17 de noviembre de 2005

Consejos vendo y para mí no tengo

Algunos de ustedes recordarán la polémica off-topic que tuvimos aquí en agosto, a cuenta del redondeo de las tarifas de los móviles, y de las peticiones de las organizaciones de consumidores para que el gobierno impidiera esas prácticas (1, 2 y 3: lean los comentarios, que parecen estar a cero por un fallo del software, pero hay muchos).

El gobierno, cómo no, se hizo eco de las peticiones de las organizaciones de consumidores y anunció un "Anteproyecto de Ley de Mejora de la Protección de los Consumidores y Usuarios" que prohibirá los redondeos al alza en aparcamienos y telefonía (no sé por qué no en otros sectores, como sugería yo en el segundo de mis artículos). Vean lo que dijo la vicepresidenta del gobierno en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros:
Con esta ley queremos poner fin a los carteles que imponen tarifas por hora en los aparcamientos; acabamos con las interminables gestiones de baja en servicios en los que con una simple llamada se da uno de alta; ponemos coto a los abusos de querer hacer pagar al comprador gastos que son del vendedor.
Enternecedor.

Ahora vean qué cosas tiene la vida. Ayer la página web de Renfe de venta de billetes no funcionaba y no pude sacar un billete de tren que necesitaba hoy. Como alternativa me fui a sacar el billete a la estación de Renfe en Toledo, que, como cuentan hoy varios periódicos, estaba desbordada por la novedad del AVE, y dejó a muchos pasajeros en tierra por no poder vender a tiempo los billetes. Efectivamente, yo llegué allí sobre las 15:30 y la fila de las taquillas estaba llena de pasajeros enfadados porque habían llegado a las 15:00 o antes, y no habían podido subir al tren de las 15:20, porque no les habían vendido billetes. Comprobado que aquello no avanzaba, y puesto que tenía cosas que hacer, me fui.

Ah, pero antes tenía que pagar el parking. Resulta que, en coincidencia con la entrada en funcionamiento del AVE, el aparcamiento de la estación ha sido remozado y ampliado, pero ha dejado de ser gratuito para pasar a ser de pago. Lo gestiona la empresa ADIF, que según su propia página web es
"una entidad pública empresarial surgida tras la entrada en vigor, el día 1 de enero de 2005, de la Ley del Sector Ferroviario" (heredó de Renfe la gestión de vías y estaciones, para entendernos, mientras que Renfe es ahora sólo la gestora de los trenes). Es decir, una entidad totalmente pública, dependiente, supongo, del Ministerio de Fomento.

Extraigo también de su página web:
El ADIF nace con vocación de servicio público, al cual atenderá con la aplicación de criterios empresariales que optimicen los recursos disponibles para asegurar el interés público, satisfacer las necesidades sociales con la máxima calidad y garantizar la seguridad de los usuarios y la eficacia global del sistema ferroviario.
Pues bien, este ente público, con vocación de servicio público, que quiere satisfacer las necesidades sociales, ha establecido que en el nuevo parking, creado dos meses después de que el gobierno declarara la guerra a los "carteles que imponen tarifas por hora en los aparcamientos" ha establecido una tarifa mínima de una hora (al precio de 1,10 euros). Nada de medias horas, como los parkings privados. Ellos son más chulos que nadie, y el mínimo es una hora, y a partir de ahí también en bloques de una hora. Eso sí, los 10 primeros minutos son gratis (se supone que para quien vaya sólo a descargar a un pasajero con maletas, o para taxistas, porque el parking cubre toda la entrada principal a la estación).

Así que ya saben, el gobierno legislará para que no se produzcan los "abusos" contra los consumidores... pero mientras esa legislación llega las empresas públicas abusarán de nosotros todo lo que puedan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.