29 de junio de 2016

El recuento del domingo siguió el patrón de otras elecciones

El domingo pasado, antes de irme al programa de Onda Cero, les dejé unos gráficos que ilustraban cómo han evolucionado, en las últimas noches electorales, los datos del recuento provisional, a medida que va avanzando el escrutinio.

Entre 2004 y 2011, el escrutinio inicial favorecía al PSOE y daba al PP unos cuantos diputados menos de los que tenía finalmente. En 2015, el PSOE resultó de nuevo beneficiado en el recuento inicial, para ir perdiendo diputados al avanzar la noche, mientras que el gran perjudicado inicialmente fue Ciudadanos, con Podemos también subestimado, y el PP inicialmente también por debajo del resultado final.

En el propio programa de Onda Cero conté también, al aparecer los primeros resultados de escrutinio, que en diciembre los resultados finales se apartaron así de los de primera hora: PP +3, PSOE -8, Podemos +8 y Ciudadanos +15.

Pues bien, el domingo ese patrón se reprodujo casi exactamente. Si me hubiera atrevido a jugar a adivino con esas desviaciones, el pronóstico, a partir del escrutinio de las 21:05 de la noche habría sido este: PP 136, PSOE 86, Podemos 72, Ciudadanos 34. Error máximo de dos diputados con Ciudadanos y de 1 con los demás. Error para los "bloques" de 1 diputado para la posible suma PP+C's y de dos para la posible suma PSOE+Podemos. Me podría haber puesto una medalla muy grande.

Pero sería una medalla injustificada, claro, porque a partir de un solo caso no se puede construir ninguna regularidad. Y porque de hecho, aquel primer escrutinio de diciembre era con el 6% escrutado, y el "primer escrutinio" ahora fue 8,9%. Así que gran parte del acierto se debería a la fortuna.

Lo que no quita para reconocer que sí, que hay patrones y regularidades. Vean los gráficos de la noche electoral de diciembre y del domingo pasado. Primero, los gráficos por partidos:




En la segunda hay más puntos de información y por eso las tendencias no son tan suaves, pero se ve que los patrones son muy similares. Por otra parte, hay que recordar que hasta llegar hacia el 60% del recuento, en 2015, y el 40%, este domingo, en las dos gráficas faltaban por asignar diputados de Canarias. De manera que en realidad, todas las líneas, en el primer tramo de la gráfica, habría que desplazarlas hacia arriba: el valor de comparación correcto serían los diputados peninsulares, y por tanto, los "excesos" serían mayores de lo que parecen, y los "defectos" menores.

Aquí están las gráficas para los escaños agrupados, de centro-derecha y centro-izquierda. De nuevo: gran parecido.




Gran similitud, de nuevo.

Aunque no lo he estudiado a fondo, la sospecha de por qué pasa esto es que los votos que se cuentan primero son, simplemente, los de las urnas donde hay menos votos que contar. Eso significa, en primer lugar, de pueblos, donde el número de censados por mesa electoral es menor. Y luego, dentro de las ciudades, donde todas las mesas tienen más o menos el mismo número de censados, se cuentan antes las mesas donde hay menos votos emitidos, es decir, menos participación.

Ese patrón explicaba el famoso misterio de las elecciones de 2003 en Madrid (las repetidas tras el Tamayazo) en las que a lo largo de la noche el PP fue ganando escaños poco a poco hasta llegar a la mayoría absoluta, provocando acusaciones infundadas de manipulación. Lo conté entonces en un artículo en El País con Juan Carlos Rodríguez, (artículo, por cierto, que puede considerarse una especie de preludio a este blog, porque lo inspiraban las mismas preocupaciones).

Y sucede que en algunas zonas de España esos dos patrones (que se cuente antes el voto rural, y el voto de zonas urbanas con menos participación) hacen que se cuenten antes mesas donde es más fuerte el PSOE. En Andalucía, por ejemplo, sucede así. Y también en Madrid. No es tan claro en otros sitios, sin embargo: en Galicia, o Castilla-León, los primeros resultados son más favorables al PP. El domingo pasado, en Castilla y León, el PP "bajó" de 21 a 18 diputados entre el primer escrutinio y el último. Y en Galicia pasó de 15 a 12.

Y aún hay otras comunidades donde el resultado prácticamente no se mueve en toda la noche.

En conjunto, un fenómeno interesante, que seguramente merece un estudio más cuidadoso. Pero de momento, queda ahí para curiosos y aficionados a la estadística electoral.

11 comentarios:

  1. Es curioso, sin embargo hubiera pensado que entonces habría incluso más distancia entre PP - Podemos y menos entre PP - PSOE, es decir, hubiera imaginado que dicho efecto sería más alto con PP.

    ResponderEliminar
  2. Esto demuestra que en las elecciones de diciembre también hubo pucherazo, se repite el patrón. Y además las encuestas también "se equivocaron" al pronosticar sorpasso de Podemos en votos. Ah, pero entonces Indra no llevó el recuento... bueno, es igual, tú ponlo por ahí por el Twitter y pega muchos alaridos de indignación...

    ResponderEliminar
  3. oye, yo también vi a un marciano votando al pp el domingo

    ResponderEliminar
  4. No entiendo (bueno, sí entiendo pero no comparto) por qué utilizas los "bloques" PP+C's y PSOE+Podemos, cuando la realidad indica que hay mucha más distancia entre PSOE y Podemos que entre PSOE y C's. Sería más interesante poner como bloques los partidos del bipartidismo PP+PSOE frente a los emergentes C's+Podemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan,
      No se me ha ocurrido hacer la distribución que propones. Lo miraré.
      Pero si miras la entrada anterior (enlazada al comienzo), verás que en elecciones anteriores a 2015, el patrón era muy claro en el sentido de que era siempre el PSOE el "beneficiado" por el recuento temprano, que iba "perdiendo escaños" a lo largo de la noche.

      De hecho los gráficos se parecen bastante a lo que me sale en las dos últimas noches electorales, cuando agrupo por los bloques que propongo. Esos bloques, los hice, por tanto, para ver la continuidad con el pasado.

      Pero es verdad que el contraste viejos/nuevos es también interesante.

      Eliminar
  5. Curioso estas tendencias. Se aclararia un poco la cosa si publicaran la hora de recepción de los datos de cada una de las mesas. Asi se podrian ver posibles correlaciones entre censo, rapidez, barrio, etc.

    Otra variable a tener en cuenta (totalmente subjetivo y solo basada en experiencias personales) es el procedimiento usado para recontar papeletas.

    Según la ley, el presidente de la mesa debe sacar, uno a uno, los sobres, sacar la papeleta y enseñarla a todos los presentes. Y esto, cuando hay 300 o más votos, lleva su tiempo.

    En la práctica, en muchas mesas, se sacan todos los sobres a la vez, se cuentan y extraen las papeletas haciendo montones con los diferentes partidos, contándose todo seguido.

    ¿Donde se sigue el procedimiento estrictamente legal?. Tengo un par de amigos que suelen actuar como representantes de la Administración en Madrid y siempre se quejaban si les tocaba barrios, como el de Salamanca, donde los miembros de las mesas suelen ser muy escrupulosos, bien por su formación (les tocó altos funcionarios, abogados) o por la actitud más estricta de los interventores de los partidos por ser zonas más conservadoras. Estas mesas tardaban más en acabar y con amplias mayorias para el PP.

    En otros barrios (he tenido la "suerte" de ser pillado para dos elecciones en el barrio de Tetuan) lo hicimos con el método de los montones con la conformidad de todos los interventores y apoderados.

    El caso más extremo de recuento rápido lo he visto en el pueblo de un familiar. Todo el mundo, miembros de la mesa, interventores de partidos y hasta algún familiar que andaba por allí, sacaban los sobres, hacian los montoncitos y contaban. Habia que acabar rápido que la cena esperaba y había sido un dia largo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daryl,
      Esa hipótesis de los presidentes de mesa reglamentistas, acostumbrados a mandar (mayores, profesionales) frente a los presidentes de mesas con menos ínfulas, que se dejarían aconsejar por los interventores que han estado ya en muchas elecciones, la manejé cuando el famoso recuento de 2003.

      Podría tener algo que ver, pero en realidad es más sencillo: entonces, en Madrid, y ahora creo que también, la participación es más alta en los barrios de la capital y en las ciudades más ricas, donde se vota más PP. Simplemente hay más votos que contar, y por eso se tarda más.

      Eliminar
  6. ¿Podría decirnos esto qué votantes son más madrugadores? Quizá según cómo se saquen los votos de las urnas (los de más arriba primero), o lo mismo se vuelcan y quedan mayoritariamente arriba los más madrugadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Álex,
      Lo siento, pero la hipótesis falla porque el recuento se hace añadiendo a la vez a la base de datos todos los votos de cada mesa. Los madrugadores y los tardones de cada mesa se suman juntos al total.

      Para saber lo que tú dices habría que hacer pequeños experimentos en urnas en las que se sacasen los votos con cuidado, y sin revolverlos, y se apuntasen todos los votos en orden... Pero es que además creo que la ley manda que al abrir la urna se revuelvan y mezclen. Precisamente para que no se pueda saber qué ha votado la última persona que lo hizo.

      Eliminar
  7. Lo que hace falta es que el Ministerio del Interior publique un Excel con todas las mesas donde esté el número de votantes, de votos la ubicación y la hora a la que se terminó.
    Luego se conecta eso con los datos del padrón y ... a jugar

    Seguro que luego empezaban a hacerse análisis serios de porqué he perdido/ganado (¿qué es eso de los jubilados, las zonas rurales, la abstención o demás basado sólo en las características provinciales?, dato mesa a mesa) o cuáles llegan antes o después.

    Digo yo que no es tan difícil y sería una verdadera publicación de los resultados!

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.