25 de octubre de 2005

Pérdidas por la huelga

La semana pasada los transportistas por carretera anduvieron de huelgas, y los periódicos nos contaron, entre otras cosas, el daño que esas huelgas estaba causando a diferentes sectores económicos. Se trata de un terreno muy resbaladizo, primero por la enorme dificultad para hacer el cálculo. Segundo, porque los periodistas pueden ser víctimas de los intentos de manipulación por parte de los sectores perjudicados, que probablemente hincharán las estimaciones de daños, para reforzar su argumento ante la opinión pública, y en su caso ante el gobierno.

Por lo tanto, los periodistas deberían pedir muchas explicaciones a los que ofrezcan estimaciones, y ofrecerlas con cautela y con máxima transparencia. Y desde luego, no deberían confundir "reducciones de ingresos" con pérdidas. Esto es lo que le pasó el miércoles pasado a La Voz de Galicia cuando informó con este titular: "Las empresas gallegas afectadas calculan pérdidas de más de 290 millones de euros". En realidad, el texto aclaraba que lo que las empresas calculaban era reducción de ingresos de 290 millones de euros. Ambas cosas son muy diferentes.

Como ilustración, vean lo que decía La Voz sobre la factoría de Citroën en Vigo:
Un día de cierre en PSA Peuogeot Citroën cuesta un mínimo de 17 millones a la compañía. A sus pérdidas se suman otros nueve millones de las más de 120 empresas proveedoras de la fábrica de coches, todas ellas del entorno de Vigo.
Un informante que desea permanecer en el anonimato me cuenta lo siguiente:

Viendo el detalle de lo que conozco, el sector de automoción, veo que estiman que cada día de cierre “cuesta” a la planta de PSA Peugeot Citroën de Vigo en torno a 17 millones de euros. ¿Qué han hecho? PSA fabrica al día unos 2.000 vehículos a una media de 8.500€ por vehículo (en realidad la planta no “vende” los coches a 8.500€ a nadie, sino que se trabaja con precios de transferencia a nivel interno dentro de PSA; no obstante, puede ser una aproximación razonablemente exacta).Pero la palabra “cuesta” parece hacer referencia a pérdidas, cuando realmente se está hablando de facturación. PSA deja de facturar por un día de cierre (finalmente la producción estuvo parada de 6:00 del martes a las 6:00 del miércoles) 17 millones de euros, pero ¿cuánto pierde?

Podemos asimilar beneficios no ganados a pérdidas, y en ese caso, manejando una estimación publicada de que PSA gana con cada coche unos 500€, el dinero no ganado sería 2.000 x 500€ = 1.000.000€, bastante lejos de los 17M€. Por otro lado, el sector de automoción está en un momento complicado, de clara sobreproducción. Así, la planta de PSA Vigo tenía planificado parar el viernes 28 de este mes, y lo que han hecho ha sido cambiar el día: se ha parado el 18 en vez del 28. ¿Pérdidas para PSA? 100.000€, nada, casi nada, depende como se mire, pero desde luego muy lejos de los 17M€.

La otra parte de la ecuación, el sector de componentes (empresas que aportan más de un 70% del valor del coche y que emplean en Galicia más del doble de empleados que PSA Vigo) es prácticamente imposible de calcular, por las circunstancia particulares de cada una, porque sobrepasan la centena, porque cada una ha tenido un enfoque diferente (desde meter tres turnos el fin de semana a no hacer nada diferente), porque casi todas sirven en mayor o menor medida a otros constructores (en Corea, Japón, Estados Unidos, Alemania, etc.: esto ya ha salido por mar hace días). En todo caso, mucho menor que los 9 millones de euros de la noticia. No me puedo ni imaginar que cálculos habrán hecho para llegar a ese número (y la verdad es que me pica la curiosidad).

No es para menos. Lo cierto es que el lector parece tener información de primera mano de lo que pasa en PSA-Citroën, donde por casualidad, al tener previsto ya un día de parada, y cambiarlo de fecha, las pérdidas han sido mínimas. Aún sin saber esto, el periodista tenía que haberse dado cuenta de que lo no ingresado no es lo mismo que lo perdido, aunque la cuenta que hacer el lector tampoco me parece del todo correcta.

Si no hubiera habido día de parada previsto, las pérdidas yo creo que tampoco serían de 1.000.000€ porque los coches no "vendidos" ese día no se dejan de vender. Hay stocks de coches producidos en fábrica, en distribuidores, en concesionarios. Hay unas listas de espera que tardarán un poquito más en ser servidas... Quizá se pierda algún cliente, pero no 2.000. Por otro lado, si un día la fábrica se abre, todos los trabajadores acuden, y no se produce nada, por falta de suministros, se incurre en unos gastos que son no productivos: el costo de un día de salario de los trabajadores (no todos: sólo los directamente vinculados a la producción, pero no, por ejemplo, los de administración), los gastos de funcionamiento que no se disminuyen cuando se detiene la producción (iluminación, calefacción, máquinas que no dejan de funcionar, subcontratas de seguridad, limpieza, etc...)... Dicho de otra manera, buena parte del coste fijo de producir 2.000 coches se habría hecho igualmente (habría dudas con la amortización de las inversiones), y habría que sumarlo a las pérdidas.

Cálculos similares, pero adaptados a cada caso, habría que hacer con otros sectores. Por ejemplo, dice La Voz: "Supermercados, tiendas y otros establecimientos han dejado de vender estos días mercancías por valor de 6,4 millones." Si el procedimiento de cálculo es el mismo que han usado para Citroën tampoco vale. Pensemos en los supermercados: la gente no deja de comer, así que si no compran en el super estos días tirarán de despensa, y luego volverán a comprar para rellenarla. Pérdida de facturación: probablemente poca. Gastos improductivos: los super tienen un gasto fijo casi independiente del número de clientes, así que podrían contabilizarse como tales todos los gastos de los días en los que no se vendiera "nada". Pero en realidad, habrá habido unos días en los que se habrá vendido poco y luego vendrán otros en los que se venda más. Al final, si no se compensa del todo, poco faltará. En otros sectores comerciales pasarán cosas similares. Si alguien planea comprarse un ordenador, un sofá o un pantalón, y no lo hace en esos días, lo hará después. No dejará de comprar.

En fin, como digo, muy complicado, distinto para cada sector, y difícil para alguien que no está en el ajo. Pero en todo caso, un periodista de una sección de economía debería saber lo suficiente para no igualar los ingresos "perdidos" (en muchos casos simplemente aplazados) con las pérdidas de un sector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.