22 de diciembre de 2006

Redondeo y repetición

En el verano de 2005 mantuve una animada polémica con algunos lectores sobre la idea de prohibir por ley que no se pudiera aplicar el redondeo a las llamadas telefónicas.

Me parece una supina estupidez, porque si los precios son libres, el "redondeo" es simplemente una estrategia comercial. Si les obligan a facturar por segundos, subirán el precio del segundo, y a otra cosa, mariposa.

Además, el "redondeo" se aplica, sin que haya oído yo quejas, en múltiples servicios públicos y privados: videoclubs, gimnasios, adsl, tarifas planas de llamadas, transporte público (precio fijo independiente de la distancia recorrida, o por zonas), menús del día, buffets libres... Nada, nada, en defensa del consumidor hay que obligar a que cada uno pague exactamente por las horas que tiene la película alquilada, las que pasa en el gimnasio, el número de bytes que se baja, los minutos que llama, los kilómetros que recorre, y los platos que se come. Eso del redondeo es un abuso.

Se lo vuelvo a contar ahora porque, naturalmente, me he acordado de ello cuando esta mañana he oído todas las pre-noticias sobre la aprobación de la ley de protección del consumidor, o como se llame, que va a precisamente a prohibir los redondeos en dos sectores en particular (¡qué timoratos!), y que aún no está aprobada, por mucho que lo hayan oído ustedes en los informativos estos días.

Pero es que además, esta mañana he oído en la radio (medio dormido) que las empresas de telefonía móvil obtuvieron por el redondeo no sé cuántos millones de "beneficios". Esto me ha recordado que ya entonces manejé unas estimaciones de los ingresos por redondeo publicadas por El País, que estaban totalmente hinchadas. Y busco ahora y me encuentro de nuevo, esta vez en 20 Minutos, pero sospecho que habrán salido en otros medios, cifras distorsionadas exactamente por los mismos errores que el año pasado. Los minutos facturados de más no son 8.245 millones, sino 7.170; y los ingresos derivados de esos minutos no son, como se afirma, 1.319 millones de euros, sino más bien, según mi estimación, unos 822 millones (el razonamiento es el mismo del año pasado, pero los datos son los del Anuario de 2005 de la CMT), lo que vendría a ser un 9% del total de ingresos por tráfico.

En el fondo, como he dicho antes, todo ello es un poco artificioso, porque el precio por minuto lo deciden las propias compañías. Pero da un poco de penita ver que año tras año se repiten las mismas distorsiones.

Actualización: Esta vez sí, se trataba de la aprobación definitiva de la ley, no del envío al Senado. Así que no es preriodismo. La fuerza de la costumbre me ha despistado. Disculpas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.