
el no dejar de rellenar este lienzo ...
contar y comentar
gritar y llorar
cantar ... y pintar ...
claro está, en el lienzo ...
ahhh cuando los Ángeles lloran y llenan el mar! ...
ahhh!!! ...
he aquí que no Me hallo allá, sino acá,
y acá es acá!
en Maspalomas!!
donde existe un Divino Reflejo
del que Maspalomas es, Su Espejo ...
donde la Luz de un Caballero!
un buen día habrá de brillar!!
y con ella, el Mundo entero alegrar ...
pero, dónde Mi fiel escudero!?
y Rocinante!!?
Ahhh Rocinante! ...
serás más grande que Bucéfalo y Babieca
cuando te pasee desde Jerusalén hasta la Meca
con paso firme y resplandeciente talante! ...
cuando con tu blancura alegres Mi Semblante
como digno es de todo Caballero Andante ...
ohhh Rocinanteee!!
aayyyy Maspalomaaas!!!
cuán ansiedad cuán soledad!
Amor y fidelidad
orgullo, y honestidad!!
aayyy Maspalomas!! ...
qué bello nombre compuesto!
qué lindo nombre sin par!!
y a más de todo esto, no te podemos privar
de reconocer tu Divina Herencia!!!
que viene de Manoo de Providenciaaa!!!
y que eres Símbolo de Inmortalidad!!!!
y de la Paazzz y de la Libertaaddd!!!!!!
para siempre! ... y por la eternidad ...
y esto no es vanidad ...
palomas y más palomas ...
qué bello nombre compuesto!
qué lindo nombre sin par ...
palomas ... y más palomas ...
cuán majestuosa y cuán divina soys Maspalomas ...

El Quijote


Carta abierta del Rey Don Quijote al presidente de
España el señor José Luis Rodriguez Zapatero y al ministro
de Justicia don Juan Fernando López Aguilar ...

Señores presidente y ministro!

El motivo de la presente viene a ser en parte la búsqueda
de quijotes y de quijotas de la actualidad con pensamiento
critico y capacidad de trangredir a la que estará
dedicada la próxima conmemoración del IV Centenario
de la publicación de El Quijote según las palabras de
la actual ministra de Cultura doña Carmen Calvo ...

Podré dejarme encontrar en la fiesta señorias!?

Con la Espada de la Justicia muy en alto y expresando
y difundiendo Mis pensamientos pública y libremente
de conformidad a lo dispuesto en el articulo 20 del Titulo
I de la Constitución española ... vengo a llamarles al
Orden Constitucional, y a condenar muy seriamente la
actitud fraudulenta rancia y maquilladora que su gobierno
está manteniendo con la sucia secta católica ...

Basta ya de memeces anticonstitucionales!!

El incluir en el formato del IRPF otras confesiones
resuelve el problema de discriminación pero no el de una
financiación con carácter franquista e inconstitucional ...
y aunque considero democráticamente brillante el que la
atención religiosa en los hospitales y cárceles se amplíe a
todas las confesiones para romper el monopolio de la fe y
de la tradición católica impuesta ... confío en que sus señorías
no se atreverán a seguir pensando en pedir el voto
de los españ

¿Podrias usar mas formatos de texto? Es que se hace un poco lioso darse cuenta de quien es el narrador en cada momento.

NO me extraña que no slagan perdiendo, por muchos libros que quemen. Un libro bien encuadernado y de buen papel te cuesta hoy en dia más de 40€ (por ejemplo los de la ed. crítica) y el precio medio de libros especializados, historia en mi caso está en los 30€. 5000 pesetas de las de antes.

Por otra parte, leer algo que tenga dos años se hace casi imposible pues no se encuentra ni en librerías grandes como pueda ser la Casa del Libro. Cada vez que necesito un libro de 1998-2002 me echo a temblar por que sé que significa un dia entero pateando Madrid y cosechando decepciones.

No sé de quien sera la culpa, pero es una situación ridícula. Me considero un bibliófilo, pero cada vez abogo más por la copia digital y las ediciones de mi impresora.

No había visitado nunca tu blog. Tu enfoque sobre libros y mercado me ha parecido estupendo.

La verdad es que creo que las editoriales, como las discográficas, no se enteran de que su propio sector está cambiando muy rápidamente y quieren seguir obteniendo beneficios sin menear sus culos de los sillones.
Tener que producir grandes tiradas sin luego llegar a venderlas aumenta muchísimos los costes de fabricación, deriva costes en el transporte de libros devueltos, y mil cosas más.
Es mucho mejor trabajar bajo demanda, pero mejor sería que el libro se lo fabricasen en la propia tienda con el material apropiado. ¿No estamos en el siglo de la informática? ¿Xerox no había fabricado ya una máquina que creaba libros in-situ para el consumo del proletariado?
Evidentemente, se perderá calidad en el encuadernado, pero cualquiera podrá tener cualquier libro que haya sido convenientemente guardado en un formato electrónico. Y supongo, que siempre habrá ediciones pijas de los típicos best seller, y que la tecnología del "autoencuadernado" mejorará con el tiempo...
Desde Gutemberg hasta ahora mira si ha llovido... (Por cierto, Gutemberg fue el primer editor en arruinarse, ¿no? XD)

Para mí, lo peor de enero. Me encanta la literatura y se debe admitir que si ésta existe es por un mero afan lucrativo.

Aj, aj me parto "Antes, si un libro no estaba en el catálogo de novedades, el librero -entonces un conocedor de la literatura y de su oficio y no un mero vendedor- buscaba en el almacén de la librería en cuestión”. Y el caso es que lo encontraba." Toma ya, sin red, sin registros ni puñetas. Todo de memoria, pura poesía... y ¡encima lo encontraba!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.