12 de julio de 2005

Salarios españoles y europeos

Hoy tenemos un bonito caso de una (probablemente) buena estadística que va a ser generalmente mal interpretada. Se trata de un ejemplo de libro del problema de comparar dos cosas distintas, pero que parecen similares. Elmundo.es titula así: "El salario medio español sólo creció un 0,1% en los últimos cinco años". Y en el subtítulo se dice: "Frente al 5,5% de la UE". El primer párrafo repite ambas ideas y añade alguna información sobre la evolución más reciente, que es incluso negativa:
El salario medio real en España se ha estancado en los últimos cinco años, con un incremento de sólo un 0,1%, frente al 5,5% del conjunto de la Unión Europea. Es más, en el primer trimestre del año, en el que se registró una sólida creación de empleo, los salarios descendieron.
En realidad, la media de la UE de la que se habla no es tal, como se descubre en los siguientes párrafos:

Según el euroíndice laboral Adecco, en el que se analizan datos relativos a siete países europeos (Francia, Polonia, Alemania, Italia, Reino Unido, Portugal y España) en el primer trimestre de este año, el salario medio real europeo registró un incremento interanual del 0,8%. En este mismo periodo, de los siete países estudiados, sólo los salarios de España y Alemania experimentaron caídas, del 0,7% en el primer caso y del 0,3% en el segundo.

La evolución salarial de España en el último lustro es la menos favorable de estos siete países, mientras que Reino Unido presenta el comportamiento más positivo, con una revalorización del 14,4% en los últimos cinco años.

Bien, la media no es de la UE, sino de 7 países estudiados por Adecco. Pero no es ese el problema fundamental de estos datos. El problema se apunta aquí:

Según este índice, elaborado por investigadores del IESE, España siguió generando entre enero y marzo más empleo que los demás países europeos. De hecho, cuatro de cada diez puestos de trabajo creados en la UE en este periodo se generaron en España, esto es, 760.000 empleos. En total, la UE ganó 1.963.000 ocupados en el primer trimestre del año.

De esta cantidad, el 53% de los empleos (1.050.000) fueron ocupados por mujeres. Las previsiones recogidas en este estudio apuntan a que a que en los próximos dos trimestres este porcentaje se elevará hasta el 55%.

Resulta que en España se están creando muchísimos empleos, proporcionalmente muchísimos más que en los otros países (sí, otra vez, donde dice UE quiere decir los siete países estudiados). Esto implica que en los últimos años en España han entrado muchísimas personas por primera vez al mercado de trabajo. Muchas de ellas, como todos sabemos, son inmigrantes. Ahora piensen ustedes: ¿los salarios de las personas que empiezan a trabajar por primera vez, se parecerán más bien a los salarios altos dentro de la economía, o a los salarios bajos? Y si usted compara los salarios medios de dos economías, una que no crece apenas, y donde no se crea empleo, y otra que crece mucho, y donde se crea mucho empleo nuevo, en gran parte ocupado por inmigrantes, ¿está comparando cosas similares?

La respuesta es no. La composición del conjunto de la población ocupada española está cambiando mucho más (en experiencia, nivel de estudios, sector, incluso quizá horas trabajadas), que en la mayoría de las economías europeas, que están mucho más estancadas. Comparar los salarios medios en estas circunstancias puede llevar a muchas conclusiones erróneas. No digo que no se deba hacer. Digo que debe saberse que se están comparando cosas heterogéneas. Y que por tanto, es erróneo titular, como hace El Periódico: "España registra la peor evolución salarial de la Unión Europea en los últimos cinco años". Sí, pero no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.