31 de octubre de 2018

¡Qué difícil es cambiar la Constitución de los Estados Unidos!

Al hilo de la última ocurrencia de Trump, que ahora propone regular por una orden ejecutiva (algo parecido a un decreto, en España) que no todos los nacidos en Estados Unidos sean automáticamente estadounidenses, cuenta hoy Abc (gracias a Javier por la pista) que la mayoría de los juristas del país piensa que el Presidente no tiene autoridad para hacer ese cambio, porque la Constitución, en su 14ª enmienda, establece claramente que la nacionalidad se adquiere por nacimiento en el país.

Por lo tanto, para eliminar ese derecho, habría que reformar la Constitución. Lo que es extremadamente difícil. Bueno, en realidad, tal y como lo cuenta Abc sería imposible:
Para modificar la Constitución, Trump necesita dos tercios del Senado y la Cámara de Representantes y el voto favorable de al menos cuatro tercios de los 50 Estados. [negrita en el original]
¿Cómo se consigue el voto de cuatro tercios de los estados? ¿Votando algunos de ellos dos veces?

No, claro. Se trata, como se imaginarán, de un error de Abc, inocente y divertido. Lo que hace falta es la ratificación por tres cuartos (38) de los 50 estados, según el artículo V de la propia Constitución. Una barrera considerable, pero no imposible de superar, como ha sucedido en las 27 ocasiones en las que se han aprobado enmiendas (la última, por cierto, tardó 202 años en conseguir la ratificación de los 3/4 de los estados requeridos).

1 comentario:

  1. "en su 14ª enmienda, establece claramente" Este es un error no menor que los 4/3. ¿Por qué aceptas esas opiniones "expertas"? Es un mal razonamiento decir "Bueno, lo de los 4/3 es un cálculo complejo y un experto puede equivocarse, pero en algo sencillo como la legislación constitucional americana seguro que dicen la verdad y uno puede fiarse".

    La constitución lo que dice claramente es: All persons born or naturalized in the United States, and subject to the jurisdiction thereof, are citizens of the United States
    Esas 6 palabras en negrita están ahi. No se marcharán con facilidad. Y no, no hay unanimidad entre los expertos sobre su significado exacto (ni ninguna ley tampoco) .
    La experticidad se divide asi.
    Por un lado tenemos los legisladores: Presidencia, representantes, senado y tribunal supremo. Sean expertos o no su palabra va a pesar
    Por otro existen expertos, los de verdad, los que pueden citar de memoria los discursos de los autores de la enmienda y la jurisdicción relacionada. Estos son, digamos "influencers". Se les escuchará, más o menos, los convocarán a exponer en el Senado etc.
    En tercer lugar esos que la prensa jocosamente llama expertos. aahhh Mejor no fiarse demasiado.


    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.