26 de abril de 2004

Palabras mal escogidas

En un dossier de El País sobre "La nueva familia" he encontrado un vínculo a una noticia publicada en la edición del País Vasco, el día 15 de abril, con el titular "La familia tradicional supone por vez primera menos de la mitad de uniones en Euskadi" (de pago).
La verdad es que el titular me ha llamado mucho la atención, porque aunque es obvio que están aumentando en toda España, y también en el País Vasco, las uniones no tradicionales (parejas que conviven sin casarse, parejas del mismo sexo que conviven, parejas con relaciones anteriores, que aportan a la familia hijos de anteriores relaciones...), no tenía en absoluto la impresión de que las familias tradicionales fueran ya una minoría de las uniones.
Bien, pues, leyendo la noticia, se ve que efectivamente no lo son, ya que el titular utiliza de manera claramente incorrecta el término "uniones" y seguramente también es equívoco el término "familias tradicionales".
Aceptando, por el momento, su definición de las familias tradicionales (que define como las formadas por padre, madre, e hijos), éstas representaban en 2001 menos de la mitad de los hogares del País Vasco. Pero entre esos hogares se encontraban muchos que no son "uniones" (término que lógicamente parece referirse a parejas): hogares unipersonales (viudos, separados y divorciados, solteros que viven solos), familias monoparentales (padre o madre con hijos), y hogares formados por personas que comparten casa sin vínculo familiar (la noticia incluye en este grupo principalmente a inmigrantes, pero pudiera ser que aquí hubiera encubiertas parejas del mismo sexo).
Si excluimos esos hogares que no constituyen "uniones", he calculado que las que el artículo llama "familias tradicionales" representaría el 69% de los hogares que sí tienen algún tipo de "unión", y que estaría formados por tres grupos: parejas con hijos, parejas sin hijos y hogares multifamiliares.
Por otra parte, el término de "familia tradicional" es equívoco, como anticipaba más arriba, al referirlo al conjunto de padre, madre e hijos, sin tener en cuenta el estado civil, ni la edad. Según esta definición, un matrimonio mayor cuyos hijos, ya emancipados, no vivan con ellos, no sería una familia tradicional. Tampoco lo sería una pareja joven, casada hace pocos años, que aún no tenga hijos. En cambio sí lo sería una pareja no casada que viviera con sus hijos.
En definitiva, un titular muy poco afortunado, que produce una impresión distorisonada de la dimensión de cambios sociales, que son sin duda extraordinarios, en las familias y los hogares vascos.

Comentarios hasta el 26-12-09
En el conjunto de España, contamos con algunas estimaciones que arrojan luz sobre lo exagerado del artículo que comentas. El porcentaje de parejas de hecho (heterosexuales, en principio) sobre el total de parejas (esto es, parejas de hecho más matrimonios) debe de rondar el 10/12% a lo sumo, según encuestas del INE (como la de fecundidad de 1999) y algunos barómetros del CIS estudiados por Gerardo Meil (Las uniones de hecho en España, CIS, 2003).

El cambio sociodemográfico que vivimos es grande, pero no tanto. Además, muchas de esas uniones de hecho acaban convirtiéndose en matrimonios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.