26 de agosto de 2011

Cientos de pueblos pierden sus cajeros

Decía Abc.es ayer que Cientos de pueblos españoles se quedan sin cajeros automáticos. Y en el primer párrafo de la noticia se justifica el titular así:
En tres meses, han desaparecido trescientos banqueros y cajeros automáticos, dejando a cientos de pueblos españoles sin la posibilidad de conseguir efectivo.
Aparte de la innovación lingüística del "banquero automático", como me señala Coto Ordás (mil gracias), falla algo clave en el razonamiento: para que "cientos" de pueblos hayan quedado sin cajero por la eliminación de trescientos cajeros sería necesario que la mayoría de ellos (dos tercios, para ser exactos) se hayan eliminado de pueblos donde solo quedara el cajero que se suprime. Dicho al revés, sólo un tercio o menos de los cajeros eliminados serían cajeros situados en pueblos donde hay otros cajeros.

¿Cómo sabe el periodista de Abc.es que ha sido así? Pues da toda la impresión de que no lo sabe, sino que simplemente lo imagina.Coto me manda varias referencias online de estadísticas financieras pero no ha encontrado ninguna información estadística publicada sobre dónde están los cajeros suprimidos. Lo más cercano que ha encontrado es el Anuario Estadístico de La Caixa, que informe del número de oficinas (no de cajeros) de todos los municipios de España. No es, evidentemente, lo mismo, pero puede servir como pista sobre si los bancos y cajas, al reducir su presencia territorial, suelen dejar desabastecidas plazas, o si más bien reducen presencia donde ya hay otros competidores, o donde sus propias oficinas presentan duplicidades o redundancias.

Una búsqueda sencilla permite ver que entre 2008 y 2010 (periodo en el que los bancos y cajas pasaron de 45.088 a 44.121 oficinas, es decir, un saldo neto negativo de 967 oficinas) el número de municipios que tenia solo una oficina y se quedó sin ella fue exactamente de ... dos (Collbató, en Barcelona y Alcalalí, en Alicante), mientras que se abrió una oficina en tres municipios en los que no había ninguna (Fresno de Torote, en Madrid, Golmayo, en Soria y Serinyà, en Girona). Está claro que cuando cierran oficinas, los bancos y cajas no tienden a abandonar pueblos en los que gozan del monopolio local (lo que parece razonable).

No es estrictamente necesario que cuando quitan cajeros se comporten igual, pero la mayoría de los cajeros están situados precisamente en oficinas bancarias (excepto los de centros comerciales, estaciones, aeropuertos... no el tipo de cosa que hay en pequeños pueblos) y no parece lógico que se eliminen cajeros donde se mantienen oficinas (de hecho, el argumento del artículo, de que a los bancos y cajas no les resultan rentables los viajes de los furgones blindados, perdería sentido si se deja una oficina en activo donde se elimina el cajero).

Por lo tanto, parece extraordinariamente improbable que dos tercios de los 300 cajeros eliminados en los tres últimos meses lo hayan sido precisamente en pequeños municipios donde solo había un cajero. Parece mucho más probable que una buena parte de ellos se hayan eliminado, junto a la oficina en la que estaban, en localidades donde hay otras oficinas (y cajeros) de la competencia o del propio banco o caja que cierra la oficina, como ha sido el caso de casi todos los cierres de oficinas de los últimos años.

Pero aún queda un detalle divertido en la noticia de Abc.es. Esta era la entradilla:
En tres meses han desaparecido trescientos. Por ello, los habitantes de estas localidades tienen que guardar sus ahorros, como a la antigua usanza, debajo del colchón.
Casi con las mismas palabras se cerraba la noticia. Pero hombre, que no haya cajero en tu localidad, obviamente, no quiere decir que saques todo tu dinero del banco y lo metas en un colchón (ni en tu casa). Querrá decir, en todo caso, y suponiendo que aparte de cajero tampoco hay oficina, que irás menos a menudo que otras personas a sacar dinero al banco, porque tienes que desplazarte a una cierta distancia para hacerlo, y por tanto sacarás mayores cantidades (el efectivo necesario para todo un mes, en lugar del de una semana, por ejemplo). Sí, tendrás en tu colchón más dinero que otra gente, pero no, desde luego "tus ahorros".

7 comentarios:

  1. Muy bueno. Festival del Humor. Su majestad el bribón no da suficiente para rellenar páginas, la tauromaquia está estiando. Las noticias de actualidad vienen de agencias. Y claro, para completar hay que meterse a redactar desde 0.

    ResponderEliminar
  2. En los pueblos donde no hay cajero tampoco suele haber tiendas donde comprar cosas -la gente de esos pueblos se desplaza a comprar a otros sitios. En los bares de esos pueblos (si es que hay) se paga en efectivo. Si no se lo creen Vds. pueden darse un paseo por la provincia de Burgos -371 municipios y un número muchísimo mayor de entidades de población, sí de esas sin cajero, sin tienda, sin bar y casi, casi, sin gente.Salvatierra de Barros

    ResponderEliminar
  3. Por otro lado, se olvidan de los procesos de concentración/fusión en los que andan inmersos gran cantidad de cajas de ahorros, que hacen que gran parte de los cajeros eliminados sean oficinas que quedaban "duplicadas" tras las fusiones.

    ResponderEliminar
  4. ¿y qué harán con los pobres enanos que viven dentro? más paro para ese sector!

    ResponderEliminar
  5. jujujuju enanoooosss!!! :-)

    ResponderEliminar
  6. Suprimen la oficina y suprimen también el cajero. Caso concreto: la oficina y cajero de Cajamadrid, ahora Bankia, única entidad bancaria del pueblo turístico de Montejo de la Sierra (350 habitantes empadronados; 1.500 residentes en verano), perteneciente a la Comunidad de Madrid. En la Sierra Norte, al lado del famoso Hayedo más meridional de España. El pueblo tiene 3 bares, 3 restaurantes, 1 carnicería, 2 supermercados, 1 farmacia, 1 panadería. El pescadero y los fruteros ambulantes van los miércoles y sábados. No todo se puede pagar con tarjeta y, desde luego, la recaudación de los empresarios locales, los "tenderos", que dice SalvatierradeBarros, en algún sitio se tiene que ingresar. Y también tienen que disponer de "cambio" para dar las vueltas a los clientes. Los vecinos y comerciantes se tienen que desplazar al pueblo más cercano con cajero, Buitrago de la Sierra, a 15 km. La mayoría de los residentes es gente mayor, sin coche, que se desplaza en un miniautobus local para ir a Buitrago. El Ayuntamiento le ha ofrecido a Cajamadrid/Bankia compartir el coste de sucursal. la La explicación de Cajamadrid/Bankia es que "la oficina no es rentable", ni compartiendo costes. Está claro que no se trata de dar servicio. Eso sí, han colaborado con la JMJ2011 regalando los chalecos verdes y mochilas que llevaban los jóvenes peregrinos... ¡El Sr. Rato tiene claro dónde está su verdadera clientela!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo
    Por supuesto que habrá más casos como el que cuentas. Lo que yo ponía en duda es que la mayoría de los 300 cajeros suprimidos sean situaciones como esa, y también, claro, que ahora todos los vecinos de ese pueblo tengan todos sus ahorros en casa, como sugería la noticia.

    Por otro lado, debe haber muchos pueblos de 350 habitantes que nunca han tenido una oficina que perder...

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.