19 de diciembre de 2011

Los impuestos de Urdangarín y compañía

Leo hoy en portada y primeras páginas de Público un reportaje más de la saga Urdangarín, con el siguiente titular:

La información viene acompañada de un gráfico (que no veo en la edición online) donde se comparan los ingresos e impuestos pagados por cada una de las empresas de la trama, cada año, y en el conjunto de los años. Esta es la parte final del gráfico, donde se resume la información por empresas, de los años 2003-2010:




Aunque el total de las empresas pagaron un 5,5% de impuestos (sobre ingresos), como se ve en el gráfico, el titular se justifica porque, al parecer, sólo en dos de ellas (Nóos y Aizoon) tenía participación directa Urdangarín, y en ellas los impuestos pagados sí son un 3,5% de los ingresos.

¿Cuál es mi problema con esas cuentas y esos titulares? Pues que trasladan un mensaje engañoso al comparar impuestos con ingresos, en lugar de lo habitual, que es beneficios. Aunque la redacción es correcta, y se habla siempre de ingresos, y aunque en el texto se advierte (en el tercer párrafo) que el impuesto de sociedades se paga sobre beneficios, no sobre ingresos, esto no se señala ni en los titulares, ni en los subtítulos, ni en los gráficos. Es más, en portada se dice que las empresas de Urdangarín pagaron el 3,5% de sus "ingresos  netos", concepto que no sé si se usa en contabilidad empresarial, pero que sugiere una cifra de ingresos a la que se le habrían descontado gastos, pero que en realidad se ha calculado sobre los ingresos totales.

¿Por qué calcula Público los impuestos sobre ingresos, y no sobre beneficios, que también aparecen en las cuentas que ha examinado (aunque los dan dispersos a lo largo del texto)? Pues porque argumenta, y seguramente con mucha razón, que muchos de los "gastos" de las empresas en realidad eran facturas cruzadas entre ellas, que lo único que servían era para enredar las cuentas y tratar de ocultar beneficios. Es decir, que a base de "ingeniería contable", las empresas reducían artificiosamente sus verdaderos beneficios, para pagar pocos impuestos. Por lo tanto, si calculamos impuestos sobre beneficios declarados, estaríamos cayendo en un engaño.

Pero por otra parte, si las empresas se facturaban unas a otras tantas veces (por importe total de unos tres millones de euros), y sumamos todos los ingresos de todas las empresas, estamos cayendo en el engaño inverso: contamos como ingresos lo que son simples transferencias entre las empresas, no ingresos desde fuera de la trama (no se dice en ninguna parte de la noticia que se hayan descontado de los ingresos los tres millones de euros que se facturaron entre ellas).

Según se deduce del texto de la noticia, las cuentas disponibles permiten saber cuántos de los gastos de cada empresa eran facturados por otras empresas de la trama, y también, lógicamente, cuantos ingresos de cada empresa procedían de otras de la misma trama. Por lo tanto, no parece que fuera tan difícil hacer una aproximación a un cálculo, para cada empresa, o para el conjunto, de los ingresos externos a la trama, y los gastos externos a la trama. Eso permitiría, para el total del grupo, calcular algo parecido a los "beneficios globales" aproximados, sobre los que tendría algo más de sentido estimar el porcentaje de impuestos pagados.

Y aún esa cifra se podría matizar, teniendo en cuenta que algunos de los gastos son compras de pisos cuya relación con la actividad empresarial es dudosa.

En lugar de hacer todo eso, se tira por la calle de en medio y se publica a bombo y platillo la relación entre impuestos e ingresos totales (que creo que no descuentan los ingresos entre empresas), que nos da un número bajísimo, y sobre el que nadie tenemos en la cabeza una referencia mental con la que comparar (no hay una cifra típica sobre lo que cabe esperar que pague, sobre ingresos, una empresa "normal") . Lo cual está bien para dar leña al mono (al que no seré yo el que defienda). Pero es dudoso que sea una buena información


5 comentarios:

  1. No hace falta matarse tanto:
    Lo que es gasto en una empresa de la trama es ingreso en otra empresa de la trama.

    Si sabes que la facturación dentro del grupo son 3 millones quitas 3 m€ de ingreso, 3m€ de gasto y listos.

    :D

    ResponderEliminar
  2. Marc,
    Probablemente sea así, pero es todo tan enredado y confuso que a lo mejor ni siquiera es así de fácil.

    ResponderEliminar
  3. Todo se reduce a lo que hemos visto tantas y tantas veces en periódicos y asociaciones de todo signo: "enseño el estudio que me interesa calculado de la manera que más me interesa".
    Lo peor es que los "fieles" se lo creen sin digerir ni pensar, y el que lo critique miente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Es tan sencillo como dice Marc. Las operaciones entre estas empresas podemos decir que son "neutras". El problema es ver si con terceras empresas han conseguido facturas de gasto falsas, pero esa es otra historia.
    Nunca, repito nunca, se compara en contabilidad ingresos con impuestos. Siempre se da el dato de beneficios con impuestos.
    Coged los ingresos de BBVA, Repso, TElefónica o una de esas empresas (aunque vale cualquiera que no esté hundida ;)) y comparadlos con el impuesto de Sociedades. Seguramente sale menos del 3,5%
    Los de Público lo han hecho con toda intención. Han encontrado a su líder antirrepublicano: Urdangarín.

    ResponderEliminar
  5. La referencia mental con la que comparar es... ninguna. Una empresa que, por ejemplo, esté teniendo un 90% de margen bruto sobre ventas (porque, por ejemplo, facture royalties por una tecnología que licencia, etc.), y pague un 30% de impuesto de sociedades (sobre beneficios), pagará unos impuestos que equivaldrán al 27% sobre ventas.
    Una empresa que esté dando pérdidas (o beneficios mínimos), tendrá unos impuestos del 0% sobre ventas.
    Así que un 3,5% no es ni mucho ni poco, sino todo lo contrario.

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.