18 de octubre de 2004

10.000 números de calidad... ¿y descuido?

(Editado 27-12-09)
El País celebra hoy sus 10.000 números, y lo hace a lo grande, regalando a los lectores un tocho de 292 páginas, y permitiendo el acceso gratuito durante todo el día a su página web completa, entre otras cosas.

Es obvio que El País es el periódico (de información general, y de pago) más leído de España, que es también muy influyente y leído por todo el establishment, y que en sus páginas hemos encontrado durante todos estos años mucha buena información. Es también lógico que toda empresa humana celebre sus grandes hitos, así que no hay por qué extrañarse de que el periódico celebre este momento especial.

No obstante, como lector escéptico de prensa, sí que pienso que el periódico debería tener ojos más críticos hacia sí mismo. La palabra "rigor" aparece unas cuantas veces en ese suplemento gordísimo que nos han dado hoy. Pero en diez minutos de ojeo al buen tun-tun he encontrado dos fallos serios: confundir enfermos de sida con infectados de vih en un mapa de la infección en áfrica(pag. 56) , y presentar un gráfico truncado por la base, sin indicarlo, de manera que 42 millones de personas parecen el doble que 36 millones (pag. 96) ¿Qué otras sorpresas nos deparará este suplemento especial, cuando lo miremos con cuidado? Si se cuelan estas cosas, en un suplemento preparado con mimo y tiempo, ¿no será que en el periódico no hay tanto rigor como el que cree?

Para ver lo que pasa en el periódico diario no hay que pasar hoy de la página 4, donde, acompañando a una noticia sobre la campaña electoral americana ("La imposible ecuación sanitaria") se presenta este gráfico sobre la evolución del gasto público sanitario en Estados Unidos.



Sólo hay dos "pequeños" problemas con el gráfico. El primero es que las cifras son incorrectas, ya que se refieren no al gasto público, sino al gasto total, y como (más o menos) se explica en el artículo, en Estados Unidos hay más gasto privado que público. El error se reproduce en el texto, donde se dice que el gasto público en sanidad es el 15% del PIB, cuando esa es la cifra representada por el gasto sanitario total. El público era, en 2002, el 46% del gasto total.

Pero además, cuando uno hace un gráfico sobre la evolución de cifras económicas, expresadas en unidades monetarias, no puede usar sin más la cifra en dólares corrientes de cada año, porque el valor de un dólar de 1990 no es el mismo que el de un dólar de 2002. La inflación hace subir los precios, los salarios, y los gastos de todo tipo, en términos nominales, sin que realmente suba el gasto. Por eso, para comparar gastos o ingresos a través del tiempo es necesario transformar los datos en dólares corrientes a dólares constantes, es decir, dólares que tienen en cuenta la inflación. Cosa que no se hace en el gráfico ni, me temo, en el resto del artículo.

Si la fuente original no lo cuenta bien, pues habrá que hacer algún cálculo. Por ejemplo, con las cifras antes citadas, más los datos de inflación de Estados Unidos que he encontrado aquí, pueden rehacerse los datos del gasto público per cápita entre 1990 y 2002, y sale algo como esto:



El gasto real actual es de unos 2.500 dólares, no 5.400. Y el aumento real desde 1990, descontada la inflación es de algo más del 50%, no casi el 100% como mostraba el gráfico de la información de El País.

¿Soy demasiado puntilloso, y para el lector medio de El País no es tan importante todo este detalle? Puede que sí. Pero entonces lo que hay que hacer es contar bien las ideas generales, y no ilustrarlas con malos datos o gráficos.

Por cierto, que en el artículo de marras me da la impresión de que hay también unos cuantos datos mal contados, así que invito a los lectores a revisar las cifras y comentarlas.

Comentarios hasta el 26-12-09

La anotación de hoy es estupenda, sobre todo por recordarnos el potencial malaprensístico que puede tener el especial de El País. No creo que tengamos tiempo para desbrozarlo.

Lástima que el 10.000 no llegara en vacaciones, hubiera sido una excelente lectura para refocilarse en MALAPRENSA. Pero, a cachitos, irá cayendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.