22 de mayo de 2006

Una medallita

Hoy me voy a colgar una medallita. Hace ahora casi un año les hablé en esta página de las acusaciones de abusos sexuales contra Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo. Decía entonces que me extrañaba el silencio de los medios españoles sobre un asunto del que se hablaba mucho en otros países (México y Estados Unidos, entre otros). Máxime teniendo en cuenta la supuesta vinculación con los Legionarios de Cristo de algunas importantes figuras políticas españolas.

De pronto, el pasado viernes, nos encontramos con que el Vaticano dice esto:
Tras haber sometido los resultados de la investigación a un estudio atento, la Congregación para la Doctrina de la Fe, bajo la guía del nuevo prefecto, el cardenal William Joseph Levada, decidió -teniendo en cuenta tanto la edad avanzada del padre Maciel, como su delicada salud- renunciar a un proceso canónico e invitar al padre a una vida reservada de oración y de penitencia, renunciando a todo ministerio público. El Santo Padre aprobó estas decisiones.

Independientemente de la persona del fundador, se reconoce con gratitud el benemérito apostolado de los Legionarios de Cristo y de la Asociación 'Regnum Christi'.

Y cuando ahora todos los medios españoles lo cuentan, y explican que desde 1998 la Congregación para la Doctrina de la Fe conocía el asunto, me imagino que muchos lectores se preguntarán ¿y por qué no me habían contado nada hasta ahora? Buena pregunta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.