13 de septiembre de 2005

Rankings absurdos (o mal leídos)

Se me había pasado esta joya del ABC del jueves pasado: España tiene menor tasa de alfabetización de adultos que Tonga o Mongolia.

El texto cuenta que en España la tasa de alfabetización es del 97,5%, mientras que casi todos los países de nuestro entorno superan el 98%. Y Tonga, en el Pacífico Sur, tiene un 98,9%. Y otros países, como Trinidad y Tobago, Mongolia y Kirguistán, también superan nuestra tasa. Todo ello se basa en datos de la ONU utilizados para generar el famoso Índice de Desarrollo Humano.

Hay dos interesantes preguntas que hacer al periodista de ABC:
1. ¿Por qué, entre el motrollón de datos de la ONU en ese informe, escoge hacer su titular, y buena parte de la información, en torno al tema de la alfabetización?
2. Ya que ha elegido hacer tal cosa, ¿por qué no piensa un poco? ¿Por qué no indaga sobre cómo es posible que Kirguistán tenga mayor tasa de alfabetización que España? ¿No le pica la curiosidad? ¿No tiene dudas?

Si tuviera algo de profesionalidad le bastaría con leer la nota al pie de la primera tabla del informe de Naciones Unidas, para saber que está metiendo la pata:
Salvo indicación contraria, los datos se refieren a las cifras de alfabetización nacionales obtenidas de los censos o encuestas realizados entre 2000 y 2004. Debido a las diferencias en las metodologías y el período que abarcan los datos subyacentes, las comparaciones entre países y a lo largo del tiempo deben realizarse con la debida prudencia. Visite www.uis.unesco.org/ev.php?ID=4930_201&ID2=DO_TOPIC para mayores detalles.
Efectivamente, en la página correspondiente, la UNESCO advierte (creo que no hay versión española):
It should be noted that since countries have different social and cultural contexts, different definitions and standards of literacy and different methodologies for collecting and compiling literacy data, comparisons between countries must be made with caution.
For some countries, literacy is measured by asking a simple question like “Are you literate or not?” or ‘Can you read and write with understanding?’ while for other countries, a more comprehensive question is asked or a literacy assessment test is administered.
Conclusión: es absurdo fijarse en diferencias entre países de medio punto o de un punto, ya que las estadísticas no han sido producidas con métodos idénticos. Hacer un titular de prensa basado en esas diferencias es una auténtica memez. La propia ONU lo reconoce implícitamente, ya que otra nota al pie de esa misma tabla indica que para los países más desarrollados (incluido España, y Portugal, que supuestamente tiene una tasa de 92,5%), al margen de lo que diga exactamente la cifra disponible, se ha tomado como valor para el cálculo del IDH el 99%. Por cierto, que el dato para España (97,7%) va acompañado de otra pequeña nota al pie:
Instituto de Estadística de la UNESCO 2003a. Los cálculos se basan en información obsoleta de censos o encuestas por hogares y deben interpretarse con la debida prudencia.
¿Qué parte de la palabra prudencia no entiende el periodista?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.