10 de noviembre de 2014

El plagio de Antonio Romero: juzguen ustedes mismos

La semana pasada Vozpópuli dio a conocer que Antonio Romero, uno de los exdirigentes del PSOE implicado en el escándalo de las tarjetas black de Caja Madrid, se ha visto implicado en un nuevo escándalo, esta vez académico, porque en los trámites de petición de autorización para la defensa de sus tesis doctoral en la UNED, donde es profesor asociado, se ha detectado que un artículo derivado de la misma, publicado en una revista, es un plagio.

En la noticia se explicaba que, como suele suceder en estos casos, había discusión sobre si realmente se trata de plagio o no, y también se contaba que la UNED está ahora decidiendo qué hace ante esta situación, ya que el plagio es (o debería ser) el peor de los crímenes que podría cometer un académico. Por tanto, si el plagio queda claramente demostrado, debería ponerse en cuestión tanto la lectura de la tesis doctoral como la continuidad de Romero en su puesto de profesor.

No ha sido difícil, con las pistas que daba Vozpópuli, encontrar los que parecen ser los artículos en discusión (supongo que no habré dado, por accidente, con otro plagio). Se trata del artículo de Antonio Romero y Manuel Herrera de 2011,  "El mosaico comunitarista: una propuesta analítica y tipológica", en la Revista de Estudios Políticos, por una parte, y el original italiano de Luca Pesenti, de 2002, "Comunitarismo – comunitarismi, una tipologia essenziale", en la revista Sociologia e Politiche Sociali. Ustedes mismos pueden juzgar las similitudes, pero si no quieren molestar, ya se lo cuento yo: son casi idénticos. Idéntica estructura, mismos títulos de casi todas las secciones. Prácticamente una traducción. Como evidencia sencilla, vean el cuadro que se incluye hacia el final del artículo italiano y que es, como se desprende del título del artículo, su aportación principal, su conclusión del análisis de diferentes corrientes del comunitarismo (pág. 29):



Este es el cuadro equivalente en el texto de Herrera y Romero (pág 239). Atentos al párrafo que le precede, donde explicitan su apropiación del trabajo de Pesenti, al que, por cierto, no citan en la bibliografía:



No hay más preguntas, señoría.

Desgraciadamente, la universidad española apenas tiene regulaciones relacionadas con la honestidad académica y el plagio. Hace años me tropecé con esta realidad cuando, buscando como explicar a mis alumnos de la universidad lo que es el plagio, descubrí que casi en ninguna universidad española había un código de conducta, dirigido a los alumnos, que lo explicara, y que le atribuyera consecuencias.  Dada la facilidad del copia-y-pega en Internet, el problema entre los alumnos está muy extendido, pero las universidades reaccionan a ello con lentitud. Desde el punto de la normativa, esta desidia se ilustra en este artículo de Santiago Cavanillas, de 2008, que explica que a esas alturas, la mejor forma de sancionar el plagio era atenerse a un reglamento ¡de 1954! sobre la "falta de probidad". En esta magnífica presentación de Manu Ruiz de Luzuriaga, de la biblioteca de la Universidad Pública de Navarra se hace una reflexión más amplia y más actualizada sobre la dimensión del problema, sus causas, y sus posibles remedios. Parece que la UPNA ha incorporado claramente a sus normativas de evaluación la persecución del plagio y otras formas de deshonestidad académica, pero me temo que es una pionera sin muchos seguidores.

¿Y qué sucede con el plagio del profesorado en sus trabajos de investigación y publicaciones? Pues prácticamente lo mismo que con los estudiantes.  El Real Decreto sobre régimen del profesorado universitario, en sus artículos 15 y siguientes, sobre el régimen sancionador, no menciona el plagio ni la deshonestidad académica como problemas específicos, sino que habla de cosas como la falta de rendimiento, falta de dedicación o la violación del régimen de incompatibilidades.

Por todo ello, es posible que las autoridades de la UNED se encuentren con un considerable vacío legal a la hora de juzgar y sancionar el comportamiento de Romero (profesor asociado, no funcionario, que para continuar como tal debe renovar el contrato cada cierto tiempo) y de Herrera, que es profesor funcionario. Tal vez no tengan mejor asidero que el Estatuto de la Función Pública, que en el artículo 95.2 f) dice que es falta grave "el notorio incumplimiento de las funciones esenciales inherentes al puesto de trabajo o funciones encomendadas," puesto que la investigación es parte inherente al puesto de profesor de universidad (especialmente en la UNED, claro, donde la docencia tiene un peso pequeño).

Pero siendo realistas, es posible que, simplemente, no pase nada. Fíjense en el antecedente de la Universidad de Vigo: una revista académica norteamericana retiró dos artículos firmados por investigadores de esa universidad, por haber una coincidencia muy importante entre sus contenidos y los de otros artículos publicados previamente. Un comisión de la universidad estudió el caso y decidió que no había nada que mereciera ser censurado. Cuando más tarde la universidad intentó "rectificar" no dándole el premio extraordinario de doctorado al primer firmante de los artículos, ya era tarde, y un juez condenó a la universidad por arbitrariedad y desviación de poder al sancionar al investigador por un hecho previo, distinto de la tesis, que además en su momento no llevó aparejada una sanción (sentencia confirmada por el TSXG).

En fin, esperemos que la UNED tenga más coraje y desde el principio adopte medidas severas. Sería un paso en la dirección correcta.

18 comentarios:

  1. Ciertamente, lo que cuenta es tremendo y espero que la UNED tome medidas severas en este tipo de casos que perjudican a todos los que formamos parte de esta institución.
    Permítame sólo una precisión: hace más de 10 años que la UNED ha dejado de ser una universidad en la que la docencia tiene un peso pequeño. Ahora mismo, tenemos 260.000 alumnos y una ratio profesor/alumno altísima (yo misma tengo que atender 1000 alumnos). Y atender más de 100 alumnos en foros, corregir exámenes, contestar a diario decenas de correos electrónicos, preparar vídeos y materiales anualmente, es parte de nuestra labor docente.
    El plagio es una aberración, tenga uno más o menos actividad docente, nada cambia. Pero sí es importante para los que estamos trabajando en la UNED que no se menosprecie nuestro trabajo docente o se lo tache de inexistente.

    Un saludo cordial
    Marta

    Pueden consultarse las cifras de la UNED en este enlace: http://portal.uned.es/portal/page?_pageid=93,510355&_dad=portal&_schema=PORTAL

    ResponderEliminar
  2. Apoyo el comentario de mi compañera Marta: la docencia en la UNED supone actualmente una carga de trabajo tan considerable, o incluso más, en ocasiones, que en las universidades presenciales, aunque se realice mediante procedimientos algo distintos. Una precisión: no estoy seguro del tipo de contrato del prof. Romero, pero creo que es asociado, y en ese caso la investigación no forma parte de sus obligaciones, pues se le contrata sólo para la docencia. La tesis doctoral es un teabajo personal suyo, no algo a lo que esté obligado como profesor (repito, si efectivamente es asociado). Ello no quita, por supuesto, para seguir considerando el plagio como una falta de honestidad lamentable y condenable, entre otras varias que, por desgracia, se acumulan en este caso.

    ResponderEliminar
  3. A la calle con él. Si permitimos que un sinvergüenza sea profesor cualquiera podría serlo. ¿Es que no hay decencia en este país? Hay que castigarlo y con dureza. Al paro con él. Seguro que hay muchos desempleados con más conocimientos y más honestidad que este pellejo para ocupar su cargo.

    ResponderEliminar
  4. Marta y Jesús,
    Tal vez mi apreciación sobre peso del trabajo relacionado con la docencia en la UNED sea inexacto. Por otra parte, en efecto, es un tema secundario comparado con el principal.

    Por otra parte, es cierto lo que dice Jesús, si es profesor asociado, la investigación no forma parte de su tarea, y en ese caso no sería de extrañar que hubiera quien defendiese que un asunto como este no debería tenerse en cuenta, en absoluto, a la hora de decidir sobre su renovación.

    ResponderEliminar
  5. Conociendo un poco la UNED no pasara nada, bueno ahora que salen un poco en los medios quizas hagan algo, alargarlo lo maximo posible para que se le olvide a todo el mundo.
    Discrepo bastante de los comentarios de Marta y Jesus, los profesores de la UNED no imparten docencia, vamos que no dan clase. Efectivamente algunos tutorizan foros de consulta, pero en otros hay profesores especificos para tutorizar (TAR), los videos se suelen grabar de uno de los centros asociados y todo el mundo los usa y los examenes son tipo test normalmente. La mayoria de las veces tendrian poco que hacer si los textos fueran medio decentes, pero claro de esa manera no ganaria dinerito el director de departamento de turno que vende miles de libros.
    Teniendo en cuenta todo lo que consiente UNED y al de intereses que hay dentro, espero poco, muy poco.

    ResponderEliminar
  6. Lo de la UNED, en efecto, es curioso. Yo he hecho únicamente a través de la UNED un curso de formación permanente, y eso es lo que juzgaré a continuación: me pareció lamentable, con un profesor al que llamabas a las horas de tutoría y ni siquiera estaba; que no contestaba en los foros ni prácticamente a los emails (o con bastante retraso).
    Y digo que es curioso porque si escuchas los programas de la UNED en la radio parece que todo son éxitos y maravillas, con todos los alumnos aprobando maravillosamente a la vez que comparten esos estudios con su profesión, familia y vida en general. Y en las estadísticas supuestamente todo el mundo contentísimo con todo. Un primor, vamos.

    En cuanto al asunto del plagio, pues también lamentable. Si un profesor también copia y pega para sus tesis doctoral, ¿qué puede exigirles entonces a sus alumnos? Nada.

    ResponderEliminar
  7. El portal www.plagiosos.org es un espacio de formación ciudadana en derechos de autor y denuncia pública de casos violatorios de este derecho en Hispanoamérica. Visítanos y participa: http://www.plagiosos.org/ plagiosos@gmail.com

    ResponderEliminar
  8. Josu
    Si quieres saber más casos de cómo está el tema del plagio en la Universidad española, puedes mirar en:
    http://www2.uah.es/vivatacademia/plagios.htm
    En fin, hasta para la consecución de la plaza se ha plagiado...

    ResponderEliminar
  9. A mí me sucedió hace unos años una "anécdota" que, según he podido constatar más tarde con varios colegas, no es infrecuente. Recibo para revisar un manuscrito, de autores chinos, enviado a Vibrational Spectroscopy; el editor me lo manda porque unos seis meses atrás yo había publicado en dicha revista un artículo sobre la misma temática, que -por otra parte- no es demasiado general y no muchos autores en el mundo trabajábamos sobre ello. Cuál no es mi sorpresa al comprobar que ¡dos párrafos casi integros! habían sido literalmente copiados de mi artículo por los "autores" del manuscrito. Huelga decir que mi artículo no se mencionaba en las referencias, claro. Además de plagiarios, estúpidos. ¿Cómo se les ocurre enviar a la misma revista su manuscrito? El editor les devolvió el manuscrito acompañado de una carta severa. Un año después, vi el artículo publicado en una revista "menor" con los dos párrafos más camuflados... y ya citando mi artículo.

    ResponderEliminar
  10. El otro autor, Manuel Herrera, ya era conocido en Granada por haber plagiado: http://vozpopuli.com/actualidad/52568-el-presunto-companero-de-plagio-del-tarjetero-romero-abandono-granada-tras-un-caso-similar
    La acusación era cierta; de hecho, la editorial Tecnos retiró los libros del catálogo.
    Su castigo fue trasladarse de la U. de Granada a la UNED....

    ResponderEliminar
  11. Un caso aún más flagrante es el de Eguzki Urteaga Olano, profesor de sociología en la Universidad del País Vasco.
    Varias revistas ya han retirado artículos suyos por plagio:
    Daimon
    http://revistas.um.es/daimon/article/view/125141/151101
    http://revistas.um.es/daimon/article/view/119621/151091
    Isegoría:
    http://isegoria.revistas.csic.es/index.php/isegoria/article/view/688/690
    Otras revistas, tristemente, retiraron sus artículos pero sin avisar a los lectores. Es el caso de Empiria, que publicó en su número 25 un artículo suyo, “La construcción social del riesgo”, que copiaba profusamente un libro francés, Sociologie du risque, de David Le Breton.
    También es el caso de Praxis sociológica, que retiró dos artículos:
    . Uno sobre Giddens, copiado del libro de Nizet “La sociologie de Anthony Giddens”. Subsiste el registro en dialnet: http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3252672
    Pero no se encuentra en la revista:
    http://www.praxissociologica.es/index.php/numeros-publicados/6
    . Otro sobre “La teoría sociológica de Georg Simmel”, retirado de la revista (nº 15), pero aún presente en el propio blog de Urteaga: http://eguzkiurteaga.net/pensamiento-sociologico/
    En fin, cualquiera que le eche un vistazo a sus publicaciones en Dialnet (http://dialnet.unirioja.es/servlet/autor?codigo=124560) verá que es imposible publicar durante años una docena de artículos al año sobre los temas más variados sin “inspirarse” profusamente en otros autores.
    Estos plagios no han tenido ninguna incidencia en su carrera académica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En relación al citado caso de E. Urteaga, la revista EMPIRIA publicó una nota editorial en el Núm. 27 (Enero-Abril 2014), en su versión impresa avisando de la retirada del artículo:

      NOTA EDITORIAL

      El pasado día 31 de octubre de 2013, el Consejo de Redacción de Empiria acordó retirar por plagio el artículo «La construcción social del riesgo» firmado por Eguzki Urteaga. De forma cautelar el artículo fue retirado de la edición electrónica antes del verano, pero una vez verificada la denuncia efectuada por el coautor Andoni Eizaquirre el 6 de junio de 2013, Y comprobado que el citado artículo es, en su gran mayoría, una traducción al español de partes del libro de David Le Breton «Sociologfe du risque» de editorial PUF, colección «Que sais-je» 2012, el Consejo de Redacción acuerda oficialmente su retirada. Así mismo, el Consejo de redacción decide trasladar esta decisión a los servicios jurídicos de la UNED por las repercusiones legales que de ello pudieran derivarse.

      El Consejo de redacción pide disculpas a todos sus lectores y al autor de «Sociologie du rísque» por los inconvenientes causados.

      En Madrid, a 4 de noviembre de 2013.
      El Consejo de Redacción de la revista Empiria.

      Eliminar
    2. En relación con las acusaciones de plagio que se realizan en el comentario precedente, por parte del Sr. Urteaga que se quiere dejar constancia de lo siguiente:

      1. En dicho comentario, anónimo por cierto, se realizan una serie de imputaciones de contenido difamatorio cuando, asociado a la información que se difunde, se utiliza de forma subjetiva la calificación de “plagio” referida a la actividad profesional del Sr. Urteaga.

      2. Los artículos a los que hace referencia el comentarista no contienen la calificación de “plagio” sobre la actividad del Sr. Urteaga, limitándose estas revistas a dar noticia de la aplicación de sus criterios internos de valoración de la originalidad de sus autores en relación con la publicación de artículos científicos. Criterios que pueden ser, legítimamente, objeto de controversia y discusión por la parte que ve rechazada o retirada una determinada publicación.

      3. Dichos comunicados se abstienen de utilizar la palabra “plagio” dadas las connotaciones jurídicas que tiene la misma y que, para no lesionar gratuitamente derechos de terceros, requiere sea acreditada mediante sentencia firme.

      4. A ese respecto, es preciso señalar que, a requerimiento de las revistas Isegoria y Daimon, el Sr. Urteaga realizó unas amplias alegaciones de defensa de sus artículos que provocaron la finalización de la controversia.

      5. Esta asociación de la palabra “plagio” con el nombre del Sr. Urteaga constituye en sí misma un desvalor y menoscabo de su reputación, máxime cuando el Sr. Urteaga es conocido dentro de la comunidad científica y académica por su trayectoria profesional dentro y fuera del ámbito universitario donde actualmente desarrolla su actividad como profesor de Sociología de la Universidad del País Vasco, así como por su extensa producción científica, como puede desprenderse de su currículum profesional.

      6. Esta asociación gratuita y completamente subjetiva que se contiene en el citado comentario, es causa de un perjuicio profesional directo para el Sr. Urteaga, debido a que en el ambiente académico y científico en el que se desenvuelve profesionalmente causa su inmediata e injusta estigmatización y la consiguiente lesión a su honorabilidad y buena fama.

      7. De igual forma, el editor del blog que alberga dicho comentario, como prestador de servicios de la sociedad de la información sometida al régimen de responsabilidad contenido en la Ley 34/2002, de 11 de julio, es igualmente responsable del contenido difundido por el blog.

      Por todo ello, porque el comentario citado y las expresiones empleadas constituyen una intromisión notoria y manifiesta en el derecho al honor del Sr. Urteaga, este último se reserva el derecho a emprender las acciones legales que considere oportunas contra el autor del citado comentario y el editor del blog.

      José Luis Calzada Pérez. Abogado.

      Eliminar
    3. No voy a entrar en el tema de este caso, pero sí quiero comentar el texto del señor Calzada, habitual entre muchos abogados en España.


      Según él, 'plagio' viene a ser como una marca registrada. Sólo se puede utilizar si a lo que se refiere recae en la casuística recogida en una ley. Es decir que aunque escriba un libro empezando por "En un lugar de la Mancha, ..." y siguiendo como podemos imaginar nadie puede decir que he plagiado el Quijote mientras no se presente una denuncia y se me condene de forma firme (¿se entretendrán en ello los sucesores de Cervantes?). En consecuencia, según el señor Calzada, hasta que no haya una sentencia firme, no se puede decir que nadie ha plagiado, o que a uno le han robado, o incluso que uno ha cruzado una calle. Desde luego, siguiendo con los criterios que exige el sr. Calzada (y tantos otros abogados), uno no podía ni hablar.


      Sin embargo, él no se aplica el mismo criterio. Afirma que 'las expresiones empleadas constituyen una intromisión notoria y manifiesta en el derecho al honor de...' Me pregunto ¿está esto demostrado en sentencia firme? Entonces ¿cómo se atreve a decir que el autor del texto está cometiendo una intromisión notoria y manifiesta en el derecho al honor de quien le paga?

      Y, por último, amenaza (bueno, supongo que en la terminología jurídica no se puede emplear esta palabra) con llevar a los tribunales al autor de la entrada, al propietario del blog, quien sabe si a la empresa que mantiene el software, a los que lo hayamos leído y al dueño del perro que pasaba por ahí. Espera, y por desgracia en muchos casos lo consigue, que la gente nos achantemos (je, esa palabra seguro que no está registrada en la jerga jurídica) a sus deseos.

      Supongo que, con comportamientos como estos es cómo los abogados han logrado ser vistos como una profesión totalmente ajena a lo que se entiende por derecho o justicia. Siga así, señor Calzada y tal vez logre recortarnos la libertad de expresión, pero lo que no logrará es el aprecio de los ciudadanos. Y, desde luego, con amenazas así lo que no logra es una mejor reputación para su cliente ante los hechos que se comentan.

      Nota: Los párrafos 2, 3, 4 y 5 de esta entrada están escritos en somaflenco. Salvo que usted sepa leer y hablar el idioma somaflenco, no habrá entendido nada de lo que los párrafos 2º, 3º 4º y 5º dicen pues las palabras no tienen el sentido que el Diccionario de la Academia de la Lengua Española les atribuye (recuerdo: Esos párrafos no están escrito en español, están en somaflenco!) ..
      ¡De alguna forma hay que cubrirse las espaldas frente a los abogados como el señor Calzada!

      Eliminar
    4. Es decir, el señor Urtiaga, por medio de su abogado amenaza con emprender acciones legales a quien diga que ha plagiado un texto del que la revista en la que se publicó dice "que se ratifica que el contenido del texto publicado en castellano por el Sr. Urteaga coincide en su práctica integridad con el
      contenido del texto francés del Sr. Bert."

      Sr. Urteaga, Sr. Calzada: ¿no han pensado que cuanto menos se hable del caso es mejor para usted?

      Eliminar
  12. Al hilo de la propia entrada del blog, esto es relevante:

    Abandona la UNED un profesor imputado por las tarjetas B de Caja Madrid y acusado de plagio

    Antonio Romero Lázaro, que gastó 252.000 euros con una tarjeta B de Caja Madrid y que fue expulsado del PSOE, ha abandonado la UNED sólo tres días después de haber sido imputado.

    http://www.infolibre.es/noticias/politica/2015/02/05/abandona_uned_profesor_imputado_por_las_tarjetas_caja_madrid_acusado_plagio_27889_1012.html

    ResponderEliminar
  13. Eguzki Urteaga también plagió un libro francés en un artículo publicado en la revista Contrastes, artículo que se retiró tras la oportuna aclaración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He aquí la rectificación disponible en la página web de la revista Contrastes:

      El Consejo de Dirección de Contrastes hace público que el artículo del
      volumen XVII (1-2, 2012) pp. 269-286, titulado “Comprender la pobreza: Debate
      entre John Rawls y Amartya Sen”, no es de la autoría de Eguzki Urteaga,
      sino una traducción parcial del libro de Danielle Zwarthoed titulado Comprendre
      la pauvreté. John Rawls, Amartya Sen (PUF, Paris, 2009).

      Fuente: http://proyectoscio.ucv.es/wp-content/uploads/2014/10/25-Rectificacion.pdf

      Eliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.