22 de noviembre de 2005

Dios y el ADN

No sé si vieron la semana pasadas estas noticias. ElMundo.es: "El 'ministro de Sanidad' de la Santa Sede asegura que la Santísima Trinidad se encuentra en el ADN". El País: "Un cardenal dice que la Santísima Trinidad se halla dentro del ADN". A mí me llamaron la atención, pero no las leí.

A mi amigo Iñaki Urtega le intrigaron lo suficiente como para darse cuenta de que tenían trampa:
Si lees la noticia, la frase que citan como literal es "En el ADN podemos encontrar la Santísima Trinidad." Esto ya es algo distinto. Si luego miramos el resto de las citas encontramos que la doble hélice del genoma "supone una oposición no excluyente de dos términos" ; "Si la oposición significa por una parte carencia y por la otra posesión, la mejor oposición sería aquella en la que estos términos fuesen sólo relativos, y precisamente ésta es la vida trinitaria", "es un movimiento orgánico de complementariedad mutua", capacidad primordial para ser y actuar, un movimiento que sirve para complementar, una necesidad, no una supremacía del más fuerte".

O sea, que la Iglesia al fin puede probar la existencia de Dios. Y su domicilio. Bonito titular, pero un poco desviado. Si un cura dice “En los cuadros de Leonardo da Vinci podemos encontrar a Dios” dentro de una crítica de arte, no está diciendo que Dios está dentro de un cuadro.

Cuando se lee un texto, hay que ver cómo y dónde lo dice el autor, cuál es el registro usado, cuáles son las metáforas, etc. Supongo que si el periodista ha aprobado la prueba de comentario de textos de selectividad sabrá algo de eso. En una inauguración de un supermercado el cura dirá que podemos encontrar a Dios en el comercio, en un partido de fútbol dirá que podemos encontrar a Dios en el deporte. Pero titular la noticia diciendo que “un cardenal afirma que Dios está dentro de un balón” o "El párroco de Arrigorriaga asegura que Dios vive en Eroski" es, como digo, para suspender la selectividad.

Y todo esto, repito, nos guste o no la iglesia, opinemos lo que opinemos
de sus ideas. Creo que no es tan difícil de entenderlo.
Santo y bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.