21 de enero de 2006

Una vieja batalla

Vuelvo a un viejo tema de Malaprensa, que es el de la supuesta sobrerrepresentación de los partidos nacionalistas en el Congreso de los Diputados. Tal sobrerrepresentación no existe, como vimos ya aquí y aquí (lean los comentarios: en las dos entradas hubo jugosos debates).

Pero la falsedad sigue circulando. La acabo de leer otra vez en el "Manifiesto por la unidad de España: Por la igualdad y la solidaridad de todos los españoles", que fue presentado en noviembre, y que ha vuelto a la actualidad a raíz de la convocatoria de una manifestación en Navarra (por cierto, que según parece, el texto del manifiesto ha sido retocado estos días, pero en la página web no se advierte de ello, y se presenta la versión suavizada al gusto de foralistas navarros como si fuera la original de noviembre pasado).

En todo caso, me ha vuelto a picar el tema y he buscado una evidencia más completa que la que utilizaba en mis artículos anteriores sobre el tema. Así, he elaborado la tabla que les adjunto, donde se compara el porcentaje de votos (sobre los emitidos a candidaturas) y escaños de los partidos nacionalistas/regionalistas en todas las elecciones de la democracia. Sólo he incluido los partidos que obtuvieron algún diputado en cada elección, y he dejado fuera los que no lo hicieron a pesar de tener más de 1/350 de los votos (esto sucedió varias veces al Partido Andalucista, a ERC y a partidos nacionalistas gallegos), lo que subestima la representación que deberían haber tenido los nacionalistas. El resultado es este:

Votos y diputados de los partidos nacionalistas y regionalistas con representación parlamentaria
Año % votos (V) Diputados % escaños (E) E-V
1977 6,71% 24 6,86% +0,15%
1979 8,83% 27 7,71% -1,12%
1982 7,72% 24 6,86% -0,86%
1986 9,69% 35 10,00% +0,31%
1989 11,01% 37 10,57% -0,44%
1993 10,46% 32 9,14% -1,31%
1996 9,95% 32 9,14% -0,81%
2000 10,76% 33 9,43% -1,33%
2004 10,16% 33 9,43% -0,73%
Fuente: elaboración propia de Malaprensa.com con datos del Ministerio del Interior (www.mir.es)

Por tanto los nacionalistas han sido subrepresentados en siete de las nueve elecciones, y sobrerrepresentados en dos elecciones (1977 y 1986), pero siempre con diferencias muy pequeñas. El máximo de sobrerrepresentación es 0,31% (1,09 diputados), en 1986 y el de infrarrepresentación -1,57% (-5,51 diputados) en 2000.

Si alguien piensa que no debemos meter en el mismo saco a todos los partidos regionalistas y nacionalistas, podemos repetir el cálculo sólo para los nacionalistas vascos y catalanes, que son los que por su fuerza electoral en sus respectivas comunidades y por el contenido de sus programas más retos plantean al actual sistema constitucional. Les recuerdo que sólo incluyo los partidos que en cada elección obtuvieron diputados (lo que excluye en dos ocasiones a ERC, a pesar de obtener votos a los que proporcionalmente correspondería al menos un diputado). Esta sería la tabla correspondiente:

Votos y diputados de los partidos nacionalistas catalanes y vascos con representación parlamentaria
Año % votos (V) Diputados
% escaños(E) E-V
1977 6,51% 23 6,57% +0,07%
1979 6,47% 20 5,71% -0,76%
1982 7,72% 24 6,86% -0,86%
1986 8,28% 31 8,86% +0,58%
1989 8,58% 31 8,86% +0,28%
1993 8,47% 26 7,43% -1,04%
1996 7,80% 25 7,14% -0,66%
2000 7,10% 24 6,86% -0,24%
2004 8,05% 27 7,71% -0,33%
Fuente: elaboración propia de Malaprensa.com con datos del Ministerio del Interior (www.mir.es)

De nuevo puede verse que hay más casos de infrarrepresentación (6) que sobrerrepresentación (3), pero en todo caso las diferencias son de nuevo pequeñas, con un máximo de sobrerrepresentación de 0,58% (2,02 escaños) en 1986 y un máximo de infrarrepresentación de -1,04% (-3,66 escaños) en 1993.

Cabe subrayar que la última vez que nacionalistas vascos y catalanes estuvieron sobrerrepresentados en el Congreso fue entre 1989 y 1993, justo antes de que su influencia sobre los gobiernos centrales se hiciera decisiva, debido a otros factores (el reparto del voto a partidos de ámbito español) y no desde luego a su supuesta sobrerrepresentación.

En definitiva, que salvo que uno defina sobrerrepresentación como "más representación de la que a mí me gustaría que tuvieran" no hay manera de defender que los partidos nacionalistas están sobrerrepresentados en el Congreso de los Diputados.

4 comentarios:

  1. Supongo que los números están bien. Y parece claro lo que dices. Sin embargo, los especialistas defienden esa idea de la sobre representación. La tesis no es el "precio" de cada diputado, sino la comparación de que el sistema actual prima a los grandes (para favorecer la gobernabilidad), y castiga a los medianos y pequeños, salvo que sean nacionalistas.

    Estudio Universidad de Granada y citas del consejo de Estado:

    Un Sistema Electoral ecuánime para el Congreso de los Diputados

    La conclusión, que no es del estudio, es obvia y conocida. En caso de cierta igualdad entre los grandes, la gobernabilidad depende de los que quieren disgregar el estado. Y la consecuencia también es conocida. Más tarde o más temprano, consiguen su objetivo. La idea parece francamente idiota.

    ResponderEliminar
  2. Plazamoyua
    Creo que lo de "sobrerrepresentación" no lo dicen los expertos, sino los tertulianos y periodistas.
    El informe que presentas no usa esa expresión, por ejemplo.

    La reforma que se propone es claramente inconstitucional, por mucho que diga el informe que no lo es, ya que se reparten escaños usando una circunscripción que no es la provincia.

    ResponderEliminar
  3. No me parece que el problema de sobrerepresentación esté bien analizado desde este punto de vista.

    El problema que genera es de agravio comparativo. Simplemente, el partido que debería ejercer de llave para la formación de gobiernos debería ser la tercera fuerza más votada, no lo es y todos sabemos por qué.


    Últimas elecciones generales:
    IU - 969.871 - 2 escaños
    CIU - 779.425 - 10 escaños

    O dicho de otra manera, la ley electoral está diseñada para "infrarrepresentar" a la tercera fuerza, como bien has dicho, los nacionalistas no se ven afectados, por lo que sí están sobrerrepresentados :)

    ResponderEliminar
  4. Solamente tres notas:
    1.-la representación no es de los partidos, sino de los ciudadanos a través de los partidos. Que al millón de electores coruñeses les fuese a representar un diputado de IU (16.000 votos en toda la provincia) o UPyD (ni un concejal en casi 100 ayuntamientos) por mucho apoyo que tengan en otras partes (principalmente Madrid) suena a broma.
    2.- No recuerdo ninguna parte de la Constitución en que esté escrito que tenga que haber dos fuerzas mayoritarias y una llave, ni el manual de usos y condiciones de la tal llave.
    3.- Tener derecho a representación no depende de las intenciones, confesas u ocultas, de las opciones que se presentan. Los que quieren disgregar el estado tienen exactamente los mismos derechos (aunque mucho menos apoyo mediático y fáctico) que los que quieren apretarlo o estrujarlo.

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.