26 de octubre de 2005

Lo que Cheney dijo... y a quién

Como muchos de ustedes sabrán, la administración Bush está metida en un buen lío porque se sospecha que alguien de alto nivel en el gobierno filtró a la prensa el nombre de una agente secreta de la CIA, lo que es un delito federal, y además lo hizo, presumiblemente, como venganza porque esa señora era la mujer de un personaje crítico con el gobierno, que ponía en cuestión informaciones sobre las armas de destrucción masiva en Irak.

Sólo tienen ustedes esa información previa podrán entender el titular de hoy de El País: "El vicepresidente Cheney desveló la identidad de la agente de la CIA, según 'The New York Times'". Fíjense que habla de "la" agente, por lo que asume que el lector sabe de lo que le están hablando. Pequeño problema: si el lector sabe que se está hablando de que alguien reveló a la prensa un secreto y eso es un delito ¿Qué entenderá al leer ese titular? Pues, naturalmente, que fue Cheney quien desveló la identidad a la prensa. Pero no es así, en el primer párrafo de la noticia se nos dice:
Según informaba ayer el prestigioso diario The New York Times, fue el propio vicepresidente, Richard Cheney, quien reveló la identidad de la agente a su asesor, Lewis Libby (negritas mías).
Nadie acusa (todavía) a Cheney de desvelar a la prensa el nombre de la agente secreta. Lo que se ha descubierto, al parecer, es que Libby (principal sospechoso actual de haber filtrado a la prensa el nombre) mintió cuando dijo que se había enterado de la identidad de esta agente por los periódicos, porque unas notas suyas de una reunión con Cheney, casi un mes antes, muestran que hablaron del tema. Si esto fuera cierto Libby podría ser acusado de obstrucción a la justicia. Pero, como El País dice, tomándolo del propio New York Times, no hay nada delictivo ni ilegal en el hecho de que Cheney y Libby hablaran de esto, aunque sí parece mostrar que el gobierno estaba haciendo indagaciones sobre una persona por sus opiniones políticas.

Ya que El País se ha inspirado tan claramente en una noticia del New York Times, podría haber empezado por el titular: "Cheney Told Aide of C.I.A. Officer, Lawyers Report". Es decir (aproximadamente): "Según los abogados, Cheney informó a su ayudante sobre la agente de la CIA". Con este titular, la confusión a la que El País incita no es posible.

Creo que no hubiera sido tan difícil hacer algo semejante. Una propuesta: "Indicios de que el vicepresidente Cheney informó a su ayudante sobre la agente de la CIA". Es más corto que el original, introduce que la información se dio a un ayudante, no a la prensa, y también da a entender que no es algo probado, como la coletilla "según 'The New York Times'". También podría hacerse algo más simple, como hacen hoy otros medios: "El vicepresidente Cheney, implicado en el escándalo de la espía".

Pero esto, claro, no es tan escandaloso. Se puede hacer peor, claro. Según Cadenaser.com, " 'The New York Times' asegura que Cheney desveló por venganza la identidad de una agente de la CIA". El New York Times, simple y llanamante, no dice tal cosa. Debe ser el famoso periodismo interpretativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.