5 de diciembre de 2013

Hoy hablaremos del informe PISA en el Purgatorio

En un rato estaré en el Purgatorio de La Brújula hablando del informe PISA y de cómo algunos medios se han esforzado por contarlo mal.

La verdad es que es uno de esos días en los que el ratito del programa se queda corto para hablar de todas las cosas interesantes que se han dicho, mal y bien, sobre el informe en estos días.

Así que he pensado ponerles aquí, como complemento al programa algunos enlaces a piezas interesantes que he leído estos días comentando (a veces anticipadamente, porque ya se sabe de otras veces los errores que se van a cometer) cómo se debe interpretar correctamente PISA:

1. En primer lugar, esencial la pieza de José Manuel Lacasa en el Blog del IFIE, anunciando de entrada que no debemos hacer ningún caso a quien diga cosas como:
- La gestión del partido X es responsable de los malos resultados.
- Los recortes son culpables de los malos resultados.
- La política (tangencial) X tiene la culpa.
- España es equitativa (o España es menos equitativa que antes)

2. Esta entrada contundente de José Saturnino García Pérez en Eldiario.es nos alerta de las raíces históricas profundas de las diferencias educativas actuales entre las Comunidades Autónomas: los resultados en PISA 2012, por comunidades autónomas, tienen una alta correlación con los índices de alfabetización de las regiones españolas ¡¡¡en 1860!!! Actualización: José Manuel Lacasa me informa de que en torno al anterior informe PISA escribió ya un texto refutando el valor de ese tipo de análisis. Sus argumentos son muy potentes.

3. También las diferencias entre comunidades están muy asociadas con las diferencias de renta per cápita. Esto lo dice el propio informe español y lo muestra en un gráfico Ignacio Escolar, también en Eldiario.es.

4. Julio Carabaña alerta en general contra las interpretaciones que pretenden sacar de PISA recetas precisas para reformas educativas. Lo encuentro demasiado categórico, pero es una voz autorizada a la que hay que escuchar.

5. Y este artículo de Mariano Fernández Enguita, aunque es de 2010, respecto al informe anterior, sigue teniendo validez: PISA deja mal parados a algunos de los mantas de la izquierda perezosa y también los de la derecha perezosa.

6 comentarios:

  1. Gracias por la referencia, Josu. Sobre las correlaciones entre resultados de las CCAA y las tasas de analfabetismo tengo mis dudas, y más sobre sus interpretaciones. Algo escribí sobre eso:

    Otra corelación insostenible

    Pienso que no hay sostenibilidad en el tiempo, pero admito que sí es posible que algo de nuestra negritud pueda estar volviendo a salir a flote gracias a la debilidad de nuestra escuela.

    ResponderEliminar
  2. En el último renglón, ¿"mantas" o "mantras"? Porque encajan las dos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el artículo y enlaces. Hace falta un poco de perspectiva en algo que es importante con seguridad.

    Pero los enlaces me parecen preocupantes. No porque no digan cosas ciertas. Sí, seguro que el nivel cultural y económico de las familias tiene una influencia fundamental en los resultados. Aunque elegir datos de ¡1860! parece tirar demasiado para atrás. Se trata del padre del tatarabuelo de estos chavales. Y seguro que hay muchos motivos para criticar PISA, y sus interpretaciones.

    Pero me parece deprimente que los articulistas no pueden sacar ninguna conclusión más allá de que no es culpa del sistema educativo. Y me parece deprimento lo que no dicen -y deberían- vista la crítica. ¿Cuál sería la manera de medir para sustituir PISA?

    La excepción es el último (Fernández Enguita):

    Es notable que, en un conjunto que ha cambiado poco, algunos elementos lo han hecho mucho. El fulgurante ascenso asiático es obvio, ante todo de sociedades hace pocas décadas atrasadas y con sistemas educativos penosos, como Corea y Singapur, por no hablar de Shanghái. Lejos de confiarse, se toman muy en serio la educación: la mayoría están inmersos en fuertes debates sobre su mejora, fijan metas a corto y medio plazo y controlan su ejecución, abordan políticas ambiciosas con o sin el acuerdo de los sindicatos, multiplican las formas de evaluación y se concentran en lograr mejores profesores. Otros no figuran en cabeza pero han logrado mejoras espectaculares

    O sea, que sí se da cuenta de que el sistema influye, se puede cambiar, y el resulltado se puede medir. Esa es la única actitud que puede producir una mejora. Lo peor de PISA, en España, tal vez sea la reacción a PISA. Asegura la muy satisfecha continuidad en la mediocridad.

    ResponderEliminar
  4. Una recomendación. Me la acaban de pasar, llevo 100 páginas (de 600) y me parece apasionante.

    The smartests kids in the world, de Amanda Ripley.

    Habla del nacimiento y desarrollo del informe PISA, y de una investigación sobre qué puede hacer que unos países tengan mejores resultados - de la mano de estudiantes USA de intercambio en países con buenos resultados (Finlandia, Corea, Polonia). Se encuentra muy fácil (en Amazon, o no).

    Me parece mucho más positivo intentar mirar qué ha hecho dispararse a otros, que justificar las diferencias internas en España en base a diferencias económicas o culturales. No creo que la alfabetización de Finlandia en 1860 fuera espectacular. Ni la riqueza de Corea hace un par de generaciones.

    ResponderEliminar
  5. Ciertamente muchas de las interpretaciones que se hace del informe PISA demuestra el mal estado del conocimiento matemático en nuestro país :p

    ResponderEliminar
  6. Dos cosillas:

    En EUA llevan años con esto y se ha demostrado una correlacion entre la puntuacion en NAEP (Pisa en Gringolandia) y el poder adquisitivo.

    Las preguntas del examen asumen que aprender necesita una aproximacion conductista.

    (En mi opinion esto sirve para crear falsas crisis ... aunque tampoco me temo que la solucion sea un cambio de politica nacional y si ... algo mas comunitario y ... etc. Hay un gran texto de Frank Smith: "How the education backed the wrong horse".-)

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.