20 de abril de 2006

Cuarentena Malaprensa: Marbella

Desde que estalló el escándalo de Marbella me viene rondando la cabeza la idea de escribir sobre la fortuna del $€ñor Roca, que dicen los periódicos que dice el Ministerio del Interior, que tiene una fortuna personal de 2.400 millones de euros, la cuarta de España.

Esta estimación huele a chamusquina por varias razones. La primera y más simple es la casualidad de que esa misma estimación era la que se manejaba en un principio como el valor total de todos los bienes incautados a todos los detenidos en Marbella. Da la impresión de que alguien en el ministerio ha hecho un cálculo muy a bulto y lo lanza a discreción a todo el que pregunta.

La segunda es la conocida capacidad del ministerio del interior para hinchar las cifras de toda actividad delictiva sobre la que realiza intervenciones (recuerden el Premio Malaprensa 2005).

La tercera es la desproporción entre esa supuesta fortuna personal y el ámbito de actuación del sujeto, y los años que llevaba en ello. No tengo tiempo para hacer cálculos duros, pero así a vuela pluma veo en el INE que en Marbella viven unas 125.000 personas; y que entre 1991 y 2001 se construyeron 20.000 viviendas. Sumemos las construidas entre 2001 y hoy, y pensemos que haya unos miles no contadas en el censo de 2001. Pongamos que desde 2001 se hayan construido 50.000 viviendas.

La fortuna supuestamente acumulada por el señor Roca desde 1991 equivaldría a 48.000 euros por cada vivienda construida en Marbella, o a 19.200 euros por marbellí. Ya sé que hay que sumar la población de veraneantes, los hoteles, los apartamentos de alquiler... Esto es sólo un cálculo de andar por casas que comparto con ustedes y que me suena a que la cifra es exagerada, porque, recuerden, estamos hablando sólo de la fortuna de uno de los implicados en una trama, en la que participaban también (supuestamente, todos son presuntos inocentes hasta que no se demuestre lo contrario) los sucesivos alcaldes (que eran quienes le mantenían en su puesto), y otra serie de personas que digo yo que no se llevarían, entre todos, menos que el señor Roca (más bien bastante más; yo no me imagino, por ejemplo, a Jesús Gil dejando que un subordinado se enriquezca más que él en el ayuntamiento).

En cuarto lugar, las enumeraciones de bienes incautados que han aparecido en los medios tampoco me parece a mí que sumen los famosos 2.400 millones. Yo creo que aquí los periódicos han sido víctimas del problema tan común (que nos pasa a todos) de la falta de hábito o capacidad para pensar en grandes cifras en euros. 2.400 millones de euros (o sea 400.000 millones de pesetas) no se acumulan con cuatro fincas (una de ellas, recién recalificada, parece que vale unos 35 millones, otras son rurales), 100 caballos (que parece que valen 3 millones de euros), unas obras de arte (ya veremos si el famoso Miró del baño era auténtico: una cosa es ser nuevo rico, y otra ser tonto), unos pisos y unos cuantos edificios.

En fin, que naturalmente no tengo todos los datos, y por eso hablo de poner el asunto en cuarentena. y me temo que será larga, dada la proverbial falta de agilidad de nuestro sistema judicial. Quizá tengamos que esperar meses o años para saber en qué queda todo ello, y no sé si para entonces seguirá existiendo esta página.

En todo caso, lo que sí se puede decir desde ahora es que echo en falta que los medios no hagan mayores esfuerzos para intentar poner en perspectiva los números que, me parece que un poco alegremente, lanza el ministerio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.