2 de marzo de 2016

Cómo esforzarse para empeorar un gráfico

Un lector (gracias, Víctor) me alerta de este gráfico en la web de El País, que ilustra la importancia relativa dada por Pedro Sánchez a diversos temas en su discurso de investidura, a través del tiempo dedicado a cada uno:


La idea no es mala, ¡pero las barras no son proporcionales! Así, el único propósito del gráfico, ilustrar la importancia relativa de los temas, se pierde completamente. A simple vista se aprecia que no se guarda la proporción entre 17 y 20, ni entre 9 y 17, ni entre 4 y 9. Como consecuencia, también se puede apreciar a simple vista, y se puede comprobar con un programa que permita copiar y pegar fragmentos, que 17 más 4 parecen menos que 20, que 9 más 4 superan a 17, que los dos fragmentos de 4 minutos agregados quedan muy lejos del fragmento de 9 minutos...

En fin, un desastre incomprensible. Porque por defecto, cualquier programa dedicado a hacer gráficos los hace bien, proporcionales. Por lo tanto, para hacerlo mal hay que poner empeño, esforzarse. Y es difícil saber cómo se ha llegado a esto. No son barras truncadas, porque en ese caso lo que sucede es que las diferencias entre los números parece mayores que lo que realmente son.  O dicho de otra forma, las barras de los números mayores son mucho más grandes de lo que les correspondería, en proporción a las barras de los números pequeños. Y además el error es sistemático. Pero no aquí nada tiene mucho sistema: 4 es demasiado pequeña, comparada con 9; pero 9 es demasiado grande comparada con 17; que a su vez es demasiado pequeña, comparada con 20 y con 42...

Un caos. O un caso. En unos pocos minutos en Excel he conseguido una versión menos "artística" pero más fiel a los números que se quería representar.


Por qué y cómo para hacer el gráfico "bonito" se rompe la proporcionalidad entre las barras, y con qué propósito, si es que hay alguno, es un misterio para mi. Desde luego, la prisa no puede ser la explicación, porque por prisa se haría un gráfico simple, automático, y por lo tanto correcto. Aquí alguien se ha esforzado para modificar el gráfico automático, empeorándolo. Gran éxito.

[Nota: En la primera versión de esta entrada faltaba el enlace al texto de El País, que hay sido añadida después]

5 comentarios:

  1. Me pregunto si el gráfico se hizo primero con datos incorrectos, luego se editaron los datos dejando el gráfico como estaba y modificando sólo los números escritos junto a las barras...

    Sigue siendo un despropósito. Si la intención era manipular, cómo lo iba a hacer la realidad es que viendo el gráfico correcto y el incorrecto junto me sigue quedando claro a qué dedico Sánchez más y menos tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Si, como usted dice, alguien se ha esforzado para cambiar el gráfico, pero con intenciones que ni usted ni yo llegamos a comprender, se me ocurre una explicación: la compulsión por manipular está tan extendida entre la prensa que lo primero que piensa el encargado de turno cuando le presentan un gráfico es en “maquillar” los datos para que el implicado quede mejor o peor, según de qué pie cojee el medio. Pero estos manipuladores son más bien chapuceros, y ordenando retoques por aquí y por allí según lo van viendo, al final no saben qué es lo que pretendían ni lo que han hecho. Vamos, que para ellos lo primero es manipular, porque la realidad nunca puede ser lo que más les conviene. Lo malo es que ya ni saben cómo conseguir lo que más les conviene, aunque se note.

    ResponderEliminar
  3. no se cuando paso pero el 13 de marzo veo que han corregido el grafico en la pagina del pais.

    ResponderEliminar
  4. Veo que la fecha del articulo es 4 MAR 2016 - 15:48 CET , posterior a tu post denuncia.

    ResponderEliminar
  5. "Desde luego, la prisa no puede ser la explicación"

    Errata tuya; debería ser:
    "Desde luego, Prisa no puede ser la explicación"

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.