23 de diciembre de 2004

Malditas prisas... y maldita falta de sentido común

(Gracias a Wonka por la pista)
Las erratas no son, en principio, material para Malaprensa. Pero las erratas en titulares, repetidas en subtítulos, y diciendo auténticos disparates muestran un descuido y falta de profesionalidad extraordinarios por parte del redactor del titular, y de sus supervisores.

Así que creo que podemos deleitarnos y carcajearnos a gusto con este titular de La Razón del 22 de diciembre: Sobrevive el bebé más pequeño del mundo, que pesó 37 gramos al nacer. Sólo hay que leer el primer párrafo de la noticia para enterarse de que en realidad pesó 243,8 gramos, 37 menos que el anterior récord registrado.

Pregunta habitual: ¿nadie revisa lo que publican los periódicos?

Comentarios hasta el 27-12-09

He visto el titular en más medios, en un pie de foto de Periodista Digital por ejemplo, y estaba firmado Agencias. Corta y pega, aunque en este caso tuvieron que cortar y pegar poco ¡37 gramos!.

¡Pobres padres1 ¡vaya soponcio de alumbramiento!

¿Sobrevivirá en esos menesteres el redactor del titulo que dedicó el tiempo más breve del mundo -seguro que rebajó la marca anterior en al menos 37 nanosegundos- a considerar la veracidad del titulo que estaba aplicando?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.