30 de noviembre de 2006

Uno de cada cinco españoles son pobres

Eso nos han contado infinidad de medios los días pasados, basándose en una información del INE (pdf). El problema, como hemos dicho tantas veces, es que la definición de pobreza que se utiliza no es absoluta (los que no pueden acceder a tal o tales bienes), sino relativa: los que tienen unos ingresos por debajo del 60% de la mediana de los ingresos del país (se trata de ingresos familiares, y teniendo en cuenta economías de escala, por lo que el umbral de ingresos por persona es más alto en hogares con menos personas).

Esta definición es convencional en toda Europa, pero es también problemática, por varias razones. Primero, porque las comparaciones en el tiempo y el espacio pierden significado (como vimos aquí). Segundo, porque el público, cuando lee u oye "pobreza", piensa en un concepto absoluto, no relativo. Y los medios muchas veces no le ayudan a entender que no es así. Por ejemplo, esta noticia de Abc, que me envió Ana (gracias), no explica qué significa estar por debajo del umbral de la pobreza, o cómo se calcula. Tampoco lo hace elmundo.es en esta noticia, que ilustra con esta bonita foto:


Los pobres de los que habla el INE, evidentemente, no son esos.

Tercero, porque si es una medida de pobreza relativa, tiene poco sentido que se utilice un umbral nacional, ya que el nivel medio de ingresos es muy diferente entre distintas comunidades autónomas, y esto en parte significa que realmente unas regiones sean realmente "más pobres", pero también en parte se relaciona con diferentes niveles de precios (desde luego, por ejemplo, de la vivienda). Por tanto, si hablamos de pobreza relativa, quizá habría que calcular un umbral diferente por regiones.

Finalmente, el propio INE podría ayudar a comprender mejor el concepto o complementarlo, con medidas de acceso a ciertos bienes. En la propia nota de prensa explica que el porcentaje de hogares (no de personas) que no pueden permitirse comer carne o pescado al menos cada dos días es un 2,5% y los que no pueden mantener la vivienda con una temperatura adecuada son un 9%. Como hay más pobres en hogares unipersonales, es de sospechar que estos porcentajes serían más bajos aún si habláramos de personas.

Algunos indicadores más de este tipo serían muy útiles. Se podría informar de cuál es el porcentaje de las personas (del total y de las consideradas "pobres") que disfrutan de una serie de bienes en su hogar (televisión, frigorífico, lavadora, lavaplatos, o coche), o que son propietarias de sus casas (con o sin hipoteca pendiente). Todo ello nos ayudaría a entender mejor qué quiere decir esta estadística tan escurridiza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.