5 de abril de 2005

Los Pulitzer

Se supone que son ejemplo de Buenaprensa. Así que les recomiendo una visita e esta reseña de Periodistas 21 sobre el tema, y que piquen sobre unos cuantos enlaces (no todo está disponible, pero algunas cosas sí).

Aparte de la calidad, el mimo por el detalle y el trabajo que llevan muchas piezas, llama la atención la institución misma de los premios. Independientes (los da la Universidad de Columbia), profesionales (véase el contraste ideológico entre los dos más premiados), y no copados por figuras de relumbrón ni grandes medios (hay varios premios para medios locales bastante pequeños).

Como los Ondas, vamos.

Comentarios hasta el 27-12-09

Una aportación como curiosidad histórica. El señor Pulitzer, junto con otros editores de renombre entre los que brilla con luz propia William Randolph Hearst (que inspiró el personaje central de "Ciudadano Kane"), es uno de los inventores del periodismo amarillo. Entre otras lindezas, estos dos personajes se disputaron la publicación de barbaridades para empujar a EEUU a entrar en guerra contra España por Cuba. Cierto que Pulitzer acabó siendo más moderado que Hearst, pero no deja de ser irónico que los premios más respetables del periodismo mundial invoquen el nombre de alguien que basó su éxito editorial en el populismo más descarado, inventando u omitiendo datos a su antojo e incluso inventando noticias y reportajes enteros. En todo caso, es cierto que los premios Pulitzer hoy en día suelen premiar trabajos de primera.

De su biografía: "A su muerte realizó una importante donación a la Universidad de Columbia para crear una Escuela de Periodismo, institución que crearía los premios Pulitzer."
Es decir, que llevan su nombre por la pasta que dio el señor, no por sus méritos como periodista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.