20 de julio de 2005

La entrevista trae cola

Hace días les conté que me habían hecho una entrevista en Diario Directo. Comenté divertido que había una pequeña errata en el nombre de una asignatura de las que doy. Y luego en los comentarios me hicieron ver que también habían escrito mal mi nombre (Jesús en lugar de Josu). Esto último me molestó algo más, así que protesté y lo corrigieron.

Pero el periodista responsable de DiarioDirecto, un tal Antonio Asencio, a pesar de mantener un blog, no parece estar acostumbrado a que su trabajo sea criticado en público. Se ha enfadado muchísimo conmigo por esos comentarios, más bien inocentes, sobre sus errores, dice que yo les acusé de ser malaprensa por las erratas (justamente escribí que "no llega a malaprensa") y se larga un estupendo mensaje titulado "Apología del error/errata" donde, además de lamentarse de haberme entrevistado, hace toda una declaración de principios sobre lo que él cree que debe ser el buen periodismo. Les recomiendo que lo lean entero, porque nunca había encontrado una apología tan abierta del relativismo. Entresaco esta perla:
Creer que el problema del periodismo son las erratas es ser un funcionario de la información, análogo a ese administrativo que no te deja matricularte porque te faltó un sello en la última fotocopia, igual que el repollo de clase que se chivaba de que tu ejercicio, mejor que el suyo, tenía un tachón imperdonable. Desafortunadamente, la racionalización, la burocratización, produce estos monstruos, esta obsesión enfermiza y estadística por la absurda perfección vacía de sentido. Este señor no sabe que vivimos en la era de la interpretación, no en la época del positivismo comtiano.
La era de la interpretación. Por ejemplo: donde alguien dice "No llega a malaprensa" se puede interpretar "Somos mala prensa".

Francamente, prefiero seguir en la "hipertrofia de la corrección" y la "vigorexia de la exactitud", que son otras de mis desconocidas características. También me acusa de "esteticismo de la razón: maquillaje del sentido", pero no estoy seguro de entenderlo, así que no me pronuncio.

Una duda me corroe: ¿Será este hombre representativo de lo que piensan los periodistas españoles? Así se entenderían muchas cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.