6 de enero de 2006

La ley contra el tabaco

Es de temer que la ley contra el tabaco de mucho de sí en Malaprensa. Es el típico tema donde todo el mundo lanza a voleo estimaciones de todo tipo y, mucho me temo, una enorme cantidad de ellas llegarán sin ningún filtro a los lectores. Veamos algunos ejemplos de los últimos días, enviados por mis más fieles lectores, Wonka y Salvatierra de Barros.

Para empezar, el martes 27 de diciembre El Mundo publicaba una noticia titulada "Las televisiones se suman a la lucha contra el tabaquismo del Gobierno" (), en la que se decía alegremente:
Esta noche, a partir de las 23.00 horas, Antena 3 emite Es fácil dejar de fumar, un programa presentado por Teresa Viejo para ayudar a los fumadores a abandonar el tabaco mediante el método Allen Carr. La principal novedad de este método, que tiene una efectividad media cercana al 70%, es que explica al fumador que dejar de fumar no tiene porque ser algo traumático y que no es necesario recurrir a medicamentos o elementos sustitutivos. En el mercado, el método alcanza un precio de 285 euros [negritas mías].
Pregunta impertinente, que mucho me temo que el periodista no ha hecho: ¿quién exactamente ha calculado esa efectividad media? ¿No será por una casualidad el propio señor Allen Carr? ¿Hay alguna autoridad independiente que haya certificado tal cosa? ¿O estamos ante un puro caso de publicidad gratuita? ¿O no es tan gratuita?

Otra del mismo día, esta vez en Elmundo.es: "Los expertos piden que el precio mínimo del tabaco sea superior a dos euros". Resulta que "los expertos" es un sólo señor, Rodrigo Córdoba, presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), es decir, el principal lobby anti-tabaco de España. Experto puede que sea. Pero es sólo uno y además muy interesado.

La última (por el momento) es del ABC, del día 3 de enero, en cuya portada se podía leer: "
Las pausas para fumar costarán a cada empresa 14 jornadas al año por empleado". No lo busquen en la edición online, porque no aparece por ninún sitio. O mejor dicho. No aparece la noticia como tal en el periódico, pero sí aparece una referencia en este resumen de la prensa del día, que incluye los propios titulares del ABC. Misterios de abc.es (¿sólo a mí me parece malísima? ¿sólo a mí me tarda un siglo en cargar y me paraliza la visión de otras pestañas en Mozilla/Firefox? ¿sólo a mi se me recarga cada cierto tiempo tardando otra vez un siglo?). Textos similares aparecieron, en todo caso, al menos en El Norte de Castilla y en El Correo Gallego.

Pero claro, resulta que lo que en portada eran "14 días por empleado", en el interior eran ya "14 días por fumador" (página 43 en edición en papel). No me cuenten el rollo de los titulares cortos, porque fumador tiene 7 letras, y empleado tiene 8. Esta vez no cuela. Negligencia o manipulación sensacionalista, me da igual, ambas son inaceptables.

Todavía hay más. La estimación viene de la Confederación Empresarial Vasca, que cita informes del Banco Mundial. Es decir, una vez más, una información de parte interesada convertida en titular. Profesionalidad periodística intachable.

Y esos informes, al parecer, dicen que el típico fumador hará unas 3 paradas diarias de 10 minutos cada una, lo que viene a ser un 6,25% del tiempo de trabajo (de 8 horas diarias), que da, efectivamente, algo así como 14 días al año. Habrá que ir viéndolo, pero suena a pura conjetura. Hay que suponer, claro, que los no fumadores no hacen ninguna parada (¿ni siquiera para el café?) o que la media hora es adicional al tiempo perdido por los no fumadores.

Y claro, hay que suponer que "los trabajadores fumadores" quiere decir aquellos que trabajan en oficinas o instalaciones cerradas, el típico trabajador de industria, servicios o comercio, vaya. No todo el mundo es así, claro. Muchos pasan buenos ratos al aire libre, en los que pueden fumar y trabajar. Están la agricultura y la construcción. Está el considerable sector del transporte de mercancías. Una parte no despreciable del sector turístico y de ocio trabaja al aire libre. Es decir, algún que otro millón de trabajadores asalariados que no entran en esa tipología. Nada, nada, a redondear: 14 días por trabajador para "las empresas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.