27 de octubre de 2004

Al rico número!!!!

(Gracias a Salvatierra de Barros por la pista)
La Razón del domingo 24 de octubre publicaba una noticia sobre los accidentes de los autónomos, con este titular: "Los accidentes mortales de los autónomos descienden un 16%". Lo único razonable de la noticia es el titular y el primer párrafo, donde se cuenta que los accidentes mortales entre los autónomos han bajado, en los 9 primeros meses de 2004, de 168 a 141, lo que supone efectivamente un descenso del 16% aproximadamente.

Pero luego sigue con este dato irrelevante:
Por comunidades autónomas, los accidentes mortales entre este grupo de trabajadores sólo aumentaron en Cantabria y Extremadura, con un incremento del 50 por ciento respecto a septiembre de 2003, mientras que los mayores descensos, en porcentaje similar, se dieron en La Rioja, Ceuta y Melilla.
¿Por qué es irrelevante? Porque todas las comunidades citadas tienen muy poca población. Por ejemplo, Cantabria, tiene según mis cálculos, alrededor del 1,3% de la población española. Suponiendo que tenga una proporción parecida de los autónomos, y de los fallecimientos en accidente, en los primeros meses de 2003 debió tener 2 fallecimientos. Claro, si en este año hubo 3, eso es un aumento del 50%. Pero eso no significa nada, es totalmente irrelevante, porque con números tan pequeños cualquier cambio se convierte en "sube el 50%" o "baja el 50%" (me apostaría algo a que en La Rioja, Ceuta y Melilla, el descenso del 50% se dio al pasar de 2 muertes a una).

Y después continúa con más datos inútiles como estos:
Por edades, los autónomos de 36 a 54 años registran el 46,4 por ciento de los accidentes laborales y el 58,2 por ciento de los accidentes mortales. Por su parte, los mayores de 55 años padecieron 30,3 por ciento de los accidentes laborales y el 26,9 por ciento de los mortales, porcentajes que quedan en el 23,3 y el 14,9 por ciento, respectivamente, para el colectivo de autónomos menores de 35 años.
¿Por qué es inútil? Porque si no sabemos qué proporción de los autónomos entra en cada grupo de edad, la información sobre qué proporción de los accidentes padece cada grupo es totalmente incomprensible. No podemos saber si cada grupo de edad tiene aproximadamente la proporción de accidentes que "le toca", en cuyo caso todo el párrafo sobra; o si algún grupo tiene más accidentes de los que les correspondería, en cuyo caso la información sería interesante, pero tal y como se da no lo podemos saber.

Termina el engendro así:

Por sectores de actividad, la mortalidad más alta, el 56,7 por ciento, corresponde al transporte, seguido de la construcción, con el 25,5 por ciento de los fallecidos. La construcción y los servicios profesionales registran la mayoría de los accidentes laborales entre los autónomos, con el 26,6 por ciento; el transporte registra el 14,4 y el comercio, el 13,2 por ciento.
Por las mismas razones que con las edades, como nada sabemos sobre la distribución de los autónomos por sectores, nada aprendemos con este párrafo sobre la incidencia de los accidentes entre profesionales de diferentes áreas. Es de suponer que el 56,7% del transporte será más alto que el peso del sector entre los autónomos. Pero es sólo una suposición, educada, que el párrafo no nos permite comprobar.

En fin, tres valiosos párrafos de La Razón tirados a la basura. Con la de cosas interesantes que deben suceder en el mundo, ¿por qué nos castigan los periodistas con tanta irrelevancia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.