15 de diciembre de 2011

¿Una de cada cinco mujeres violadas en USA?

Me han llegado estos días varios correos y avisos por twitter sobre una noticia aparecida en docenas de medios en español, y otros muchos en inglés, que dice que casi una de cada cinco mujeres estadounidenses ha sido violada alguna vez en su vida. La tienen en Elpais.com y en Lavozdegalicia.es, en Rtve.es, entre otras muchas.

Al leer el titular, como a los lectores que me escribían, me saltó inmediatamente el detector de bullshit, y pensé que estábamos ante el típico caso de estadística mutante, o una conjetura más o menos inventada de un grupo de activistas.

Pero la noticia decía claramente que el origen era un lugar muy serio: el Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, en inglés), una institución que forma parte del gobierno de Estados Unidos y que tiene muchos recursos, gente formada, que trabaja con criterios científicos, y una amplia trayectoria de investigación sobre la detección y el control de enfermedades.

Y sí, en pocos minutos pude comprobar que el dato provenía del CDC, concretamente de una encuesta nacional, que se ha hecho por primera vez, sobre violencia de pareja y sexual, y cuya nota de prensa decía literalmente, que "casi una de cada cinco mujeres ha sido violada alguna vez en su vida".

Aún así, me siguió pareciendo un número altísimo (téngase en cuenta que se habla de gente que ha sufrido ya, a lo largo de su vida, una violación, y que puede estar respondiendo a cualquier edad; si lo transformamos en riesgo de violación a lo largo de la vida, nos iríamos a tasas más altas). Basándome en la experiencia de otros estudios llamativos, lo siguiente que había que comprobar era  si "ser víctima de una violación" o "ser violada" habría sido definido de una manera poco habitual.

Y cinco minutos después tenía la respuesta, en la página 1 del Executive Summary:
Nearly 1 in 5 women (18.3%) and 1 in 71 men (1.4%) in the United States have been raped at some time in their lives, including completed forced penetration, attempted forced penetration, or alcohol/drug facilitated completed penetration
La traducción al español la da el propio CDC:
Casi 1 de cada 5 mujeres (el 18.3%) y 1 de cada 71 hombres (el 1.4%) en los Estados Unidos han sido violados en algún momento de su vida, en casos de penetración completa por la  fuerza, intento de penetración por la fuerza y penetración completa inducida por alcohol o drogas.
Yo no diría que una mujer víctima de un intento de penetración "ha sido violada". También es territorio ambiguo el de las penetraciones "facilitated" o "inducidas" por el alcohol o las drogas (donde puede haber una gran variedad de situaciones, desde casos de casi-anulación de la voluntad hasta otros de "bajada de guardia" o relajación de la misma, que seguramente las propias víctimas no considerarían violación).

Especialmente, si tenemos en cuenta que, por otra parte:
Más de la mitad (el 51.1%) de las mujeres victimizadas informaron que fueron violadas por su pareja íntima y el 40.8% por un conocido (pág 2).
Es decir, que estamos metiendo en el mismo término de violación tanto la penetración forzada (es decir, con violencia o intimidación) cometida por un extraño, como la penetración inducida por el alcohol y realizada por la pareja íntima. Tal vez legalmente todo sea lo mismo. Pero estoy seguro de que el lector que lee la noticia está pensando más en el primer tipo de casos, o al menos en casos de violencia o intimidación, y consumados.

En todo caso, como estamos ante un estudio serio, si nos vamos al texto completo del informe podemos ver la distribución de los distintos tipos de comportamiento incluidos globalmente en el rótulo de violación. Francamente, yo imaginaba que el tipo más grave de comportamiento fuera el menos frecuente, pero no es así: la penetración forzada consumada ha sido sufrida por un 12,3% de las mujeres, el intento de penetración forzada por un 5,2%, y la penetración inducida por el alcohol o las drogas por el 8% (pág. 18, la suma es más que el 18,3% porque algunas mujeres habrán sufrido varios de esos comportamientos).

Un 12% me sigue pareciendo una incidencia altísima (una de cada ocho), para una definición bastante restrictiva de violación. Leyendo el apéndice del informe, la verdad es que el cuestionario parece bastante prolijo, y podrían surgir dudas sobre que todo el mundo lo haya entendido bien. Pero, por otra parte, la sección sobre el método muestra que se han hecho grandes esfuerzos para administrar el cuestionario cuidadosamente, incluyendo tests para asegurarse de la comprensión de las preguntas (que por cierto, se administraron en inglés o español, excluyendo a quienes no hablasen una de esas dos lenguas). Así que no parece haber ningún error obvio (que no sería esperable, por otra parte, en un trabajo como este). Por otro lado, según estudios en otros países, tal vez estamos ante cifras que no son tan excepcionales. Lo cual me hace pensar que tal vez en este tema que me es tan lejano mi imaginación sociológica me falla estrepitosamente.

En fin, no parece que estemos ante un caso de malaprensa catastrófica. El CDC en general hace lo que hoy día deberíamos exigir ya a todo el que pretende dar publicidad a un estudio, que es publicar online todos los materiales para que los periodistas (y el público interesado) puedan examinarlos. Pero debería, incluso en la nota de prensa, explicar claramente lo que es, según su definición, una "víctima de violación". Y a falta de esa explicación, un periodista curioso debería haber llegado al menos hasta el "resumen ejecutivo", disponible también en castellano, para descubrirlo.

78 comentarios:

  1. La magistrada María Sanahuja, ex decana de los jueces de Barcelona, afirma que ya existen españoles con penas de seis meses de cárcel sólo por decir a sus mujeres “vete a la mierda” y emplaza a los escépticos a que acudan a los juzgados de lo penal a comprobar ese dato, denunciando que en España se vulnera la presunción de inocencia de los varones.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el análisis, Josu. También a mí se me habían encendido algunas alarmas, y había supuesto que podía tratarse de una mala traducción, dada la dificultad de traducir términos como "abuse".

    En cualquier caso, me parecen cifras altísimas, que también me han sorprendido. Incluso las de agresiones a varones me parecen muy superiores a los que uno se imagina.

    ¿Ocurrirá lo mismo aquí, y no se habla de ello?

    ResponderEliminar
  3. Es evidente que la cifra te parece elevada porque es un tema que, como tú dices, te resulta lejano. Lo que me causa perplejidad es que consideres que tus "pareceres" deben tener más crédito que una investigación hecha, según tú mismo, con rigor.
    A lo mejor debes replantearte porqué no consideras violación el hecho de que una mujer sea obligada a practicar el sexo en contra de su voluntad cuando quien obliga es el marido. ¿Te parece que las mujeres están obligadas a someterse a las demandas sexuales de los hombres, incluso de sus maridos?
    Creo que quienes están en tu línea de pensamiento deberían replantearse esas creencias que invalidan las decisiones y deseos de las mujeres.
    Vamos, que el texto me parece un escándalo.

    ResponderEliminar
  4. Pues ... a ver que opinas de esto:
    Dinamarca, en un ascensor coincidimos 3 doctores en matemáticas con una mujer danesa. Dos días más tarde nos detiene la policía por cargos de violación. ¿¿¡@#!??
    En el juicio se puso en claro que no le hablamos y mucho menos la tocamos. Ninguno de nosotros ni siquiera la reconoció más tarde y yo tengo nulos recuerdos sobre el tema, excepto que estuve en ese edificio, utilicé el elevador y otras vaguedades .

    Según ella se sintió "amenazada" por "dos latinos y un negro que vestían muy desaliñados".

    Saludos de "Un violador"

    ResponderEliminar
  5. Lucía,
    O me he explicado muy mal o me has leído muy apresuradamente.

    Justamente digo lo contrario de lo que me atribuyes: como veo que la investigación es seria, me planteo que a lo mejor mis "pareceres" previos están equivocados.

    Tampoco digo en ningún momento que no sea violación cuando "quien obliga es el marido" (palabra que creo que tampoco he usado). Lo de las parejas como autores lo he mencionado como casos dudosos precisamente cuando no hay violencia ni forzamiento (pero hay alcohol o drogas). En esas situaciones creo que podemos entrar en territorio dudoso.

    Pero en el caso de violencia o amenaza de la misma, que es claramente siempre un caso de violación, y que ha sufrido un 12% de las encuestadas, no hay distinciones por autores.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por el análisis, Josu! Yo también me resistía a creer posible una tasa tan elevada. Me parece insostenible, y muy grave que no se visibilicen más casos como éstos ni haya campañas institucionales o intentos de concienciación ciudadana, como mínimo y para empezar. Ni siquiera estudios comparables en nuestro país.

    Gracias por sacarme de dudas respecto al estudio.

    ResponderEliminar
  7. Amnistía Internacional estima que las cifras son aun mayores, y las penas por violación son bajísimas. Echen un vistazo al mundo en que viven.

    ResponderEliminar
  8. Yo cuando lo oí aquí en EE.UU también me pareció una cifra sacada de contexto. Creo que la cuestión principal es lo que se considera un ataque sexual (¿un comentario soez?).

    Y otro detalle, en muchos estados en norteamerica, una relación sexual incluso consensuada con una persona bajo los efectos del alcohol o drogas está considerada como violación (no sé si en todos los estados). Pero si estuvieran contando como violación todas las relaciones después de haber ido de copas, sería normal que los casos fueran altísimos y desproporcionados.

    Por cierto aquí está la versión en español: http://www.cdc.gov/ViolencePrevention/pdf/NISVS_Executive_Summary_Spanish-a.pdf

    Johny

    ResponderEliminar
  9. Quizá merecería la pena una relectura del capítulo: La estadística al servicio de una ideología, del libro de Elisabeth Badinter, Por mal camino.

    Lo que estos datos recuerdan con claridad es el"una de cada cuatro" de los años 80 en las Universidad americana.

    El estudio parecía claro pero en encuestas posteriores el 73 % de las encuestadas rechazaban que lo suyo pudiera ser considerado una violación, y casi la mitad que tuvieran relaciones sexuales con el supuesto violador. Pero más revelador todavía es que después de intensas campañas contra la violación, en la Universidad de Berkeley que contaba en ese momento con 14.0000 alumnos, solo se habían presentado 2 denuncias por ese delito.

    ResponderEliminar
  10. Te he vuelto a leer con interés y con calma, despacio. Y me sigue pareciendo que la clave está en la credibilidd que das a lo que tú llamas 'imaginación estadística'.
    Cuando se traen a los medios estudios que cuestionan esas creencias, se produce una especie de calor en el que florecen los anónimos que han sido acusados de violación por mujeres histéricas y además encuentran a juezas histéricas que les dan pábulo.
    Dicho de otro modo, los postmachismos se retroalimentan y siempre se escudan en voces anónimas.
    Me pregunto si servirá esto para que te creas (o se crean) de verdad que incluso en tu país y tu entorno se reproduce esa estadística que te parece tan elevada. Y que el escándalo pase de la duda sobre el procedimiento del estudio al propio hecho de que una de cada cinco mujeres ha sido violentada sexualmente alguna vez. Me pregunto si servirá para que en adelante SÍ digas que una mujer que ha sido víctima de un intento de violación ha sido violentada sexualmente.
    Una característica del machismo, y hoy del posmachismo, es que resta importancia a las desigualdades y a sus consecuencias. Es es 'Bah, no será para tanto' con que comienza tu post.

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que los precedentes no ayudan Lucía. No hace mucho años, quizá cinco, un diario tan serio como El País publicaba en portada que las mujeres ganabais un 40% menos que los hombres, y aun con diferentes porcentajes la estadística de discriminación salarial continúa coleando por aquí y por allá, en muchos casos con la coletilla de, por el mismo trabajo. Ni que decir tiene que tal cosa es radicalmente falsa.

    En los estudios sociológicos hay que respetar ciertas reglas para que tengan un mínimo de credibilidad a efectos de evitar sesgos y en las estadísticas que generalmente manejáis las neofeministas eso no sucede, llegando incluso a la desfachatez de eliminar a todo el género masculino como sujeto de estudio, porque se parte de la presunción de culpabilidad, tal como sucede en las de violencia de género o acoso sexual y moral, o la más reciente sobre: Adolescentes machistas… publicada en esta misma bitácora. Por el contrario los estudios en los que se encuesta a mujeres y hombres son descartados. Aquí hay unos cuantos: http://www.absurdistan.eu/.

    No sé si Elisabeth Badinter y María Sanahuja te parece que se esconden tras el anonimato pero la primera desmonta, entre otras cosas, las estadísticas que sobre este asunto se confeccionaron en la universidad americana en los años 80 y la segunda ha declarado recientemente que: “ya existen españoles con penas de seis meses de cárcel sólo por decir a sus mujeres “vete a la mierda” y emplaza a los escépticos a que acudan a los juzgados de lo penal a comprobar ese dato, denunciando que en España se vulnera la presunción de inocencia de los varones.”

    En cuanto a las acusaciones veladas de no sé qué cosas solo ponen de manifiesto que la alergia al debate os produce auténtico pavor y que lo que más os gusta es tapar bocas. María Sanahuja en su momento se congratulaba de que no hubierais conseguido que se aplicaran a estos temas el mismo tratamiento que al delito de enaltecimiento del terrorismo como pretendíais. Por cierto lo del techo del cristal es otro de esos inventos que os ha funcionado hasta hace cuatro días pero que como tantas otras cosas de las que decís son pura invención en la búsqueda del privilegio.

    Cuando se acumula tanto descrédito en
    este terreno pretender que son los demás quienes deben callarse solo prueba la forma en que abordáis este asunto. Por cierto la señora Aído que con suma tranquilidad convirtió el dato de la ONU de 1 de cada 7 mujeres que ejercían la prostitución forzada, en un 90%, ocupa ahora un alto cargo en esa institución. En cuanto a que pueda tener interés en tapar desigualdades que sepas que ninguna, la diferencia quizá está en que no me callo el trato discriminatorio hacia el hombre, ni me gusta que se oculte la violencia femenina, que ya sé que para mujeres como tú ninguna de las dos cosas existe, pero que en mi bitácora recojo cada día y no precisamente de mi cosecha.

    ResponderEliminar
  12. Sólo para aclarar que he metido el estudio sobre Adolescentes machistas junto con otros en los que no se encuesta a los varones, cuando no es eso exactamente lo que sucede en ese caso, sino más bien que la presunción se establece de modo diferente: pasando un cuestionario distinto a chicos y chicas.

    ResponderEliminar
  13. Al Anónimo "violador" del 18 de diciembre de 2011 a las 01:13: subrayas el hecho de que eráis 3 doctores en matemáticas, y me pregunto porqué. ¿Se ha de suponer que es mas improbable que tres doctores en matemáticas violen a una mujer que que lo hagan 3 carpinteros?

    ResponderEliminar
  14. Lucía,
    Creo, y lamento, que aún no me has entendido bien.
    Porque en el texto trataba de explicar mi proceso mental, desde el inicial "esto no me lo creo", hasta el final "pues parece que va a ser cierto".

    Pero parece que a ti te molesta incluso que de entrada piense que "esto no me lo creo", y te imaginas motivaciones machistas o postmachistas.

    Pero el "esto no me lo creo" no se basaba ni en machismo, ni en postmachismo, sino en el escepticismo que siempre creo que debería presidir la acción de todo periodista (y lector), cuando se enfrenta a números llamativos, aunque sean de causas con las que él simpatiza, o precisamente, más aún cuando se refieren a causas con las que él simpatiza.

    La experiencia, largamente documentada en esta página, nos dice que muchas estadísticas escandalosas o llamativas que se difunden suelen ser elaboradas con criterios laxos por personas o grupos interesados en llamar la atención sobre el asunto, bien para fomentar la preocupación social sobre el tema (sindicalistas, empresarios, políticos, ONGs y asociaciones de todo tipo), bien para anotarse puntos (las policías que siempre hinchan los datos sobre la importancia de sus operaciones, y atribuyen beneficios inmensos a las redes delictivas desmanteladas) o por otros motivos. Esto es el pan nuestro de cada día (véase ayer mismo las cifras del PP que da a entender que todos los nacidos en el País Vasco que residen fuera son "exiliados", otra tontería supina).

    Por eso me acerco siempre a toda cifra llamativa con escepticismo y actitud de "no me lo creo". Y así lo he hecho ahora también. Y creo que así debería hacerlo todo periodista, ante toda cifra, económica, social o política, independientemente de que el asunto sea de su agrado, interés, simpatía, indiferencia o antipatía.

    Parece, si te entiendo bien, que tú piensas que el escepticismo no debe aplicarse a causas nobles o a quienes denuncian desigualdades o males sociales. Creo que es un error. El periodista debe buscar la verdad, y si alguien, en nombre de una buena causa, exagera, hay que decirlo.

    Con esa actitud, creo que es legítimo observar que que no se puede decir que "ha sido violada" una mujer que ha sido víctima de un intento de violación. Ha sido "violentada sexualmente", me dices. De acuerdo, pero no es lo mismo. Puedes y debes contarlo, pero no bajo una etiqueta confusa o engañosa. El estudio por cierto, recoge otro montón de datos sobre otras formas de violencia contra las mujeres, que tienen también tasas preocupantemente altas (algunas noticias lo cuentan también). Tal vez los titulares deberían haberse enfocado a una visión más general del estudio, que presenta un panorama amplio de violencia contra las mujeres, y no precisamente en un número que se refiere a una definición dudosa. Y entonces no habría nada que reprocharles.

    Dicho eso, y separada la paja del grano, digo, al final del texto, que sigue habiendo un número muy alto de mujeres víctimas de violación, consumada, y de definición no dudosa. Y acabo diciendo, por tanto, que tengo que concluir que el fenómeno está más extendido de lo que yo creía. Es justamente lo que se hace cuando uno examina datos con escepticismo, y no con prejuicios ideológicos: si los datos parecen sólidos, revisa sus ideas previas.

    ResponderEliminar
  15. Me parece quizá importante destacar también el importante grado de paranoia que en determinados círculos, y en relación con estos temas, existe tal como recoge esta entrada: http://loquepienso.wordpress.com/2011/07/21/elevatorgate/
    en relación con el denominado Elevatorgate en el que terminó viéndose implicado el propio Richard Dawkins

    ResponderEliminar
  16. Pues yo creo haber entendido bien, y sé que hay una diferencia en expresar 'Parece que va a ser cierto' o 'Es cierto'.
    Compruebo hoy de nuevo que algunas cosas sientan muy mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No cometes el mismo error del que acusas a Josu al sobreponer tu propio parecer por encima de la explicación del escritor?

      Eliminar
  17. Hombre, pues sí, a mí me sienta mal que me acusen de machista. Supongo que a ti también te molestaría, no?

    ResponderEliminar
  18. Lo que demuestra este estudio, y la discusión posterior, es que es imposible medir ciertas cosas con un estudio, por muy serio que sea. Porque al final todo es muy subjetivo, especialmente la violencia.

    Por eso está bien que exista el periodismo y los periodistas, porque así se puede matar al mensajero en lugar de reconocer que hay muchas cosas en las que nunca nos pondremos de acuerdo.

    ResponderEliminar
  19. Tengo la impresión Josu de que en este tema hay quien piensa que no existe el término medio, o cualquier otro lugar que no sea el que ellas determinan. Los términos son: o conmigo o contra mi. O estás conmigo o eres un machista. Como estrategia hasta el momento les ha funcionado muy bien.

    De hecho casi todo el mundo calla en este terreno lo que en cualquier otro le resultaría ofensivo. Incluso cuando lo hace bajo presión o amenaza más o menos velada. Lo de la ilustración y el debate libre de ideas es para algunas una ofensa.

    De hecho en este terreno lo que más conocemos es un goteo de datos, encuestas y estadísticas sin ficha técnica o claramente manipuladas y hechos consumados en forma de leyes confeccionadas según las estadísticas anteriormente mencionadas. A partir de ahí todo es profecía autocumplida.

    ResponderEliminar
  20. Malaprensa vive en un mundo feliz. Por ejemplo: los puteros. Da la casualidad de que muchos de ellos no van por ahí pregonándolo, ni a los desconocidos ni a los íntimos. Hay cosas que no se cuentan, como las violaciones... y no por eso dejan de existir. Pedimos que los periodistas nos cuenten la escandalosa realidad, y cuando nos la cuentan, es que nos quieren escandalizar. ¿En qué quedamos? Al final lo que quiere Malaprensa es lo que quiere todo el mundo: que la prensa le reafirme su visión de la vida. La homeopatía es un timo, hay pocas violaciones y pocos puteros... cada uno su rollo.

    ResponderEliminar
  21. Por cierto, yo cuando vi el titular tampoco me lo creí (por eso no leí el texto), porque al ver que venía de un Centro de Enfermedades, sospeché que era una encuesta entre personas que van a ese centro con una enfermedad sexual, o algo así. Pero vamos, que personalmente no me cambia la vida que haya 200 millones de mujeres violadas o 200. Yo no voy violando por ahí, y con eso me basta.

    ResponderEliminar
  22. Josu, creo que te faltan un par de detalles:

    1. No son víctimas de violación sino mujeres QUE DICEN haber sufrido esa violencia. O sea, que no hablamos de casos denunciados, juzgados y condenados sino de opiniones de quienes se sienten víctimas.

    Ante una violación tal como la imaginamos -asalto de desconocido, violencia, penetración, etc.- poca diferencia cabe entre el hecho y la opinión de la víctima, pero en relaciones sexuales no expresamente aceptadas y bajo la influencia de drogas o alcohol puede haber un mundo de diferencia.

    2. El método fue 9000 entrevistas telefónicas aleatorias. Sin ser experto en sociología ni estadística, yo diría que extrapolar los resultados de 9000 entrevistas telefónicas (ni siquiera en persona) a una población de más de 300 millones es, como mínimo, muy arriesgado.

    ResponderEliminar
  23. Madre mía, el Teleoperador es este que se mete con los periódicos porque no dan ni una? Esto es de Primero de Malaprensa. 9.000 entrevistas son un huevo. Poner en duda la encuesta por eso es de una ignorancia acojonante.

    Aquí todos sabemos de todo pero todos somos unos ignorantes de cojones.

    ResponderEliminar
  24. El Teleoperador: que yo sepa, sí se pueden extrapolar el resultado estadístico de 9000 entrevistas telefónicas (si está bien hecho el estudio) a 300 millones de personas.
    Anónimos varios: aparte de ser anónimos hay mucho analfabeto suelto (nadie ha dicho nada de que un insulto sea violación).

    El titular es tremendista, pero aún así el 12% de mujeres violadas + el 5% que han sufrido intento de violación forzada (siendo muuuy generosos haremos ver que el 8% que se refieren a penetración forzada inducida por alcohol o drogas no son casos muy graves), la cifra sigue siendo enorme! Absolutamente inaceptable. Y aunque se base sólo en las percepciones de una parte, es una estadística que nos habla del retroceso del proceso de igualación entre los dos géneros; no nos equivoquemos, las violaciones tienen más que ver con las relaciones de poder que con el deseo sexual.

    ResponderEliminar
  25. Teleoperador,

    En efecto, como ya te dicen, 9000 encuestas son muchísimas, más que suficientes para una encuesta.

    El posible problema de método no tiene que ver con el número de encuestas sino en todo caso sobre si este método de encuesta es el adecuado para un tema como este.

    Hay temas (como todo lo que tiene que ver con la vida sexual) que sabemos por experiencia que se estudian mal con encuestas. (Ejemplo reciente y <a href="http://www.malaprensa.com/2004/11/alguno-ms-habr.html>ejemplo más lejano</a>).

    Ahora bien, aún sabiendo eso, tú objeción de que son encuestas, no denuncias, no tiene demasiado peso, creo. Precisamente, como se sabe que no todas las violaciones acaban en denuncia (precisamente las de parejas o familiares las que menos), puede ser defendible, como forma de conocer esa realidad oculta, recurrir a la encuesta.

    Es posible que el cuestionario largo, las preguntas un poco enredosas, nos hagan dudar de la precisión de las respuestas. Pero por otro lado tampoco creo que mucha gente declare alegremente que le obligaron por la fuerza a una penetración.

    Por otro lado, sin conocer los detalles de los mismos, hay otros muchos estudios, disponibles en un enlace del texto, con hallazgos por encima del 10% en países occidentales. O sea que tal vez lo que tenemos que hacer es repensar nuestras ideas previas.

    ResponderEliminar
  26. Malaprensa me ha dado la razón en algo!!! Bueno, es que era de cajón. De Primero de Malaprensa.

    Me he leído la discusión del Teleoperador con Triodos sobre la homeopatía. Hay que ser friki. Un tío que no sabe lo de las encuestas va por ahí dando lecciones de medicina. Y publicando nombres de curritas de a pie. Ese es el nivel del blogerismo español.

    ResponderEliminar
  27. Como ha salido el tema también doy mi opinión. Si mi intención fuese la de conocer el alcance real del fenómeno de la violación desde luego no utilizaría este procedimiento, o no solo este procedimiento, además de exigir como garantía una escrupulosa elaboración y realización de la prueba en todas las fases.

    Si además no hubiese una cierta correlación significativa entre los datos de la encuesta y por ejemplo el número de denuncias desde luego me guardaría los datos en el cajón a la espera de un mejor intento. Lo que desde luego no puedo descartar como elemento explicativo, es el hecho de que lo que esta encuesta nos comunica es que hay millones de mujeres norteamericanas que están sufriendo en silencio ser violadas y eso desde hace décadas, pues aunque en esa sociedad no suceda lo que para aquí cuenta María Sanahuja, es una sociedad hipersensibilizada con estos temas como pone de manifiesto el elevatorgate.

    Otra cosa es que mi intención fuese causar impacto y desconcierto en la opinión pública, en ese caso sí, el mejor método es éste porque ahora que ha sido publicado en los medios de todo el mundo, el dato de una de cada cinco, a ver quien le da la vuelta.

    Es por lo demás la estrategia del neofeminismo desde que estas cosas comenzaron en la universidad americana hace más de 25 años y dese esas han conseguido ir imponiendo en la opinión pública: la discriminación salarial, el techo de cristal, la violencia de pareja como unilateral y en cifras de vértigo, el bullying como fenómeno masculino, las cifras que, por ejemplo en este país, se barajan sobre prostitución, el machismo de los adolescentes, etc. etc.

    Dese luego la estadística y la demoscopia usada de este modo tiene un claro propósito ideológico y político y no ver en este asunto la repetición de procesos conocidos en relación con la violencia de género, o la discriminación salarial y tantos otros, resulta a mi modo de ver de una enorme miopía.

    ResponderEliminar
  28. En resumen, que según Emilio hay que desdeñar este estudio porque a pesar de estar bien hecho, de no hallarse ningún elemento sospechoso, de estar bien documentado... no le gusta. Y ojo, que los intransigentes son los demás.

    Lo siento, pero en este tema tengo que darle la razón a Lucía Martínez Odriozola: si no encuentras errores o sesgos, pues hay que aceptarlo a falta de otros datos. Creo que quienes tendrían que reflexionar son El Teleoperador y compañía cuando rechazan un estudio porque no les gusta el resultado, eso se llama negacionismo.

    A mí también me sorprenden las cifras. Es posible que sean erróneas. Pero de momento, y con lo que ofrece el estudio para apoyarlas, habrá que aceptarlas. Si el tema de esta entrada fuera otro, me atrevo a decir que muchos de los que ponen en duda la valía de este estudio estarían aplaudiendo lo bien documentado que está.

    ResponderEliminar
  29. Terry, solo dos pequeños detalles, el estudio no está bien hecho y además este tema no se puede estudiar a través de una encuesta telefónica.
    La sociología es otra cosa que no eso.

    No sé de donde sacas lo de intransigente, ni he levantao el dedo acusador que en algún otro caso se vió, ni he descalificado a nadie, sencillamente sostengo una opinión diferente y además fundamentada.

    ResponderEliminar
  30. Emilio,
    ¿Por qué está mal hecho el estudio?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  31. Gente tan sabia y tan formada que no se pone de acuerdo... ¿y luego esperamos que los periodistas lo tengan claro? Ay...

    ResponderEliminar
  32. Err... no, la opinión no está más fundamentada que en sí misma: no te gusta porque no te gusta, Emilio. No hay más. El estudio está mal hecho porque el resultado te desagrada, el uso de llamadas telefónicas está mal porque es el que han usado etc. Descalificas el estudio por una supuesta intencionalidad de los autores que por cierto es pura especulación.

    De ahí saco lo de intransigente. No pudiendo atacar la metodología ni la documentación del estudio, se recurre a una especie de "ad hominem" especulativo: no es válido por el neofeminismo y tal y pascual. Los estudios válidos son los que te dan la razón, los no válidos son los demás.

    Oye, pues vale. Es lo que hace la mayoría de la gente, evitar exponerse a hechos que pongan en cuestión sus opiniones. Pero reconócelo como lo que es: prejuicio e intransigencia.

    ResponderEliminar
  33. Estivill, primero contestaré yo, luego espero que nos des tu versión del asunto y por qué crees que una encuesta telefónica realizada a mujeres puede dar cuenta de un fenómeno como la violación, y si de verdad entiendes que un estudio sociológico es eso.

    Lo que no haré será repetir las dudas que a lo largo de todo el hilo se han ido poniendo de manifiesto comenzando por las que formula el propio Josu en la entrada, ni repetiré tampoco las denuncias de fraude al 1 de cada 4 de la realizada por Mary Koss en 1985 y publicada por la revista Ms confeccionada con un cuestionario semejante al que ahora se aplica.

    Pero dejemos por un momento el tema de la violación y pasemos al de la violencia física grave. Según el citado informe 1 de cada 4 mujeres y 1 de cada 7 varones ha sido víctima de violencia física grave por parte de su pareja a lo largo de su vida.

    Dichas cifras no concuerdan con ningún estudio realizado hasta el presente en cualquier país occidental, por ejemplo para el caso de Francia, la encuesta Enveff realizada en Francia con una metodología parecida a 6.970 mujeres y que concluía que el 10% de las francesas sufría violencia conyugal. Índice compuesto por: Insultos y amenazas, presiones psicológicas, agresiones físicas y, violaciones y otras prácticas sexuales impuestas y donde estas dos últimas categorías ponderaban con 2’5 y 0’9 respectivamente.

    Y es verdad que entre Francia y USA hay un océano, pero es que los resultados de la una y la otra no hablamos de un océano sino de un mundo. Observa por otro lado que si las cosas en nuestro país se moviesen en parámetros comparables, el verdadero fraude se estaría cometiendo con nuestra ley de violencia de género que dejaría fuera de condena nada menos que un 15 % de delitos cometidos contra varones que sufrirían violencia física grave de parte de su pareja.

    ResponderEliminar
  34. Entiendo que si un 25% de mujeres violadas ponen un nº proporcionalmente ridículo de denuncias eso emplica que la violación está aceptada en la sociedad amenrica, que a la mayoría de las mujeres no les parece algo tan grave el ser violadas como para merecer una denuncia. Por otra parte, podemos estimar que los violadores reprresentan una proporción parecida. Es decir es una conducta que tienen 1 de cada 4 americanos, casi la mitad de los que tienen entre 16 y 60 años. Vamos, que es algo normal. Algo que escandalizará a la sociedad como lo hizo Kinsey al descubrir que conductas ilegales o irregualares (homosexulaidad y otras)eran totalmente normales, y, claro, no se puede encarcelar a la mitad de la población por hacer algo que parece inmoral pero resulta que es normal.
    Arturo

    ResponderEliminar
  35. Ojo, que yo no defiendo la violación, solo hago ver que algo huele a podrido en ese estudio, algo "no encaja"
    Arturo

    ResponderEliminar
  36. Me parece excelente este articulo y creo que la discusión que ha generado esta fuera de lugar.

    El tema del articulo no es las agresiones sexuales, ni la violencia de genero, ni el machismo ni el feminismo, ni la guerra de sexos...

    El tema del blog es el analisis critico de la informacion que se recoge en los medios de comunicación.
    En este articulo va mas allá y señala que no solo debemos desconfiar de lo que dicen los medios.... sino también de nuestras propias ideas preconcebidas.

    Aunque a algunos nos resulte sorprendente un dato publicado en la prensa... puede ser correcto.

    A lo largo del articulo se van analizando y descartando los errores mas frecuentes, por lo tanto el dato puede ser correcto.

    ResponderEliminar
  37. Estimo muy necesario el tipo de labor que el autor del blog lleva a cabo aquí. La prensa en España (quizá la prensa occidental) adolece cada vez más de sensacionalismo, insolvencia y demagogia. Los datos que se analizan en esta entrada me parecen un tremendo disparate. En su momento, el Instituto de la Mujer también sacó a la luz pública unos estudios acerca del maltrato en España (entendiendo como tal el que el hombre perpetra en la mujer). Los criterios empleados conocer el porcentaje de maltratadores eran sencillamente irrisorios, pero consiguió hacer creer a muchos de que vivimos rodeados de mujeres maltratadas y de hombres maltratadores.
    Basta con que cada cual mire un poco a su alrededor para poder afirmar, más allá de toda duda razonable, que no hay un quinto de mujeres violadas, ni una cifra similar de violadores. Mi pueblo apenas tiene unos 700 habitantes. ¿He de creer que hay unas 140 mujeres violadas en mi pueblo? ¿Es creíble que en mi pueblo haya, digamos, 100 ó 120 violadores sueltos (pongo estas cifras por tener en cuenta que alguno será reincidente)? Hace unos años, un vecino de muy mala ralea sí fue detenido por violador (por intentar violar a una chica). La alarma social que se produjo fue tremenda, y no hubo padre u hombre a quien no le preocupara el hecho de que antes o después el indeseable fuera puesto en libertad.
    Cuando se sabe de la presencia de un violador suelto, no identificado, la alarma social de hombres y mujeres es enorme, y no es nada raro que el violador sea linchado por otros hombres si es sorprendido en la felonía.

    Raus.

    ResponderEliminar
  38. Pues yo el resultado al mismo tiempo me parece algo raro y bastante lógico. Me explico. Como Josu me parece algo peculiar que las tipologías menos graves sean menos frecuentes que las graves. Ademas también resulta que la “coerción sexual” es menos frecuente que la violación, cuando esta engloba casos tan dispares como:
    “• doing things like telling you lies, making promises about the future they knew were untrue, threatening to end your relationship, or threatening to spread rumors about you?
    • wearing you down by repeatedly asking for sex, or showing they were unhappy?
    • using their authority over you, for example, your boss or your teacher?”
    Sin embargo tampoco veo nada raro a bote pronto en la metodología.

    Por otro lado si que es cierto que los delitos de tipo sexual aún tienen un gran tabú y están muy infradenunciados. Cuando se habla de violación pensamos en un tipo desconocido con un cuchillo, tipo el violador suelto del comentario anterior. Pero hace tiempo que se sabe que es mucho mas probable por parte de la pareja, amigos o conocidos. Estos casos muy raramente salen a la luz y no tienen la espectacularidad de un ataque por parte de un desconocido, pero existen y son frecuentes. Pongamos otro ejemplo, a priori todo el mundo tiende a considerar que el abuso sexual infantil es algo aberrante y muy raro. Sin embargo aquí todas las encuestas hechas coinciden a grandes rasgos, y nos encontramos estupefactos que afecta cuando mínimo a uno de cada diez niños! http://en.wikipedia.org/wiki/Child_sexual_abuse . Y al igual que en el caso de la violación, el pedófilo desconocido es responsable de solo un 10% de los casos. En un 60% el niño conoce a su abusador, en un escalofriante 30% el abuso se produce dentro de la familia.
    Asi pues tales cifras son alarmantes pero no exageradas.

    Respecto al número de violaciones versus denuncias, para el caso mas grave de violación por la fuerza consumada, el mismo estudio pregunto si el hecho se había producido en el ultimo año. De acuerdo con las respuestas, extrapola unos 600.000 casos al año, y según las estadísticas, se denuncian unos 90.000 al año en EEUU. Se ha calculado con otros estudios que incluso en sociedades que han reducido mucho el estigma de la violación entre 75%y 95% de los casos nunca se denuncian. Ya no digamos que ocurre en países donde el estigma sigue presente.

    Que hacer con el tema es harina de otro costal. Soy mujer y no creo que la solución sea hacer leyes para que se crea a la mujer bajo palabra. Es simplemente demasiado peligroso. Si en cambio se debería poner los medios y concienciar a las mujeres de acudir a la policía y al hospital rápidamente, con el objeto de tener pruebas.

    ResponderEliminar
  39. La cantidad o porcentaje de delincuentes y de víctimas está directamente relacionado con el concepto de delincuencia que manejemos. Yo he hablado con personas, tanto hombres como mujeres, que consideran que dar un cachete o un azote en el culo a un niño es, siempre, maltrato. Da igual que el azote en el culo sea más aparatoso que otra cosa o que, en absoluto, deje marcas o moratones: todo lo que sea sentar la mano a un crío lo consideran maltrato. De hecho, las leyes españolas, como sabemos, penalizan el cachete. Pues bien, yo digo y afirmo aquí que si manejamos tal criterio, no hay en el mundo madre que se libre de ser considerada maltratadora infantil. Sólo un porcentanje mínimo de madres quedaría al margen de habar cometido delito de maltrato. Mucho me temo que en Estados Unidos (y en muchos otros países occidentales) se está haciendo uso de criterios sobre maltrato, abuso y violación tan extraordinariamente laxos que la mayor parte de la población queda criminalizada, en especial, cómo no, la masculina. Al igual que debemos prevenirnos de la falacia ad hominen (desestimar un argumento por considerar infame a quien lo expone), deberíamos también prevenirnos de caer en el error opuesto; esto es, dar por sentado que un argumento o dato es válido por el hecho de que la fuente sea (en general) seria. Dada la persistente y machacona campaña oficial para criminalizar al hombre o desprestigiarlo que se practica en nuestras sociedades, es muy lógico que muchos nos mostremos escépticos respecto de la validez de estudios como el que aquí se presenta. No son datos creíbles, o sólo creíbles para quien está muy dispuesto a criminalizar al hombre.


    Raus.

    ResponderEliminar
  40. Rosie, en mi opinión todo está en cómo se defina violación. Que más de la mitad de los casos se produzcan dentro del matrimonio y un 40 % por parte de amigos apunta a que hace falta saber quién ha definido y cómo ha conceptuado lo que hayamos de entender por violación. Sería interesante saber si la encuesta considera violación -y lo digo porque en la realizada por Mary Koss así sucedía- algo que los propios protagonistas no llamarían así, es más en aquel caso y no se trataba de matrimonios, ambas personas proseguían su relación.

    En la relativo a lo que no se denuncia, evidentemente nos sitúa ante lo desconocido y ante lo que las respuestas pueden ser casi de cualquier tipo, pero si tomamos como referencia que esto mismo se decía de la violencia doméstica en nuestro país y, nos encontramos con que pasados 6 años de aplicación de la ley y vamos por la enésima campaña contra el maltrato, de los casos denunciados, la condena se produce en un 30 % de los casos, circunstancia ésta que, sin embargo no impide que desde la Delegación del gobierno para la violencia de género, se siga diciendo que sólo se denuncian un 10% de las agresiones, me parece que nos sitúa en la pista de lo que aquí se discute. Las cifras están fijadas de antemano y si la realidad no las confirma peor para la realidad.

    Pero es que mientras esto sucede, desde la judicatura y con gran riesgo para quien así actúa se sigue denunciando que no se respeta la presunción de inocencia de los varones y que ante el temor a los grupos feministas y de mujeres la tendencia es a subvertir el principio latino de en caso de duda a favor del reo, por el de, en caso de duda, a favor de quien denuncia, o como dice María Sanahuja se está condenando a hombres a 6 meses de cárcel por decirle a su pareja: vete a la mierda.

    Finalmente, decir que soy varón y tengo el mismo interés que cualquiera en conocer la verdad en torno a este asunto, como me supongo una mujer lo pueda tener en saber qué está pasando en torno a la violencia de género, aunque a ella no le sea de aplicación la agravante de género.

    ResponderEliminar
  41. Yo creo en la buena voluntad del autor de la entrada, pero creo que debería haber tomado alguna precaución, dada su exrañeza, para intentar ver si su extrañeza es un sesgo personal o tiene motivos reales.
    ¿Por qué digo esto?
    Pues porque a mi los resultados del estudio no me sorprenden nada, o apenas.
    A lo largo de mi vida he sufrido alrededor de una decena de ataques de "baja intensidad", desde exhibicionistas (dos), seguimientos de noche por la calle con acoso verbal, terminados en carrera al portal o llamada telefónica de rescate desde algún lugar más concurrido (tres), tocamientos abusivos siendo una niña por "amigos" más mayores (dos) o por un médico en una revisión (uno) y otros cuantos más de clase variada.
    Prácticamente todas las mujeres con las que he hablado alguna vez de esto tienen para contar incidentes parecidos o más graves, en cantidad similar o mayor. Y esos son los que se pueden contar sin reservas a cualquiera.

    Sin embargo yo he tenido una adolescencia sobreprotegida y no he tenido en mi entorno inmediato ningún abusador, así que estoy claramente en el mejor tanto por ciento, en las mejores circunstancias posibles.

    Partiendo de esto ¿por qué va a ser muy sorprendente que para alrededor de una cuarta parte de mujeres haya habido al menos un episodio de penetración o intento de penetración forzada o abusiva? ¿Y que para una de cada ocho este episodop haya llegado a la violación en toda regla?
    Preguntando a las mujeres que conoce, es bastante seguro que Josu hubiera oído mas o menos lo mismo. Las historias peores no son las que se cuentan inmediatamente sin rebozo, pero solo con las "normales" ya se puede deducir qué es lo "normal" (en el sentido estadístico)

    ¿Presentar denuncia?
    - La mayoria de las veces no tiene sentido, porque no hay pruebas.
    - La mayoría de las violaciones las comete un coonocido o persona cercana: no solo hay menos pruebas todavía, sino que la denuncia va a ser recibida como una agresion y con incredulidad y hostilidad por el entorno compartido con el agresor (excepto que este tenga ya mala fama al respecto)
    - En todos los casos, hay muchas probabilidades de que la reacción de quienes reciben la denuncia se parezca bastante a la de algunos comentarios aquí y a la primera que tú has tenido: serán exageraciones, histerias, malas intenciones de la denunciante, percepción distorsionada de la realidad.
    -Si ha habido alcohol o tonteo por medio, se puede asegurar que esa será la reacción, añadida a "tú te lo has buscado".

    Los únicos casos en los que veo algun sentido a la denuncia son los de agresiones de desconocidos con rastros físicos de violencia o testigos. O agresiones de cercanos que sean reiterativas y no haya otra manera de ponerles fin (y hace falta mucho valor, aun así, que no suele tener p.e. una adolescente). En los demás casos yo no veo ninguna utilidad a pasar por ello, solo perjuicios.
    (Si fueramos muy altruistas, podriamos decir que la denuncia, aunque inútil y un mal trago, puede servir para dar credibilidad a futuros casos... pero este es un caso del dilema del prisionero, es decir, no muy probable)
    Suponer, de todas maneras, que eso es un fenómeno reciente no tiene ninguna base. Al contrario, ahora por lo menos en Occidente la violación no crea un estigma social ni convierte en "mercancía estropeada" a la víctima.
    Tenemos que agradecer que ya no vivimos en el tiempo del Alcalde de Zalamea.
    También que ahora haya pruebas forenses, aunque pocas veces sirvan.
    Y no mucho más, la verdad. La credibilidad por defecto de las declaraciones que hagan las víctimas de los delitos ya se ve en esta misma entrada y sus comentarios cual es. Bajita.

    ResponderEliminar
  42. Emilio: La definición de cuando un acto sexual es agresión sexual depende de si una de las partes lo quería o no. (Añadiendo que debe tener edad y capacidad para consentir).
    Si una mujer en una encuesta declara que ha sido forzada a tener sexo con su pareja, eso es definido como agresión por los que hacen el estudio, porque efectivamente lo es.
    La encuestada puede sentir que la agresión no es para tanto, o que ella ha dado pie porque hace dos semanas que le decía que no, o que su pareja tiene derecho a sexo aunque ella no quiera... puede sentir eso o excusarlo de varias maneras, y efectivamente así sucede, pero eso no quita que la agresión sea real.
    Porque la agresión depende de que una de las partes no quería tener sexo voluntaria y libremente, no de que esa parte no lo quiera definir como agresión porque eso le parece muy fuerte o desleal, y lo acabe disculpando porque cree que es su culpa, o su obligación, o el derecho de la otra parte.

    Por poner un ejemplo distinto, pocos padres denuncian a las primeras de cambio a un hijo adolescente agresivo, y ni siquiera conceptuan sus insultos y agresiones como lo harían con las de un extraño. Sin embargo, si en un cuestionario al respecto contestaran a preguntas sobre los hechos concretos, el que pregunta caracterizaría esos hechos como agresiones, porque lo son.

    ResponderEliminar
  43. Aloe, observa que ni tan siquiera es necesario que haya acto sexual, pues también se computan los intentos.

    Tengo la impresión de que partes de una concepto erróneo de violación, o desde luego, mucho más restrictivo que el maneja la encuesta.

    En cualquier caso los peros que yo he planteado a la encuesta entiendo que no están contestados en tu comentario.

    ResponderEliminar
  44. Dado que yo he mencionado, en el comentario que te dirigía, "agresión sexual" y no violación concretamente...
    Dado que existen varios tipos de agresión de diferente gravedad, pero yo he aludido a todos en conjunto,...
    Y dado que he hecho una observación genérica, ni siquiera circunscrita al estudio de que se habla, tu contestación se dirige no sé muy bien a qué. A lo que crees leer, en lugar de a lo que lees, probablemente. A tus molinos de viento particulares.
    He evitado especialmente hablar de violación porque el desvío lateral sobre si una agresión es violación consumada o es otra cosa, no interesa para el meollo del asunto, Se ha aclarado en detalle la distincion y posible diferencia en las definiciones, en la entrada y los comentarios. Pero no cabe duda de que aunque se discuta si tal o cual agresión es o no violación, de que es una agresión no cabe duda, cuando se trata de sexo que no quería una de las partes.
    Agresión es la palabra que he utilizado. Y sobre si una parte quería o no el sexo, la fuente competente es esa parte.

    ResponderEliminar
  45. Aloe, entiendo lo que dices, pero lo que se discute es un estudio con este resumen:

    "casi una de cada cinco mujeres estadounidenses ha sido violada alguna vez en su vida."

    Si quieres hablar de otras cosas yo no tengo nada que objetar, pero la frase entrecomillada está sacada de la segunda línea de la entrada y de eso es de lo que se estuvo hablando a lo largo de todo el hilo.

    Si tu intención es establecer otro debate, debes advertirlo.

    ResponderEliminar
  46. Adviertele también a Josu, que no debe de haberse enterado del tema de su entrada.

    ResponderEliminar
  47. Que yo sepa Josu es de lo que habla. La frase entrecomillada es de él, y sobre ella versó todo el hilo.

    ResponderEliminar
  48. El hembrismo siempre tropieza con el mismo obstáculo insalvable.

    No puede elevarse a la categoría de hecho estadístico lo que es una mera percepción personal o una afirmación carente de toda prueba. Ante hechos como los que son objeto de la encuesta, no hay forma de saber si estamos ante unos hechos bien ponderados; ante unos hechos subjetivamente minusvalorados; o ante unos hechos subjetivamente sobrevalorados.

    Eso sí, el hembrismo institucionalizado español siempre sobrevalora esos hechos, y confiere plena credibilidad a todo lo que diga una mujer, especialmente si con ello puede perjudicar a un hombre. Y, lo que es peor, de esas meras impresiones extrae conclusiones. ¿Cómo, si no, iba en España a poder hablarse de "culpables sin pruebas"?

    http://www.elmundo.es/elmundo/2011/12/27/andalucia/1324988041.html

    Quienes planteamos dudas razonables acerca de este tipo de sondeos lo hacemos porque sabemos bien de qué pie cojean quienes interpretan sus resultados. La política penal exige un respeto a la presunción de inocencia. Y ésta no tiene que ver con micromachismos, patriarcados u otras presuntas super/infraestructuras sociales sino con el hecho de que las meras percepciones subjetivas de una mujer, si no van acompañadas de algo que las sustente, no pueden ser tomadas como datos objetivos. Ello no significa que tales agresiones no existan, sino que no pueden ser asumidas como categóricas; no puede dárseles a todas el mismo valor pues sus valoraciones personales se encuentran viciadas de subjetividad.

    Si, además, consideramos exagerada la pretensión de que no existen las denuncias falsas (basada en una tramposa estadística de un tan politizado como desprestigiado observatorio), las cosas no pueden sino complicarse todavía más.

    Para acabar, una afirmación. De acuerdo con ciertos criterios (muy próximos a los de cierta encuesta oficial)

    http://www.psicogenero.com/foro/como-saber-si-el-es-un-maltratador-t212.html

    yo soy un maltratador; y mi esposa una maltratadora. Atrápenme esa mosca por el rabo.

    ResponderEliminar
  49. Para empezar, la expresión "agresión sexual" no es apropiada en la mayoría de los casos: los violadores, en general, no buscan agredir a su víctima ni someterla ni humillarla, tal como aseguran las feministas de género, sino obtener placer sexual. Al violador le hará falta intimidar o, en ocasiones, agredir, pero no es éste su propósito. Igualmente, un ladrón puede tener necesidad de agredir o intimidar a su víctima, pero su intención no es agredir, sino robar. Con esto no estoy diciendo que la agresión del violador o del ladrón no deba castigarse severamente. Sólo un 4% ("sólo", si bien siempre demasiado) de las víctimas de violación sufre heridas graves, y menos de una de cada quinientas muere. Es preciso hacer esta distinción porque al feminismo de género niega contumazmente que la violación responda a un instinto sexual o impulso sexual de algunos hombres . Que los violadores perpetren sus felonías impelidos por un instinto sexual no cuadra con la tesis de la tabla rasa implícita en el feminismo de género. Si aceptamos la expresión "agresión sexual" como adecuada, aceptamos que la motivación del violador es aterrorizar o lastimar a su víctima (de hecho, el feminismo de género considera que el violador de mujeres cumple la machista función de mantener aterrorizada a la población femenina, lo cual es una solemne majadería. ¿Alguien conoce a algún hombre en sus cabales que se alegre de saber que un violador (supuesto guardián del patriarcado opresor) anda suelto por el barrio? Yo no conozco a nadie.

    Rosie, usted dice que:
    "Cuando se habla de violación pensamos en un tipo desconocido con un cuchillo, tipo el violador suelto del comentario anterior. Pero hace tiempo que se sabe que es mucho mas probable por parte de la pareja, amigos o conocidos."

    Y el hecho de que sea la pareja quien perpetre la violación, ¿en qué cambia la cosa? ¿Puede un marido violar a su mujer sin la ayuda de un cuchillo u otro objeto similar que le permita intimidarla? Si los maridos pudieran violar a sus mujeres sin la ayuda de un cuchillo, igualmente podrían violar a sus víctimas los asaltantes desconocidos de la calle. Pero parece que no: los desconocidos necesitan de cuchillos o navajas para consumar su delito. Por tanto, se deduce fácilmente que los maridos de que hablamos violan como lo hace cualquier violador desconocido: cuchillo en mano. Es decir, que aquí se nos está diciendo que la mitad de las violaciones que sufren las mujeres (de USA...) son cometidas por maridos armados de navajas o cuchillos. Qué verosímil suena.

    Raus.

    ResponderEliminar
  50. Totalmente de acuerdo con Aloe, en todo lo que dice.

    Respecto a este último comentario, por favor, Anónimo, empieza explicando qué es para ti "feminismo de género" y si quieres intenta meter ese término en la wikipedia, ya que no existe. Antes de hablar es mejor intentar saber del tema.

    Lo que veo aquí es que cuando se habla del tema de agresiones sexuales a mujeres muchas personas saltan rápidamente a cuestionar si es verdad, por qué puede estar mintiendo, saltan casos de X a quien le denunció una mujer histérica, por qué las mujeres denuncian falsamente y a preguntar si realmente está bien definido el término "violación". Rápidamente muchos hombres intentan presentarse como víctimas ellos mismos de un supuesto ataque de las mujeres contra los hombres.

    Cuando he leído este post de Malaprensa he dado un respingo y me he indignado. Me he quedado de piedra.
    Como ya otros comentaristas han hablado del tema diciendo muchas cosas que opino yo también no voy a entrar pero me parece que no se ha hablado suficiente de por qué una violación inducida por alcohol o drogas se considera menos grave.

    Una manera de ver las cosas diferente es imaginarse cómo sería si las agresiones fueran dirigidas a hombres. Cuando estaba en la universidad había una leyenda que decía que un estudiante se había quedado durmiendo borracho en el Parque del Oeste de Madrid y que al despertar se sentía mal, fue al hospital y le encontraron semen de 5 hombres diferentes. Esto es una leyenda como anécdota pero el caso es que leyendo el informe Hite (la segunda parte) recuerdo que uno de los encuestados decía: "en una fiesta había una chica borracha tirada en un sofá, le quité la ropa y me alivié, ella no se enteró ¿violación?". Este comentario me dejó muy cabreada.

    Me gustaría proponer una cosa: que Malaprensa hiciera el mismo post pero estudiando, en lugar de las estadísticas de violaciones a mujeres, la cifra de violaciones a hombres, puede ser interesante.

    ResponderEliminar
  51. Último anónimo

    No sé si eres lector habitual de Malaprensa. Si no lo eres, echa un vistazo y verás que aquí se ponen en cuestión muchas cifras de todo tipo.

    Respecto a la "violación inducida por el alcohol o las drogas", sí, creo que la descripción del comportamiento incluida en la pregunta es suficientemente amplia para incluir cosas muy variadas, algunas muy semejantes a una violación con fuerza y otras que se parecen mucho menos. Es decir, que seguramente, para muchos observadores ajenos a la situación, y para las propias mujeres implicadas, algunas serían claramente violaciones y otras no.

    Creo que ante cualquier comportamiento (no solo sexual) la diferencia entre obligarle a alguien a hacerlo por la fuerza o violencia, o aprovecharse de su debilidad de voluntad, o confusión, cuando está bajo el efecto de las drogas o el alcohol, son dos conductas distintas, que merecen diferente reproche social.

    Piensa en la diferencia entre que te atraquen a punta de pistola o aprovechando que estás borracho perdido te pidan que les des tu dinero y tú se lo des. A lo mejor con el código penal en la mano las dos conductas son iguales, pero seguramente tú no sentirías que has sido víctima de la misma forma en ambos casos.

    ResponderEliminar
  52. Yo no veo la diferencia entre que te violen por la fuerza o que lo hagan cuando estás borracho. Salvo que la otra persona esté igual de borracha, claro. Si la otra persona está sobria, está haciendo uso de una posición de fuerza. Una cosa es no compadecerse de un borracho, que no hay por qué hacerlo, y otra aprovecharse de él.

    Pero bueno, yo solo soy un trol, no un blogger.

    ResponderEliminar
  53. Yo estoy de acuerdo con A.B., pero parece que esa opinión es minoritaria, y que hay un amplio consenso en que aprovecharse de una chica que está borracha y apenas se entera de lo que hace (o no se entera en absoluto) es legítimo.
    Tenedlo en cuenta cuando bebais, y con quien y donde...

    Me gustaría saber si el punto de vista al repecto sería igual si se tratase de sexo de un hombre con otro hombre borracho, siendo el borracho heterosexual. Quizá la sonrisa sería menos general. O quizá también es considerado legítimo.

    ResponderEliminar
  54. Aloe y A.B.
    No, creo que no cogéis el concepto de lo que Josu está diciendo.

    Aprovecharse de una chica borracha que apenas se entera de lo que hace es violación, y punto. PERO. Si en una encuesta, te preguntan:
    "has mantenindo relaciones sexuales estando ebria?", la respuesta de mucha gente es "sí". De hecho, casi todos los que tienen sexo en un sábado tras un ligue de marcha en una discoteca responderían "sí" a esta pregunta.

    Lo que ya es un salto lógico importante, es inferir que si un 25% de personas responden "sí" a la anterior pregunta, es que un 25% de personas han sido violadas. Porque puede que la percepción de la pregunta sea distinta para cada una de las personas que hacen la encuesta, y de "has mantenido relaciones sexuales estando ebria" algunas personas entenderán que les están preguntando si se han aprovechado de ellas estando borrachas, y otras personas entenderán que les preguntan si se han acostado con alguien tras beber, aunque fuese consentido el acto.

    Yo me he acostado con mi novia en bastantes ocasiones estando ella bebida. En fin de año, sin ir más lejos. Y ni soy un violador, ni mi novia considera que ha sido violada. Pero respondería "sí" a la pregunta "has mantenido relaciones sexuales con alguien estando ebria?"

    ResponderEliminar
  55. La pregunta "has mantenindo relaciones sexuales estando ebria?" está en la encuesta? A mi me parece que no, leyendo el post.

    Lo que preguntan es "¿se han aprovechado de ti estando ebria?", que es una pregunta bastante distinta.

    ResponderEliminar
  56. No me puedo resistir a opinar sobre esta perla del anónimo inspirado:

    "la expresión 'agresión sexual' no es apropiada en la mayoría de los casos: los violadores, en general, no buscan agredir a su víctima ni someterla ni humillarla, tal como aseguran las feministas de género, sino obtener placer sexual"

    Por paralelismo con semejante ¿lógica?, propongo la siguiente rectificación:

    "la expresión 'atropello de un peatón' no es apropiada en la mayoría de los casos: los conductores de automóviles, en general, no buscan atropellar a su víctima ni dañarla ni traumatizarla, tal como aseguran los ¿elefantes voladores rosas? [digo], sino llegar a su destino, como por ejemplo la panadería"

    En consecuencia, propongo reescribir todas las definiciones del diccionario que describan acciones de una persona, para añadir el condicionante "si es que el autor tenía intención de hacerlo". Por ejemplo:

    manotazo.

    (De manota, aum. de mano).

    1. m. Golpe dado con la mano, pero sólo si se da con intención.

    ¡Gracias, anónimo inspirado!

    ResponderEliminar
  57. ¡De nada, Anónimo espabilado!, gracias a usted por tan nobles muestras de talento jurídico y lingüístico.

    Mire usted, amigo espabilado, un atraco o un robo a mano armada es una agresión en sí y por sí misma (un delito, por ende), pues la víctima es violentada, intimidada y forzada a desprenderse de lo que es suyo. Una violación también es una agresión en sí misma por la misma razón, aunque, casi siempre, peor que un atraco. Es un delito gravísimo que debe ser penado muy duramente. Ahora bien, ¿esto quiere decir que el ladrón robe PARA dañar a su víctima? Rotundamente, NO (en general, se entiende). ¿Y el violador? ¿El violador viola a su víctima PARA dañarla o con la intención de dañarla o PARA causarle el máximo daño posible? Rotundamente, no. Estoy seguro de que usted, con lo espabilado que es, podrá ver la diferencia. La investigación al respecto refuta la pretensión de las feministas radicales norteamericanas de que los violadores perpetran su delito CON LA INTENCIÓN de DAÑAR O ATERRORIZAR A LA VÍCTIMA. Violan, casi siempre, PARA obtener placer sexual. Confío en que no se haya perdido usted con estas distinciones tan complejas, estimado Anónimo espabilado.

    Ah, y conste que la inspiración necesaria para comprender la "sutil" diferencia entre "violar PARA dañar a la víctima" y "violar PARA obtener placer sexual" no es mía, sino de Steven Pinker (La Tabla Rasa) y otros investigadores. De su libro están sacadas las cifras y el argumento. Pinker, ese ogro machista.

    Saludos.
    Anónimo inspirado.

    ResponderEliminar
  58. Oooh, se picó el anónimo (algo menos, ahora) inspirado. El hecho cierto es éste, querido:

    agresión.

    (Del lat. aggressĭo, -ōnis).

    1. f. Acto de acometer a alguien para matarlo, herirlo o hacerle daño. U. t. en sent. fig.

    2. f. Acto contrario al derecho de otra persona.

    3. f. Der. Ataque armado de una nación contra otra, sin declaración previa.

    ~ sexual.

    1. f. Der. La que por atentar contra la libertad sexual de las personas y realizarse con violencia o intimidación es constitutiva de delito.


    Hay que leer hasta el final, anónimo (algo menos, ahora) inspirado, y no hacerse el listillo disertando sobre el sexo de los ángeles para ocultar una opinión entre (supuestos) datos y autores de reconocido prestigio y blablás varios.

    Y si no, vete a un foro estadounidense y recluta partidarios de rebautizar su football, porque al fin y al cabo el pie tiene poco que ver con él. Y puedes citar al gran Pero Grullo Jr para dotar de más peso a tus afirmaciones, que a buen seguro tendrán allí tanto éxito y poder de convicción como aquí estas otras.

    Ah, y no pienses ni por un momento que se me ha olvidado ese mítico personaje de la "feminista de género", cuya definición (y consiguiente distinción de la feminista "rasa") espero que ilustres, a ser posible con citas de más autores de reconocido prestigio (cómo si no, ¿no?)

    Ea, con dios (como dijo Mi Portero en su obra magna Saludo Matutino, A Eso De Las 9 AM).

    ResponderEliminar
  59. Anónimo espabilado:

    El primero que ha utilizado la ironía, por no decir el sarcasmo ("Anónimo inspirado") has sido tú, así que el picado o picada lo eres tú.
    Vamos a ver: ¿dónde he dicho yo que la violación no sea una agresión contra la persona violada? Lee con un poco de atención mis propias palabras, que son éstas:
    "Una violación también ES UNA AGRESIÓN EN SÍ MISMA por la misma razón, aunque, casi siempre, peor que un atraco. Es un DELITO GRAVÍSIMO que debe ser penado muy duramente."
    ¿Qué parte de la oración se te resiste, querido?

    Lo que añado, y es lo que dice la investigación, es que la FINALIDAD del violador no es la de agredir a la mujer, sino obtener placer sexual. Para obtener placer sexual incurren en agresión, evidentemente, PERO esto es cosa distinta a incurrir en agresión con la intención de dañar o aterrorizar a la víctima. Y esto es lo que defienden las feministas norteamericanas... y tú, espabilado, por lo que veo. ¿no ves la diferencia? Como comprenderás, yo no tengo la culpa de que tengas la sindéresis en estado de letargo.
    Porque, mira, espabiladillo, si la intención de la mayoría de los violadores fuera dañar a la mujer, NO HABRÍA SÓLO UN 4% de mujeres violadas con lesiones graves, sino, como es lógico, muchas más. Tú no has presentado ningún dato empírico, sólo tus prejucios.

    Que la diferencia entre "violar PARA obtener placer sexual" y "violar PARA dañar y aterrorizar" te parezca a ti hablar de sexo de los ángeles, no dice mucho de tu capacidad de discernimiento. Créeme que lo siento.

    ¿Tampoco sabes lo que significa "feminista de género? Pues mira, no te lo he definido porque, a estas alturas, parece guasa de tu parte. ¿Habrá alguien, aparte de los niños tiernos que no sepan qué es una feminista de género? ¿Y lo violencia de género te suena? Corre a mirar la Wikipedia, que es donde los más ilustrados se ilustran, como bien es sabido. En realidad, querido, la pregunta se la deberías hacer a las feministas que hablan de "géneros" y no de sexos, para que ellas te pongan al corriente. Porque según ellas, fíjate qué cosas tan raras, los seres humanos no tenemos sexo (aparte del gonadal y genital) sino "género". Ya ves, tenemos "género", como las palabras. ¿Te acuerdas de que lo explicaban en la escuela?: "casa" tiene género femenino; "colchón" tiene género masculino. Por eso se dice LA casa y EL colchón. Luego están las personas: las mujeres tienen SEXO femenino; los hombres, masculino. Pero llegaron las feministas radicales (mira a ver si en la Wiki sale lo de feministas radicales) y dijeron que no, que la manera de ser de los hombres y de las mujeres no tiene nada que ver con la biología, sino con las prácticas sexistas de la educación. Es decir, que no es que los hombres y las mujeres sean así o asá debido a su naturaleza (su condición biológica), sino que son así o asá a casusa de la educación diferente que ellos y ellas reciben. Dicho de otra manera: las feministas negaron que los seres humanos tengamos naturaleza. A eso se le llama "tabla rasa", que viene a significar algo así como: todos los seres humanos nacemos iguales en constitución, sin diferencias en inteligencia, carácter, temperamento o personalidad. Las diferencias apreciables se deben al entorno. Pinker refutó con ingentes razones y pruebas la tesis de la tabla rasa.

    No sé, Anónimo espabilado, si te queda claro. Se le llama "feminismo de género" por eso, porque es un feminismo que habla de "géneros" (violencia de "género", por ejemplo), no de sexos. Algunos, sin embargo, seguimos creyendo que los hombres y las mujeres tienen sexo (un cerebro sexuado, por así decir), no género. ¿Tú qué piensas? No sabes cuánto me interesa tu opinión. Gracias de antemano.

    Saludos, querida.

    ResponderEliminar
  60. Anónimo Espabilado, me imagino que supones como yo que "Anónimo Inspirado" se ha inventado todo. Efectivamente. Yo ya he hecho el trabajo de investigación y en la wikipedia se puede ver claramente que "feminismo de género" no existe.

    Por cierto, que yo soy feminista y yo no digo nada de la lista de cosas que se supone que decimos, según Anónimo Inspirado, que en un arrebato se lo ha inventado todo.

    Además también he buscado en el diccionario de la RAE y ni siquiera aparece "hembrismo". Feminismo aparece como:
    feminismo.
    (Del lat. femĭna, mujer, hembra, e -ismo).
    1. m. Doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres.
    2. m. Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.

    Fin.
    -Anónimo feminista.

    ResponderEliminar
  61. ¡Hola, anónimo (ahora ya definitivamente nada) inspirado! Jo, cómo te gusta el sonido de tu propia voz (o teclas, que tanto da).

    Te-lo-pon-go-cla-ri-to-pa-ra-que-loen-tien-das:

    1. Tú dices "para empezar, la expresión 'agresión sexual' no es apropiada en la mayoría de los casos: los violadores, en general, no buscan agredir a su víctima ni someterla ni humillarla"

    2. Yo te digo (o más bien cito el diccionario para ilustrarte sobre el hecho de) que agresión sexual, o simplemente agresión, no es lo que tú crees, o al menos lo que tú dices.

    3. Tú ¿contestas? que sí, que ya, pero que estabas respondiendo a las famosas feministas de género (cuyas voces debes de oír en tu cabeza, o algo, porque por aquí no han aparecido), las cuales, según tú, dicen que las agresiones sexuales deben llamarse así no porque el diccionario las defina como todo el mundo sabe (en cuyo caso sería correcta la denominación), sino por los muy perversos motivos qué tú tan magistralmente desmontas con la intención y el placer sexual y tal y cual. Es decir, que aunque las extremadamente judeomasónicas feministas de género usen la expresión correcta, lo hacen aludiendo a un significado oculto que sólo tú reconoces y que nunca dejarás de rebatir.

    Es eso, ¿no? Ahora sí te he captado, ¿verdad? Pues te propongo un para lelismo (huy, se me escapó un espacio, je):

    A - El nombre "caballito de mar" no es apropiado, ya que el animal en cuestión ni es mamífero, ni tiene cuatro patas, ni relincha, ni puede correr en hipódromos (marinos o no).

    B - Mira, ¿ves? La enciclopedia. "Caballito de mar". Viene una foto y todo. Sí que se llama así. Todo el mundo lo sabe.

    A - ¡Que te digo que no relinchan, como afirman las caballistas de género!

    B - Ufff... Este... A ver, cómo te lo explico...

    Y en esas estamos. ¿Qué, otra ronda?

    ResponderEliminar
  62. Ha sido muy interesante leer el post, y (como le sucedió a Lucía Martínez Odriozola y a otros lectores)me resultó chocante las opiniones vertidas (por que son opiniones, más allá del estudio estadístico que se haya estado analizando)
    Vivimos en una sociedad violenta, la violencia sexual existe, y no implica solamente ataque físico.
    Se puede degradar a otra persona sin necesidad de golpes, con palabras hirientes y peyorativas bastan. Es simple abuso de poder por parte de una o más personas sobre otra. Y ciertamente en la agresión sexual hay un abuso de poder...
    Leyendo los comentarios me encontré con una especie de "mecanismo de defensa y justificación" de sus propias acciones, y un no querer analizar si las propias acciones entran o no bajo la designación de abuso. Por ejemplo, el término "feminismo de género" es una deformación peyorativa de "violencia de género."
    teniendo en cuenta la naturaleza íntima de la agreción, que la estadística se haya hecho por teléfono tiene una ventaja, la persona que habla no se siente intimidada y puede hablar más libremente a un aparato que a otra persona (encuestador/a) que la está mirando.
    El abuso (llamémosle abuso ya que la palabra violación parece incomodar a mucha gente) a veces no es "notado" por la propia víctima que hasta puede llegar a justificarlo, pero no deja de ser abuso. Es el motivo por el cual la ley debe ser objetiva en estos asuntos, sin importar las opiniones ni las justificaciones...
    Pero, más allá de estar o no estar de acuerdo con el post y algunos de los comentarios, lo importante es que hablemos del tema. Por eso mis felicitaciones a Malaprensa, por haber hecho "buena" prensa y comenzar el debate (que no termina).

    ResponderEliminar
  63. Sobre la definición de violación como (entre otras cosas) intento de penetración por la fuerza, dice Josu: "Yo no diría que una mujer víctima de un intento de penetración ha sido violada". Me pregunto cuál es la distancia mínima entre el miembro penetrante y el orificio a penetrar para que la víctima pueda considerarse violada...

    ResponderEliminar
  64. Es muy simple viomon: la víctima de un intento de asesinato no ha sido asesinada; la víctima de un intento de violación no ha sido violada.

    Fíjate que digo "víctimas", porque lo son. Eso no se discute.

    ResponderEliminar
  65. Josu, el símil sería válido sólo si definimos violación exclusivamente como penetración (¿por dónde exactamente?).
    Me parece que la definición de violación no es tan simple, que es de lo que va en parte todo este debate. ¿Se puede considerar que una persona ha sido violada aunque no haya sido penetrada, si ha tenido que soportar prácticas sexuales violentas y no consentidas? A mi me parece que sí.

    ResponderEliminar
  66. Es que la violación es uno entre otros delitos contra la libertad sexual. NO es el único.

    Hay definición legal (diferente en cada país, y también de estado a estado en USA). Y en el propio estudio utilizan también una definición. Búscala si quieres. Es bastante amplia.

    Pero sea como sea como definas un delito, siempre habrá la diferencia entre el delito consumado y el delito frustrado. Y la víctima de un intento de XXX (robo, violación, asesinato, secuestro) nunca diremos que es víctima de XXX.

    Salvo que por una extraña razón en el delito de violación (pero no en otros), no hagamos esa distinción, y todo intento = delito consumado.

    ResponderEliminar
  67. Tu comentario era "Yo no diría que una mujer víctima de un intento de penetración ha sido violada", por lo que se deduce que no consideras que un intento de penetración sea ya una violación, y con eso es con lo que no estoy de acuerdo.

    Desde mi punto de vista, un intento de penetración ya es una violación. Es precisamente la definición amplia del estudio la que yo defiendo y la que tú cuestionas.

    De todas maneras, enhorabuena por el blog, da gusto poder debatir así.

    ResponderEliminar
  68. Ni es la definición legal en España, ni es, creo, lo que la mayoría de la gente entiende.

    Sigo sin entender, de todos modos, si el intento de penetración es violación consumada... en qué consistiría un intento de violación, o un delito de violación frustrado? ¿O no existirían?

    ResponderEliminar
  69. "si el intento de penetración es violación consumada... en qué consistiría un intento de violación, o un delito de violación frustrado? ¿O no existirían?"

    Aparentemente, y según se lee arriba, consistiría en encontrarte en un ascensor con tres Doctores en Matemáticas y sentirte amenazada porque uno es negro y los otros dos latinos.

    ResponderEliminar
  70. Anónima espabilada,
    puesto que me pediste que te ilustrara, aquí tienes un par de lecciones. La primera versa sobre lo poco o nada adecuado que resulta pretender que el diccionario nos diga qué expresiones son correctas, adecuadas, lógicas o bien paridas.

    PRIMERA LECCIÓN. Sobre los malos usos del diccionario.

    1) Me recuerdas, Anónima espabilada, a una tal Cristina, con quien mantuve una discusión no hace mucho: a ella el feminismo le parecía bien porque en el diccionario nada malo se dice de él. Por la misma regla de tres, nada malo se podrá decir de la iglesia católica, pues nada hay en la definición que ofrece el diccionario que nos lo permita: "Congregación de los fieles cristianos regida por el Papa como vicario de Cristo en la Tierra". En efecto, aquí nada se dice de los crímenes de la Inquisición y otros. Por tanto, nada que objetarle a la iglesia católica.

    2) La clave está, según tú, en lo que figura en el diccionario, y en éste está presente la expresión "agresión sexual". Y, según tú, lo que figura en el diccionario va a misa, es lo correcto, lo que todo el mundo debe decir si quiere hablar y categorizar bien. ¿Desde cuándo existen las "agresiones sexuales"? Si lo que tú piensas es que el diccionario nos dice lo que las cosas son en realidad, quizá te sorprenda saber que las "agresiones sexuales" sólo existen desde hace unos pocos años; en concreto, desde 2001. Hasta esa fecha, jamás se produjo ninguna "agresión sexual" (sea cual sea el significado preciso que se le dé a esta expresión). Las anteriores ediciones del diccionario académico no recogen la acepción de "agresión sexual" en la entrada "agresión". O quizá sea que, hasta esa fecha, la gente no sabía nombrar las cosas del mundo por su nombre. Todo puede ser.

    3) Si el diccionario ha de ser el arbitro de nuestras discusiones, déjame que lo consulte para ver si en él figura la expresión: "agresión racista" (o "agresión étnica" si lo prefieres)... ¡Vaya, pues no! Ni en la edición vigésimo segunda (la antepenúltima) ni en la vigésimo tercera puede leerse dicha expresión en la entrada "agresión". Me alegra mucho saber que no existen agresiones racistas. ¿O quizá, más bien, me debo alarmar bastante de que, a estas alturas de la historia, la gente no sepa que existen esas agresiones en cualquier parte del mundo donde convivan personas de diferentas razas o etnias? ¿Me alegro o me alarmo? Tú me dirás.


    Anónimo inspirado.

    sigue...

    ResponderEliminar
  71. 4) Si la corrección de una palabra o expresión depende de que esté contenida en el diccionario, entonces la palabra "MARUJA" te parecerá correcta, pese al tono peyorativo que encierra.
    También te parecerá bien, como es evidente, el vocablo "TORTILLERA". También está en el diccionario. Puedes consultarlo.

    5) ¿Existe eso de la "violencia de género"? Estoy seguro de que a ti te parece que sí que existe. Pero fíjate qué cosas: tu amigo el diccionario no recoge la expresión "violencia de género". Ni en la entrada "violencia" ni en la entrada "género" hallarás tal expresión. Por tanto, ya sabes: NO existe "violencia de género".


    6) Verás, el diccionario no alberga en su panza las palabras y expresiones correctas ni dice nada sobre qué término o expresión es correcta, no: el diccionario se limita a recoger las expresiones que EL USO consagra, que el uso populariza. No es que las expresiones "agresión/agresor sexual" estén primero en el diccionario, indicando al hablante que puede o debe emplearla en su parla, sino que el infolio acaba acogiendo los vocablos y expresiones que se han hecho de uso común y corriente en la población. Es decir, por ponerte algún ejemplo, si a partir de ahora la gente empezara a hablar de "agresividad inmobiliaria" (o "especulativa") para referirse a los mangoneos que perpetran bancos y compañías constructoras contra los ciudadanos que aspiran a no tener que vivir debajo de un puente sino en un piso corriente, el diccionario, al cabo de un tiempo, acogería la expresión "agresividad inmobiliaria". O sea, ocurre justo lo contrario de lo que tú crees que ocurre.


    7) El diccionario, insisto, se limita a recoger las palabras que la comunidad de hablantes utiliza comúnmente (y si hubiere algún criterio de restricción sería, desde luego, muy laxo). Esto queda demostrado fácilmente viendo que en él figuran palabras mal dichas, mal paridas, como "presidenta" o "jueza", entre otras muchas. Según tú, será correcto decir "presidenta" o "jueza" porque, a la vista está, quedan recogidas en el diccionario. Pues no, te equivocas: tales expresiones atentan contra la gramática; sin embargo, los académicos de la lengua se ven obligados, mal que les pese, a incluirlas en el lexicón. El sujijo "ente" indica que lo referido (la raíz) tiene "entidad", que es real. Entonces, al decir "presid-ente" queremos indicar que "presi-dente" es algo (alguien) que existe, que tiene entidad. Sin embargo, si buscas en el diccionario la entrada "enta" para enterarte de qué significa como sufijo, verás que significa otra cosa: "en adjetivos, indica estado físico o condición". O: "En adjetivos, denota aproximación y semejanza". Es decir, según el propio diccionario, la expresión "presid-enta", no refiere algo con entidad, aunque sí "estado físico, condición, aproximación o semejanza". De modo que si tu deseo es hablar según lo que HOY acumula el diccionario, incurrirás en contradicciones de bulto y harás uso de palabras que atentan contra la gramática más elemental.


    sigue...

    ResponderEliminar
  72. 8) El diccionario, por otro lado, y como te apunta por ahí otro Anónimo, no siempre está al día de lo que realmente existe ahí fuera. Al igual que en ocasiones podemos hablar de "machismo", también podemos hablar de "hembrismo", pues éste constituye una realidad pura y dura en nuestra actual política, vigente en la actualidad, con entidad probada. Que el diccionario no lo recoja, no significa necesariamente que no exista. Su ingreso, eso sí, en el diccionario estará condicionado, me temo, no sólo por el mayor o menor uso social del término "hembrismo", sino por circunstancias políticas más o menos favorables o adversas al actual estado de cosas. Pero, probablemente, es sólo cuestión de tiempo.


    Todo esto en cuanto a la primera lección, que espero te haya sido de provecho.


    SEGUNDA LECCIÓN.
    SOBRE EL FEMINISMO DE GÉNERO Y SU INFLUJO EN EL HABLA, LA POLÍTICA Y LA FORMA DE PENSAR DEL COMÚN.

    ¿Qué razones hay para pensar que las expresiones "agresión,agresor sexual" encierran connotaciones del feminismo de género?

    1) Entre las feministas de género es un LUGAR COMÚN la idea de que la violación (de hombre a mujer) no es un acto sexual sino un acto violento del hombre (en general) contra la mujer (en general). La literatura feminista que relaciona violación con violencia machista (o de "género") está al alcance de todo el mundo. También a tu alcance, Anónima espabilada.

    2) Los partidos políticos más importantes de España (y otros países) comulgan con la ideología de feminismo de género. Sobre esto no hay ninguna duda razonable. Las leyes sobre divorcio, igualdad o violencia de "género" están inspiradas en la androfobia de las feministas extremosas (tipo Lidia Falcón o B. Aído). Los medios de comunicación están tomados por ideólogas de género, de manera que sus categorías y formas de hablar están presentes en la redacción de determinado tipo de noticias. Así, por ejemplo, todos los medios de comunicación hablan de "violencia de género" sin que nadie ose apartarse del guión.

    3) La ideología de "género" afirma que los seres humanos carecen de naturaleza, de instintos. Por tanto, carecen, entre otros, de instinto sexual.

    3) Piensan estas feministas que, dado que los seres humanos carecemos de inclinaciones naturales e instintos, el comportamiento de niños y niñas puede ser dirigido y controlado a conveniencia por medio de la educación. A los adultos (hombre y mujeres) se les puede reeducar. Aquí, a los niños, se les pretende controlar el juego en los recreos.

    4) Bien, si, a juicio de las feministas de género, los seres humanos carecemos de instintos, ¿POR QUÉ Y PARA QUÉ viola un hombre a una mujer?

    5) La respuesta para las feministas de "género" es ésta: los violadores violan para aterrorizar a la mujer, y no sólo a la mujer violada, sino a todas las mujeres. Es algo así como una lección de quién manda.

    sigue...

    ResponderEliminar
  73. Por todo esto, tengo fundadas razones para pensar que las expresiones "agresión/agresor sexual" están cargadas de intencionalidad feminista (o hembrista) en el sentido ya explicado de siete sobras: la violación es un instrumento machista de aterrorizar y sojuzgar a las mujeres. Y puesto que la investigación y el sentido común nos dicen que esto es radicalmente falso, estoy en mi legítimo derecho a cuestionar tales expresiones. Cuestiono la genealogía de ideas y valores que han dado lugar a tales expresiones. Nada objetaría si, en cambio, todo el mundo (incluidos los medios de difusión) entendiese por violación la agresión que un hombre concreto perpetra contra una mujer concreta con la intención de satisfacer su instinto sexual.
    Quien crea que las feministas de género no relacionan violación y machismo, sólo tendrá que preguntar qué piensan al respecto cualesquiera profesionales que atienden a mujeres maltratadas en casas de acogida. Bastará con que a la psicóloga, a la asistente social o a cualquier otra profesional de estas casas se le pregunte:
    "¿Es la violación un acto sexual o un simplemente un acto de violencia contra la mujer con el fin de aterrorizarla y sojuzgarla?"

    Por último: quien crea que mi deseo es disculpar o justificar en algún grado o sentido al violador, está en un completo error. Es más, si por algo estoy en contra de la ideología de género (basada en la tesis de la tabla rasa), es porque ha generado unas políticas penitenciarias muy perjudiciales para las propias mujeres y lenitivas para los violadores. En las cárceles, los violadores pasan, a menudo, por inútiles lecciones pro-feministas cuya intención es reeducar al (supuesto) machista que encierra el violador dentro de sí. Los más espabilados acaban recitando las estúpidas letanías pro-feministas y consiguen salir de la cárcel... listos (muchos de ellos) para reincidir. Nos hace falta una visión realista de la naturaleza de la violación y de qué métodos son o no son eficaces para evitar que el violador reincida. Hay quienes piden la castración química. Desde luego lo que no da resultado es lo de intentar "reeducar" al violador en valores no sexistas. Ahí no reside el problema.

    Además, como explica Camile Plaglia, una feminista de igualdad:


    <<Durante toda una década, las feministas han hecho que sus

    discípulos repitieran una y otra vez: «La violación no es

    sexo, sino un delito de violencia». Tal tontería

    acaramelada al estilo Shirley Temple ha puesto a las

    mujeres al borde del desastre. Confundidas por el

    feminismo, no piensan que chicos de buena familia que se

    sientan a su lado en clase les vayan a violar [...].

    Estas muchachas dicen: «Bueno, he de poder emborracharme

    en una fiesta de la asociación de alumnos y subir a la

    habitación de un chico sin que tenga que ocurrir nada». Y

    yo digo: «¿Ah, sí? ¿Y en Nueva York te dejas el coche

    abierto con las llaves puestas?». Lo que yo digo es que

    si después de algo así a uno le roban el coche, sí, la

    policía debe buscar al ladrón y hay que castigarle. Pero

    al mismo tiempo, la policía -y yo- tenemos derecho a

    decir: «¡Serás idiota! ¿En qué demonios estabas

    pensando?(102)».


    Anónima espabilada, si quieres discutir de verdad, adelante, pero antes de nada reflexiona e infórmate bien sobre lo que vas a decir. Todavía no he leído ningún argumento serio que refute nada de lo que estoy diciendo.


    Anónimo inspirado

    ResponderEliminar
  74. Anónimo (definitivamente) pelmazo, siento en parte interrumpir este ejercicio onanista encadenado que para ti son los comentarios del blog, pero por mucho que intentes irte (qué digo "irte", si casi los estás construyendo, asfaltando, urbanizando, ajardinando y equipando con polideportivos, ambulatorios, colegios y algún sex-shop) por los cerros de Úbeda, el asunto es el mismo del principio, del medio, del final, de hoy y de pasado mañana por la tarde.

    Si tú quieres enmendarle la plana al DRAE, tendrás primero que enmendársela a la mayoría de los hablantes del idioma, ya que el diccionario, lejos de legislar sobre lo que debe decirse o no, se limita a recoger lo que la gente entiende cuando se mencionan las palabras que el diccionario lista. Ni más, ni menos.

    Si quieres entrar en discusiones bizantinas sobre la etimología y terrible, terrible malignidad de una expresión de uso común como "agresión sexual", te aconsejo que escribas a la mismita RAE, en lugar de dar el tostón a quien tenga la desgracia de cruzarse en tu camino.

    ¿Y sabes qué? Que meo de pie. Así que ahí tienes otro ejemplo de equivocación presuntuosa tuya (y van...)

    Venga, te reto a que respondas con 10 mensajes encadenados. Por mi parte, yo prometo leer 10 líneas.

    ResponderEliminar
  75. Excelentes argumentaciones las tuyas. Evidentemente, te aburre todo lo que no entiendes y todo lo que no cuadra con tus prejuicios. Lo bueno de ser como eres es que puedes ir en moto sin casco. Algo es algo.

    ResponderEliminar
  76. Y tú no debes de entender que una cosa es entender y otra estar interesado en entender las divagaciones de quien no se ciñe al asunto tratado.

    Yo puedo entender muchas cosas y puedo ser incapaz de captar otras, pero nunca haré de público de narcisistas con ganas de arengar desde un púlpito o similar.

    Espero no haber resultado demasiado agresivo. Y me voy, que he quedado para cenar con una feminista de género. De género femenino y número singular, claro está.

    ResponderEliminar
  77. Yo no conseguía entender porque muchas mujeres violadas y agredidas sexualmente no eran capaces de denunciar. Me parecia terriblemente cobarde, no era capaz de entenderlo, a lo mejor porque vengo de un entorno en donde se respeta mucho a la mujer.

    Despues de leer muchos de los comentarios de este blog, lo veo mas claro. De hecho, veo que hay mucha gente que piensa que si a la mujer no le han partido la cabeza y roto cinco costillas no hay violacion. Me imagino a una mujer despues de una agresion, rota, haciendo acopio del valor necesario para contar lo que le ha pasado. Imagino que se atreve a decirlo y que recibe algunos de los comentarios que acabo de leer, poniendo en duda su credibilidad, infravalorando lo que le ha pasado. Me la imagino rota de dolor frente a la comisaria, pensando en todo lo que va a tener que oir si entra, en todo el dolor y la humillacion extra a las que se va a tener que enfrentar, la lapidacion psicologica final.

    Y solo puedo pensar, que triste, que despues de tanta lucha,de tener tanta informacion, todavia a algunas personas, en su gran mayoria hombres, este tema les resulte lejano, sean incapaces de sentir ninguna empatia, pongan siempre en tela de juicio las estadisticas sobres el tema y gasten energias y esfuerzos en minimizar su importancia y deslegitimar la voz de las mujeres, que en este caso como victimas de las agresiones, tienen muchisimo que decir, explicar y enseñar,...aunque todos sabemos que no hay mas sordo que el que no quiere oir.

    Y por cierto, la definicion de violacion es sencilla, pasa cuando ella dice NO, lo diga como lo diga y el hace SI, lo haga como lo haga. No es tan dificil señores, cuando una mujer os diga que no, simplemente, dejadla en paz.

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.