18 de mayo de 2005

Newsweek, los errores y la libertad de prensa

Llego con varios días de retraso al asunto de Newsweek, al que se han referido aquí ya espontáneamente varios de los comentaristas. Desde un punto de vista malaprensístico, no hay mucho que añadir: Newsweek ha metido la pata, porque ha publicado una historia no confirmada suficientemente sobre un supuesto informe oficial que decía que interrogadores de Guantánamo, para presionar a sus interrogados y humillarles, habrían arrojado una copia del Corán a un retrete. Como es sabido, la publicación de noticias sobre el asunto fue el detonante de una serie de actos de violencia en países como Pakistán y Afganistán, llegándose en este caso a producirse 16 muertos.

Ahora Newsweek ha rectificado y está siendo objeto de fuertes críticas. No seré yo el que salga en defensa de la malaprensa. Pero sí creo que se están cometiendo muchos excesos.

El primero es decir que el error es la causa de las muertes en Afganistán. Como bien señaló ya aquí en un comentario Carlos, esto es un disparate. La causa de las muertes no es el error de Newsweek, ni lo sería el hecho de que alguien hubiera lanzado un Corán a un retrete, si eso fuera cierto. Los causantes de las muertes serán los fanáticos que ponen el respeto ritual a un libro por encima del respeto a la vida humana.

Segundo, en Estados Unidos, algunos aprovechan para acusar a Newsweek, y por extensión a todo el "establishment" periodístico estadounidense poco menos que de traidores a su país, por publicar algo que podría ser perjudicial a los intereses en la guerra de los Estados Unidos. Es llamativo que algunas de esas acusaciones se formulan en términos tales que parece casi irrelevante que la historia sea verdadera o falsa (via Andrew Sullivan). Algunos congresistas están pidiendo que se cancelen subscripciones oficiales a Newsweek, y adjetivando su comportamiento como criminal. Esta es también una exageración interesada y peligrosa.

Porque el error de Newsweek no es comparable a los que tantas veces vemos en España, y aparecen en esta página, en los que periodistas borricos, ignorantes o perezosos no se molestan en entrar en Internet para comprobar, en fuentes públicas, la veracidad de "informaciones" que les llegan en forma de comunicado de prensa.

Estamos en un terreno mucho más delicado: el de los periodistas tratando de averiguar y publicar la verdad sobre una parte de la actividad del gobierno que éste mantiene deliberadamente oculta, y sobre la que hay sospechas (justificadas) de que puede incluir actos ilegales o directamente delictivos. La decisión de un medio de publicar o no una noticia como ésta, después de haber intentado confirmarla en varias fuentes, sin que ninguna de ellas la desmintiera directamente, como explican en su rectificación, puede ser criticada, pero está en la zona gris, no en la negra.

La exigencia a los medios de que sólo publiquen informaciones absolutamente confirmadas podría convertirse, no lo olvidemos, en un escudo protector para los abusos gubernamentales de todo tipo. Y una de las razones fundamentales para la defensa de la libertad de prensa es precisamente que es un mecanismo esencial de control sobre el poder político.

Por lo tanto, cuando los periodistas se encuentran con informaciones de este tipo no se les puede pedir que no publiquen nada que no esté absolutamente confirmado o verificado. Con ese criterio, no habría habido informaciones sobre el Watergate, ni el Iran-Contra, ni en España sobre el caso Roldán, el GAL, Filesa, o el Yakolev-42. En estos casos grises, en los que hay acusaciones de acciones ilegales, y personas que las niegan, jurídicamente hablando no habría "verdad" hasta que no hay una sentencia firme. Naturalmente, no podemos pedir a los medios que no informen hasta entonces.

Lo que les debemos pedir es que antes de publicar una información controvertida, en la que se acusa a alguien de haber actuado ilegal, inmoral o delictivamente, pongan toda la diligencia posible para publicar sólo informaciones que sean verosímiles. Aquí está la dificultad, claro. ¿Cuántas evidencias independientes debe tener un medio antes de publicar una noticia? ¿Debe errar siempre por el lado de cautela? Es un juicio que hay que realizar en cada caso. Pero, como dice Andrew Sullivan, lamentablemente, en este caso, había muchas evidencias anteriores que hacían esta historia creíble.

Y estoy totalmente de acuerdo con él en que la verdadera traición a Estados Unidos, y por extensión, a los valores de la libertad en los que basamos nuestros sistemas políticos en lo que llamamos latamente "occidente", sería ocultar la evidencia de abusos y violaciones de los derechos humanos en nombre de la "guerra" contra el fanatismo islamista. Si "ganáramos" la guerra militar y perdiéramos la guerra de valores, sería una victoria pírrica, y falsa.

Comentarios hasta el 27-12-09

Grande, Josu. Malaprensa amplía poco a poco sus horizontes y mejora, sin dejar de ser conscuente. Adelante y enhorabuena.

h

Totalmente de acuerdo con el artículo, es brillante.
El problema una vez más es la asimetría entre nuestra sociedad libre y la suya, que no lo es; por supuesto cada día se publican en medios islamistas centenares de injurias contra el occidente decadente, la gran mayoría falsas, y ello no sólo no redunda en manifestacions y muertos aquí, sino que su falsedad demostrada no conlleva rectificación alguna por parte de esos medios.
La gran pregunta es hasta qué punto nosotros tenemos que rebajar nuestra libertad para ponernos a su nivel. Y coincido en que, aunque su radicalismo y su falta de libertad nos provoquen esta reacción visceral de "si ellos lo hacen, nosotros también, por el bien de nuestra civilización", tenemos que poder controlarla, porque nuestra victoria militar a costa de nuestra libertad tan costosamente adquirida sería una victoria pírrica.

Un artículo brillante. No sabía de lo acontecido con Newsweek.

Sobre lo del libro sagrado quería comentar algo que se me ha pasado por la cabeza.

Si sagrado es algo trascendental, un libro no debería ser considerado como tal. El contenido del libro sí pudiera ser sagrado y también, si lo hay, el manuscrito original.

Porque si no, si yo publicara páginas de la biblia o la biblia entera en mi web ¿estaríamos hablando de una web sagrada?

¿Alguien cree físicamente posible tirar por un retrete un libro?

El fondo (además de la forma) de tu comentario es bueno globalmente, pero quizá deban analizarse las reacciones en USA sin perder de vista que no es la única mentira editada por los medios de comunicación americanos y que pueden hacecr sospechar que se incluyen dentro de una campaña contra la Administración Bush.

Los medios de comunicación son el gran poder fáctico en la sociedad occidental y no tenemos que asumir que todo lo que hacen lo hacen con el objetivo de servir a la sociedad, a la libertad, a la verdad,...

Como ejemplo, ver como Telecinco ha cambiado la forma de informar sobre el Gobierno de ZP a raíz de la posible concesión a Canal+ para emitir en abierto.

Saludos,

Alberto

Si al periodismo sólo le podemos exigir diligencia en garantizar la verosimilitud de las informaciones, será cualquier cosa menos periodismo ¿Dónde quedaría la literatura?
No es imprescindible inventarse detalles pintorescos para denunciar violaciones de los derechos humanos, ya de por si monstruosas sin aderezar.

No creo que un periodismo que publicara únicamente noticias de veracidad absolutamente probadas fuera de gran utilidad. Como queda claro en el artículo, el resto de las noticias también tienen interés. El problema que se plantea es que el usuario lector no tiene manera de discriminar cuáles son absolutamente fiables, cuáles son rumores fundados y cuáles son absolutas falacias inventadas con ánimos perversos. Los periodistas en general no dan información sobre el grado de verificación de sus noticias. De esta manera los lectores generalmente piensan que la noticias son ciertas. Sería interesante que los periodistas dieran una idea del proceso de verificación de esa noticia. De esta manera el usuario estaría mejor informado, y los mismos medios de comunicación (si es que son honestos, claro) se cubrirían las espaldas frente a denuncias de manipulación informativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.