10 de abril de 2006

Operación contra la piratería

Quizá hayan visto el comentario de Rasca a un mensaje anterior, extrañado porque no haya publicado nada sobre las detenciones de administradores de páginas web, anunciadas a bombo y platillo estos días. También me ha escrito Koko Liso para hablarme del mismo tema. Gracias a los dos.

La verdad es que entre la nota de prensa de la policía y las noticias aparecidas en los medios, se acumulan una buena serie de errores.

Primero. Como dice David Bravo en su página, contra lo que parecen indicar muchos titulares, los detenidos no lo han sido por intercambiar ficheros, sino más bien por facilitar hacerlo, y además lucrándose por el camino, aunque a mí la verdad es que no me queda claro si albergaban en sus páginas ficheros protegidos por derechos de autor, o sólo los programas de descarga de ficheros.

Segundo. El texto de la policía (íntegro al final de esta nota de la Asociación dde Internautas) se contradice sobre la cuestión del cierre de las páginas. Al comienzo, en una especie de "resumen ejecutivo" se dice simplemente "Bloqueadas 17 páginas web"; pero mucho más abajo habla de que "se ha solicitado judicialmente el cierre de 17 páginas". No es lo mismo, evidentemente. ¿Ha concecido el juez el cierre que se solicitaba? No lo sé. Yo esta mañana he encontrado que varias páginas no están disponibles, pero otras sí.

Dado que la nota de prensa también dice que "a raíz de la intervención policial se ha constatado el cierre de numerosas páginas de similar temática y estructura", no sé si las páginas no disponibles lo están por decisión judicial o de los propios administradores o empresas de alojamiento.

Tercero. Con notable descuido, la nota de prensa habla de 900.000 euros de ingresos, en un lado, y de 900.000 euros de beneficios, en otro. Como era de esperar, la confusión se expande a los medios, y así, uno de los subtítulos de El Periódico es: "Los portales obtenían unos beneficios de hasta 900.000 euros anuales a través de la publicidad".

Finalmente, algo que me ha dejado alucinado: la nota de prensa de la policía dice que "
en el marco de la Operación "Descargas en la Red" fueron detenidas quince personas como presuntos autores de delitos contra la Propiedad Intelectual..." (negrita mía). Yo creía que esta costumbre de llamar "presuntos autores" a los acusados o sospechosos de un delito era un vicio de los periodistas, ignorando que en nuestro sistema legal funciona exactamente la regla opuesta, que es la presunción de inocencia (art. 24 de la Constitución). Pensaba que la policía sería más cuidadosa, pero por lo que parece el uso (perverso) están tan extendido que incluso el DRAE lo ampara:
2. adj. Der. Se dice de aquel a quien se considera posible autor de un delito antes de ser juzgado.
No sé desde cuando la RAE admite esta acepción, pero me parece disparatada, porque da la vuelta al orden jurídico, y al significado de la palabra presunción en el mismo diccionario:
2. f. Der. Hecho que la ley tiene por cierto sin necesidad de que sea probado.
En fin, que da la impresión de que la policía abusa de su posición de fuente con presunción de veracidad, y que los periódicos desisten de su sagrada obligación de dudar, cuando la fuente que emite la información es "autorizada". Mal hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.