25 de diciembre de 2011

En Navidad, también malaprensa

En estas fechas tan entrañables, me llena de orgullo y satisfacción presentarles una nueva entrega de Malaprensa, plenamente acorde con los días que vivimos de celebraciones familiares en torno a una mesa repleta de deliciosos manjares. Precisamente, el reportaje sobre los precios de los alimentos más demandados en estas fiestas es un clásico del periodismo navideño. Y ayer, día de Nochebuena, El Correo, fiel a esa tradición, publicó un texto titulado El pescado, por las nubes, que venía acompañado de este gráfico:



Simpático, ingenioso, pero, como advierte cualquier lector que preste algo de atención, lleno de errores, no pequeños, sino enormes, en los cálculos de los porcentajes. Mi tocayo Josu (gracias), me ha mandado el gráfico corregido, señalando todos los errores. Por mi torpeza informática no soy capaz de reproducirlo aquí. Pero el problema básico parece que es el siguiente: los porcentajes de subida de precios están mal calculados porque el autor ha comparado la diferencia de precio con los precios finales, no con los precios iniciales.

Así, por ejemplo, el besugo ha subido de 39,9 a 46,9 euros, es decir, 7 euros de aumento. 7 euros son el  17,5% de 39,9 euros, el precio inicial. Pero en el gráfico dice que la subida ha sido del 15%, que es lo que resulta de comparar 7 euros con el precio final.

La diferencia entre 15% y 17,5% no es espectacular. En fin, un despiste lo tiene cualquiera... Pero claro, el problema lo tenemos cuando los aumentos de precios son más grandes. Es el caso del rodaballo, que ha pasado de 9,9 a 17,9 euros. Un aumento de 8 euros sobre 9,9 es un 81% de subida. Pero al calcularlo sobre el precio final el gráfico dice que el aumento ha sido del 45%. Lo mismo pasa con las nécoras: su aumento de precio, de 11,9 a 21,9 euros es realmente del 84%, pero el gráfico dice que es el 46%.

Peor es el caso de la merluza: ha subido de 5,9 a 15,9 euros. 10 euros de subida, sobre un precio inicial de 5,9 es un aumento del 169%. Pero el autor dice que ha subido un 54%, que es menos incluso que lo que resulta de comparar 10 euros con 15,9 (sería un 63%).

Todavía es mayor el lío en el caso de la almeja fina y el bogavante, ya que ni siquiera está bien calculado el aumento de precio en euros. La almeja fina se dice que ha subido de 11,9 a 28 euros, lo que serían 16,1 euros, pero el rótulo dice que han subido 8,1 euros. El porcentaje calculado (29%) saldría de dividir 8,1 por el precio final de 29 euros, pero como los datos de precio inicial, precio final, y subida, no cuadran, es imposible saber cuál es el porcentaje correcto. Para el bogavante se dice que el precio ha pasado de 24,9 a 32 euros, que da una diferencia de 7,1 euros, pero el rótulo afirma que la subida es de 5,1 euros. El porcentaje del 22% que se publica coincide en este caso con dividir 7,1 entre el precio final de 32 euros, así que podemos suponer que la cifra errónea es la subida de 5,1, y que realmente el aumento es del 28,5%.

En definitiva, en este caso puede decirse con justicia la típica frase de que el gráfico "solo acierta por casualidad": los únicos porcentajes correctos son los que no ha calculado (porque el precio no ha subido) o los que son tan pequeños que, con el redondeo a la unidad, salen igual si se calcula sobre el precio original y el final (gambas, chuletillas de cordero y cabrito).

Se puede ser de letras (como yo) y se puede ser de ciencias. Lo que no se puede es no saber matemáticas de 1º de la ESO (12 años) y escribir en los periódicos.

8 comentarios:

  1. Y ademas la foto del rodaballo es de un gallo. Que tiene delito confundir uno con otro.

    ResponderEliminar
  2. Habria que resucitar "la carcel de papel" de la (tiempo ha) extinta "La Codorniz" y encerrar en ella a más de uno, y una, hasta que, de una santa vez, sepan realizar un porcentaje como la ESO manda, sin que valgan la excusas de "las prisas" ¿que prisas, si han tenido que buscar las fotos y componer la imagen? o esa tan estúpida y cansina de "soy de letras".

    Imaginemos que estas cantidades y porcentanjes hubieran estado en una serie de carteles indicativos sobre los precios de algunos productos. Le hubieran caido la del pulpo y alguna que otra denuncia (sobre todo si anunciaban rebajas) por publicidad engañosa, pero claro la excusa de la inmediatez y rapidez solo es válida para la prensa, no para el que tiene que cambiar el escaparate despues de 10 horas de trabajo o del comprador que tiene que calcular sobre la marcha cuanto es el 30% de 21 euros para saber el precio final de la sudadera en oferta.

    Pero bueno no seamos malos, que estamos en Navidad. Además en la penitencia llevan el castigo. Con ese nivel de errores seguro que no pillan algunos de los chistes y gags de la serie "Big Bang Theory"

    ResponderEliminar
  3. http://blogs.elpais.com/metroscopia/2011/12/conectados-a-los-medios.html

    ResponderEliminar
  4. El día 25 publicando Malaprensa? Si hasta los periodistas tienen familia, que no publican ese día...

    Por cierto, gran noticia que Malaprensa se abone a Orbyt. Ves, si al final la gente acaba pasando por el aro, a base de publicar mierda en las webs y de cerrar los contenidos del papel.

    ResponderEliminar
  5. feliz año

    aunque sea wishful thinking

    ResponderEliminar
  6. A.B., tu siempre echando la culpa al mensajero.

    ResponderEliminar
  7. @elpep, @Daryl y @anónimo del 3 de enero:

    También tiene delito darle patadas al idioma. Supongo que no pasa nada, porque estáis a la altura del bloguero. ¿Qué pasa? ¿Todos de "ciencias"?

    ResponderEliminar
  8. Voy a darle algunas patadas al idioma porque me encuentro frente a un teclado italiano y no es fàcil respetar todas las reglas. Querìa felicitarte por el blog, interesante e inteligente, lo acabo de descubrir y creo que volverè pronto.
    Un abrazo
    Sara M.

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.