16 de febrero de 2006

Boda civil y religiosa

Se me inquietaban hoy algunos de los periodistas a los que he dado un seminario porque les parecía que soy muy tiquismiquis (mi interpretación libre) y que si los periodistas no se fiaran de nada de lo que les llega, no se podrían publicar periódicos, porque no tendrían tiempo para comprobarlo todo.

Puede que tengan algo de razón, pero demasiado a menudo uno se encuentra con el exceso contrario: no comprobar nada. O no enterarse de nada. Y el ejemplo que me viene como anillo al dedo es este precioso de hoy en el ABC, que según me comenta Wonka, también ha aparecido en Antena3: "Una boda religiosa cuesta de media 28.500 euros, el doble que una civil, según un estudio de consumidores."

Lean primero la hilarante anotación de Wonka, y después lean la noticia del ABC. Reproduce todas las tonterías de la nota de prensa sin despeinarse (¿cuánto costará el peinado de las periodistas del ABC? ¿más o menos que las periodistas de El País?).

Fíjense que lo que ha hecho Wonka no ha sido nada más que leer críticamente la misma nota de prensa que seguramente ha tenido en sus manos la redactora de ABC. No se ha metido a la página del INE, no se ha ido a ningún archivo, ni ha hecho ningún cálculo. Sólo ha pensado un poco (no hacía falta mucho, la verdad).

En estas situaciones no hay explicación buena. O la periodista del ABC no se ha enterado de las tonterías que decía; o se ha enterado, pero le ha dado igual; o por presiones organizativas/directivas y porque había que llenar un hueco ha escrito algo sin convencimiento y a sabiendas de que no debía publicarse. Todas las opciones son bastante deprimentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.