2 de octubre de 2006

Divorcios y vacaciones

Hace unas semanas bastantes medios repitieron acríticamente una cifra que no se sostiene de ningún modo. Nos referimos al supuesto dato de que uno de cada tres divorcios "que se producen en España" (¿se producen?) tiene lugar en septiembre. Hoy vuelve al tema El Correo con este titular: un tercio de las parejas que se separa lo hace justo después del verano. En su versión de hace unas semanas, varios periódicos incluyeron variantes de esta frase (contenida, al parecer en una nota de agencia):
Diversos estudios científicos apuntan que aproximadamente uno de cada tres divorcios que se producen en España tienen lugar en el mes de septiembre.
Observen la precisión en las afirmaciones: "diversos trabajos", "se producen" (¿se inician los procedimientos? ¿se dictan las sentencias?).

¿De verdad se creen los periodistas que una cifra así es posible? Quizá sea verdad el argumento general en que se inserta dicha afirmación, el que sostiene que las demandas de divorcio crecen en septiembre (¿en comparación con...?) tras un intento de recuperar el matrimonio en las vacaciones de verano, pero de ahí a pensar que los despachos de abogados no dan abasto ese mes va un trecho muy grande.

En realidad, la cifra debe de ser una burrada, y no es probable que haya "diversos trabajos" que la sustenten. Da la impresión de que el origen del dato se remonta a unas afirmaciones del Instituto de Política Familiar al periódico La Razón en julio:
Las rupturas matrimoniales se incrementan en la estación más esperada del año, un fenómeno que recoge el Instituto de Política Familiar en su informe sobre la «Evolución de la Familia», en el que desvela que una de cada tres parejas que se separa rompe su relación al acabar la época estival. Una proporción que, a juicio del presidente de esta institución, Eduardo Hertfelder, crecerá mucho más durante este año.
Tendrá que ser en un informe todavía no publicado, porque en los colgados en la web del IPF no aparece ese dato. Da la impresión de ser una estadística sacada de la chistera, de difícil elaboración en serio y de difícil comprobación. Se nos ocurren dos maneras de elaborarla: con una muestra de bufetes de abogados de familia a los que preguntaría por los procedimientos de separación/divorcio iniciados cada mes, y/o con los datos de los juzgados de familia, de los que nos interesarían los asuntos ingresados cada mes sobre esos temas. En este segundo caso, nuestra suposición sería que los abogados tramitan las demandas de separación o divorcio más o menos al mismo ritmo al que les van llegando a ellos. Dudo de que el IPF haya hecho algo ni de lejos parecido.

A pesar de haber hecho una búsqueda bastante exhaustiva en Internet no hemos podido encontrar los datos judiciales por meses, ni por tipos de asuntos. En la página del Consejo General del Poder Judicial se pueden ver los datos de los asuntos ingresados en los juzgados de familia de los dos últimos años, para el conjunto de España, por trimestres:


1º trim2º trim3º trim4º trim
200424.16025.23718.86526.662
200525.20227.42020.75630.875

Teniendo en cuenta que estos juzgados no se ocupan sólo de separaciones y divorcios, pueden tomarse estos datos como los mejores que tenemos para hacer una estimación. Los datos de septiembre, sobra decirlo, están incluidos en los terceros trimestres. Como puede verse, aunque todos los asuntos ingresados en esos trimestres correspondiesen a septiembre, en ningún caso podrían llegar a ser un tercio de los ingresados cada año.

Quedamos a la espera de que el IPF publique el informe en el que se contiene esa cifra, con la fuente de la que se extrae, pero no confiamos en que llegue a aparecer.

Mientras tanto, la propia noticia de El Correo de hoy incluye este fantástico testimonio:
Los despachos de los abogados matrimonialistas se encuentran hasta arriba por la elevada cantidad de amores rotos que llegan a sus mesas después de un verano caliente y movidito en la parcela sentimental. «Notamos muchísimo el aumento de las demandas de divorcio en septiembre. Podemos hablar de hasta un 15% más respecto a la media del resto de los meses del año». [mis negritas]
Nos queda la duda del curso de primaria en que se enseñaría a resolver un problema como éste: si en septiembre las demandas de divorcio son un 15% más que la media de los demás meses del año (contando con que agosto sea inhábil), calcular qué porcentaje de las demandas de divorcio del año se presenta en septiembre.
(Anotación escrita al alimón entre Josu y Wonka).

Comentarios hasta el 29-12-2009

Vamos que la estacionalidad del divorcio es casi como la de las vacaciones .....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.