29 de agosto de 2006

Antológico

El País del domingo nos regalaba una pieza espléndida, síntesis de muchos vicios malaprensísticos en una sola página. El título era ya un indicio de por dónde iban los tiros: "Anecdotario de la pérdida de los primeros puntos del carné" (). Efectivamente, había un puñado de anécdotas. Y también anecdatos. Y pre-riodismo. Y gráficos incomprensibles. Y errores. Una joya, vaya.

Empecemos por los anecdatos. Ya hemos dicho sienes y sienes de veces que la comparación de los accidentes de un fin de semana con los del equivalente del año anterior (que no existe exactamente) es inútil, por tratarse de cifras demasiado pequeñas. Ni siquiera la comparación entre meses es demasiado informativa, como conté hace poco. Pues nada, aquí va El País a informarnos de estos datos perfectamente irrelevantes: el primer fin de semana de agosto los muertos se redujeron un 46%, el segundo un 39%, pero el tercero subieron un 16%. Y así lo resumen los periodistas:
¿Existe un efecto carné? Parecía que sí, pero el tercer fin de semana del mes de agosto torció una tendencia hasta entonces positiva al sumar tres víctimas mortales más en carretera que el mismo fin de semana del año pasado.
"Parecía que sí". Pero un fin de semana "torció una tendencia". Ya te digo.

Un poco de pre-riodismo tampoco viene mal. El gráfico que ocupa el centro de la página se titula "Segundo mes del carné por puntos". Pero, claro está, aún no hay datos del segundo mes completo. ¿Qué prisa hay para hacer balance antes de tiempo? ¿Temen que alguien les pise la primicia?

Bien, y hablemos del gráfico, que tiene bemoles. Es éste:


En el eje de ordenadas (vertical) se presenta el porcentaje en la reducción en el número de muertos, y en el de abscisas (horizontal) se representa .... alguna unidad de tiempo no especificada, a lo largo de los meses de julio y agosto.. Podrían ser días, pero no está claro que haya 31 puntos con valor distinto en el mes de julio. Tampoco se sabe si lo que se representa es la diferencia porcentual de cada día respecto al mismo día del año anterior (que sería el colmo del anecdato), o si la diferencia es la acumulada hasta ese día. Hay que adivinarlo. Dado que, según los diagramas de barras, en el primer fin de semana de agosto hubo un 46% de reducción, y que ningún día del mes de agosto (si es que son datos diarios) tiene un valor por debajo del -40%, habrá que suponer que la gráfica representa la reducción acumulada hasta esa fecha.

Por otro lado, en el último dato de la serie hay un rótulo que dice: "Víctimas mortales 15,7%". ¿Quiere decir -15,7%? No lo creo, porque el valor correspondiente en el eje de ordenadas es aproximadamente -25%. ¿Quiere decir +15,7%, que es el valor del tercer fin de semana de agosto, como se ve en los diagramas de barras? ¿Pero entonces la línea representa datos de fines de semana o de días? ¿En todo caso, por qué el valor +15,7% se representa como si fuera -25%? Mí no comprender.

Esperen, que todavía hay más. Dice el texto, literalmente: "Conducir utilizando el teléfono es la infracción más frecuente..." Y citando a un guardia civil añade: " 'Ahora es muy raro que veamos a alguno sin el cinturón de seguridad, pero lo del móvil se ve que cuesta mucho' ". Pues vean este gráfico, en la misma noticia:

Uuupss. Parece que sí que van unos cuantos sin cinturón. Según la tabla que lo acompaña, la infracción por la que más puntos se han perdido es precisamente la de no llevar el cinturón, con 34.251 puntos, aunque, ilógicamente, se dice que corresponde a 1.147 infracciones (en realidad, 34.251 entre tres puntos, que es la sanción por conducir sin cinturón, da exactamente 11.417. Parece que alguien ha tecleado un uno de menos).

El texto acaba con una discusión sobre si es o no es el carné por puntos el causante de la reducción que se haya dado (que seguimos sin saber cuál es) en el número de muertos en estos casi dos meses. El inefable Pere Navarro dice que, como lo único especial o diferente de este año es el carné por puntos, casi seguro que será una causa importante. Los periodistas se lo deben de creer, dado que no lo matizan ni contrastan.

Conclusión para el lector atento y cuidadoso: cabreo y hastío. Y casi más cabreado se encuentra uno cuando descubre, en una información de acompañamiento, que el maravilloso efecto del carné por puntos en Francia, del que tanto nos habían hablado para vendérnoslo, en realidad quizá no fue para tanto: parece que la mortalidad descendió, sobre todo, cuando se pusieron en marcha radares automáticos, a partir de 2003. Qué lástima que los periódicos no nos contaran estas cosas cuando el nuevo sistema se estaba debatiendo. Pero claro, eso no venía en las notas de prensa de la DGT.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.