15 de noviembre de 2005

Manifestaciones

Un fin de semana fuera me impidió ver los periódicos del domingo en su momento. Así que estuve pensando que, por esta vez, no hablaría de la manifestación del sábado, o más bien, ciñéndome a lo mío, de su cobertura periodística.

Pero, a riesgo de repetirme, y llegar un poco tarde, creo que es de rigor volver al famoso tema de las contabilidades de las manifestaciones. Es ya un lugar común de los periódicos españoles lo de la "guerra de cifras". La mayoría de los medios o bien informan sin más de las diferentes cifras (sin "tomar partido" como si fuera algo opinable), como hizo por ejemplo el ABC el domingo, o bien directamente dan por buena la versión más conveniente a sus filias y fobias particulares, como hizo Libertad Digital.

Simple y llanamante hay que decir que esta práctica es inaceptable. Aunque naturalmente no se puede alcanzar la precisión absoluta, es perfectamente posible hacer un cálculo aproximado que nos dé una idea razonable, con un margen de error amplio, pero no inmenso, de cuánta gente hubo en una manifestación (véase al respecto la página de Contrastant). No sólo es posible: es facilísimo, gracias, por ejemplo, a páginas como el SigPac del Ministerio de Agricultura. Así a bulto, yo mismo, en cinco minutos, basándome en fotos y relatos de la manifestación he hecho este cálculo (hagan click para ampliar):


Es decir, que aceptando un área generosa, con algunas calles adyacentes, y suponiendo que los manifestantes pisan todos los jardines, mobiliario urbano e incluso la fuente de Cibeles, habrían ocupado 13,55 Ha, o lo que es lo mismo, 135.500 metros cuadrados. Estimando 4 personas por metro cuadrado (que es una densidad más bien alta), esto supondría 542.000 personas. Ergo, todo aquel periódico que dice que allí había dos millones de personas, miente, a sabiendas. Nadie de buena fe puede creer tal cosa, como prueba, con humor, el blog Qui Potest Capere, Capiat.

Es de justicia reconocer, sin embargo, que algunos medios sí hacen un esfuerzo por informar a sus lectores un poco mejor sobre cuáles de las estimaciones son creíbles, y cuáles no, y por qué.

En este sentido es digna de elogio la práctica de El País, que lleva realizando ya unos años (aunque con tropiezos), de elaborar un cálculo propio, basada en una estimación de superficie ocupada y densidad. Así lo hizo también este domingo:



Es llamativo también que el gratuito 20 minutos (al menos en su edición online) dé sopas con honda a tantos medios de pago al contar con cuidado las estimaciones de organismos, medios e incluso blogs, como el Manifestómetro, que aunque obviamente realizado por personas contrarias a las ideas de los manifestantes, basan sus estimaciones de superficie en fotos realizadas por los propios autores in situ, que muestran muchos huecos en las zonas supuestamente llenas del recorrido. Sus cálculos no son necesariamente correctos, pero son refutables, cosa que no se puede decir de los que dan muchos medios.

En fin, por concluir, de nuevo: toda persona con conexión a Internet tiene a su alcance las herramientas para estimar de manera sencillísima una cifra aproximada de asistentes a una manifestación. Si un periodista le dice que en una manifestación había entre 400.000 y 2.000.000 millones de personas, y no le da más información sobre ello, es un vago, un inepto o un sinvergüenza (o trabaja para un medio que le obliga a actuar como si fuera una de esas tres cosas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.