1 de noviembre de 2004

Prensa contaminante

Llevamos varios días recibiendo noticias sobre el estupendo experimento que, a instancias de Adena/WWF se ha realizado en Europa: analizar la sangre de los ministros de medio ambiente que se prestaran voluntarios, y ver cuántos productos químicos tóxicos se encontraban en esos análisis.

El resultado es espectacular, según cuentan, por ejemplo ABC, El Mundo y La Vanguardia, entre otros muchos, ya que en todos los ministros se han encontrado rastros de decenas de productos tóxicos. Entre los altos cargos del ministerio se han encontrado 52 sustancias problemáticas, según parece. Y, como destaca el doctor Nicolas Olea, catedrático de Medicina Interna del Hospital de Granada, los niveles son semejantes a los que encontraríamos en cualquier persona de su edad.

También muchos medios de otros países se han hecho eco de la historia, como era lógico.
Adena/WWF ha dado este golpe publicitario como parte de una campaña para reclamar más controles sobre los productos químicos supuestamente contaminantes. Y los medios les siguen la corriente. Parece que con probar que hay muchas sustancias químicas "tóxicas" en nuestra sangre, ya está probado que hay que hacer algo para luchar contra la utilización y emisión de esas sustancias.

No he sido, obviamente, exhaustivo en mis lecturas, pero un vistazo general me transmite la impresión de que ninguno de los medios se ha hecho la pregunta crucial en este caso: ¿si los ministros tienen todos esos contaminantes "tóxicos" en sangre, y aparentemente están razonablemente sanos, qué queremos decir exactamente cuando llamamos a esos productos "tóxicos"?

He aquí lo que dice el DRAE. Tóxico: "Perteneciente o relativo a un veneno o toxina". Y sobre veneno: "1. Sustancia que, incorporada a un ser vivo en pequeñas cantidades, es capaz de producir graves alteraciones funcionales, e incluso la muerte. 2. m. Cosa nociva a la salud." (Y toxina: "Veneno producido por organismos vivos").

Qué interesante. Resulta que la ministra Narbona, sus colegas de otros países, y casi todos nosotros llevamos en sangre decenas de productos "tóxicos", pero que no tienen aparentemente ningún efecto pernicioso sobre nuestra salud.

¿No hay ningún periodista que ante esta paradoja se plantee la duda de si el adjetivo "tóxico" es realmente correcto? Quizá el estudio de Adena/WWF prueba lo contrario de lo que parecen implicar las noticias: un montón de supuestas sustancias tóxicas están presentes en la sangre de los ciudadanos de los países ricos, que sin embargo gozamos en general de envidiable salud, luego esas sustancias no deben ser tan tóxicas, o lo deben ser sólo en dosis mucho mayores de las que fluyen por nuestras venas. Aunque ratas de laboratorio obligadas a tomar esas sustancias en dosis gigantescas mueran como chinches, el "experimento natural" de los ministros prueba que en pequeñas dosis esas sustancias son básicamente inocuas.

Buenas noticias, pues, aunque los periodistas no parecen haberse enterado.

Comentarios hasta el 27-12-09

¿Seguro que los ministros están todos sanos? Hay que tener en cuenta que muchos de esos productos tóxicos pueden afectar también a la salud mental y yo creo que de esa nuestros gobernantes no andan nada bien

Para estas chorradas de los ecologistas fanáticos que han encotrado en la ecología una nueva religión recomiendo leer el libro "El ecologista esceptico" de Björn Lomborg (lo siento no he encotrado el codigo pa la o escandinaba, esa que se parece al 0 de los ordenadores de los 80) donde el hombre, un profesor de estadistica ecologista intento demostrar que un cientifico que decia que las cosas iban mejor estaba equivocado, y acabó dando la razon. Siento la parrafada. Un saludo

A los políticos les importa más la apariencia que la realidad.

A los políticos les importa más la apariencia que dan, que la solución de todos los problemas que se originan y que mira por donde los originan ellos. Para engañar visten de políticos de teatro, llevan los mejores trajes, comen en los mejores restaurantes, van en coches con escoltas, y asisten a los parlamentos como si todos los días fueran fiesta y gala. Y cuando toca hacer campaña electoral entonces se acuerdan de los votantes y sus verdaderos problemas.
Que ardan los bosques, los bomberos, a ellos les da igual, que se diga que no se tienen suficientes medios para hacerle frente a los incendios de los bosques de España eso no tiene importancia. La importancia de las cosas la dan ellos a lo que ellos quieren y cuando no toca. En su día, cuando se tenían que solucionar los errores sanitarios, entonces no eran importantes, ahora habrá que ver de donde se saca el dinero para pagar esos errores. También tenemos que pagar la copa América, el planetario, las fiestas de los políticos, las campañas electorales.
Mientras que los salarios de todos los trabajadores se tienen que justificar y aún así no se corresponden, llegan los políticos y zas, sin justificar nada se suben sus sueldos ellos, se aseguran los salarios políticos y modifican a su gusto su supervivencia.
Ahora la lamentación reside en que no hay agua, y si de verdad cae y hay inundación nos encontraremos que esos políticos han permitido edificar en ramblas y barrancos, cuando no en marchales y albuferas. Y no digamos lo atendidos que tienen a los labradores, que igual da que se mueran de hambre o que los mate un tractor, los políticos de eso no se enteran. Labradores no quedará ni uno, pero políticos corruptos más que hormigas.

las manifestaciones de transportistas se estan recrudeciendo en toda españa, no se puede llegar a un acuerdo por ninguna parte. Se ve que tienen mas importancia hacer cosas nuevas para luego olvidarlas, que preocuparse de las que ya estan en funcionamiento. Despues tendremos que pagar el doble de capital, para mantener las infraestructuras que estan haciendo, y cuidar las que ya estan hechas.
No podrian preocuparse en un primer momento de ponerse de acuerdo todos los partidos politicos, en vez de destrozar lo que el anterior partido hace, para volver a fabricar sus intenciones de bancarrota. El petroleo sube, pero quien es el que lo controla. El gobierno, o el interes por hundir al pais por culpa de su mala gestion. somos unos avariciosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.